EL PERDIDO - ESTACIÓN JOSÉ A. GUISASOLA - PARTIDO DE CORONEL DORREGO - BUENOS AIRES - ARGENTINA

miércoles, 30 de mayo de 2018

El Dr. Pangloss de Voltaire ya discurría sobre los salarios de hambre en un sistema capitalista que aún era un boceto



El Dr. Pangloss discurre sobre los salarios de hambre



Alejandro Nadal para Revista Sin Permiso

Fuente:


Había una vez un país en que los salarios eran la remuneración del factor trabajo y las ganancias eran la retribución del factor capital. En esas tierras, los salarios y las ganancias se determinaban por la contribución de cada uno de esos dos factores a la producción. Y como la mayoría de los cuentos de hadas, el final era alegre y prometedor: todo mundo vivía en el mejor de los mundos posibles.
Pero ese mundo de cuento de hadas que aún domina la enseñanza en las universidades y el quehacer de la administración pública no existe. La pseudoteoría económica que lo sustentaba fue desacreditada hace más de 50 años en debates académicos hoy olvidados. Entonces, ¿por qué se sigue colocando el debate sobre salarios en los términos de aquélla teoría económica errónea? La respuesta es que las deficiencias de esa teoría no se enseñan y los poderes establecidos (en la academia y en el mundo de la política económica) simplemente esperan que el tiempo y el olvido hagan su trabajo: por eso cada año egresan de las universidades legiones de economistas que siguen creyendo en este cuento fantástico.
Se perpetúa así la idea de que la cuestión salarial se determina técnicamente por las condiciones generales de una maquinaria que se llama la economía. El salario deja de ser una variable eminentemente política para convertirse en pieza mecánica que responde a leyes inmanentes del aparato económico. Y como gustan machacar los voceros de los poderes establecidos, con las leyes de ese mecanismo no se juega.
El descrédito de esa teoría económica del país de las hadas se confirmó en un célebre debate académico que duró más de 10 años a partir de 1955. La discusión se conoce como la controversia sobre las teorías del capital y de manera contundente fue ganada por los adversarios de la teoría tradicional. Desde entonces quedó claro que los salarios no se determinan de manera mecánica por la maquinaria económica, o como querían los magos y las hadas, por la técnica de producción y la productividad del trabajo. Pero, entonces, ¿qué fuerzas determinan el nivel de los salarios y de las ganancias?
La respuesta es compleja, pues los salarios y las ganancias son variables sometidas a presiones diversas. Por ejemplo, algunas fuerzas que actúan sobre los salarios son de índole económica, pero no tienen nada que ver con la quimera del cuento de hadas. Recientemente el Instituto de Política Económica localizado en Washington...
... publicó un estudio sobre la relación entre concentración industrial y salarios. Esta investigación examina la literatura académica sobre concentración industrial en Estados Unidos en los 10 años recientes. La concentración industrial se mide por la parte del mercado que es controlada por las principales empresas en cada rama de la producción. Esa concentración industrial también mide los niveles de competencia y de poder de mercado en cada industria. Y los resultados son inequívocos. Primero, la concentración industrial en Estados Unidos ha mantenido una tendencia creciente en los últimos tres decenios. Segundo, el aumento en la concentración industrial está correlacionado con la reducción en los salarios. Es decir, el incremento en la concentración de poder de mercado aparece como una de las causas de la caída en los salarios.
La concentración de poder de mercado no es la única (ni la más importante) causa de la caída de los salarios. Lo más importante es un fenómeno del que se habla poco porque a las buenas conciencias les ofende hablar de la lucha de clases.
En su Cándido, cuento filosófico sobre el optimismo, Voltaire presenta al Dr. Pangloss, quien afirmaba que todo es para bien en el mejor de los mundos posibles. Quizás el personaje se adelantó a su tiempo y ya había leído los tratados de economía neoclásica con sus fábulas sobre la determinación de los salarios. De cualquier modo, esa visión panglossiana debe ser desterrada para siempre del quehacer político en el mundo.


lunes, 28 de mayo de 2018

El establishment tiene su propio Nunca Más: nunca más un gobierno nacional, soberanista, y popular redistribucionista. (Ricardo Aronskind)



 

La unidad opositora luego de la “turbulencia” de Cambiemos – Por Ricardo Aronskind, para La Tecl@ Eñe

 

Fuente:

http://lateclaenerevista.com/2018/05/23/la-unidad-opositora-luego-la-turbulencia-cambiemos-ricardo-aronskind/

 

 

El espacio kirchnerista confirma sus convicciones antagónicas con el macrismo mientras que el peronismo colaborativo encuentra cada vez más dificultades para diferenciarse del gobierno. La construcción de una alternativa opositora hacia 2019 se manifiesta con un grado de complejidad difícil de superar.

