EL PERDIDO - ESTACIÓN JOSÉ A. GUISASOLA - PARTIDO DE CORONEL DORREGO - BUENOS AIRES - ARGENTINA

miércoles, 18 de julio de 2018

Te compraste la máquina de hacer dólares, fortunas que otros se están llevando y que todos pagaremos, no ellos... (E. R. Zaffaroni)



 


Para después del diluvio – Por E. Raúl Zaffaroni – para La Tecl@ Eñe

 

 

Fuente:

http://lateclaenerevista.com/2018/07/15/para-despues-del-diluvio-por-e-raul-zaffaroni/

 

 

Entre los males inmateriales que dejará el gobierno de Cambiemos no será menor el desencanto con la llamada justicia, protagonista clave de esta política transicional regresiva. Luego del diluvio será indispensable un nuevo proyecto de Estado, adecuado a una sociedad más justa y a una Nación más soberana, institucionalmente sólido como para evitar que lo burlen los voraces de poder y dinero.

 

Heráclito tenía razón: todo pasa. El tiempo-espacio se curva dicen los físicos, lo que parece depender de la ley de la termodinámica, conforme a la cual el calor siempre pasa a lo frio y nunca a la inversa. Pero lo que es verdad en física no lo es en la dinámica del poder: allí no rigen las leyes de la termodinámica.
Por eso, que mucho se habla en el mundo de una justicia transicional para caracterizar procesos de cambio o transición de dictadura a democracia o de violencia a paz, es cuestión de reflexionar un poco.
No estoy seguro de que exista una justicia transicional, aunque no dudo de que hay políticas transicionales condicionadas por varios factores, según las circunstancias. Pero en general, el término se usa como si rigieran en la política las mismas leyes de la termodinámica, o sea, que toda transición sería del calor al frío.
Lamentablemente no es así, pues hay transiciones en sentido contrario y, por ende, existen políticas transicionales regresivas, que transitan de la democracia a la dictadura o de la paz a la violencia.
Son varias las naciones de nuestra región que viven esa política transicional regresiva y, por supuesto, también nuestro país. No es necesario mirar la casa vecina, porque entre nosotros se repite la misma regresión hasta en sus detalles, pues sólo nos diferencian algunos datos más o menos folklóricos o coyunturales. Basta mirarnos el ombligo para verificar que tenemos presos políticos -empezando por el escandaloso caso de Milagro Sala-,  jueces perseguidos por sus sentencias, censura de medios de comunicación, discurso único mediático, represión y letalidad policial, jueces dóciles, etc.
La economía argentina, agotó a increíble velocidad la nafta del tanque y ahora está consumiendo la reserva a cien millones de dólares por día. Mientras la banda toca a toda orquesta, ya se siente el roce del iceberg en el casco del Titanic, que sigue impertérrito rumbo al desastre.
Pero Heráclito tenía razón: todo pasa. El diluvio también pasó. Es hora de pensar qué hacer después del diluvio. La vida seguirá, el Pueblo Argentino también, quizá en una parte con la bronca propia del estafado, del que compró la máquina de hacer dólares que otros se están llevando y que, por desgracia, pagaremos todos.
Los males que dejará el diluvio son muchos, tanto materiales como inmateriales. Entre los últimos no será menor el desencanto con la llamada justicia, protagonista importante y clave de esta política transicional regresiva.
El método de repartir estiércol y otras inmundicias a través de los medios de comunicación monopolizados, para luego manipular a losjueces propios –como descaradamente reclamó el presidente- y obtener prisiones preventivas y condenas arbitrarias, es clave en esatransición regresiva.
Pero no podremos pensar qué hacer después del diluvio si no comprendemos qué es esta pesadilla que vivimos, esta especie de dictadura sin dictador y con uniforme escolar de democracia con trencitas y expresión infantil de globitos amarillos.    
Lo que la tradicional política transicional no ha visto antes es, precisamente, que en política no rigen las leyes de la termodinámica, porque si la única transición fuese hacia la democracia y la paz, llegaríamos a la conclusión de que todos estamos más o menos camino del Paraíso.
Las cosas no son así, en política hay transiciones hacia adelante y hacia atrás, porque el Estado de derecho es un modelo ideal nunca del todo realizado. Es útil como modelo orientador, pero a condición de saber que los Estados de derecho reales que hay en el mundo son corsés institucionales que contienen los esfuerzos de quienes buscan hegemonizar el poder, porque en toda sociedad hay quienes quieren hacerse del poder para manejarlo arbitrariamente en beneficio propio y de su minoría.
Justo es señalar que pocas veces esta hegemonización para la arbitrariedad enriquecedora, propia y de grupo, se ha visto tan clara como en el actual momento de nuestra pobre Nación.
Tienen todo el poder: los medios monopólicos creando realidades ilusorias, repartiendo inmundicias, los votos del Congreso mediante la extorsión a los gobernadores, los carpetazos amenazantes contra cualquiera, los jueces propios dispuestos a cualquier antojo, los jueces impropios amenazados; tienen todo menos un programa económico sustentable, porque su ciega voracidad los ha llevado a destripar a la gallina de los huevos de oro. Sólo por eso el diluvio llegará y también pasará.

