EL PERDIDO - ESTACIÓN JOSÉ A. GUISASOLA - PARTIDO DE CORONEL DORREGO - BUENOS AIRES - ARGENTINA

viernes, 22 de junio de 2018

No al cierre de la oficina de Correo Argentino en El Perdido – Estación José A. Guisasola – Partido de Coronel Dorrego







Que en nuestro pequeño pueblo José A. Guisasola, perteneciente al distrito bonaerense de Coronel Dorrego, se haya cerrado el cuartel de bomberos, que se haya discontinuado el Banco móvil del Banco Provincia y que esté por cerrar la oficina del Correo Argentino, justamente tal como ocurrió cuando éste estaba en manos del grupo Macri, (la estafeta se volvió a abrir cuando la retomó el Estado) es un signo ideológico de los tempos y los tiempos, el neo-clima de la época neoliberal. A todo esto el gobierno municipal y sus psicópatas funcionarios, lisonjeados por sus psicópatas adláteres mediáticos, continúan durmiendo pornográficamente su siesta, subsidio que parece a nadie ofende, retroalimentándose con orgías candongas orientadas por su alineación y alienación planetaria con provincia y con nación..

PD a mis vecinos: Cuántos derechos estamos dispuestos a perder.. 

miércoles, 20 de junio de 2018

El neoliberalismo sostiene la idea de que la universidad no solo tiene que producir cualificaciones para el mercado sino que ella misma debe ser un mercado (Boaventura de Souza Santos, Dr. en Sociología del Derecho)





“La universidad puede ser un campo para articular la resistencia”

El reconocido sociólogo Boaventura de Sousa Santos brindó un discurso en Córdoba durante la inauguración de la CRES 2018 en la que analizó el contexto actual a nivel global y el lugar que ocupan las universidades como blancos del neoliberalismo. “Cuanto más agresivo es el capitalismo, más necesita de racismo, colonialismo y patriarcado. Es por eso que la lucha tiene que ser integrada”, dijo. Para ello, propone refundar las universidades como espacios de encuentro y reconocer los conocimientos que poseen los movimientos sociales y las comunidades excluidas.

Por Lucía Maina para La tinta

Fuente





Desde su propuesta de las “epistemologías del sur”, el reconocido sociólogo portugués Boaventura de Sousa Santos realiza una profunda crítica a la cultura occidental dominante y a la arrogancia de la universidad y la ciencia al concebirse como única fuente de conocimiento frente a la diversidad de saberes que existen en la sociedad. La semana pasada, brindó una conferencia en la inauguración de la Conferencia Regional de Educación Superior CRES 2018, donde analizó las características del capitalismo actual y propuso radicalizar la lucha de las universidades no solo para detener su mercantilización sino también para que las mismas sean espacios de resistencia y encuentro de movimientos sociales y comunidades excluidas.
Además de ser Doctor en Sociología del Derecho y Doctor Honoris Causa por la Universidad Nacional de Córdoba, De Sousa Santos es también un “activista de la universidad”, como el mismo se definió el pasado lunes 11 de junio frente a las miles de personas de toda América Latina reunidas en la CRES 2018. Desde allí, reflexionó sobre las dificultades y desafíos que las universidades deben enfrentar hoy a la luz del centenario de la Reforma de 1918 y de los cincuenta años de mayo del ´68.

“Si los estudiantes de 1918 estuvieran acá, si fuéramos nosotros, ¿cuál sería nuestra responsabilidad para hacer las nuevas reformas que son necesarias?”. Con esta pregunta, el pensador de Portugal inició su conferencia para remarcar que conmemorar el centenario de la Reforma exige pensar en el actual contexto social, del mismo modo en que los reformistas lo hicieron en su tiempo para proponer una verdadera transformación en las universidades del continente.
“Hoy en día es muy importante que sepamos en contra de qué estamos. Tenemos que ir a la raíz de los movimientos para pensar cómo estamos hoy posicionados en nuestras luchas”, señaló para destacar que muchas veces estos movimientos de ruptura son descontextualizados en el presente.
“Tenemos que admitir que estamos en un contexto que quizás es más fuerte, más poderoso que el contexto de Córdoba del ´18 y de mayo del ´68. Porque de alguna manera el comienzo del siglo era también toda la turbulencia de la revolución rusa y empezaba otro momento político, aquí en el continente también había una esperanza de una sociedad que empezaba a democratizarse con todos los dolores que eso implica. En mayo del ´68 estaba la idea de una alternativa socialista. En ese entonces había un contexto que permitía alternativa. Nuestro contexto es un poco más complicado porque parece que el capitalismo ganó a todos los adversarios, es un capitalismo sin miedo, que implica que toda la gente puede tener miedo excepto una pequeña minoría de un 1 por ciento. Es realmente un enemigo muy fuerte”, expresó al analizar la época actual.
Y agregó: “En este momento el neoliberalismo está siendo epistemológico, quiere decir que es una política sin alternativas (…) esta ausencia de alternativas que el neoliberalismo intenta producir todos los días en nuestras cabezas con el monopolio de los medios. Y si no hay alternativas no hay política. Por eso muchas de las medidas en contra de la universidad pública no parecen políticas, son recortes financieros. Pero lo que está detrás es esta idea de que la universidad puede ser un fermento de alternativas y resistencias”, expresó el intelectual en el estadio del Orfeo ante una multitud.
Capitalismo universitario o bien común
El intelectual remarcó que estamos en el marco de un dominio total del capital financiero sobre otras formas de capital: “Hoy vivimos la primacía de los derechos de los mercados por sobre todos los derechos humanos. La universidad ha sido un punto de resistencia a esto, y en esa medida es un blanco para el neoliberalismo, que lo que quiere es que el derecho del mercado tenga primacía también dentro de la universidad”.

En ese marco, llamó “capitalismo universitario” al modelo que se está intentado imponer y que se relaciona con los intentos de privatización y con “la idea de que la universidad no solo tiene que producir cualificaciones para el mercado sino que ella misma debe ser un mercado, y para ello debe ser gobernada como una empresa”. “Si dejamos que todo el conocimiento tenga que tener un valor de mercado, entonces no hay futuro para la universidad”, advirtió.

Según el sociólogo, otro de los motivos que vuelven a la universidad un peligro para el neoliberalismo de nuestra época es que ofrece la posibilidad de analizar el pasado y el presente con vistas a otro futuro, cuestionando así el presente eterno y una sociedad sin memoria que busca imponerse desde el poder. A ello se suma su rol en la creación de un proyecto nacional y, en todo caso, una internacionalización solidaria, que se opone “a un internacionalismo de franquicia, donde todo el mundo pueda comprar productos académicos, reconocidos como mercancía”. Por todo esto, consideró que actualmente nos encontramos en una encrucijada, ya que frente a este “capitalismo universitario” que busca imponerse hay un movimiento desde abajo que defiende la universidad como un bien común. “¿Y qué significa ser un bien común? –puntualizó-. No quiere decir que sea producido por el estado solamente: puede ser producido por cooperativas, por otras entidades, siempre y cuando el objetivo no sea la ganancia”.
Ante ello, retomó y replanteó el pensamiento de Karl Marx para señalar que en el contexto actual “tenemos que reinterpretar el mundo para poder transformarlo, necesitamos de otra epistemología”. En ese marco, el sociólogo dijo ante lxs asistentes de la CRES que no solo se trata de que la universidad defienda lo logrado, sino que se trata, especialmente, de que rompa sus propios límites y de “radicalizar la lucha democrática por el derecho a la universidad y por la universidad como bien comúnLos saberes de lxs de abajo: pluriversidad y subversidad
De Sousa Santos planteó que hoy existe una triple dominación basada en el capitalismo, el colonialismo y el heteropatriarcado: “Cuanto más agresivo es el capitalismo, más necesita de racismo, de colonialismo y de patriarcado. Es por eso que la lucha tiene que ser integrada”.

Sin embargo, mientras la dominación capitalista se articula con colonialismo y patriarcado, advirtió, la resistencia ante estos poderes está fragmentada. En este contexto, destacó, “la universidad puede ser un campo donde pensar cómo articular la resistencia”. Y para ello, agregó, es necesaria una ruptura epistemológica, otra manera de pensar.

“El conocimiento científico -que es muy importante- no es el único. Hay otros conocimientos, otras sabidurías, vernáculas, de los pueblos indígenas, de los hombres y las mujeres populares, urbanas, rurales. Hay una diversidad enorme de conocimiento que se quedó por fuera de la universidad, y esto se debe a la imitación de la universidad latinoamericana de todo este predominio de la ciencia, en un continente donde había tanto conocimiento que existía fuera de la universidad. Pero la universidad no lo tuvo en cuenta porque no se descolonizó, y por eso sus contenidos y sus ciencias sociales son colonizadores, porque son la historia de los vencedores, nunca la historia contada por los vencidos. Por eso la universidad, para ser una resistencia, para defenderse como bien público y común extremadamente poderoso tiene que ser una resistencia en su contra, una autocrítica profunda”.
El doctor honoris causa remarcó en este sentido su teoría fundamental, que se centra en lo que él denomina “las epistemologías del sur” y en la articulación de la ciencia con otras formas de conocimiento, en el marco de un diálogo o ecología de saberes. “La universidad no puede seguir con la idea de que es la única fuente de conocimiento, de tener la arrogancia de un solo conocimiento (…). Según los objetivos tenemos distintos conocimientos y esta diversidad epistemológica del mundo es lo más nuevo que tenemos que realizar en relación a 1918 y 1968”, dijo. Y advirtió que también los estudiantes del ´68 mantenían esa arrogancia al no interpretar el trabajo de los obreros como conocimiento sino como mera información.
“Mi conocimiento es más valioso cuando logra una conversación con otros conocimientos, cuando no tiene miedo y sabe a dónde puede ir y hasta donde no puede ir. Hay cosas como la espiritualidad que nosotros en las ciencias sociales no somos capaces de concebir, pero un campesino, un indígena sabe muy bien qué es la espiritualidad, y no la confunde con religión. Necesitamos esta articulación novedosa”, ejemplificó. Otro objetivo de su propuesta es generar también un acercamiento entre los diferentes movimientos sociales, obreros, feministas, campesinos, LGTTB, etc., ya que muchas veces hay prejuicios entre ellos que impiden articular los conocimientos que poseen.

“La otra ruptura en relación a 1918 es dónde está ese conocimiento: no es en las clases urbanas de Córdoba, en las clases medias. Son las clases empobrecidas, los de abajo, los que son víctimas de colonialismo y de patriarcado. Son los cuerpos sexualizados y racializados de nuestro tiempo, las comunidades donde hay una exclusión, que están del otro lado de la línea abismal. La universidad a lo largo de los siglos fue quien mejor diseñó la línea abismal entre la sociedad metropolitana y la sociedad colonial. Entonces esta universidad tiene que refundarse para denunciar esta línea y poder realizar encuentros entre los que están excluidos y los que no lo están”.
“Y para eso es necesario articular la resistencia anticapitalista. Porque para ellos la población que es víctima de racismo, de violencia y femicidios no son sujetos de derechos humanos, son objetos de discursos de derechos humanos. La universidad tiene una responsabilidad enorme en este sentido”.
Finalmente, el reconocido académico concluyó: “Para mantener su identidad como bien común, la universidad tiene que transformar muchas de sus ideas del pasado. Entonces ya no va a ser una universidad, va a ser una pluriversidad. Pero eso no es todo: el ataque del neoliberalismo es tan grande, que no estoy seguro de que eso no exija otro neologismo: la universidad tiene que pasar a la pluriversidad, pero para garantizar eso tiene que ser también una subversidad”.



* Por Lucía Maina para La tinta




domingo, 17 de junio de 2018

Vulnerables; eufemismo y banalización dialéctica de los mercados corporativos a la hora de los acuerdos


 

 

 

Aquí el texto completo del acuerdo con el FMI...

http://lasbalasdelcampanario.blogspot.com/2018/06/memorandum-de-politicas-economicas-y.html

 

... con relación a él, Horacio Gonzaléz analiza y dispara ...