A esta altura de las cosas es evidente la complejidad de la construcción de una alternativa opositora para el 2019.
No sólo la diversidad de las razones por las cuales sectores heterogénos deberían construir una unidad opositora, sino porque están involucradas cuestiones ideológicas, identitarias, ambiciones personales y de grupos, etc.
Hay sectores peronistas para los cuales la exclusión de Cristina Kirchner es una bandera central. No debe llamar la atención porque tienen un diálogo fluido con el actual gobierno, que a su vez tiene como enemigo fundamental al kirchnerismo y a lo que representa en materia de insumisión al poder económico y a las potencias occidentales. Ese peronismo es exactamente lo que describió Massot, quien con sinceridad explicitó que Cambiemos no podrá estar para siempre, y que en algún momento deberá llegar el “peronismo” entendido como continuidad del actual proyecto, para completar el requisito mínimo democrático de la famosa alternancia. La idea de los factores de poder locales es: alternancia política formal, sí. Alternancia de modelo económico, o de modelo de negocios, no.
Ese bloque de poder tiene su propio Nunca Más: nunca más un gobierno nacional, soberanista, y popular, redistribucionista. Nunca más un espacio político no colonizado por el sector privado. Nunca más políticos que piensen por su cuenta. Nunca más alianzas latinoamericanas que fortalezcan la autonomía de la región. Nunca más restricciones ni limitaciones a sus negocios y sus ganancias. Nunca más consideraciones de equidad en las políticas públicas. Nunca más amenaza a la propiedad privada, aunque se justifique con razones públicas de fuerza mayor. Nunca más estar fuera del aparato del Estado.
Hay un peronismo que está de acuerdo con ese nunca más, y que se pone en fila para algún día recibir la banda presidencial de Macri o Vidal, para seguir haciendo lo mismo. Es totalmente lógico que comparta el santo y seña de todo es espacio corporativo: sacar a CFK del mapa político argentino.
En el otro extremo de este vasto campo aparece el kirchnerismo, bastante desorganizado, sin línea clara ni reacciones rápidas y efectivas frente a los acontecimientos, pero con el patrimonio de la experiencia vivida, y la coincidencia en el liderazgo indiscutido de Cristina. Con un rechazo fuerte a la gestión macrista, pero decididamente no aggiornado y sin formular una propuesta alternativa.
En el medio del polo del peronismo vencido y el kirchnerismo irreductible por el régimen, hay un enorme espacio de dirigentes fluctuantes, de floja definición ideológica, viendo dónde posicionarse, y amplísimas masas populares con crecientes problemas, sin formación política y en espera de soluciones y liderazgos atractivos.
Guillermo Moreno propone una confluencia de todos los peronistas (excluyendo a sectores que participaron muy destacadamente dentro del kirchnerismo), desde Urtubey hasta Cristina, para “luchar contra la oligarquía”. Es casi imposible pensar a una buena masa de los dirigentes “peronistas” que Moreno convoca, luchando no ya contra la oligarquía, sino contra los formadores de precios, tarea en la cual él se destacó.
El intento vano de Moreno pone en evidencia una dificultad fundamental de la “unidad” opositora: la contradicción entre la necesidad básica de sumar grandes contingentes poblacionales, para ser competitivos electoralmente, con la formulación de una meta claramente diferenciada del actual bloque de poder. En el caso de Moreno la contradicción estalla porque es difícil encontrar en el mundo de la “dirigencia” peronista actual personajes con auténtico espíritu transformador, o con una dosis de rebeldía social básica.


La “turbulencia”:


La reciente corrida cambiaria ha sido el producto perfecto de toda la gestión macrista:

1.            Rápida implementación de todos los pedidos de todas las fracciones empresarias asociadas a este gobierno, sin ningún tipo de filtro: devaluación, quita de retenciones, quita de otros impuestos, pago total a los fondos buitres, quita de regulaciones a la entrada y salida de capitales, etc. Ya hay varios economistas neoliberales que señalan evidentes fallas en la conducción del proyecto macrista en cuanto a su secuencia y consistencia. Nosotros señalamos que un programa económico, por más reaccionario que sea, debe tener coherencia interna que lo haga viable y sostenible, cosa que Macri desconoce.
2.            Falta de coordinación entre todas las áreas del gobierno: se proclama, por ejemplo, una meta de reducción de la inflación, pero mientras el Banco Central toma medidas de contracción monetaria, el gobierno aumenta el gasto en contrataciones de amigos, en obras públicas de sus familiares, y el ministro de Energía, Aranguren, promueve enormes tarifazos que aceleran la inflación. Los negocios predominan sobre cualquier búsqueda de coherencia macroeconómica.
3.            Apuesta ideológica a los grandes mitos neoliberales: con la llegada de la derecha al gobierno, se generará un “shock” de confianza, fluirán los capitales internacionales hacia la Argentina, se invertirá en actividades que tienen capacidad exportadora, y el país no tendrá ninguna dificultad en su sector externo, ni para pagar los compromisos que se están asumiendo en materia de endeudamiento. No sólo que eso no pasó, sino que se atrajo a lo más parasitario y especulativo de las finanzas globales.
4.            Lo que no se pueda lograr en el terreno de la realidad, se puede compensar con buenas estrategias publicitarias que mantengan a la sociedad en un estado de resentimiento por los daños que le habría provocado la gestión kirchnerista, pero en un estado de ilusión constante por “todo lo que vamos a lograr juntos”, es decir, el conjunto de promesas pre-electorales que lanzó el macrismo y que logró que fueran sistemáticamente olvidadas por su base electoral. La eficacia del uso de estos recursos simbólicos es limitada, especialmente cuando no hay logros, y se empieza a agredir económicamente a las mayorías.