¿Cómo se llegó a esto? Muchos se lo preguntan y no tienen una respuesta clara, porque no han caído en la cuenta de que el corsé institucional de nuestro Estado de derecho era demasiado débil, diría que completamente vulnerable. Y los gerentes de transnacionales y sus empleados supieron aprovechar hasta el último resquicio de institucionalidad defectuosa para hacerlo estallar. Ya no tenemos Estado de derecho, sino la voluntad arbitraria del grupo de chief executive officers y sus empleados y amanuenses que se hicieron del poder engañando con globitos y repartiendo estiercol.
¿Gobierno representativo, republicano y federal? El artículo 1º constitucional parece una ironía, una manifestación de buena voluntad, lirismo constitucional para escolares, de cuya irrealidad hasta los niños se dan cuenta. Después del diluvio nos espera la durísima tarea de tratar de hacer de esa ironía una realidad. No será tarea fácil.
Entre otras dificultades, no será menor la urgencia de curar la herida profunda que este poder arbitrario infirió a la democracia misma y, por supuesto, al Estado de derecho, porque debilita directamente nuestra cultura jurídica y cívica, de tan paciente y compleja formación. Para volver al Estado de derecho será necesario pensar una institucionalidad fuerte, inventar el nuevo corsé a la altura de las agresiones actuales, y eso importará poner nuevos límites institucionales al poder.
Pero la bronca de estafados y damnificados será grande. Muchos se rebelarán ante la propuesta de nuevos límites al poder: ¿Por qué limitar el poder? ¿Acaso no nos pasó esto por no ejercer suficiente poder? ¿No nos ha pasado por respetar demasiado los límites? ¿Acaso los otros respetan límites? ¿Siempre nosotros debemos ser los tontos? ¿Volveremos a ser tan idiotas y a respetarlos, cuando ellos nos ensucian, nos encarcelan y nos largan las policías de gatillo fácil?
Este es el daño inmaterial que está provocando la pesadilla que vivimos, porque mina la base misma de la democracia en el sentir popular. La verdadera brecha es la que están abriendo en la convicción democrática de nuestro Pueblo; es la herida que nos dejará esta reverberación repugnante de 1955.
Pero lo difícil no es lo imposible: lo superaremos. Cuando este vómito histórico colonialista de gorilismo tardío y vendepatria haya pasado, con esfuerzo y paciencia curaremos la herida. Nuestro Pueblo no es suicida ni violento por esencia, difícil pero no imposible es la tarea de restablecer la confianza en los límites institucionales, superando la bronca emocional con la prudencia de la razón.
Para eso es de vital importancia mostrar que la prudencia de la razón no es ingenuidad. A las preguntas del ciudadano indignado se debe responder que no queremos volver a respetar límites que otros no respetan y nos juegan sucio, sino establecer nuevos límites que debamos respetar todos, lo que importa una tarea bien diferente y nueva.
No se trata de reponer un corsé que no ajusta, que falla por todos lados, sino que nos urge pensar un nuevo corsé institucional, firme, realmente republicano, representativo y federal en serio.
La actual Constitución Nacional es poco menos que un papel que se usa cuando conviene a la riqueza concentrada y a los intereses colonialistas, pero que después se cuelga en lugar poco conveniente. Es indispensable un nuevo proyecto de Estado, adecuado a una sociedad más justa y a una Nación más soberana, institucionalmente sólido como para evitar que lo burlen los voraces de poder y dinero.
Debemos comenzar a pensar en la enorme tarea que habrá que llevar a cabo después del diluvio. Temas centrales de nuestro Estado y que debemos debatir y resolver son, por ejemplo: control del poder presidencial, gabinete de ministros, coparticipación federal, pluralidad de medios de comunicación, control legislativo del endeudamiento, titularidad de las bancas legislativas, financiación de partidos políticos, servicios de inteligencia, función de las Fuerzas Armadas, control de los cuerpos de seguridad, tribunal constitucional, casación nacional, consejo de la magistratura, defensa del medio ambiente, pueblos originarios, presupuestos participativos, consejo económico-social y un largo etcétera.
La bronca emocional no se puede contener con ingenuidad, sino con la prudencia racional activa, no pasiva ni mucho menos ingenua, que sólo puede estar dada por la firme decisión de una institucionalidad nueva y mucho más sólida, por un corsé con las menores fallas posibles, que impida el reflujo de una política transicional regresiva como la que sufrimos. 
Aunque la demolición sea muy fuerte, aunque los límites republicanos se hayan pisoteado como nunca en los últimos treinta y cinco años, en lo institucional debemos comprender que esta pesadilla no ha hecho más que derrumbar ruinas institucionales que ya no servían para contener a quienes había contenido, y el abuso descontrolado del poder arbitrario por parte de los oportunistas de turno, no es más que la mejor verificación de la inutilidad de las ruinas demolidas por la barbarie plutocrática.
Después del diluvio no será cuestión de reconstruir lo institucionalmente demolido, porque no sirve, sino de construir una nueva institucionalidad que, hasta donde sea humanamente posible, sea capaz de impedir que cualquier nuevo grupo de advenedizos oportunistas la pueda abatir en el futuro.

 




martes, 17 de julio de 2018

El sábado por la mañana, Raúl Alfonsín estuvo en Coronel Dorrego





El viejo caudillo Radical vino el sábado de visita a Coronel Dorrego a hablarnos sobre el FMI. 
Nos acompañó un rato en la esquina en donde Unidad Ciudadana decidió apostarse para invitar a los vecinos a adherir con su rúbrica a la cruzada contra este monstruo de mil cabezas, internas y externas, insaciable caníbal que babea litros de sed de sangre y hambre de carne humana ante un PBI. Nos dijo algo parecido a lo que afirma en el vídeo, luego firmó la planilla, al igual que muchos vecinos, se echó una esdrújula puteada y se fue solo, lo acompañaba un rictus de triste melancolía, mascaba traidores, se perdió de nuestra vista sin preguntar por nadie del gobierno local... 


No necesito invitar a los correligionarios del Pago Chico que suelen jetonear con don Raúl para que escuchen su mensaje socio político y económico con relación al modelo. Lo conocen bien, conocen estas palabras y las volverían a escuchar decenas de veces elogiando su legado. Y me refiero puntualmente a la militancia con cierto grado de compromiso y que por lo menos llevan leídos, como máximo, dos libros de formación política en su vida, no incluyo aquí a la mayoría, me refiero a la cantidad de arreados que subsumen bajo fórmulas feudales y que de política no entienden tres carajos (y me sobran dos)..
Luego apagarían el vídeo, se ufanarían de adherir al radicalismo, se mirarían al espejo buscando en la imagen cómplice algún que otro pretexto que los ayude a justificar el presente, y continuarían traicionando su sombra, aliados a los históricos saqueadores de la Patria y las vidas ajenas, con el mismo pundonor con el cual compran voluntades, pautan opiniones, censuran, hambrean, especulan, roban, acomodan, amenazan y se elogian pornograficamente a sí mismos. Algunos, con cierta habilidad, y luego de participar durante años de este gobierno de malandras, chapuceros e inútiles partieron cual ratas del barco; tarde, no era necesario mojarse los mocasines de charol. Son psicóticos, son mitómanos, mala gente, muy mala gente, ... entre estos tipos y yo.... cantaba Serrat... y soy muy moderado a la hora de la crítica, el viejo cabrón de Chascomús los mearía con orines de lealtad Yrigoyenista eso que, desde la banalidad, el caradurismo y la billetera, llaman convicciones..




lunes, 16 de julio de 2018

Historias de pibes y pibas en tiempos neoliberales...






Devenir pibe, ahre


Por Diego Valeriano para Lobo Suelto por Redacción La Tinta


Odia ir con los tappers al comedor, odia que le encajen las hermanitas para que lo acompañen. Odia la cara de esos de giles que no dan más de anti chorros, odia a las gordas que buscan comida sin despegarse del Facebook. También odia la tristeza en los ojos de los viejos que piden, odia el debate filosófico por quién manda en la falsa noche. Odia caminar sin plata, se siente tan poco respetado que ni él se respeta. Odia a los ortibas pero más odia a los que hablan por él.
Los pibes son malditos por tanta crueldad, piensa Agus y le manda un audio a Silvio. Por crueldad y soledad son así, insiste. Esa crueldad de la gorra que ronda en patrulleros destartalados sabiendo que pueden hacer casi todo, esa crueldad de la psicóloga del juzgado que no la quiso entender, esa soledad frente a todos los padrastros del mundo entero, que miran, que huelen el miedo, que acechan pacientes, esa soledad llena de esperas en desarrollo social de la Muni.