 

 

 

Los vulnerables – Por Horacio González para La Tecl@ Eñe

 

Fuente:



Horacio González se interroga sobre cómo los organismos gubernamentales y de financiación internacional aprendieron que sus decisiones opresivas se deberían presentar bajo el ropaje de un plan de atención a los humillados de la tierra, invirtiendo sus lógicas para presentarlos como el montaje de actos de preocupación por los pobres, que tan buenos resultados le diera al macrismo.


En el comunicado gubernamental sobre las condiciones que impone el Fondo Monetario Internacional, leemos la palabra “vulnerables”. El préstamo “preventivo” tiene en cuenta a los vulnerables. Sería el indicio de “cómo cambió el Fondo”. Se declara que habrá excepciones en el plan con los efectos que provoque en los más desfavorecidos. Recordemos la jerga que emplean. “El programa es innovador ya que protege especialmente a los sectores más vulnerables. En efecto, se incluye explícitamente el monitoreo de indicadores sociales y, por primera vez en la historia en un programa con el FMI, una salvaguarda que permite incrementar el gasto social si el gobierno argentino lo considerara necesario. Esto significa que en caso de que la economía no creciera como esperamos, podrán realizarse ampliaciones de gasto focalizadas especialmente en los programas de asignaciones por hijo y embarazo. Nuestro plan también incorpora medidas para promover la equidad de género y estimular la participación de la mujer en el mercado laboral”.
Hace tiempo los organismos internacionales promueven vocabularios, diccionarios que hurgan en “nuevas sensibilidades” donde yacen las palabras clave para explicar procedimientos que tienen alto tenor de sometimiento y pérdida de las autonomías nacionales, pero todo ello intenta ser presentado con una terminología bondadosa y edificante. Nunca dejó de ser así, pero ahora es una cuestión más explícita. Ya el Banco Mundial había originado palabras como “empoderamiento”, que los gobiernos democráticos con horizontes muy amplios de genuina sensibilidad social, comenzaron también a emplear. Es que esas palabras suelen ser “tentadoras”. En décadas pasadas se habló de población carenciada, una suerte de neologismo que apuntaba a señalar los yacimientos humanos donde habitaban los desprotegidos, explotados o marginados. Pero al hablar así… ¿No estamos empleando también un repertorio semejante al de esos organismos?
Porque ellos emiten frases como éstas: “Esto significa que en caso de que la economía no creciera como esperamos, podrán realizarse ampliaciones de gasto focalizadas especialmente en los programas de asignaciones por hijo y embarazo”. Lagarde, por su lado, indicó su preocupación por la pobreza y la igualdad entre hombres y mujeres. En caso de ser necesario, se derivarán más recursos. El rudo corazón blindado de las finanzas, parece haberse conmovido.
Estas pequeñas maniobras publicitarias ejercitadas sobre medidas económicas de fondo que comprometen severamente el destino de país, son una marca del neoliberalismo reinante no sólo en la economía sino en el modo de describirla. No en vano, en esta materia, el gobierno macrista puede anotarse varios éxitos, según lo expresado en reciente discurso del senador Pino Solanas en el Senado. Que un sector importante de la población creyera que las tarifas eléctricas y de energía en general eran demasiado bajas y concuerde con un “sinceramiento” que los perjudica, es efectivamente un logro de gran magnitud. Los afectados aprueban la medida que los lleva a esa condición de menoscabados materiales, pero en nombre de un supuesto rasgo moral, la sinceridad. Podríamos afirmar así que hay una nueva manera de exponer decisiones económicas con reconocible poder de descalabrar las economías nacionales. Abundan los ejemplos de países heridos en el corazón de su vida económica, que viven atenazados por controles de FMI, que es reconocible portador de las fórmulas de rebajar costos laborales, jubilatorios, gasto público, y en el caso argentino, imponer una relación de ajuste/deuda de porcentajes más estrechos que los que calculaba el gobierno. No obstante, un sesgo calamitoso es vestido con tules que arropan a desamparados, pobres y endebles.
Es que el reino de los eufemismos predomina aquí: el gradualismo es el primero de ellos, pues se actúa a sabiendas de que se tomarán medidas dañosas, pero se las expresa consolatoriamente; “serán graduales”. ¿Pero es tan simple hacer que miles y miles de personas festejen la manera en que son lesionados? Y que incluso discutan en foros públicos la necesidad de que fueran alcanzados por esos daños a sus cálculos de vida, porque “pagar tan barato los servicios” … ¡no podía ser! Efectivamente, algo profundo en materia de los alcances y sostenes de las creencias colectivas ha ocurrido.
En la discusión sobre las tarifas eléctricas en el Senado escuchamos dos sólidos discursos, el de Cristina Kirchner y el de Pino Solanas. En ambos aparece una cuestión fundamental, cual es la de la manera en que aparece “la presentación de los hechos”. Llamamos así a la facultad del poder político de narrar siempre a su favor los más disímiles episodios, incluso los que bajo una primera vista del sentido común, se evidencian como totalmente desfavorables a la vida de los habitantes sencillos de un país. 

Cristina mostró tapas de diarios de La Nación y Clarín de la época de sus mandatos; en ellos se atacaban las menores subas de tarifas en los servicios públicos, que son liliputienses comparadas con las desmesuras que ocurren hoy, ante el silencio o aprobación de esos mismos órganos de prensa y sus ramificaciones. Sin temor a brutales incoherencias, ese condensado final del mando comunicacional y simbólico, aprueba la forma mayúscula que hoy aherroja al pueblo llano, mientras ayer ponía el grito en el cielo por ocurrencias muy menores o insignificantes, si comparadas con las que ahora ocurren. Solanas se refirió, en tono irónico, al “éxito” que tuvieron las maquinarias publicitarias del gobierno en hacer creer a buena parte de la población, que el aumento de un servicio los favorecía, en vez de empobrecerlos más.


En los dos discursos referidos, hay algo común a pesar de que subyacen diferencias de trayectoria, intención y estilo. Solanas se inspira en una autocomprensión biográfica ligada desde tiempos muy anteriores por la preocupación energética, que situó en un ciclo que atraviesa las presidencias de Yrigoyen y Perón, que incluye la notoria participación de los generales Savio y Mosconi -al que presentó como numen de la austeridad administrativa-, sin olvidar al presidente Alvear. Es cierto que durante su presidencia se fundó YPF, pero no deja de llamar la atención este recordatorio, no habitual en las tradiciones directa o indirectamente vinculadas al “forjismo”, el grupo caro a Solanas que en tiempos ya lejanos se expresó en términos del yrigoyenismo antialvearista. Este señalamiento no pequeño en el debate histórico exigiría mayores detalles y precisiones, que por ahora dejamos de lado. 

Otro tema de importancia en la exposición de Pino -que festeja el cincuentenario del estreno en el Festival de Pesaro de La Hora de los Hornos, para la cual -dice- “vi todos los clásicos del cine ruso”-, fueron las consideraciones sobre Vaca Muerta. Señaló lo riesgoso de ese convenio, tanto en lo que se refiere a la llamada “letra chica” en los acuerdos con Chevron, como en el riesgo para el medio ambiente que supone ese método exploratorio, el fracking, ya prohibido en varios países, y que sin embargo acá se lo festeja siendo aún más dificultosas las condiciones de extracción del crudo, pues se halla a tres mil metros de profundidad. La ex-presidenta aludió también a Vaca Muerta, pero de manera diferente. Siendo un convenio realizado durante su gobierno -no sin polémicas diversas-, reprochó a Macri que se exhibiera con esas instalaciones de fondo, aferrado despegadamente a los monolitos e instalaciones de acero que dejó la tan criticada “pesada herencia”. Pino utilizó su acostumbrado tono épico, el del “gran proyecto de nación”, que el macrismo por su propia esencia no sólo diluye, sino que esa expresión sólo cuenta -si cuenta-, en su diccionario de vituperios. Para Pino, a la luz del abrazo Perón-Balbín, acto efusivo y componedor bajo el cual él se sitúa, aun tendría sentido un llamado de lo que todavía quedaría hundido en las frágiles y titubeantes reservas anímicas que restarían en el trasfondo olvidadizo de radicales y peronistas. Llamado para despojarse de sus caparazones amnésicas y volver a los orígenes. ¿Pero eso aun parece posible? Permítasenos escribir el vocablo dudoso. Por la misma razón que el discurso de Pino propone examinar: ¿por qué hay un sector vulnerado de la población que festeja que lo sigan humillando? ¿Qué lo sostiene? ¿Avalados por cuáles razones piensan que les conviene saludar un aumento de las tarifas o condiciones de vida evidentemente más ruinosas?


Para Cristina la tarea discursiva presentaba otros ángulos que eran necesarios porque lo que salga de su boca debe dirigirse, aunque sea de un modo indirecto, a resguardar en la memoria pública activa, los actos de su gobierno, vilipendiados por un engranaje hasta hoy casi inconmovible. Un entrelazamiento granítico de medios que han generado mitologías de escarnio presentadas como “información pura y dura” -frase salida del laboratorio de rimas de las derechas del dispositivo semiológico del poder-, cuestiones que exigen respuestas en gran parte irónicas, tema en el que la ex presidenta se ha lucido, no siempre produciendo los resultados que esperaba. Pero esta vez, su blanco era la pobre figura vicepresidencial, símbolo del macrismo en el Senado, que en el pasado había emitido opiniones contrarias a las suaves regulaciones de aquel tiempo, esos reducidos aumentos de precios en el servicio que se imponían sobre el sector energético, ínfimas medidas que harían sonrojar al “Recaudador Zaqueo” que aún no ha despertado de su delirio de colector de gabelas, ante el chistido alarmado de los obispos.
En los dos discursos veo una similar preocupación por temas tales como el acto de sustraer las variables económicas de su ámbito de historicidad (Cristina: los billetes de banco extirpados de las figuras de la memoria nacional; Pino: la historia energética del país que cruza a los partidos populares olvidados de su memoria) pero con diferentes encuadres discursivos y políticos. En una, dirigirse con incisivo sarcasmo a los débiles sustentos del gobierno macrista que exacerba los mismos males que antes decía combatir. En el otro, la pregunta por el manto de incongruencias con las que los grandes medios productores de lenguajes e imágenes masacran a diario la vida popular. Por esas vías, amplias franjas agraviadas objetivamente, agravian a la vez a quienes dedicaron esfuerzos en levantarlas socialmente, mientras agasajan a los que con toda precisión rebajan sus condiciones existenciales. Grandes enigmas de la conciencia colectiva que estamos lejos de poder comprender y desanudar de sus complejos nudos espirituales y morales.
Desvío por fin este breve comentario a un episodio fundamental del debate sobre tarifas -cuyo resultado final fue de inmediato y desfachatado veto por el gobierno-, para detenerme en las consecuencias de la parte que destaco de ese debate – ¿cómo los organismos gubernamentales y de financiación internacional aprendieron a que sus decisiones opresivas se deberían presentar bajo el ropaje de un plan de atender a los pobres y humillados de la tierra? El acuerdo con el FMI, aun no firmado cuando escribo estas líneas, significa un porcentaje mayor de ajuste, restricción y apisonamiento forzado del marco inflacionario, más de lo que el gobierno tenía ya pautado. El resultado, aun si evitamos recaer en la figura de la “causa y el efecto” -tan cultivada por quienes somos los históricos adversarios de estos planes restrictivos para la vida en general-, es un regresivo escalón más a recorrer en los términos de achicamiento del sector público, opacamiento de las soberanías de las instituciones políticas y económicas, gobierno central, banco nación, banco central, paradójicamente llamado “independiente”, etc. Todas las sórdidas consecuencias para trabajadores, empleados, ciudadanía en general y pautas genéricas del mínimo de autonomismo nacional que garanticen el sentido de toda vida política, ya fueron suficientemente analizados. La foto de Macri en la primera fila de los representantes del G7 como cobayo -roedor roído-, explica la lógica del laboratorio donde los poderes financieros mundiales, mientras discuten sus propios dilemas arancelarios, tienen a la Argentina como gran hangar de pruebas para controlar financiera, económica, policial, militar y existencialmente a la población. El recinto de la experimentación no es diferente al de otras épocas, pero ahora incluye, con más énfasis que antes, la idea que hay una variabilidad de recursos -según marchen las demás medidas de encogimiento de la vida colectiva popular- que podrían aplicarse a reformar asignaciones familiares, partidas por embarazo y otras urgentes cuestiones sociales.
Invirtiendo sus lógicas bien conocidas, ahora el Fondo, inspirándose en el macrismo que a su vez se ha inspirado en el Fondo, encubre todos los proyectos para rehacer el país hasta llevarlo a su ruina histórica y a su agonía social y su mendacidad cultural. Los presenta como un acto de preocupación por los pobres. Es el rastro de un montaje que tan buenos resultados le diera al macrismo, que en vez de construir un Arsat, construyó o dejó que su propio ser fuera construido por una Ingeniería Mediática que extremaba los medios para hablar falsariamente desde un sector quebrantado de la vida popular. Pero presentado con felicidad balsámica. “Vamos juntos”. Prestándole así el lenguaje de la imputación a los otros o ejerciendo la alquimia de crearlo artificiosamente para que esa inocente voz hueca fuera asumida como propia por los estratos más agobiados y encolerizados de la población. Sembraron piedras en las vejigas del país. Luego, se haría fácil dirigir con una regla de cálculo esos fastidios hacia los que quisieron remediarlos genuinamente (con los defectos que hoy puedan reconocerse), tanto como elaborar series mecanizadas de sonrisas almibaradas ante los viejos patrones que retornaban. Con la venida prepotente del Fondo a co-gobernar el país -si se desea, extráigase por innecesaria la partícula “co”- también se ensayará el mesianismo financiero para ser aplaudido por el regazo borroso de una vida popular entrecruzada por ráfagas complejas de creencias, consumos de imágenes y deseos irredentos que desatan cargas que antes parecían llevarse con comodidad, la correlación entre vidas golpeadas o experiencias laborales explotadas y creencias políticas de emancipación. El Fondo, el Macrismo Monetario, el fraude moral Internacional sigue existiendo porque confían cada vez más en que el pueblo nunca más será pueblo, sino ataduras ya solidificadas entre la pesadumbre social y el apoyo al autor de las desdichas, acompañado con el improperio hacia las tradiciones y gobiernos populares que respiran, con las dificultades conocidas, los aires de una historia mayor de visos emancipatorios.