“La kermesse neoliberal está tan lejos que ni se siente y la noche sólo es noche en las plazas peladas, en los pasillos infinitos, en el último tren, en cada esquina donde se espera agazapado. La noche es riesgo o no es nada: ni kermesse, ni bautismo, ni irrupciones, ni lectura”.

Ser pibe es ser enemigo, es romper la noche, es deshacer ideas. Es el único motivo por el que existe el Estado. Ser piba es la única idea capaz de desmoronar todo sin estar en ninguna discusión estéril. Ser pibe es un desafío, es mejor que ser juventud maravillosa, es mucho mejor que toda una generación diezmada. Ser piba es renunciar a la primera fila, al prestigio, a la carrera, a la palmada.
Es estar en falta, es pararse de manos, es manotear la plata del fondo de huelga, es no sentir nada por gente que perdió el laburo ¿Quién puede querer laburar? Es odiar todo tal cual es.




Las niñas y niños fumigados

 

 


Rociados de veneno, señales vivas para que el mosquito no se aparte del rumbo, muertos por jugar en un charco de desagote o aspirar la deriva del campo vecino, con la piel cristalina, atraídos por un avioncito que vuela tan bajo o por un pájaro que se puede acariciar porque el mareo le quitó la libertad, en la escuela, en el patio de casa. Los niños del modelo extractivo argentino no tienen cara y sus historias se pierden en las fichas clínicas de los hospitales. Son los niños rehenes de un modelo económico y cultural que necesita arrancar de la tierra los recursos vitales, quitarle el alimento de su panza y la vida de sus insumos esenciales. La Justicia suele ser, en estos casos, una diva mirando hacia su marquesina, sin venda ni balanza, pendiente de su ombligo de clase.
Le piden cuentas, a la Justicia, los alumnos de Mariela Leiva, los pibes que en Santa Anita se quedaron tiesos ese día de diciembre de 2014 cuando vieron un avión que volaba tan pero tan bajito que casi se podía tocar. Le pidió cuentas el cuerpito de Nico Arévalo, a los cuatro años plagado de endosulfán. Insiste en pedirle cuentas José Killy Rivero, también de cuatro, que vio morir los perros y los pollos antes de que se lo llevaran al hospital. Le pidieron cuentas las madres del barrio Ituzaingó de Córdoba.

Y tantos otros que no se plantan en los tribunales porque el veneno no es sólo una lluvia que cae desde el avión o que brota de los tanques. El veneno es un instrumento de dominación sistémica. Es el darwinismo de campo: lo que sirve subsiste y el resto queda en el camino. Entonces la Justicia suele condenar –si es que condena- al piloto del avión que fumigó. O al dueño de 50 hectáreas a cien metros del barrio. O a ambos. Pero el sistema está en pie, fuerte y sólido. Rápido para echar al fuego sus prendas de sacrificio y salir indemne.


Mariela Leiva ya no es directora de la Escuela 44 de Colonia Santa Anita (departamento Uruguay, Entre Ríos). Pero su destino hoy es otra escuela rural de personal único, donde hay que ser directora, maestra, preceptora, cocinera y lo que pinte. Aquel diciembre de 2014, a la una de la tarde, la bandera ya estaba tocando el cielo cuando apareció el avión. Su puñadito de alumnos, extasiado por el pájaro fatal, quedó bajo una llovizna rara en una tarde de sol intenso.
Ella los llevó rápidamente dentro de la escuela. Les cerró puertas y ventanas. Los dejó a oscuras y en encierro ante los peligros del aire libre, del campo infinito que es el patio común de los pibes desurbanos, de ruralidad en la piel y en la inocencia. Cuando ellos estuvieron a resguardo, filmó con su celular la propia deriva en sus brazos, el avión, la lluvia pulverizada que le enrojeció los ojos, le redujo la visión y le enllagó la boca cíclicamente hasta hoy.
A los chicos, aun con un encierro a tiempo, aun con el protocolo difundido por Paren de fumigar las escuelas les habían atacado vómitos y mareos, ojos rojos y angustia. Las fotos, los videos y el testimonio de Mariela Leiva son medulares para el inicio del juicio a tres imputados por contaminación ambiental culposa y lesiones leves culposas. Sin dolo en los aplicadores ni en el propietario del campo, sin acercamiento mínimo a las responsabilidades políticas por la puesta en marcha de un modelo que mata, parece inminente el inicio de un juicio. Pero nunca se sabe.
Mariela sabe que la condena a un piloto, un empresario de fumigaciones y un chacarero no evitará más muertes ni malformaciones ni enfermedades graves como secuela. Cita el artículo 8° de la Ley de Plaguicidas (6.599): “toda persona que se decida aplicar plaguicidas por aspersión aérea o terrestre, deberá tomar las precauciones del caso para evitar ocasionar daños a terceros”. Pero la impunidad ha sido la arena de triunfo del poder sistémico. La autopsia que exhibía en el cuerpito de Nico Arévalo un depósito de endosulfán no evitó los sobreseimientos. Ni las derivaciones en la piel, los pulmones y los nervios de su prima Celeste. La causa por la muerte de Killy Rivero no avanza y nadie con fuerza impulsa que arranque. Y el resto de las muertes y de las tragedias, las que no golpearon la puerta de la Justicia, las que no son reconocidas como tragedias del sistema, quedarán para siempre como fotografías de niña sonriente sobre un mueble.
Mientras tanto, Mariela Leiva arrastra sus ojos con menos luz y las llagas recurrentes en su boca para relatar su caso. El campo (un arrozal, como en San Salvador) está pegadito al patio de la escuela. “Cuando el avión daba vuelta, para aquí y para allá, pasaba sobre la escuela. Con un viento que soplaba del norte, toda la deriva caía sobre nosotros”, relata a APe. Las imágenes que la persiguen son sus niños descompuestos, las señales que un policía hacía con un trapo para que detuvieran la fumigación y la indiferencia del piloto, que seguía escupiendo veneno sobre todos. Y ella filmaba.

Solamente en el departamento Uruguay hay 14 escuelas como la 44. Todas a merced de las lluvias ácidas para matar la maleza que se interpone al modelo. Incluidos niños y maestras.


Es el mismo país, la misma tierra, pero apenas cruzando el Paraná, donde se usó a niños como banderas para determinar los límites del campo fumigado. Niños como espantajos con una vida efímera, dañada, infectada, marcando los vértices donde se acaban los sueños y empieza el dolor.
Sus muertes, todas las muertes, todas las pieles cristalizadas y los organosforados en la sangre, todos los cuerpitos incompletos y los cánceres tienen culpables. Es la avaricia humana, es un modelo invulnerable por concentrado y violento. Y es la complicidad de aquellos que, con la justicia, prefieren juntarse a tomar mate en la cocina de la tragedia mientras el poder envenena la casa.



Propiedad de vientres

Por Ignacio Pizzo para Agencia Pelota de Trapo – La Tinta - 

La clase, el género y la condición de ser piba son inseparables a la hora de padecer y resistir los pisoteos de un entramado sólido, impiadoso. El ente llamado sistema, se hace carne al ver publicistas de alma fría, donde farándula y política son confluyentes y dan condena firme a la adolescencia devenida en niña madre. Los dichos de la integrante mujer del dúo pimpinela que hizo de la discusión marital un culto, no son diferentes al pensamiento y al accionar hegemónico que incesantemente mantiene y propugna el “esa gente” en contradicción a la “gente como uno”.
Al igual que el diputado radical de Cambiemos y ex ministro de salud de Corrientes Julián Dindart, quien en 2016 renunció a la presidencia de la Comisión de Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia, después de haber defendido su teoría -declarada en 2012-de que la AUH, es un incentivo estatal al embarazo porque –dice que es obvio- las mujeres de bajos recursos quieren tener hijos para cobrarla. Ni Lucía Galán ni el ex ministro encontrarán jamás la combinatoria para llegar a “esa gente”, para establecer un vínculo, un sueño, una utopía, un nosotros. Porque el amor es cosa de canciones y discusiones con Joaquín en una especie de parodia incestuosa del matrimonio.

La convicción de que una mujer se embaraza para cobrar la asignación, no responde únicamente a un mero dicho mediático. Encierra el poder, y la más descarnada expresión del aniquilamiento del otro, en lo económico, en la dominancia de género. Y desde luego en lo elemental y cultural, por miedo a perder el plato bajo sus pies.

No obstante, la hipocresía toma carácter de doble moral clasista, al observar en el revistero cómo las figuras del ensueño televisivo, son tapa y “ejemplos de vida, lucha y coraje”, como es el caso de Luciana Salazar o Marley. Haciendo alarde de sus deseos, a juzgar por ellos más valiosos que los de cualquiera, creen tener la sapiencia por medio de tumultuosas cuentas bancarias para poder ungirse con el título de madres o padres y alquilar vientres en países del exterior. Así como eligen dónde habitar y qué comer y qué vestir y qué vehículo manejar, eligen dónde, cuándo, de qué manera y hasta qué color de piel tendrá la futura crianza con la que adornarán las marquesinas.
Mientras, en el otro extremo de la línea de la desigualdad donde, entre el segundo y el tercer trimestre de 2016, el 10% más rico aumentó de 23 a 25,6 la diferencia de ingresos con el 10% más pobre- deterioro iniciado en 2014-, la niña madre de algún arrabal de nuestra patria con “p” de patriarcal, tendrá que tirar quizá su única moneda y sortear su cuerpo y alma a la suerte de un aborto clandestino y tal vez sumarse a las 55 mujeres fallecidas por la interrupción de un embarazo de un total de 298 que perdieron la vida. O esperar las 9 lunas para presentar las planillas en ANSES y recibir la limosna estatal, que Pimpinela, Dindart, Marley o Luciana Salazar, apenas subalternos de la escala millonaria, usarán como propina de estacionamiento.

La subjetividad hecha objeto del pecado capitalista, otorga títulos de nobleza a los elegidos del sistema y, tributando sumas de dinero que van desde 35 mil a 150 mil dólares estadounidenses, se puede ser madre o padre usando de envase a otra mujer, ya sea en Ucrania o en Miami, o bien se puede elegir en dónde interrumpir un embarazo de manera clandestina pero segura.

Por otro lado – o por el mismo- los tocados con la varita mágica y los funcionarios magos, amparados en la constitución adoptante del culto Católico, Apostólico y Romano, rechazan la interrupción legal del embarazo. Siendo un hecho la principal causa directa de mortalidad materna, la clandestinidad del aborto (18 por ciento de las muertes maternas).
Como ejemplo, el imitador de pastores evangélicos Esteban Bulrrich, defensor del ni una menos intraútero y de la educación religiosa en las escuelas laicas, a la par que desarticuló en CABA el plan de educación sexual como parte de la currícula, expresa de qué modo se extrae la subjetividad. Coincidiendo sin grieta con su contrincante electoral CFK en mantener la penalización para quienes interrumpan un embarazo.
Las pibas entonces irán sorteando la negación a la información y se encontrarán en las antípodas de la planificación familiar, no abortando o abortando en las mazmorras del olvido y en el mejor de los casos lograrán esquivar la muerte, o se convertirán en madres siendo aún niñas y tramitarán dádivas que se irán luego en impuestos al valor agregado, serán actrices involuntarias de la historia, personajes imitadores del sujeto de derecho, de ese “como si”.
Así sobreviven pibas y pibes, lúcidos/as y rebosantes de realidad, para los cuales la religión católica no es más que la cruz de sus días, los apóstoles son compañeras y compañeros de birra y Roma les parece muy lejos.
Por más que el Estado se apropie de los vientres, y los ricos con tristeza alquilen úteros offshore, enhorabuena: no hay sufragio universal ni obligatorio que reemplace a las hacedoras de sueños, ni que alcance a la alfombra mágica que trae velozmente a miles de niñas y niños con novedades.


Por Ignacio Pizzo para Agencia Pelota de Trapo – La Tinta




El Padrino

 

Los palets para que los mocasines relucientes de Mauricio Macri no toquen el piso son parte de la escenografía, que se completa con la basura amable que se ve detrás y la vegetación iluminada con la luz rasante del atardecer. Es una escena construida siniestramente por la lógica de la meritocracia, la idea del esfuerzo, de la esperanza y del líder carismático y salvador. La niña de 9 años se llama Melina y su incomodidad por la situación se expresa en sus manos cruzadas y su mirada hacia el costado. En cambio Macri marca su distancia con la niña en esa mano que apoya en su hombro izquierdo, es un gesto frió, armado, otro elemento más de la escena. Esto sucedió en el barrio Ramón Castillo en Villa Soldati, en el año 2007 cuando por el entonces presidente de Boca Juniors lanzaba su candidatura a Jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires.


Melina cuenta que aquella vez fue con su padre al acto donde le tomaron la foto, que antes pasó por el kiosco y compró un alfajor que envolvió y se lo regalo a Macri. Pero esa sería la única vez que la niña tendría contacto con su “padrino” como lo llama ella.
Asunción Carballo, es la madre de Melina y en su barrio lleva adelante el comedor La Familia, en el que le da de comer alrededor de 240 personas. Lo sostiene con mucho esfuerzo y trabajo, ya que la ayuda estatal que reciben es muy poca y las necesidades aumentan significativamente todos los días.
Con aquel contacto la familia de Melina pensó que su realidad iba cambiar, que recibirían ayuda para el comedor, que les darían una casa, pero el tiempo y las percepciones del marketing político son otras.