Por eso, reseñábamos rápidamente dos discursos en el Senado de la Nación que percibían estos problemas y con obvias fórmulas de dicción heterogéneas, pero no ausentes de posibles complementaciones, pues hablaban no desde posibles rutinas expositivas, sino desde la hondonada trágica que se diseña ante nosotros. La de que, si no se hace lo necesario, pero también lo profundo y no lo improvisadamente rejuntado, pueda proseguir, luego del año 19, este gobierno que al sentido de la estafa le agrega las señales de la impostura masiva. Rústicos vasos de burócratas y falsarios, que es imperativo que se les rompan en las manos antes de beber el último sorbo. 

viernes, 15 de junio de 2018

Memorándum de Políticas Económicas y Financieras entre el gobierno y el FMI. Texto Completo. Incluye anexos y cuadros - Le pertenezco Lagarde, le pertenezco







Recomiendo su lectura completa, es extenso, pero posee insoslayables elementos tragicómicos en sus entrelíneas. El karaoke y el cotillón social duran hasta el siguiente párrafo del “plan”... Nótese el detalle que a la operación de recuperación de los fondos de pensión durante el kirchnerismo se los denomina: fondos incautados... y de ahí parte el sofisma para justificar la apropiación del fondo de sustentabilidad, luego hay decenas de detalles paradigmáticos que merecen análisis puntuales a saber, la pretendida y risible autonomía del BCRA, cosa que a las 48 horas de elaborado el documento quedó en la nada con el trueque Caputo por  Sturzenegger (uno de los formantes) y las pautas inflacionarias para los próximos meses... 

Fuente: La generosidad de la compañera y amiga Emilce Vuyovich



12 de junio de 2018

Sra. Christine Lagarde
Directora Gerente
Fondo Monetario Internacional

Washington, D.C. 20431. EE.UU.

Estimada Sra. Lagarde:


El Memorándum de Políticas Económicas y Financieras (MPEF) adjunto describe los objetivos económicos y las políticas del gobierno de Argentina para 2018 y hacia adelante. También se adjunta un Memorándum de Entendimiento Técnico que establece los objetivos específicos que nos comprometemos a alcanzar en el marco del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) en apoyo a nuestro plan económico.
El gobierno argentino solicita el apoyo del FMI a este plan económico. El plan ha sido diseñado por el gobierno argentino y consideramos que es el adecuado teniendo en cuenta nuestra situación política, económica y social actual.
Como parte de este apoyo, estamos solicitando formalmente un Acuerdo Stand-By del FMI por un período de 36 meses, por un monto de DEG 35.379 millones (equivalente a aproximadamente USD 50.000 millones, o el 1.110 por ciento de la cuota de Argentina con el FMI). Planeamos desembolsar el primer tramo (USD 15.000 millones) luego de la aprobación del programa, la mitad del cual se utilizará como apoyo presupuestario. El resto de los tramos serán tratados como precautorios.
Consideramos que el plan que hemos diseñado es sólido, ayudará a construir confianza y reducir incertidumbre, y fortalecerá a la economía argentina. Es importante destacar que nos comprometemos a que la carga de la recalibración necesaria de la política fiscal sea compartida equitativamente, protegiendo por completo a los sectores más vulnerables de nuestra población. En nuestro programa, planeamos sostener el gasto en asistencia social y, en el improbable caso de que la situación social se deteriore, nos comprometemos a destinar recursos adicionales al financiamiento de nuestros programas de asistencia social más efectivos. Consistente con las prioridades de la administración del Presidente Macri, incluidas en nuestra agenda del G20, también pretendemos utilizar esta oportunidad para tomar medidas importantes que permitan abordar las inequidades de género arraigadas en el sistema económico argentino. Uno de nuestros objetivos para este programa es garantizar que las mujeres reciban un trato equitativo y puedan acceder a las oportunidades económicas que les corresponden. Buscamos especialmente su respaldo personal en este aspecto. En resumen, solicitamos que el FMI respalde a Argentina en medio de este panorama internacional más desafiante. Consideramos que los objetivos del plan descriptos en los adjuntos son hitos que se deben usar en el diseño del Acuerdo Stand-By solicitado. Para demostrar nuestro compromiso con este plan, el 7 de junio ya anunciamos nuestra intención de acelerar la convergencia al equilibrio fiscal primario y bajar la inflación en un marco de política monetaria más consistente e institucionalmente más sólido. Creemos que estas políticas y las establecidas en el MPEF adjunto son las adecuadas para alcanzar los objetivos macroeconómicos y financieros de nuestro plan. Sin embargo, tomaremos medidas adicionales para alcanzar estos objetivos si fuera necesario. Consultaremos con el FMI sobre la adopción de estas medidas adicionales y también ante revisiones a las políticas incluidas en el MPEF, de acuerdo con lo que establecen las normas de los acuerdos del FMI. Continuamos, por supuesto, comprometidos con mantener la habitual política de diálogo
con el staff del FMI y con proveer los datos e información que soliciten para de monitorear la implementación del programa. Reafirmando nuestro compromiso con la transparencia, damos nuestro consentimiento para que el FMI publique esta carta, el MPEF, el Memorándum de Entendimiento Técnico, y los documentos de la Junta Ejecutiva. Confiamos en que podemos contar con su apoyo. Atentamente.



                 Nicolás Dujovne                             Federico Sturzenegger
 Minister of the Traasury                          President, of Central Bank Argentina








ADJUNTO I

MEMORÁNDUM DE POLÍTICAS
ECONÓMICAS Y FINANCIERAS

Los mercados financieros de Argentina comenzaron a sufrir una fuerte presión en abril como consecuencia de una desafortunada confluencia de factores: una severa sequía condujo a una fuerte caída en la producción agrícola y en los ingresos por exportación; el precio mundial de la energía aumentó; y las condiciones financieras globales se endurecieron con la apreciación del dólar estadounidense y el desplazamiento hacia arriba de la curva de rendimiento de los bonos de EE.UU. Estos cambios inesperados interactuaron con las conocidas vulnerabilidades, intrínsecas a nuestro sendero de políticas. Nuestra decisión de reducir gradualmente los desequilibrios macroeconómicos heredados de la administración anterior implicaba importantes necesidades de financiamiento fiscal y externo. Estas fuerzas se manifestaron en forma de presiones sobre nuestra moneda, ansiedad del mercado acerca de la renovación de las letras de corto plazo del Banco Central, y un incremento en nuestra prima de riesgo soberano. A pesar de que la economía mostraba tasas de crecimiento saludables a la hora de solicitar la asistencia del FMI, estos eventos nos convencieron de que la asistencia era necesaria para reducir el impacto de la mayor volatilidad financiera internacional en nuestra economía. El mensaje que hemos interpretado de estos desafortunados eventos es la necesidad de profundizar y acelerar las reformas económicas con las que nuestra administración ha estado comprometida desde que asumió en diciembre de 2015.


Nuestros objetivos son:

Restaurar la confianza del mercado a través de políticas macroeconómicas que disminuyan las necesidades de financiamiento del gobierno nacional y pongan nuestra deuda pública en un firme sendero descendente.

Fortalecer el marco institucional y de metas de inflación del Banco Central reforzando su autonomía y estableciendo un sendero para la inflación realista, que tome en cuenta las implicancias de la reciente volatilidad del mercado pero, no obstante, busque bajar la inflación a un dígito para fines de 2021.

Disminuir las tensiones en nuestro balance de pagos permitiendo operar flexiblemente a nuestro tipo de cambio como un amortiguador de shocks, incrementando nuestras reservas internacionales, disminuyendo nuestro déficit de cuenta corriente, y reduciendo nuestras necesidades de financiamiento externo.

Proteger a los sectores más vulnerables de la carga de esta necesaria recalibración de la política económica. El objetivo final de este plan es dinamizar la actividad económica, crear nuevos empleos, hacer más atractivo invertir en nuestra economía, reducir la pobreza, mejorar la cohesión social y elevar los estándares de vida de todos los argentinos. Estamos comprometidos con la transparencia y la integridad, y continuaremos compartiendo con la sociedad argentina todos los detalles de nuestro plan económico. Éste ha sido un principio fundamental de esta administración. Nuestro compromiso con este enfoque se evidencia con el anuncio de todos los detalles de nuestras propuestas el 7 de junio y la publicación de este documento.



A. POLÍTICA FISCAL
Objetivos fiscales de mediano plazo


Uno de los ejes centrales de nuestro plan económico es acelerar el ritmo al que venimos reduciendo el déficit primario del gobierno nacional desde 2016. Reafirmamos nuestro compromiso con alcanzar el equilibrio fiscal y llevaremos a cero el resultado primario del gobierno nacional en 2020. Reduciremos el gasto público hasta llevarlo a niveles adecuados y sostenibles, lo que resulta fundamental para alcanzar tanto el equilibrio fiscal como macroeconómico. En 2015 recibimos un gobierno con un gasto público primario excesivo y sobredimensionado. Antes de la crisis de 2001-2002, el gasto primario consolidado de los tres niveles de gobierno (nacional, provincial y municipal) representaba 26 por ciento del PBI, mientras que en 2015 había alcanzado 42 por ciento (el aumento estuvo impulsado por aumentos en la masa salarial, jubilaciones y subsidios a la energía y al transporte). Partiendo de ese nivel, durante 2017 hemos logrado contraer los gastos primarios por una suma equivalente a casi 2 por ciento del PBI. En 2017 sobrecumplimos nuestra meta fiscal de déficit primario del gobierno nacional en 0,4 por ciento del PBI debido a que los gastos primarios crecieron menos que los ingresos públicos (por primera vez desde 2004). El gasto primario del gobierno nacional se redujo en 1,3 por ciento del PBI el año pasado, una magnitud de reducción no observada desde 1991. Durante los primeros 5 meses de 2018 logramos reducir el déficit primario del gobierno nacional en un 40 por ciento con ingresos creciendo 5 puntos porcentuales más que los gastos. El gasto primario del gobierno nacional se contrajo 6 por ciento interanual en términos reales en lo que va de 2018. Consideramos que el esquema fiscal de mediano plazo elegido garantizará que la deuda pública bruta como porcentaje del PBI caiga a partir de 2018, alcanzando el 55,8 por ciento del PBI hacia fines de 2021. Estamos comprometidos también a llevar adelante un manejo proactivo de la deuda para alargar la madurez de los títulos, optimizar el costo de nuestros pasivos y aumentar el porcentaje de la deuda pública nacional denominada en pesos. Nos proponemos una más rápida convergencia al equilibrio fiscal cumpliendo la nueva meta fiscal para 2018 que ya hemos anunciado (déficit primario de 2,7 por ciento del PBI) y haciendo importantes esfuerzos adicionales en el presupuesto de 2019. Específicamente, en octubre de 2018 vamos a enviar la Ley de Presupuesto al Congreso que apunta a un déficit primario del gobierno nacional de 1,3 por ciento del PBI en 2019, siendo esta una de las metas estructurales de nuestro programa. Considerando la incertidumbre que enfrentamos actualmente, nuestras proyecciones de ingresos públicos en el presupuesto serán conservadoras e incluiremos, en forma prudencial, reservas de gasto que serán usadas únicamente en el caso de que ocurran imprevistos. Si las circunstancias cambiaran y los resultados económicos fueran peores a los anticipados, estamos preparados para identificar medidas adicionales que nos permitan alcanzar nuestros objetivos de déficit primario para 2018 y 2019. Por otro lado, si los resultados económicos y fiscales evolucionan de manera más positiva que lo anticipado, estaremos preparados para llevar adelante una eliminación más acelerada de los impuestos distorsivos, de manera de sostener el crecimiento y la inversión (en línea con el senderoestablecido en la reforma tributaria adoptada a fines de 2017). Este ritmo de convergencia hacia un presupuesto balanceado del gobierno nacional irá acompañado por el esfuerzo de las provincias, cuyo balance primario consolidado se espera que pase de - 0,4 por ciento en 2017 a un superávit de 1/4 por ciento del PBI hacia el final del período del acuerdo Stand-By.



Política fiscal



El cumplimiento de estas metas fiscales será el resultado de varias medidas de política:

Continuaremos avanzando en la reducción de los subsidios a la energía y el transporte con el objetivo de aumentar la proporción del costo de producción de esos servicios cubierto por el precio pagado por los consumidores, desde el 80 porciento en 2017 hasta 90 por ciento en 2020, en promedio, para el gas, y desde 60 por ciento en 2017 hasta 90 por ciento en 2020, en promedio, para la electricidad. Al mismo tiempo, trabajaremos para eliminar las diferencias entre regiones y, para proteger a los más vulnerables, mantendremos los programas de tarifa social.

Continuaremos con nuestros esfuerzos para racionalizar el empleo público, que se irá reduciendo a través de: no renovar cargos en puestos no prioritarios, congelar las nuevas contrataciones en el gobierno nacional durante dos años, y eliminar las posiciones redundantes. Nuestro objetivo es que el gasto en personal caiga de 3,2 por ciento del PBI en 2017 a 2,7 por ciento hacia el final del programa.

Reduciremos el gasto en compras de bienes y servicios por parte del gobierno nacional un 15 por ciento en términos reales durante 2018 en relación a 2017 y continuaremos con este proceso en 2019. El cumplimiento estricto de nuestros compromisos va a evitar que acumulemos deuda flotante.

Continuaremos ejecutando los proyectos de obra pública esenciales para dinamizar la competitividad de nuestro país, pero pospondremos aquellos que no lo sean.

Reduciremos las transferencias asociadas con el déficit operativo de las empresas públicas que no están relacionadas con las tarifas de servicios públicos desde su nivel actual de 0,1 por ciento del PBI en 2017 hasta casi cero en 2021.

Con la Ley de Reparación Histórica asumimos un compromiso, al cual seguimos vinculados, para trabajar con la comisión parlamentaria correspondiente para introducir mejoras en el sistema de pensiones que lo hagan financieramente sostenible y más justo tanto para las generaciones actuales como para las futuras.

Mantenemos nuestro compromiso de reducir y eventualmente eliminar los impuestos distorsivos en línea con la reforma tributaria aprobada hacia finales de 2017, pero podríamos extender el período de implementación de algunas de estas modificaciones si fuera necesario para alcanzar nuestras metas fiscales.

Mantenemos nuestro compromiso de mejorar la estructura fiscal federal. Las transferencias automáticas del gobierno nacional a las provincias aumentaron durante los años recientes y continuarán haciéndolo hasta 2020. Las transferencias discrecionales a las provincias asociadas a gastos que han sido asignados como responsabilidad de cada provincia por la Constitución se irán reduciendo ya que las provincias tomarán estas responsabilidades. Estas reducciones en las transferencias discresionales están diseñadas para garantizar que la incidencia no recaiga sobre la asistencia social ni otro tipo de programas para el alivio de la pobreza que son ejecutados por las provincias.

No esperamos que la reducción de las transferencias discrecionales a las provincias lleve a un aumento del déficit a nivel provincial. La Ley de Responsabilidad Fiscal aprobada hacia fines de 2017 contribuye a alcanzar un sendero fiscal sostenible para el gobierno nacional y las provincias. Según la Ley, el aumento previsto en las transferencias automáticas a las provincias alcanzará para compensar la reducción anticipada en transferencias discrecionales. Además, la Ley establece que el gasto primario no puede aumentar en términos reales. Esto implica que, por primera vez en muchos años, prevemos que la posición fiscal consolidada de las provincias mostrará equilibrio fiscal en 2018 y superávit hacia el final del acuerdo de Stand-By. Como se describe en el Memorándum de Entendimiento Técnico, nuestro programa cuenta entre sus metas indicativas con un piso para el déficit primario del gobierno general.

Continuaremos trabajando en racionalizar el gasto impositivo en el impuesto a las ganancias corporativas. Además continuaremos publicando un listado completo de todos los gastos impositivos en el presupuesto.

Vamos a amortizar activos de los fondos de pensión que se encuentran actualmente en posesión del gobierno como un medio para ayudar a financiar el pago de pensiones, incluyendo aquellas en la Ley de Reparación Histórica. En el caso que la actividad económica crezca menos de lo esperado y la recaudación tributaria se viera afectada, identificamos una suma equivalente a 0,2 por ciento del PBI de medidas adicionales (especialmente en infraestructura) que podrían ser tomadas para cumplir con nuestras metas fiscales.



Mejorando el marco fiscal



Más allá del sendero de reducción del déficit fiscal, estamos trabajando en fortalecer los marcos fiscales y presupuestarios para hacerlos más transparentes, proveer al público con una visión más completa de nuestra posición fiscal y riesgos, ayudar a aumentar la credibilidad y guiar las expectativas. Específicamente, en este sentido nuestro plan contempla:

Proveer en el presupuesto anual objetivos de mediano plazo simples y transparentes para el resultado primario consistentes con los parámetros de nuestro plan. El presupuesto incluirá detalles acerca de los supuestos macroeconómicos subyacentes a nuestras proyecciones. Estos supuestos deben ser realistas y prudentes. Incluirá también un detalle de los principales riesgos fiscales y de gastos impositivos, y detalles acerca de las principales medidas de política que se llevarán a cabo para alcanzar la meta del balance primario de 2019. El presupuesto incluirá una clasificación de ingresos y gastos corrientes y de capital consistente con las metodologías más modernas de los reportes fiscales. Además, nos comprometemos a incluir en la Ley de Presupuesto la eliminación del Artículo 27 de la Ley 11.672. Esta es una meta estructural para nuestro programa (Tabla 3).

Introducir un nuevo reporte fiscal de mitad de año, comenzando en junio de 2019, con estimaciones actualizadas acerca del resultado fiscal y proyecciones macroeconómicas y fiscales para el mediano plazo.

Asegurar que el Consejo Federal de Responsabilidad Fiscal (CFRF) y la recientemente creada Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC) tengan el financiamiento y las capacidades necesarias para llevar adelante sus objetivos. El deber de la OPC es evaluar periódicamente los pronósticos macroeconómicos y presupuestarios, proveyendo al Congreso de una estimación independiente del costo de las nuevas iniciativas de política y evaluando los planes fiscales del gobierno (incluyendo la Ley de Presupuesto). Esta es una meta estructural de nuestro programa. El CFRF debe monitorear y evaluar el desempeño fiscal del gobierno central y de los gobiernos provinciales, incluyendo el cumplimiento de la Ley de Responsabilidad Fiscal.


Desarrollar un marco de análisis del riesgo fiscal con vistas a incluirlo en los documentos presupuestarios en 2020. Este marco deberá contemplar la publicación de un escenario de riesgo fiscal, un análisis de largo plazo de sustentabilidad fiscal (tanto para el gobierno nacional como para el gobierno general) y un análisis de las deudas contingentes (explícitas e implícitas) incluyendo aquellas relacionadas con el financiamiento de los proyectos de PPP y las obligaciones sin fondeo del gobierno con el sistema previsional.

Fortalecer nuestra administración tributaria para garantizar el cumplimiento de nuestras metas fiscales. Continuaremos trabajando con la AFIP para reducir la evasión y mejorar las estrategias de disminución del riesgo para algunos segmentos de la población, las obligaciones de los pagadores de impuestos y las principales tasas impositivas. Esta es una meta estructural en nuestro programa.


B. Protegiendo a los más vulnerables


Las reformas fiscales implementadas en Argentina en el pasado fracasaron porque se prestó insuficiente atención tanto a la construcción del consenso social necesario para implementar las reformas, como a la protección de los más vulnerables de los efectos de las mismas. No repetiremos este error. Esto es particularmente apremiante dado el intolerable nivel de pobreza que hemos heredado de la administración anterior. Un elemento central de nuestro plan consiste en llevar adelante medidas que apoyen y generen oportunidades que mejoren las condiciones de vida de quienes viven en la pobreza y, más en general, para los sectores menos favorecidos de nuestra sociedad. Concentraremos nuestros esfuerzos en la protección de niños y jóvenes, cuyos niveles de pobreza son sustancialmente más altos que los de cualquier otro grupo etario de nuestra sociedad. En nuestro plan incluimos un conjunto de indicadores sociales para ser monitoreados periódicamente como uno de los componentes centrales del programa. Durante la duración del programa, seguiremos mejorando la red de seguridad social en Argentina. Protegeremos el gasto social e introduciremos salvaguardas para el mismo focalizadas en programas automáticos de transferencias monetarias ya existentes, bien focalizados y capaces de alcanzar a la mayoría de la población pobre y vulnerable. Estableceremos un piso para el gasto de asistencia social de 1,3 por ciento del PIB, un nivel que garantiza la implementación de los programas para el período 2019-20 a la vez que contempla el aumento de los beneficios según la fórmula de indexación existente. Este es un criterio de evaluación del programa. El piso incluirá un conjunto definido de programas que cubren a los niños a través de la red de seguridad social existente: el programa condicional de transferencias monetarias Asignación Universal por Hijo (AUH) y la Asignación por Embarazo (AUE - subsidio por embarazo) que se incluyen en el programa presupuestario "Asignación Universal para Protección Social". Ambos programas se administran de manera eficiente, tienen una amplia cobertura y se ha demostrado que están bien dirigidos e inducen resultados socioeconómicos positivos en la población objetivo. Además, el piso también protegerá el gasto social en Asignaciones Contributivas por Hijo (incluidas las asignaciones a "monotributistas"). Todas las asignaciones mencionadas en este párrafo están incluidas en el programa presupuestario denominado "Asignaciones familiares". Adicionalmente, dada la incertidumbre económica existente, contemplamos asignar más recursos a las "Asignaciones Universales para Protección Social" (programas de asistencia social de alta calidad específicamente diseñados para proteger a los más vulnerables) en caso de que las condiciones sociales empeoren. Por lo tanto, tenemos la intención de incluir en nuestro plan una salvaguarda para permitir un gasto adicional de hasta 13.500 millones de pesos en 2018 y el equivalente a 0,2 por ciento del PIB por año en estos programas altamente focalizados y bien administrados. También revisaremos el diseño de los programas de protección social para hacerlos más eficientes y mejor focalizados en los casos necesarios. Específicamente:

Trabajaremos junto con los organismos multilaterales a fin de fortalecer los programas que protegen a los hogares vulnerables sin hijos, ya que esta es parte de la población vulnerable que recibe menor cobertura de la red de seguridad social existente.