“Me llevó al cine y nunca más. Le compré un alfajor en un kiosco, lo envolví y se lo regalé. Me hizo un par de promesas que nunca cumplió. Prometió llevarme a pasear, hacerme un regalo y cambiar el techo del comedor y nunca cumplió. Lo quería mucho pero no tengo más contacto. Me gustaría preguntarle cosas a él y que me responda verdades. Por qué no me llamó más y por qué hizo promesas y nunca cumplió. Prometió ayudar a mi mamá con el comedor, llevarme a cenar y nunca pasó.”, afirmó Melina, hoy una adolescente de casi 20 años.


No solo le basto con esas promesas, el presidente también les dijo que les daría una nueva casa pero tampoco cumplió. “Macri le indicó a Horacio Rodríguez Larreta que se encargara de la familia y de darle un departamento, nos hizo una promesa y las promesas son deudas”, dijo Asunción.
Pasaron 11 años desde aquella escena, durante los cuales el padrino millonario, fue Jefe de Gobierno de la Ciudad de CABA, diputado nacional y hoy presidente de la nación. Melina sigue luchándola día a día con su familia y trabajando para mantener el comedor de su madre.



Fuente: Revista La Tinta - https://latinta.com.ar





viernes, 13 de julio de 2018

La dependencia y la crisis – Por Horacio Rovelli para La Tecl@ Eñe




 

Fuente:

https://lateclaenerevista.com/2018/07/12/la-dependencia-y-la-crisis-por-horacio-rovelli/

 

El gobierno de Cambiemos desprecia la historia pero ella demuestra cómo juegan los capitales internacionales y nacionales al momento del estallido de una crisis de deuda e intereses que tarde o temprano se produce cuando la economía de un país se subordina a los planes de ajuste de los organismos internacionales de crédito.


Por Horacio Rovelli, Economista especializado en temas fiscales y monetarios. Profesor de Política Económica en la Universidad de Buenos Aires. Ex Director de Políticas Macroeconómicas del Ministerio de Economía. Miembro de EPA (Economía Política para la Argentina).


Miguel Juárez Celman, concuñado de Julio Argentino Roca, se había casado con la hermana menor de la mujer de Roca, fue ungido presidente en la elecciones fraudulentas de 1886, práctica habitual que se ejercía desde la presidencia de Mitre en 1862, hasta que por la Ley Sáenz Peña se aplicó el sufragio secreto y con ello la posibilidad que llegara al gobierno Don Hipólito Yrigoyen en 1916.

Juárez Celman era un hombre de buena posición económica en su Córdoba natal, pero acérrimo liberal creía que había una minoría de la sociedad, a la que el pertenecía, que tenía el derecho de mejorar sus riquezas y posesiones a costa de los demás y que esa tarea estaba unida a la subordinación del capital inglés.
No bien llegó a la Presidencia de la República acordó nuevos créditos con la banca Baring Brothers, con la cual realizó importantes obras públicas y extendió la red de ferrocarriles, haciendo centro en el puerto de Buenos Aires pero adentrándose en el país.  En ese fin, hizo que el Ferrocarril del Oeste (Hoy la línea Sarmiento) que había hecho la oligarquía, esa que Sarmiento definía como “Olor a Bosta” y que administraba el Estado (que eran ellos mismos) se privatizara, vendiéndolo a los ingleses.

Como la libra inglesa ingresaba a caudales, la protesta de la oligarquía por pagar más caro el transporte de sus ventas se reducía a las tertulias y a cierta defensa nacionalista que no quedaba más que en el recitado. Hasta que los intereses de las fuertes deudas contraídas, que se sumaban a las de Rivadavia en 1825 y a las de Mitre en la guerra de la triple infamia contra el Paraguay, más el costo del flete y el seguro inglés, y sobre todo la fijación del precio de la carne por la “rubia albión”, produce la crisis del sector externo y en junio de 1890, el gobierno de Juárez Celman anunció que no podía hacer frente a los vencimientos de la deuda, produciendo la primera cesación de pago de la Argentina.

La crisis externa fue el fin de la aventura de dejarle a los bancos emitir dinero en el mercado interno para poder pagar con la libra inglesa la deuda externa a la banca extranjera. Esa emisión desmedida y sin control provocó un proceso inflacionario que aumentaba el precio de las acciones de las empresas y de los títulos públicos mientras ingresaba la divisa inglesa, pero cuando se revierte el ciclo a partir de 1889, se genera una caída estrepitosa de esos valores y una depreciación aún mayor de la moneda local. Con ello desciende fuertemente el poder adquisitivo de los salarios y se producen las roturas de las cadenas de pago, esa generalización de incumplimientos causa las suspensiones trabajo y el cierre de establecimientos, provocando corridas bancarias y cambiarias que hacen quebrar a los bancos. La burbuja financiera iniciada por la banca inglesa, le estalla en pleno gobierno de Juárez Celman, generando daños irreparables a la sociedad, que debe ver “con los brazos cruzados cuando el hambre viene”. 

La oligarquía y sus mejores representantes, comprenden que llegó la hora de desprenderse del inútil y fastuoso “burrito cordobés”, y se dividen en dos frentes, el mitrista, con Bartolomé Mitre a la cabeza que apoya la insurgencia de la población azuzada por Leandro N. Além, verdadero caudillo popular que venía exigiendo el voto secreto y con ello que el sector de inmigrantes del campo y la ciudad asumieran funciones de gobierno y en la sociedad. Y el de las oligarquías provinciales representadas por el mismísimo Julio Argentino Roca, que ve la oportunidad para sacárselo de encima a su concuñado, acordar con Carlos Pellegrini, un hombre por cierto muy inteligente, que ve la imperiosa necesidad de darle mayor valor a la carne y al trigo y producir bienes industriales para y en el país.

La Unión Cívica que era el frente político armado por Mitre y Além, cuenta con el apoyo de vastos sectores del ejército, el General Manuel Campos encabezaría las fuerzas rebeldes que se concentrarían en el Parque de Artillería donde se instalaría la Junta Revolucionaria. Simultáneamente, la flota debía bombardear la Casa Rosada y el cuartel de Retiro con el fin de evitar que las tropas del gobierno pudieran reunirse, y obligarlas a rendirse mediante un ataque combinado por tierra y agua. Al mismo tiempo, grupos de milicianos debían tomar prisionero al presidente Juárez Celman y cortar las vías de ferrocarril y telegráficas.

Pero el gobierno se entera de las tratativas y obviamente no por Leandro N. Além y sus militantes, la base popular del movimiento, y detienen al Gral. Manuel Campos.  En prisión se reúne con Julio Argentino Roca y “misteriosamente”, en esas condiciones le hace decir a Leandro N Além que el plan seguía adelante. Além y su gente, que luego forjarían la UCR, en la madrugada del sábado 26 de julio de 1890 tomaron la Plaza de Artillería (Hoy Plaza Lavalle), el Gral. Manuel Campos logra sublevar el Batallón de Infantería donde estaba detenido, pero en lugar de atacar las posiciones del gobierno y tomar la Casa Rosada, dio la orden de permanecer en el interior del Parque.