Continuaremos trabajando con las provincias para integrar la provisión de servicios, reducir la duplicación, mejorar la focalización y reducir los costos administrativos de los programas sociales.

Revisaremos el sistema de tarifas sociales para hacerlo mejor focalizado (en particular hacia los 4 deciles inferiores de la distribución del ingreso).


C. Apoyo a la equidad de género


Lograr que las mujeres argentinas puedan desarrollar todo su potencial no solo es una cuestión moral sino que también tiene sentido desde el punto de vista económico. Las mujeres en Argentina ganan en promedio menos que los hombres en puestos similares, son más propensas a trabajar en la economía informal, son menos propensas a participar en el mercado laboral, y sufren de peores condiciones de trabajo. Abordar esta situación ha sido una preocupación desde el comienzo de nuestra administración, y continuará estando entre los objetivos de nuestro plan. Reforzaremos los pasos que ya hemos dado para nivelar las condiciones y proporcionar a las mujeres las oportunidades económicas y el apoyo a los cuales tienen derecho todos los ciudadanos argentinos.

Específicamente, nos proponemos:

Trabajar para reformar el actual sistema tributario reduciendo los desincentivos para que las mujeres participen del mercado laboral.

Continuar implementando nuestros proyectos e iniciativas en acciones para promover igual paga y un sistema más equitativo de licencias de paternidad y maternidad (ambos en nuestra Propuesta de Ley de Equidad de Género, enviado al Congreso este año).

Continuar construyendo infraestructura para el cuidado de niños y educación de la primera infancia.

Exigir a las empresas que cotizan en bolsa que publiquen anualmente datos sobre el equilibrio de género en su Directorio y entre sus puestos gerenciales.

Continuar trabajando en nuestras iniciativas para luchar contra la violencia de género y violencia doméstica y proporcionar redes de apoyo para las víctimas de dicha violencia (Plan Nacional de Acción para la Prevención, Atención y Erradicación de Violencia contra las Mujeres).


D. Política Monetaria


Redoblaremos nuestros esfuerzos para reducir la inflación, que tantos males ha causado a nuestra población. Con ese fin, seguimos comprometidos con un marco de metas de inflación para la política monetaria. Si bien la política monetaria logró reducir la inflación en la segunda mitad de 2016 y en 2017, la disminución de la misma fue menor a la que deseábamos. Fortaleceremos el marco institucional para la política monetaria y construiremos credibilidad a través de acciones que muestren nuestro compromiso con los objetivos de inflación.


Reforzando la autonomía del BCRA


Para reforzar nuestro compromiso con una inflación baja y estable, fortaleceremos el Banco Central. Antes de marzo de 2019, enviaremos al Congreso un proyecto de ley para dotar al Banco Central de una nueva Carta Orgánica. Esta es una meta estructural de nuestro programa. Esta Carta Orgánica le dará al Banco Central mayor autonomía en su operatoria, permitirá una mejor rendición de cuentas y aumentará la transparencia de la institución.
Entre otras características, la nueva Carta Orgánica:

Reforzará la estabilidad de precios como el mandato principal del BCRA.

Brindará al BCRA la autoridad para establecer, con consulta al Ministerio de Hacienda, las metas de inflación con una anticipación de tres años.

Establecerá, para mejorar la rendición de cuentas, que, en caso de desvíos importantes de las metas, el BCRA enviará una carta pública al Congreso y al
Presidente, explicando las razones del desvío y cómo intentará resolverlo.

Proporcionará motivos bien definidos y limitados por los cuales el Presidente, el Vicepresidente y los miembros del directorio pueden ser destituidos de sus puestos.

Mejorará la transparencia restableciendo los estándares de rendición de cuentas internacionales, para garantizar un reporte transparente de la hoja de balance del Banco Central.

Suspenderá la financiación directa o indirecta del Banco Central al Tesoro y reducirá la exposición crediticia del Banco Central al gobierno de manera predecible y por etapas.

Aclarará el estado legal de las reservas internacionales del BCRA, que solo deberían servir para implementar políticas cambiarias y monetarias.

Limitará las transferencias al Tesoro sólo a utilidades realizadas, que únicamente podrán ocurrir cuando el capital del BCRA exceda un nivel adecuado. Las ganancias y pérdidas no realizadas por revaluación de la moneda extranjera deberán ser registradas separadamente en una cuenta de revaluación y no distribuidas. Para mostrar nuestro compromiso con estos principios, el 7 de junio nos hemos comprometido a finalizar inmediatamente todas las nuevas transferencias directas o indirectas del Banco Central al Ministerio de Hacienda. El cumplimiento de esta política representa un criterio de ejecución cuantitativo dentro del programa. El BCRA también comenzará a trabajar en mejorar la transparencia y rendición de cuentas adaptándose a los Estándares Internacionales de Reportes Financieros (IFRS, Internacional Financial Reporting Standards) dentro de los próximos dos años.


Hoja de balance del Banco Central


Bajo las dos administraciones anteriores, la estructura financiera del Banco Central se vio seriamente comprometida. Se acumularon en la hoja de balance del Banco Central instrumentos que no devengan intereses y que son ilíquidos, en detrimento de las reservas internacionales, en un esfuerzo por esconder la verdadera magnitud de la deuda del gobierno. Ha llegado el momento de revertir estas medidas y proporcionar al Banco Central de una hoja de balance sólida para que pueda alcanzar su objetivo de estabilidad de precios. Esto comenzará con una evaluación independiente de su hoja de balance y la adopción de normas contables internacionales, incluyendo una valuación más transparente de los activos y pasivos del BCRA. Para diciembre de 2019, el gobierno se compromete a proporcionar al BCRA de autonomía financiera con un nivel adecuado de capital. Esta es una meta estructural en nuestro plan (Tabla 3). Como parte de este proceso, el Ministerio de Finanzas tienen la intención de recomprar gradualmente una porción significativa de Letras Intransferibles del Ministerio de Hacienda en poder del Banco Central, comenzando en junio de 2018. El objetivo es reducir la deuda neta del Ministerio de Hacienda con el BCRA en por lo menos USD 25.000 millones para mayo de 2021, este es un Criterio de Ejecución Cuantitativo dentro del programa (Tabla 2). El BCRA, a su vez, se compromete a reducir la vulnerabilidad asociada a un stock excesivamente grande de LEBAC, y a fomentar la re-intermediación del sector financiero. Con este fin, el repago de los pasivos del gobierno en poder del Banco Central se utilizará para quitar pesos del mercado, lo que disminuirá la dependencia del Banco Central de la emisión de LEBAC para este fin. Para facilitar este proceso, estableceremos un comité coordinador de la gestión de la deuda con funcionarios de alto rango del Ministerio de Hacienda, el Ministerio de Finanzas y el BCRA que se reunirá semanalmente y coordinará actividades relacionadas con la esterilización y los planes de emisión de deuda. Esta es una meta estructural de nuestro plan. Además, el BCRA tiene la intención de limitar sus contrapartes en sus operaciones a los bancos locales para fines de septiembre de 2019. Esta es una meta estructural en el programa.


Metas de inflación


En este contexto de una independencia fortalecida, el BCRA ha decidido establecer nuevas metas de inflación realistas y significativas. Si bien lamentamos volver a reajustar nuestras metas de acuerdo a un sendero más alto de inflación, este cambio es inevitable dada la volatilidad del mercado financiero que Argentina ha experimentado y el impulso inflacionario en curso tras la reciente depreciación del peso y los aumentos en los precios mundiales de la energía. Con un plan fiscal nuevo y más sólido, creemos que es el momento adecuado para establecer nuestras metas de inflación para los próximos tres años, y nos comprometemos a hacer lo que sea necesario para cumplirlas. El programa incluye bandas de consulta de las metas de inflación y de los activos domésticos netos del Banco Central, para así aumentar nuestro compromiso con el proceso de desinflación. Hemos adoptado formalmente nuevas metas para que el BCRA logre una tasa interanual de inflación del índice de precios al consumidor (IPC). La meta será igual o inferior a las expectativas actuales del mercado (REM) para el final de 2018 (27 por ciento), y luego 17 por ciento, 13 por ciento y 9 por ciento para diciembre de cada uno de los siguientes 3 años. Dada la incertidumbre en la etapa inicial de este esfuerzo, estamos comprometidos a mantener nuestra actual política monetaria restrictiva hasta que veamos una señal tangible de que tanto la inflación realizada como las expectativas de inflación a fines de 2019 comienzan a bajar. Calibraremos nuestra política monetaria de manera prospectiva para garantizar que la inflación converja a nuestras metas. Una vez que las expectativas de inflación estén ancladas a nuestras metas, en el caso de shocks adversos identificables, externos o de oferta, ajustaríamos las políticas para llevar de nuevo la inflación a la meta en un horizonte temporal consistente con nuestro entendimiento acerca de los rezagos en política monetaria y de manera adecuada al tamaño, la naturaleza y la persistencia de ese shock.


Tipo de cambio


Como parte de nuestro marco de metas de inflación estamos completamente comprometidos con un tipo de cambio flexible y determinado por el mercado. Nos proponemos limitar las ventas de reservas internacionales a períodos en que haya una clara disfunción del mercado. Incluso en esos casos, planeamos absorber las presiones externas a través de un tipo de cambio flexible y ventas de divisas muy limitadas para acomodar las presiones del mercado cambiario.
En el mediano plazo, nuestra intención es llevar las reservas internacionales a niveles prudentes dada la exposición de Argentina a los shocks globales en la cuenta corriente y de capital. Para lograr esta acumulación de reservas, no permitiremos que las reservas internacionales netas caigan por debajo de un piso que a la vez nos proporcione espacio para la desacumulación de reservas durante el período actual de volatilidad del mercado, pero que aumente con el tiempo hasta un nivel adecuado (Tabla 2). En el caso improbable de que nuestra intervención en el mercado de divisas (tanto al contado como en futuros) esté por encima de lo que es consistente con este sendero, iniciaremos conversaciones con el staff del FMI para analizar las condiciones en los mercados de divisas y nuestra política de respuesta. El BCRA publicará a fines de septiembre de 2018 una regulación que introduzca un mecanismo de subasta de divisas para intervenir en los mercados de contado y de futuros. Esto es una meta estructural para el programa. Asimismo, el BCRA, por solicitud del Ministerio de Hacienda, anunciará un programa para vender en el mercado parte de la asistencia presupuestaria del FMI para fondear las obligaciones del Tesoro denominadas en pesos. El programa consistirá en ventas diarias previamente anunciadas, que se ejecutarán mediante una subasta de moneda extranjera.


E. Sector Bancario


Consideramos que los riesgos de las actuales circunstancias macroeconómicas en el sector bancario son limitados debido al pequeño tamaño del sector, su alto nivel de capital y activos líquidos, así como a la exposición limitada de los bancos a la deuda soberana. Sin embargo, seguiremos de cerca los desarrollos en el sector financiero y nos prepararemos para responder rápidamente a cualquier señal de deterioro en este sector.


F. Perspectivas económicas que sustentan el programa


La reciente volatilidad de los mercados financieros, la sequía que afectó a nuestro sector agropecuario y la suba en los precios mundiales de la energía están afectando a la economía. Debido a estas razones, esperamos que el crecimiento se sitúe este año entre 0,4 por ciento y 1,4 por ciento interanual. Como ha sido característico de esta administración en el momento de planificar el desempeño fiscal, preferimos ser conservadores en términos de proyecciones, por lo que estamos trabajando con un supuesto de crecimiento económico del 0,4 por ciento al realizar nuestras proyecciones fiscales. Esperamos que el efecto combinado de nuestro programa económico y del apoyo del FMI permita reconstruir rápidamente la confianza en nuestro país, favoreciendo una reducción del costo de financiamiento y promoviendo el retorno de la entrada de capitales. Ambos factores, junto con un tipo de cambio real más depreciado, deberían facilitar un aumento en la inversión de capital y la creación de empleo. Se espera que el crecimiento para 2019 sea de alrededor del 2 por ciento. El fortalecimiento de la inversión y mayores esfuerzos en el programa para disminuir las distorsiones probablemente llevarán, en el mediano plazo, a una aceleración del PIB potencial, respaldada por una mayor formación de capital, un aumento en la oferta de mano de obra y mayor eficiencia y productividad. Las perspectivas de la balanza de pagos son buenas, ya que nuestro programa de políticas probablemente conduzca a una rápida reversión del reciente aumento del déficit en cuenta corriente. Es probable que el déficit en cuenta corriente baje al 3,6 por ciento del PIB en 2020, una cifra que debería financiarse cómodamente con los flujos de inversión extranjera directa. Se esperan además entradas de inversiones de portafolio, que, como se discutió anteriormente, el Banco Central tiene la intención de absorber a través de un aumento en el stock de reservas internacionales.


G. Políticas del lado de la oferta


El crecimiento y el aumento de la inversión privada son claves para mejorar los niveles de vida de toda la población argentina. Para lograrlo, necesitamos hacer de Argentina un destino atractivo para empresas locales e internacionales. Hemos avanzado mucho en revertir las distorsiones heredadas de la administración anterior y en erradicar las prácticas corruptas. Sin embargo, queda más por hacer. Continuaremos fortaleciendo el régimen anticorrupción, centrándonos en su implementación efectiva, mejorando el marco institucional y fortaleciendo los procedimientos procesales y judiciales. Estamos trabajando con la OCDE en un estudio sobre la integridad en Argentina, que ayudará a diseñar estrategias generales y políticas públicas eficientes. En cuestiones de ALA-CFT, queremos mejorar el marco legal en ciertas áreas, incluido el régimen de penalización del incumplimiento de las prescripciones de la ley, y fortalecer el intercambio de información y el congelamiento de activos y las capacidades de la administración. En el frente regulatorio y de supervisión, la Unidad de Información Financiera (UIF) continuará fortaleciendo sus operaciones apoyándose en un enfoque basado en el riesgo y análisis estratégico para combatir el crimen. En este sentido, nos comprometemos a seguir fortaleciendo los marcos ALD y de anticorrupción, garantizando su implementación efectiva, y diseñar medidas concretas en consulta con el staff del Fondo para la primera revisión del acuerdo. En todos estos asuntos, agradeceremos la asistencia técnica del FMI. Nuestra administración ha avanzado mucho en la reconstrucción de estadísticas económicas y en la recuperación de la credibilidad en esta área. Continuaremos con nuestros esfuerzos para mejorar nuestro sistema estadístico para alinearlo aún más con las metodologías y los estándares de presentación de informes internacionalmente aceptados, en colaboración con organizaciones internacionales, incluidas la OCDE y el FMI.


Desarrollando el mercado de crédito doméstico


La Ley de Financiamiento Productivo recientemente aprobada apunta a desarrollar el financiamiento para empresas pequeñas y el mercado de crédito hipotecario a la par que estimula el ahorro, fortalece la transparencia y permite reducir la incertidumbre en los mercados de crédito. Entre los instrumentos clave para desarrollar el financiamiento de las PyMEs ahora se cuentan los mecanismos de pagos electrónicos y la simplificación de obligaciones y obligaciones negociables. Para aumentar el acceso a la vivienda, la Ley permite créditos hipotecarios ajustables por inflación que permitirán la secutirización y la creación de nuevos instrumentos de seguro para las hipotecas. Para promover el ahorro de largo plazo y la inversión, la Ley elimina la doble imposición para fondos cerrados de inversión que limitan la inversión productiva y en bienes raíces. Apuntando a aumentar la transparencia y reducir la incertidumbre, la Comisión Nacional de Valores (CNV) está facultada para establecer regulaciones para impedir conflictos de interés en la industria financiera, reducir el riesgo sistémico, simplificar procesos administrativos y establecer sanciones efectivas en casos de incumplimiento. La CNV perdió facultades previas para intervenir empresas y designar representantes con poder de veto en sus directorios. Tenemos los beneficios de un regulador más fuerte del mercado de capitales con menos facultades discrecionales.


Reformas para garantizar la competencia


La nueva Ley de Defensa de la Competencia, aprobada por el Congreso en mayo de 2018, adhiere a las mejores prácticas internacionales para desincentivar la colusión y fortalece la independencia, transparencia, eficiencia y predictibilidad de la agencia a cargo de auditar esta materia. Uno de los objetivos principales de la nueva Ley es la creación de una autoridad independiente, la Autoridad Nacional de la Competencia (ANC), con poderes suficientes para adoptar sus propias decisiones, controlar su presupuesto y funcionar ajena a las interferencias políticas. Con respecto a fusiones y adquisiciones la nueva ley reemplaza el régimen de controles expost por uno de controles ex-ante. Este cambio permite resolver el problema de fusiones y adquisiciones sometidas a un control luego de cerrados los acuerdos. A su vez, se crean nuevos e importantes desafíos para la ANC en términos del tiempo que le requerirá la optimización de toma de decisiones. Las mismas serán llevadas a cabo a través de un procedimiento de seguimiento rápido para aquellas operaciones de fusión o adquisición que tengan un impacto potencial bajo sobre la competencia. Este cambio permite tanto acelerar dichos procesos como poder dedicar más tiempo a casos más complejos. Alineada con las mejores prácticas internacionales, la nueva Ley incluye un programa de indulgencia con el propósito de facilitar la detección, persecución y sanción de los cárteles. Argentina tiene un historial pobre en términos de sanciones a cárteles en comparación a otros países de América Latina que ya implementan sus propios programas de indulgencia. Finalmente, la Ley también prevé la creación de un tribunal especializado (el Tribunal Nacional de Defensa de la Competencia) para tratar temas relacionados con la defensa de la competencia, de manera tal de mejorar la revisión judicial de las decisiones de la ANC. Este tribunal especializado deberá actuar bajo la órbita de la Cámara Nacional de Apelaciones en los Civil y Comercial.


Desburocratización


El gobierno se mantiene comprometido con mejorar continuamente la relación entre el Estado y los ciudadanos y sectores productivos a través de la simplificación administrativa y esfuerzos para la desburocratización. A este fin el Congreso aprobó recientemente una ley para remover regulaciones inútiles y normas costosas. Entre otras, la ley permite la creación simplificada de empresas, permite la digitalización de los libros contabilidad, simplifica el proceso de otorgamiento de patentes, vuelve más expeditivo el establecimiento de los puertos, unifica el control del tráfico aéreo, remueve restricciones al transporte terrestre de mercadería y a la circulación de maquinaria agrícola y remueve barreras al acceso a servicios financieros. La ley también optimiza procedimientos burocráticos reduciendo su duración y permite el uso de expedientes digitales y de firma electrónica en todos los niveles del gobierno nacional.



ANEXO II

MEMORÁNDUM DE ENTENDIMIENTO TÉCNICO


1. Este Memorándum de Entendimiento Técnico (MET) establece el consenso sobre las definiciones de los Criterios de Ejecución Cuantitativos (CEC), las Metas Indicativas (MI) y las cláusulas de consulta, que se aplicarán en virtud del Acuerdo Stand-By, según lo especificado en el Memorándum de Políticas Económicas y Financieras (MPEF) y sus tablas adjuntas. También describe los métodos que se utilizarán para evaluar el rendimiento del programa y los requisitos de información para garantizar un seguimiento adecuado de los objetivos.

2. A los fines del programa, todos los activos, pasivos y flujos relacionados con monedas extranjeras serán evaluados según los "tipos de cambio del programa" que se definen a continuación, con excepción de las partidas que afecten los balances fiscales del gobierno, que se medirán al tipo de cambio corriente. Los tipos de cambio del programa son aquellos observados el 31 de mayo de 2018. Los tipos de cambio del programa se muestran en la Tabla 1.

Tabla 1. Tipos de cambio del programa 1

Pesos argentinos por dólar estadounidense 24,96
Pesos argentinos por DEGs 35,36
Pesos argentinos por Euro 29,14
Pesos argentinos por dólar canadiense 19,22
Pesos argentinos por libra esterlina 33,16
Pesos argentinos por renminbi 3,89
Precio del oro (US$/onza) 1298,29


3. Cualquier variable aquí mencionada con el propósito de monitorear un CEC o MI y que no esté explícitamente definida, se define de acuerdo con la metodología estadística estándar del Fondo, como las Estadísticas de Finanzas del Gobierno. Para cualquier variable o definición que se omita en el MET pero que sea relevante para los objetivos del programa, las autoridades de la Argentina consultarán con el staff del FMI sobre el tratamiento adecuado para alcanzar un entendimiento basado en la metodología estadística estándar del Fondo.


Definiciones generales


4. Definición de la venta preanunciada de divisas por parte del BCRA de la
contraparte de los recursos del Fondo que serán utilizados para propósitos presupuestarios. El BCRA vende por parte del Tesoro un monto preanunciado de dólares estadounidenses diariamente para financiar las obligaciones del Tesoro denominadas en pesos. El programa está fijo por un mes y el monto diario fijo es anunciado con al menos tres días hábiles de antelación.

5. Definición de subasta de divisas. las subastas son el mecanismo con el que el BCRA vende dólares estadounidenses a bancos a cambio de pesos argentinos. Todos los bancos de Argentina pueden participar de la subasta. Las ofertas son asignadas únicamente basadas en el precio propuesto por las contrapartes, empezando por el tipo de cambio peso por dólar más alto, hasta que el monto preanunciado se agote. El promedio ponderado de la subasta, el tipo de cambio marginal, el monto total ofertado y la asignación final son publicados una hora después de la asignación de la subasta.

CRITERIOS DE EJECUCIÓN CUANTITATIVOS: DEFINICIÓN DE VARIABLES

6. Definiciones. El gobierno nacional (Sector Público Nacional No Financiero) a los efectos del programa consiste de la Administración Central, Instituciones de la Seguridad Social, Organismos Descentralizados (Administración Nacional), y PAMI, Fondos Fiduciarios y otros entes y empresas del gobierno nacional.

Límite inferior para el resultado primario del gobierno nacional


7. Definiciones. El resultado primario del gobierno nacional se define de acuerdo a los reportes mensuales y anuales del “Esquema IMIG”. Esto es igual a los ingresos totales menos los gastos primarios. Los ingresos se registran en base caja e incluyen ingresos tributarios, rentas de la propiedad, otros ingresos corrientes, ingresos de capital e ingresos asociados a la nacionalización del sistema de fondos de pensión de 2008. Los ingresos excluyen las transferencias del Banco Central (adelantos transitorios), los intereses recibidos por activos mantenidos contra agencias del sector público y las ganancias producto de las ventas de otros activos financieros. Las transferencias de utilidades del Banco Central serán consideradas como ingreso a los efectos del programa.

8. El gasto primario del gobierno nacional se registra en base caja e incluye el gasto en prestaciones sociales, subsidios económicos, gastos de funcionamiento, transferencias corrientes a provincias, otros gastos corrientes y gastos de capital, que incluye transferencias de capital a las provincias y gasto en el “Programa de Inversiones Prioritarias”, actualmente registrado como “Adelantos a Proveedores y Contratistas”.

9. La contabilización de los ingresos por activos mantenidos por el Fondo de Garantía y Sustentabilidad (FGS) como resultado de la nacionalización del sistema de fondos de pensión en 2008 implica una cuestión metodológica compleja. Aunque el presupuesto reportó un aumento inmediato en el gasto de pensiones después de 2008, nunca informó los ingresos (contribuciones) capitalizados en los activos de pensiones nacionalizados en 2008. Las autoridades y el staff del FMI acordaron una misión de asistencia técnica del FMI para fines de 2018 que recopilará la información necesaria y asesorará a las autoridades sobre el registro correcto de la operación de nacionalización y los cambios subsiguientes en el sistema de pensiones que sean consistentes con principios estadísticos sólidos como los incorporados en las Manual de Estadísticas Públicas (GFS, por sus siglas en inglés) del FMI. Si las recomendaciones de la misión llevan a cambios en la medición del resultado presupuestario no se aplicarán medidas de política adicionales para los fines del programa respaldado por el FMI. Por el momento, el valor de los activos de los fondos de pensiones incautados en 2008 se distribuirá a lo largo del tiempo como ingresos para compensar parcialmente el gasto futuro en pensiones. En particular, el monto se dividirá por la expectativa de vida promedio de los contribuyentes a esos esquemas en 2018, es decir, 20 años. El límite en el importe a reconocer como ingresos será de 0,4 por ciento del PIB por año.