Tras dos días completos de batalla con más de 300 muertos y centenares de heridos, el  Gral. Manuel Campos sostuvo que no tenían las suficientes municiones y que era necesario pedir una tregua, con la excusa de enterrar a los muertos y para obtener más balas y armas.
El martes 29 de julio de 1890 se firmó la rendición de los rebeldes. Pese a la rendición firmada por los líderes, en los barrios los insurgentes civiles se negaron a desarmarse y continuaron luchando, algunos de ellos incluso hasta el día siguiente.
Miguel Juárez Celman, convencido por Roca, se instaló en su provincia esperando el resultado, incapaz de comprender nada, se le comunicó que la primera condición para lograr la rendición de las fuerzas opositoras era que él renunciase a la presidencia de la República, cosa que los negociadores por el gobierno, encabezados por Roca y por Pellegrini, aceptaron inmediatamente.


DE LA HISTORIA A NUESTRA REALIDAD


Eso ya es historia, pero demuestra palpablemente y en nuestro país cómo juegan los capitales, sin importarle ni los Juárez Celman, ni los Macri, por más que les hayan hecho triplicar y cuadriplicar en un poco más de dos años su patrimonio. Y también demuestra cómo juegan los grandes intereses nacionales, que se subordinan y aceptan las reglas de juego impuestas por el gran capital, pero que no están dispuestos a rifar sus posesiones. Esto es, hacen que apoyan al gobierno mientras sacan tajadas, ya sea fugando capitales, reduciendo el pago de sus impuestos, fijando sus precios libremente en el mercado interno, etc., para que una vez producida la crisis financiera (inevitable al tomar deuda y no tener con que pagarla), son capaces de subirse a los reclamos populares, siempre y cuando cuenten con los Generales Manuel Campos, para asegurarse que logran sacar de la administración al engreído, soberbio e inútil, que no solo no se da cuenta que la situación cambió y que la burbuja financiera creada le estalló en su gobierno, sino que insiste que tiene razón y que debe seguir persistiendo en el error porque tiene el derecho de ser presidente por las elecciones, que dicho sea de paso, se fundaron en mentiras y engaños propiciados y difundidos por los grandes medios, y quienes así engañados lo votaron, no votaron el acordar un plan incumplible con el FMI.
Cómo puede ser que existe un país, llamado Argentina, que es capaz de alimentar a más de 400 millones de personas (y exporta granos para satisfacer a esos millones), que solo tiene el 10% de esa población y en barriadas enteras van a los supermercados a “pedir comida“. Paralelamente cada vez se rompen nuevas cadenas de pagos, los telegramas de despidos van al mismo ritmo de los cheques voladores (en lo que va del año 550.000 cheques rechazados por unos 21.000 millones de pesos). No ingresan divisas genuinas, los exportadores de granos liquidan sus ventas en cuenta gota y siempre y cuando no le vuelvan a cobrar las retenciones (derechos de exportación), cuando en lo que va del año se depreció nuestra moneda en más del 50% y en un año a esta parte, el 75%, y siga disminuyendo la retención de la soja al 0,5% por mes para ser del 18% en diciembre de 2019. El vencimiento de capital intereses hasta fin del mandato constitucional de Macri supera ampliamente y siempre que lo reciba en su totalidad (Falta que el acuerdo con la Argentina lo apruebe el plenario de los Directores del FMI, así como se controlará trimestralmente, que se cumplan las fuertes medidas de reducción del gasto público firmado), los 50.000 millones de dólares acordados con el FMI. Y no para la sangría de la fuga de capitales, de enero de 2016 a mayo de 2018 y en forma creciente, fueron 45.700 millones de dólares los que se fugaron de la Argentina, según contabiliza el Balance Cambiario del BCRA, como Formación de Activos Externos de residentes argentinos (FAE)
Cómo es posible que esa administración, como la de Juárez Celman, causante del estado de situación, exija a su población y a las provincias que son formalmente estados federales pero que dependen, en mayor o menor medida de la recaudación nacional, que apliquen un riguroso ajuste de sus economías que implica despedir empleados públicos, reducir gastos en educación, en salud, en asistencia social, en obra pública, en pago a las jubilaciones y pensiones, solo para generar ahorro que o se fuga del país o se emplea para pagar intereses y capital de deuda, deuda que se usó básicamente para fugar capitales. Por lo menos, comparando con la historia, parte de los empréstitos de la Baring Brothers se emplearon en extender la red ferroviaria, en hacer el puerto de Buenos Aires, en hacer la red de aguas y cloacas, etc.
Es claro que los bancos extranjeros hicieron fuertes ganancias y se fueron, y que el gobierno de Cambiemos lo posibilitó y lo permitió. 
A ese gobierno le quedan dos opciones, o tratar de aplicar el plan de ajuste acordado con el FMI, lo que significará revueltas populares que siempre se sabe cómo comienzan, pero no como terminan; y no tienen un Gral. Manuel Campos para recurrir. O llama a elecciones anticipadas, sabiendo que ha perdido toda legitimidad y que es necesario reencausar los destinos de la República. 
No se puede pensar seriamente que un gobierno pueda mantenerse con tasas de interés de préstamos que supera el 100% anual, que tiene las tarifas energéticas y los combustibles, por acuerdos firmados por este gobierno, en dólares, cuando el dólar no tiene precio final.
Hoy los sectores más vulnerables van a solicitar comida a los supermercados, pero no se puede estar mucho tiempo sin comer, sin poder pagar la luz o el gas, o los medicamentos, máxime cuando el único horizonte que se ve es el del despido y el de engrosar el ejercito de desocupados.
Mañana, y ya se verá qué cercano es ese mañana, el reclamo se convierte en exigencia y la respuesta no va a ser no hay presupuesto porque lo acordado con el FMI no lo permite. Y si no se cumple con el FMI, el 20 de septiembre de 2018 cuando se realice la primera revisión de los compromisos asumidos por el Gobierno de Cambiemos, el Directorio del “Fondo” no va a otorgar la cuota de U$s 3.000 millones, esa sola señal hará que el dólar se vuelva a disparar, perjudicando aún más el poder adquisitivo de la población, en un circulo perverso que siempre termina mal.

 



miércoles, 11 de julio de 2018

El día que la inteligencia sea considerada un género habrá muchos que saldrán a defenderla. En el mientras tanto nos tendremos que conformar con machistas y feministas..