10. Las asociaciones de participación público-privada (PPP) financiadas por el Gobierno serán tratadas como adquisiciones públicas tradicionales. Las obligaciones del gobierno nacional asociadas con las asociaciones público-privadas se registrarán de forma transparente en las cuentas fiscales y se medirán como parte del déficit del gobierno nacional a medida que se produzcan (en base caja).

11. Los costos asociados con las operaciones de desinversión o liquidación de entidades públicas, tales como la cancelación de contratos existentes o pagos de indemnización a los trabajadores, se asignarán a los gastos corrientes y de capital en consecuencia.

12. Todos los gastos primarios (incluidas las multas) que se paguen directamente con bonos o cualquier otra forma de pasivos no monetarios se registrarán como gastos arriba de la línea y, por lo tanto, contribuirán a una disminución en el resultado primario. Esto excluye la liquidación de pasivos correspondientes a pensiones de personas inscriptas en el Sistema Integrado de Pensiones y Jubilaciones incurridos en el pasado y relacionadas con fallos judiciales existentes y pendientes, y pagos de atrasos según las resoluciones del CIADI.

13. El resultado primario del gobierno nacional se medirá en cada día de evaluación como el valor acumulado desde el comienzo del correspondiente año calendario.

14. Monitoreo. Toda la información fiscal mencionada arriba y la necesaria para los propósitos de monitoreo del programa será provista al FMI con un rezago de no más de 25 días calendario pasado el cierre de cada mes.


Piso en el gasto del gobierno nacional en programas de asistencia social


15. Definición. El gasto social a los efectos del programa se computa como la suma de todo el gasto del gobierno nacional (corriente y de capital) en los siguientes programas de protección social:

Asignación Universal para Protección Social, que incluye los siguientes
subprogramas: Asignación Universal por Hijo, Asignación por Embarazo, y Ayuda Escolar Anual.

Asignaciones Familiares Activos, que incluye Asignación Prenatal, por Adopción, por Hijo, por Hijo Discapacitado, por Maternidad, por Matrimonio, por Nacimiento, y Ayuda Escolar Anual.

Asignaciones Familiares Pasivos, que incluye Asignación Prenatal, por Cónyuge, por Hijo, por Hijo Discapacitado, y Ayuda Escolar Anual.

Asignaciones Familiares Sector Público Nacional, que incluye Asignación Prenatal, por Hijo, por Hijo Discapacitado, por Maternidad, y la Ayuda Escolar Anual.

16. Monitoreo. La información será provista al FMI con un rezago de no más de 25 días calendario tras la finalización de cada mes.

Ajustadores al límite inferior del resultado primario

17. Salvaguarda para gasto social. El límite inferior del resultado primario del gobierno nacional (acumulado desde el comienzo del año) podrá ser ajustado hacia abajo por un monto equivalente al que al gasto en los programas comprendidos por la Asignación Universal para Protección Social (que incluye Asignación Universal por Hijo, Asignación por Embarazo, y Ayuda Escolar Anual) exceda a los valores programados definidos en la Tabla 2. El valor de la salvaguarda estará limitado a un máximo de 13.500 millones de pesos en 2018
y 0,2 por ciento del PBI en los años calendarios subsiguientes.

Tabla 2. Gasto social sujeto a condiciones económicas adversas
(gasto base del programa) Millones de pesos acumulados

Fin de junio 2018 37.187
Fin de septiembre2018 55.368
Fin de diciembre 2018 74.836

Fin de marzo 2019 25.818
Fin de junio 2019 47.735


18. Ajustador para proyectos con financiamiento externo. La meta de resultado primario será ajustada hacia arriba (abajo) por el menor (mayor) gasto financiado por desembolsos de préstamos de organismos internacionales y socios bilaterales, comparado con el gasto de capital fijado en el presupuesto (Tabla 3). El valor del ajustador se limitará a un máximo de 30.000 millones de pesos en 2018, y 0,2 por ciento del PBI en los años calendario subsiguientes. Comenzando en 2019 el punto de referencia será el gasto financiado por desembolsos de préstamos de organismos internacionales y socios bilaterales, como está establecido en el presupuesto.

Tabla 3. Gasto de capital financiado por organismos multilaterales o socios bilaterales (gasto base del programa) acumulados en Millones de pesos

Fin de junio 2018 15.171
Fin de septiembre2018 20.025
Fin de diciembre 2018 30.341


Límite superior a la acumulación de atrasos domésticos del gobierno nacional

19. Definición. Los atrasos domésticos se definen como la deuda flotante, esto es la diferencia entre el gasto primario en base devengado (como se registra en el sistema SIDIF), y el gasto primario en base caja (como se registra por el Ministerio de Hacienda). Esto excluye transferencias figurativas e incluye gasto en personal, adquisición de bienes y servicios, servicios no profesionales, bienes de uso y transferencias.

20. Medición. Los atrasos se miden diariamente. El programa limitará los atrasos promedio trimestrales a 0,5 por ciento del PBI, esto es 67.500 millones de pesos a fines de diciembre de 2018.

21. Monitoreo. la información registrada diariamente se proveerá al FMI con un rezago de no más de 25 días calendario tras el cierre de cada mes.

Desacumulación de atrasos correspondientes a deuda externa por parte del gobierno nacional

22. Definición de deuda. La deuda externa se determina de acuerdo con el criterio de residencia (y, como tal, abarca las tenencias de no residentes de deuda argentina en pesos y en moneda extranjera). El término "deuda"2 se entenderá como un pasivo corriente, es decir, no contingente, creado en virtud de un acuerdo contractual mediante la provisión de un valor en forma de activos (incluyendo dinero) o servicios y que requiere que el deudor haga uno o más pagos en forma de activos (incluyendo dinero) o servicios, en algún momento(s) futuro(s); estos pagos cumplirán con el principal y/o los servicios de intereses incurridos en virtud del contrato. Las deudas pueden tomar varias formas; los principales son los siguientes:

I.                   Préstamos, es decir, anticipos de dinero al deudor por parte del prestamista realizados sobre la base de un compromiso de que el deudor pagará los fondos en el futuro (incluidos depósitos, bonos, obligaciones, préstamos comerciales y créditos de compradores) e intercambios temporales de activos que sean equivalentes a los préstamos totalmente garantizados en virtud de los cuales el deudor está obligado a pagar los fondos y, generalmente, un interés, recomprando en el futuro las garantías del comprador (como los acuerdos de recompra y los acuerdos de permuta oficial);

II.                 Créditos de proveedores, es decir, contratos en los que el proveedor permite al deudor diferir los pagos hasta algún momento después de la fecha en que se entregan los bienes o se prestan los servicios; y

III.              Arrendamientos, es decir, arreglos bajo los cuales se proporciona una propiedad que el arrendatario tiene derecho a usar durante uno o más períodos específicos de tiempo que generalmente son más cortos que la vida útil total esperada de la propiedad, mientras que el arrendador retiene el título de la propiedad. Para el propósito del programa, la deuda es el valor presente (al inicio del arrendamiento) de todos los pagos de arrendamiento que se espera que se realicen durante el período del acuerdo, excluyendo aquellos pagos que cubren la operación, reparación o mantenimiento de la propiedad.


23. Definición de atrasos externos. Los atrasos en el pago de la deuda externa para fines del monitoreo del programa se definen como las obligaciones de deuda externa (principal e intereses) vencidas después del 30 de mayo de 2018 que no han sido pagadas, considerando los períodos de gracia especificados en los acuerdos contractuales. Conforme a la definición de deuda expuesta anteriormente, los atrasos, las sanciones y los daños y perjuicios judicialmente derivados de la falta de pago en virtud de una obligación contractual que constituye deuda son deuda. La falta de pago de una obligación que no se considera deuda según esta definición (p. ej., pago contra entrega) no dará lugar a deudas.

24. Cobertura. Este Criterio de Ejecución corresponde al gobierno nacional. Este Criterio de Ejecución no cubre los atrasos en los créditos comerciales, los atrasos en la deuda sujeta a renegociación o reestructuración; y atrasos resultantes de la falta de pago de reclamos comerciales que son objeto de cualquier litigio iniciado antes del 30 de mayo de 2018.

25. Monitoreo. Este CEC será monitoreado de manera continua.

Piso al cambio en las reservas internacionales netas

26. Definiciones. Las reservas internacionales netas (RIN) del BCRA son iguales a concepto de RIN de la balanza de pagos, donde se definen como el valor bruto en dólares de las reservas internacionales oficiales del BCRA menos los pasivos brutos oficiales con madurez menor a un año. Los activos y pasivos extranjeros denominados en otras monedas distintas a dólares serán convertidas a dólares usando el tipo de cambio del programa.

27. Las reservas internacionales brutas se definen de manera consistente con la Sexta Edición del Manual de Balanza de Pagos y el Manual de Posición de Inversión Internacional (BPM6) como las reclamaciones disponibles sobre no residentes denominadas en monedas extranjeras convertibles. Incluyen (i) reclamaciones monetarias, oro, tenencias de DEGs, la posición de reserva en el FMI,  tenencias de instrumentos de renta fija y  saldos netos de efectivo dentro del Sistema de Compensación Comercial de América Latina (ALADI, Latin American Trade Clearing System). Quedan excluidos de los activos de reserva los activos comprometidos, garantizados o de otro modo gravados, los derechos de crédito a los residentes, las reclamaciones en divisas derivadas de los derivados en moneda extranjera frente a la moneda nacional (como futuros, contratos a plazo, canjes y opciones), metales preciosos distintos del oro, activos en monedas no convertibles y activos ilíquidos.

28. Los pasivos brutos oficiales en moneda extranjera incluyen (i) pasivos en moneda extranjera con un vencimiento original de un año o menos, (ii) el uso de los recursos del Fondo extendidos en el contexto de un paquete de financiamiento excepcional, cualquier pasivo en términos netos de futuros entregables en moneda extranjera, definida como la posición larga menos la posición corta pagadera en moneda extranjera directamente asumida por el BCRA o por cualquier otra institución financiera en nombre del BCRA. Los pasivos externos del gobierno nacional no se consideran pasivos externos brutos del BCRA. El swap de moneda extranjera con el Banco Popular de China se consideraría, a los fines del programa, como un pasivo en moneda extranjera del BCRA con un vencimiento de un año o menos.

29. El cambio en las reservas internacionales netas se medirá como el cambio en el stock de RIN en cada fecha de evaluación en relación con el stock del 4 de junio de 2018, que fue de USD 23,1 mil millones.

30. Monitoreo. Los datos de activos y pasivos en moneda extranjera se proporcionarán al Fondo con una frecuencia diaria con un rezago de un día.

31. Ajustadores.
Las metas de RIN serán ajustadas hacia arriba (abajo) por los mayores (menores) desembolsos de préstamos de programas con organismos multilaterales (el Banco Mundial, el BID y el BDC) y subvenciones, relativos a la proyección base reportada en la Tabla 4. Los desembolsos de los programas se definen como los desembolsos de préstamos externos (excluyendo desembolsos para proyectos financieros) de prestamistas oficiales que son usados por el gobierno general.