A propósito de la publicación de una fotografía de Carrió, en donde luce un atuendo similar al que en alguna oportunidad exhibió Cristina y que vaya guiño de la malevolencia a ésta le valiera la estigmatización por parte de la mass media en varias alusiones del grupo hegemónico y una nota central de la Revista Noticias, propuse en mi muro de facebook hacer una suerte de ejercicio silencioso, sin preludio que pueda direccionar opiniones. Solo adjunté las dos imágenes a las cuales titulé con una breve metáfora. La reacción no se hizo esperar, con la viralización del posteo aparecieron cientos de preconceptos, prejuicios, arrogancias, sospechosas superioridades morales e inmorales, juicios de valor y de desvalor, y un exceso de sentido común que me alarmó triste y doblemente ya que provenía directamente de usinas compañeras. Por delicadeza voy a exponer a modo de síntesis aquellos que me parecieron más respetuosos y delicados, el resto se los podrán imaginar... Más luego compilaré la totalidad de mis intenciones, pensamientos y argumentaciones, tres cuestiones que para mi sorpresa nunca fueron tomadas en cuenta por este colectivo ciertamente fanatizado por su egocentrismo..






Discriminar a una persona porque sea gorda o flaca, revela poca inteligencia. Si criticamos, discutamos ideas, pensamientos, etc.

“Leyendo los comentarios, parece que no fui la única "poco inteligente". Si se muestran dos fotos, en la que se ven atuendos similares en distintos cuerpos.... debo interpretar que estamos analizando otro contexto que no sea el de la estigmatización corporal???? Disculpen mi prejuiciosa falta de neuronas...”

No creo que sea así, sino que hay otras maneras más piolas a los tiempos que corren que mostrar fotos de dos cuerpos para criticar posiciones políticas e ideológicas de las mismas.
 
Por favarrrr... Definir a algo por su opuesto... mmmm Muy normalizado.

Repito: se muestran dos fotos: atuendos similares en una persona flaca y en otra rolliza... para ser más justos, deberían haberle tapado la cara a las dos. Y, no me da para pensar otra cosa (fuera de que sabemos quién y qué es Carrió). No tengo que decir que soy kirchnerista o cristinista o anti PRO o anti Carrió a muerte, SI debo decir que caer en ésta comparación estigmatizante, no suma, para nada.

Es una mierda la comparación en los tiempos donde está más que visible que debemos romper con la cosificación de la mujer. Opinando sobre los cuerpos, qué costumbre.

Me parece desafortunada la comparación que por atuendo parecido remite a que una es delgada y la otra obesa. Yo soy obesa y me siento discriminada, porque aunque comparto el mal cuerpo y la forma de lilita, tengo la sensibilidad social de Cristina

No me parece que recurramos a la burla por ser gorda. Cristina tiene millones de cosas mas y mejores para compararla con Carrió, hacerlo por su aspecto me parece errado. Es discriminatorio y no hace a la intelectualidad de nadie. A los varones no los comparan por su aspecto.

Digan lo que digan, que se cosifica que esto que lo otro. A mí esta comparación me dice: Cristina es resexy. Y me sigue diciendo: lo que tenés adentro se refleja afuera, y no es joda. Una es una luchadora por la liberación de su patria, y la otra una mentirosa serial al servicio de cualquier mierda. Se les nota cada pensamiento en las curvas físicas!

En esta no coincido Gustavo, no lo llevemos a eso. Porque es caer en discriminacion. Las mujeres, por mas turras que seamos (el caso Carrio) no pasa por un tema de peso-estetico, aca el problema es ideologico y no precisamente por eso que describis. es llevarlo a un chiquitaje. 
Me extraña que piensen asi y postees esto porque te sigo y no es tu estilo.

... y que tiene que ver la estigmatizacion que sufrió Cristina? entonces por eso nosotros vamos a hacer lo mismo que hacen las bestias, así nos transformamos en bestias también? no tiene gollete lo que planteas. Tu palabrerío (te lo digo con respeto) solo busca escapar y no reconocer el mensaje fuera de lugar y por ende no pedir disculpas. 


Tu crítica es "al odio y sus mecanismos" y lo haces partiendo de una comparación física?. Planteas cuestiones importantes, que son dejadas de lado como "la inteligencia", "la cultura", y en el combate en vez de contraatacar arrojando un libro, tiras con un panfleto de tinta que chorrea.


Se que es complicado para el ser humano promedio hacerlo, venimos de una crianza y orgullo argento enquistado, pero no es imposible, es pedir disculpas y listo.  Saludos compañero


"Conclusiones subjetivas"? jaja. Una foto de dos mujeres vestidas igual, y una de las dos posee las medidas que la sociedad toda desde hace añares condena públicamente todo el tiempo de todas las formas posibles (tales tu caso) No me chupo el dedo. Somos grandes. 
No seas caradura, no lo dejes a que es una interpretacion mía, no seas tan básico, esta a la vista lo que se muestra. Me la querés vender para otro lado y que es algo que yo sola interpreto. Ni siquiera sentís vergüenza de vos mismo cuando lo escribís, porque si no te autocensuras. Encima tenés el tupe de hacerte el desentendido diciendo "donde comparo cuerpos?". Jajaja


Me imaginaba que jamás entenderías la ofensa hacia la mujer con esa comparación (NO HACIA CARRIO, HACIA LA-MU-JER. QUIEN SEA) y por ende jamás pedirías disculpas, porque no lo registras siquiera. o tal vez si, porque al ser humano no le falla el inconciente, pero sos un ser humano al fin y al cabo, y estas criado de una manera y ya estas grande y es muy difícil a esta altura. Digamos que sin ser especialista te diagnosticaría como caso perdido en este aspecto. Pobrecita/s la mujer que le ha tocado cruzarse con vos. Porque yo intercambio unas palabras y chau, pero las que creyeron que podían construir algo con vos o les toco ser tus herederas con ESTA manera de pensar y retrucar manipuladora, la/s compadezco.





Como se puede leer la interpretación generalizada, más allá de los meandros, desembocó cual delta en el mismo estuario, en el del pensamiento inicial o sentido común., ergo, lo primero que se cruza por los sentidos. Apenas uno intentó refutar la especie advirtiendo una ausencia de coordenadas adicionales y ricas para observar se vio sometido a la inmediata agresión más allá del esfuerzo empleado para aclarar conceptos. Los invito a leerlos..




Parece mentira que se tengan que aclarar ciertas cuestiones cuando permanentemente el campo nacional y popular está siendo sometido a la estigmatización por medio del mecanismo discriminatorio, en su variedad de incisos. Hablé en el posteo de odio "de Carrió" y por ende de la mass media. Justamente esta clase de psicóticos no se detienen en cuestiones importantes, como los son la inteligencia, la cultura, la capacidad de ser amable y amada, sino en formas, modos, en fin, en la materialidad de lo finito, es decir de lo que inexorablemente pasa y muere.

Desde luego que en este posteo no se está haciendo una valoración de la belleza sino una crítica al odio y sus mecanismos... No olvidemos la estigmatización que sufrió Cristina cuando hace un par de años aparece vestida libre de su protocolo dirigencial y presidencial tal como exhibe la imagen. Hasta fue tapa del pasquín Noticias su embeleco “casual”. Carrió es un absurdo político, en consecuencia es tratada como tal, pero no por su imagen sino por la protección que tiene...