Tabla 4. Desembolsos de Programas Externos (Proyección Base)
Desembolsos acumulados desde fines de Mayo-2018 (En millones de USD)

Préstamos para apoyo presupuestario de agencias multilaterales
Fines de junio de 2018                            0
Fines de septiembre de 2018                  0
Fines de diciembre de 2018                900
Fines de marzo de 2019                      900
Fines de junio de 2019                        900

La meta de RIN se ajustará hacia abajo por el monto total de dólares vendidos por el Tesoro a través de subastas realizadas por el BCRA en forma transparente y preanunciada en cada día hábil al mercado (para cubrir las necesidades de financiamiento en pesos del gobierno) más el monto total de pagos netos al contado realizados desde las cuentas financiadas por las cuentas número 20501, 20502, 20503, 20504, 20505, 20506, 20518 en deuda del gobierno nacional denominada en moneda extranjera. El ajuste acumulativo total tendrá un tope de USD 7,5 miles de millones.

Tabla 5. Emisiones netas de deuda externa del gobierno nacional
(Proyección base para el Ajuste de RIN)

Flujos acumulativos respecto al fines de Mayo 2018 (En millones de USD)

Fines de junio de 2018 0,0
Fines de septiembre de 2018 0,0
Fines de diciembre de 2018 0,0
Fines de marzo de 2019 0,0
Fines de junio de 2019 0,0

Techo al cambio en el stock de futuros no-entregables del BCRA

32. Definiciones. El stock de futuros no-entregables (NDF por sus siglas en inglés) se define como la suma del valor nocional en dólares estadounidenses de todos los contratos celebrados por el BCRA sobre el peso argentino, ya sea directamente o a través de cualquier institución que utilice como agente financiero.

33. Monitoreo. Los datos diarios se proporcionarán al Fondo al final de cada día.

34. El cambio en el stock de NDF se medirá como el cambio en el stock de NDF en cada fecha de evaluación en relación con el stock al 4 de junio de 2018, que fue de USD 2,3 mil millones.

Eliminación de manera continúa el financiamiento del BCRA al gobierno

35. Definiciones. El financiamiento del Banco Central (BCRA) al gobierno incluye las transferencias al descubierto del BCRA al gobierno nacional (línea Adelantos Transitorios en el resumen de cuentas del BCRA, según se publica en su sitio web), la distribución anticipada de utilidades no realizadas, y la adquisición de deuda del gobierno en el mercado primario o por compras a instituciones públicas. El BCRA otorgará cero financiamientos netos al gobierno durante el programa.

36. Monitoreo. Se proporcionarán al Fondo datos diarios dentro de los dos días de plazo. Este objetivo será monitoreado de manera continua.

Techo al crédito del Banco Central al gobierno

37. Definiciones. El crédito del Banco Central al gobierno se define como la suma del stock de activos del gobierno en manos del BCRA (línea Títulos Públicos en el resumen de cuentas del BCRA, publicado en su página web), y transferencias al descubierto del BCRA al gobierno nacional (línea Adelantos Transitorios en el resumen de cuentas del BCRA, publicado en su página web). Comenzando en julio de 2018, el stock de crédito del Banco Central al gobierno disminuirá en el equivalente en pesos de USD 3.125 millones por trimestre hasta fines de junio de 2019, y luego por semestre hasta fines de abril de 2021. Para el fin de mayo de 2021, la disminución acumulada será de USD 25.000 millones. Esta disminución en la deuda del gobierno se verá reflejada en pagos al contado por este monto en pesos del Tesoro al BCRA; se excluye la variación en el valor de la deuda debido a cambios en los tipos de cambio o prácticas contables.

38. Monitoreo. Se proporcionarán al Fondo datos diarios dentro de los dos días de plazo.


METAS INDICATIVAS CUANTITATIVAS: DEFINICIÓN DE VARIABLES
Límite inferior acumulativo sobre el déficit primario del gobierno general


39. Definición. El gobierno general se define como el gobierno nacional (definido arriba) más la posición agregada de los gobiernos provinciales (definida para el propósito de este MET como las 23 provincias más la Ciudad Autónoma de Buenos Aires).

40. Definición. El balance primario del gobierno general incluirá el balance primario del gobierno nacional (como se define arriba, incluyendo los ajustadores) más los ingresos de los gobiernos provinciales (incluyendo las transferencias del gobierno nacional) menos los gastos en base caja de los gobiernos provinciales. Los gastos de los gobiernos provinciales incluyen salarios, bienes y servicios, transferencias y subsidios, gastos de capital y transferencias a municipios del gobierno provincial. Los gastos e ingresos de las municipalidades se excluyen. El resultado de los gobiernos provinciales será medido arriba de la línea, con los gastos definidos según la información provista por la Secretaría de Hacienda.

41. Reporte. Los datos serán provistos al Fondo con un retraso no mayor a 60 días calendario luego del cierre de cada trimestre.



CLÁUSULA DE CONSULTA DE INFLACIÓN

42. Definiciones. La inflación se define como el cambio del índice de precios al consumidor nacional total de fin del periodo dentro de un periodo de 12 meses, medido y reportado por el INDEC.

43. Monitoreo. Los datos serán provistos al Fondo con frecuencia mensual y con un retraso no mayor a 20 días calendario luego del cierre de cada mes.

44. Las bandas de consulta trimestrales de inflación se definen de la siguiente manera:

Tabla 6. Bandas de consulta de Inflación 2018 2019
Jun Sep Dic Mar Jun Sep Dic

Banda exterior - Límite superior 32 32 32 28 26 23 21

Banda interior - Límite superior 29 29 29 26 24 21 19

Centro 27 27 27 24 22 19 17

Banda interior - Límite inferior 25 25 25 22 20 17 15

Banda exterior - Límite inferior 22 22 22 20 18 15 13

45. Las perspectivas de inflación serán una parte crítica de cada revisión dentro del acuerdo. El BCRA discutirá con el staff del Fondo la respuesta de política apropiada si la tasa de inflación de 12 meses del IPC excede el límite superior de la banda interior especificada en la tabla anterior. En caso que la tasa de inflación del IPC a 12 meses exceda el límite superior de la banda exterior especificada anteriormente, las autoridades realizarán una consulta con la Junta Ejecutiva del FMI sobre su propuesta de respuesta de política antes de que los desembolsos del acuerdo estén disponibles. Específicamente, esa consulta con laJunta Ejecutiva explicará la postura de la política monetaria y si el programa respaldado por el Fondo sigue en curso; las razones de las desviaciones de la banda especificada, teniendo en cuenta los factores compensadores; y acciones correctivas propuestas, según se considere necesario.

46. Definición. Los activos domésticos netos (ADN) del BCRA se definen como la diferencia entre la base monetaria y las reservas netas internacionales (RIN) del BCRA, convertida a pesos argentinos al tipo de cambio del programa

La base monetaria incluye el circulante y las cuentas denominadas en pesos en el BCRA de los bancos sujetos a requerimientos de encajes

Las RIN están definidas en este MET

47. Monitoreo. Los datos serán provistos al Fondo mensualmente con un retraso no mayor a 10 días.

48. Ajustador. El techo de los ADN será ajustado si se modifica el requerimiento de encaje mínimo sobre los bancos comerciales. El techo se incrementará (reducirá) por igual monto en pesos al incremento (reducción) de los encajes.

49. Ajustador. El techo de los ADN se modificará en línea con los ajustes realizados al piso del cambio de las reservas internacionales netas al tipo de cambio del programa, como se describe en este MET, en la sección de Criterios de Ejecución Cuantitativos. El techo de los ADN se incrementará (reducirá) en el mismo monto como la reducción (incremento) en el piso en el cambio de las RIN.

50. Si los ADN del BCRA superasen el límite superior, especificado en la tabla 2 del MPEF, las autoridades realizarán una consulta con el Directorio Ejecutivo del FMI referida a la política de respuesta propuesta antes de que los desembolsos del Acuerdo estén disponibles. Específicamente, en la consulta con el Directorio Ejecutivo se deberá explicar  las razones del desvío del techo especificado, considerando factores compensatorios; y  acciones correctivas propuestas, si es que resultaran necesarias.

CLÁUSULA DE CONSULTA DE INTERVENCIÓN DEL STAFF
Techo a las intervenciones del BCRA y el gobierno nacional en los mercados de cambios al contado y a término

51. Definiciones. Las intervenciones en el mercado de cambio se definen como las ventas al contado y en contratos a futuro (entregables), tanto directamente o a través de cualquier institución que el BCRA use como agente financiero. El BCRA se compromete, en el contexto de intervenciones en el mercado de cambios, a no relajar las condiciones monetarias, en particular, bajando la tasa de política monetaria, hasta que se lleve adelante una discusión con el staff del FMI.

52. Monitoreo. Se proveerán diariamente los datos al Fondo al final de cada día. Esta cláusula de consulta se aplicará de forma continua.

Techo en el cambio en el stock de contratos a futuro no-entregables (NDF) del BCRA

53. Definiciones. El stock de contratos a plazo no-entregables (NDF por sus siglas en inglés) se define como la suma del valor nocional en USD de todos los contratos celebrados por el BCRA en relación al peso argentino, ya sea directamente o a través de cualquier institución que utilice como agente financiero.

54. Si las ventas netas de NDF, según la definición de arriba, alcanzan un valor acumulado el BCRA se compromete a no relajar la política monetaria, particularmente bajando la tasa de política, hasta que se lleve adelante una discusión con el staff del FMI.

55. Monitoreo. Serán provistos datos diarios al Fondo al final de cada día. Esta cláusula de consulta se aplicará de forma continua.

OTROS REQUERIMIENTOS DE INFORMACIÓN

56. Además de los datos necesarios para monitorear las condicionalidades del programa, las autoridades proveerán los siguientes datos de manera de asegurar el monitoreo adecuado de las variables económicas:

A.   Diarias

Tipo de cambio nominal; tasas de interés de instrumentos de deuda doméstica incluyendo las LETES (para diferentes madureces), LEBAC (para diferentes madureces), y BOTES; total de dinero emitido por el BCRA; depósitos de instituciones financieras en el BCRA; encajes requeridos y en exceso del sector bancario en moneda local y extranjera; total de la asistencia liquidez a bancos a través de operaciones normales del BCRA, incluyendo giros en descubiertos; tasas de interés sobre depósitos a 1 día de plazo y la tasa de pases pasivos y activos a 7 días de plazo.
La posición bruta en moneda extranjera individual de cada banco.
El saldo de las cuentas de moneda extranjera en el BCRA individual de cada banco.
Semanal: la hoja de balance del BCRA

B.   Mensual

Operaciones del gobierno nacional incluyendo los flujos de fondos mensuales desde el principio al final del actual año fiscal (y revisiones hacia atrás de ser necesarias), con un retraso no mayor a 25 días pasado el cierre de cada mes, tanto en el formato del Informe Mensual de Ingresos y Gastos (IMIG) y como el formato de la Cuenta Ahorro Inversión y Financiamiento (AIF). Sobre la deuda federal y provincial:

Los pagos esperados por amortizaciones y repagos (en moneda local y moneda extranjera, letras del Tesoro, Eurobonds, préstamos domésticos, préstamos externos comerciales y oficiales). Esto deberá incluir deuda directa y garantizada. En caso de una emisión de deuda garantizada por el gobierno, se debe incluir el nombre del individuo/institución garantizado.

El stock de deuda por moneda del gobierno nacional y provincial, a final de mes, detallando  acreedor (oficial, comercial doméstico, comercial externo; instrumento (bonos denominados en moneda local y extranjera, letras del Tesoro, Eurobonds, préstamos domésticos, préstamos externos tanto comerciales como oficiales); y directo y garantizado.

El balance del gobierno (nacional) en el BCRA y en el sistema bancario comercial necesario para determinar la posición en efectivo del gobierno (nacional).

Depósitos en el sistema bancario: cuentas corrientes, cajas de ahorro y depósitos a plazo fijo dentro de las seis semanas luego del cierre del mes. El promedio mensual de las tasas de interés de créditos y depósitos dentro de las dos semanas luego del cierre del mes; el promedio ponderado de las tasas de créditos y depósitos dentro de las seis semanas luego del cierre del mes.

El balance de otras corporaciones financieras (no tomadoras de depósitos), incluyendo las tenencias de deuda federal y provincial e instrumentos del BCRA dentro de un mes uego del cierre del mes.´

Datos sobre el valor de los préstamos totales de todos los nuevos programas de participación público-privada (PPP) financiados por el gobierno.