Si observaran el posteo y leyeran su muy breve titulo con atención meditando sobre él en lugar de sacar conclusiones subjetivas sobre lo que ven acaso interpretarían con alguna certeza el sentido que tuvo su autor al colgarlo. La sencillez, la sabiduría y la naturalidad de una, la arrogancia, la estulticia y la rigidez de la otra, la diminuta grandeza de una, la enorme pequeñez de la otra, la no necesidad de fingir de una, la necesidad de actuar sin solución de continuidad de la otra... Nada más lejos que la cosificación, es la simple descripción que hace un posteo el cual por sentido común la mayoría solo lo visualiza de una manera sola perdiendo, por ausencia de voluntad, la posibilidad de pensar algunos pasitos más allá de la imagen, y eso no es por responsabilidad de su autor, sino que eso está en el consciente, en el inconsciente, en el prejuicio y la intención de cada lector. Cuando el espejo explica, nos explica excedentes y carencias. El espejo le explica a Cristina, y el espejo le explica a Carrió.. y como dice el negro Jefe.. en este caso cuando estamos delante del espejo, los de afuera son de palo.. sin embargo los mismos medios que se encargaron de destrozar a Cristina cuando las calzas, nada mencionaron, hasta ahora, sobre Carrió.. Solo opina sobre cuerpos, el que solo ve cuerpos en esas imágenes..

Por supuesto yo afirmo que Cristina se exhibió bella y delicada a contracara de lo que dijo la mass media por entonces, pero en ningún momento digo lo contrario sobre Carrió, lo que hago es poner sobre la mesa el razonamiento de esa mass media en un caso y en otro...

Una pregunta que me hice es ¿Por qué la gran mayoría piensa que esto que planteo es una comparación entre ellas? Y justamente no es así, más allá que sus visiones comparen de motu propio. En lo personal la diferencia más importante que veo entre ellas no está en ellas mismas sino en como las trata (protege o ataca) la mas media y el hipócrita medio pelo, y todo está relacionado con la profundidad del pensamiento socio-político y los intereses que cada una representa.

Entonces está claro que nunca hablé de belleza de forma comparativa. Está claro que yo nunca comparé las imágenes. Está claro que además fui sometido a la búsqueda policíaca de comentarios y opiniones que me expusiese como si fuera una persona que estigmatiza y discrimina, los cuales para mayor gravedad fueron sacados de lugar y contexto...
¿Saben lo que creo? Estimo que al haberse quedado solo con la irritación que provocaron las calzas, tal brote les limitó notablemente la posibilidad de observar la cantidad de interpretaciones que tiene la imagen, cosa en la cual me concentré al momento que se me ocurrió exponer con crudeza mediática a estas dos figuras de la política a poco de recordar aquel mal momento que le hicieron pasar a Cristina. Porque me permito insistir que las dos fotos, entre sus decenas de lecturas, por si no se dieron cuenta, también exhiben el disímil tratamiento del poder real sobre una misma cuestión. Una, absolutamente desprotegida y agraviada y la otra arropada bajo el paraguas del establishment. Es muy interesante que este par de imágenes hayan disparado sentido solo para un único lado, el más obvio y común, y no hayan sido profundizadas en su simbología más notoria. Nótese que jamás hablo de belleza en el posteo ni en mis textos complementarios, porque justamente la belleza no es el tema cardinal del mismo. Insisto, en esta imagen solo ve dos cuerpos el que quiere ver dos cuerpos. 
Le contaba a un buen amigo de las redes que este posteo me había despertado una cantidad de disparadores antropológicos maravillosos para desarrollar una nota en el blog periodístico, por eso aquí estoy. Y cómo las personas, por ejemplo, trasladan al autor de una nota o una obra de arte, su pensamiento subjetivo como si tal razonamiento fuera universal e indiscutido.. Me acuerdo de León Ferrari por ejemplo, y la interpretación prejuiciosa y antojadiza que el poder real y el sentido común hacían de sus obras. . Por lo pronto me pareció una excelente manera de sintetizar la argentina del presente a través de no menos de diez lecturas distintas, esa fue la intención, las fanatizadas mayorías se quedaron con una, la menos compleja...
Disculpen la insistencia, solo opina sobre cuerpos, el que solo ve cuerpos en estas imágenes, y a mi entender son ambos cuerpos, sin comparativas, los que disparan los dilemas. Ambas figuras, presentadas de este modo tienen no menos de diez lecturas a realizar, pero lamentablemente el sentido común mass media domina la escena, a caso debido a esta cuestión me permito preguntar: ¿En dónde, en qué lugar del posteo yo comparo cuerpos? 

Algunas valientes y agresivas compañeras le exigen que pida disculpas.  Yo colgué dos fotos y un texto pensando en la estigmatización en la que cayeron, en su momento, Clarín y la Revista Noticias ante la presencia de Cristina vestida de manera informal en un acto, y resulta que para estas militantes de la igualdad tengo que pedir disculpas por ser responsable de las subjetividades de ellas cuando ven las fotos.. Me parece que la superioridad moral les está jugado la partida con cartas marcadas, y en consecuencia les está haciendo trampa por falta de inteligencia..

De manera que trasladarle al autor de una propuesta directa, fuerte y reflexiva el sentido común y básico dominante es de un fascismo extremadamente elemental. Ni halagar a Cristina resulta buenamente genérico ni criticar a Carrió resulta malamente genérico, son dos personas con protecciones mediáticas distintas ante la misma exposición pública y eso es a lo que apunto. Este tipo de posteos son muy interesantes no solo por la repercusión, aquí se revela cómo el fascismo va mutando desde lo eminentemente político hacia sus pulsiones sociales más internalizadas, al extremo de estigmatizar a quien exhibe la hipocresía social y la sospechosa superioridad moral, arietes de aquellos iluminados que suelen levantar el dedo más rápido que sus ojos.
Para finalizar tengo que confesar mi profunda tristeza, lindante con la absoluta desilusión. Temo que el día que la inteligencia sea considerada un género habrá muchos que salgan a defenderla. En el mientras tanto nos tendremos que conformar con machistas y feministas. La mass media hegemónica sabe, desde hace décadas, que la reflexión no forma parte de los intereses de los ciudadanos y que el videoclip es el acceso más rápido al sentido común. El caso Nisman, su existencialidad jurídica y su supervivencia política, lo ratifican. Sobre premisas verdaderas se pueden sacar conclusiones falsas, la ciencia sabe de embustes y sentido común, por eso aplica el deductivismo y el inductivismo, el ciudadano corriente ni siquiera lo sospecha. Tal vez mi error cardinal haya sido intentar romper esa lógica, es probable que entonces tengan razón y deba pedir perdón por haber intentado reemplazar el videoclip de la posverdad en 140 caracteres por el viejo sistema popperiano de la falsación de manera tal tratar de desglosar pensamiento crítico y analítico.