Así las cosas, hizo falta un leve empujoncito del escenario global, para que se desatara un vendaval cambiario. Son muchos los actores locales que perciben los graves desequilibrios subyacentes en las cuentas externas de Argentina. Grave déficit comercial, gran déficit turístico, enorme venta de dólares para “atesoramiento”, remisión de utilidades de las multinacionales, acelerado crecimiento del pago de intereses de una deuda que el macrismo ha agigantado… El dólar es percibido como “barato”, y toda ocasión es buena para hacerse de esta moneda, especialmente después de haber ganado intereses increíbles en el mercado de LEBACs.
El gobierno acudió a todos sus aliados, socios y contactos para frenar la bomba, que fue desactivada hasta el próximo vencimiento descomunal de LEBACs, el 19 de junio. Nada estalló, pero nada se desactivó. Se convocó al FMI de urgencia, para mostrar un respaldo financiero adicional, pero también para introducir un actor “respetado” por las fracciones del poder local e internacional, que puede aportar algo de coherencia –neoliberal- en la estrategia gubernamental. El FMI no es un golpe de efecto más, sino que implica la introducción en las políticas públicas un grado de crudeza e impiadosidad que develan un rostro hasta ahora velado del macrismo.


El FMI y la unidad opositora:


Macri huyó hacia adelante. Zafó del potencial explosivo derivado de la timba financiera que su gobierno promueve, y para ello introdujo a un guardaespaldas que le va a terminar dando órdenes que pueden ser amargas. Por ejemplo, el FMI cuestiona los programas de Participación Público-Privada (PPP), para realizar grandes obras públicas con endeudamiento externo, que han sido bastante perjudiciales en varias experiencias internacionales.
Pero en lo político, el FMI desbalancea la ecuación entre reformas económicas-equilibrio político que venía manejando Cambiemos. Obliga a endurecer la realidad económica y social de los argentinos, y eso pone al gobierno en una situación indeseada porque le “enyesa la muñeca” para negociar con sindicatos, gobernadores, intendentes y otros actores con los cuales necesita trabajar para seguir avanzando hacia la sociedad neoliberal que tanto añora.
La aparición del FMI, y el escenario económico y social de los próximos meses, afectan todos los planes que se estaban haciendo, como una suerte de acelerador histórico. Melconián ha contado que él promovía que las medidas mas duras se implementaran desde un comienzo, para que la caída de popularidad gubernamental se diera en el primer tramo de la gestión, y se pudiera llegar con chances a las elecciones presidenciales de 2019. Desliza que hoy puede no quedar margen para reactivar después de lo que se viene en los próximos 12 meses.
¿En qué lugar queda el peronismo que quiere continuar al macrismo? La profundización de las medidas antisociales, que han sido muy mal recibidas por el 70% de la población, es la agenda de los próximos meses. ¿Cómo sostener la fórmula de Massa, “acompañar lo bueno y criticar lo malo”, si casi todo va a ser malo?
El deterioro social para un amplio espectro poblacional –precisamente la base social peronista- no podrá ser ocultado, como hasta ahora. Hasta los créditos UVA mostrarán su duro rostro en poco tiempo, como los créditos a jubilados y hasta a receptores de la AUH.
El gobierno de Cambiemos mostrará en 2019 una caída en los índices de inflación. Es un argumento que puede satisfacer a la minoría rica, o a sectores medios acomodados, con ingresos estables, y consustanciados con el discurso neoliberal. Pero jamás pueden ser una bandera popular, en tanto esa inflación más baja conviva con alto desempleo, salarios malos, trabajo precario y desmejoramiento general de las condiciones de vida.
Se ha estrechado, y se continuará estrechando el espacio social para la pata “colaborativa” del peronismo, en tanto se abre un tiempo duro para la mayoría, de reflexión sobre por qué les pasa lo que le pasa, y para qué sirvió, en realidad, el apoyo de muchos al macrismo.
El fuego se ha intensificado debajo de la olla social, y nadie puede predecir en qué opciones políticas se cristalizará la evolución de una parte del electorado. En tanto el espacio kirchnerista no deja de confirmar sus convicciones antagónicas con el macrismo, el espacio colaborativo encuentra cada vez más dificultades para diferenciarse de un gobierno que cada vez concreta peores cosas, y cuyas ventas de humo están en franco descenso.
Escenarios que parecían imposibles en octubre del año pasado hoy son posibles, y sólo la lucha política y social terminará contestando muchos de nuestros interrogantes.

 

 




sábado, 26 de mayo de 2018

Luchar contra los molinos de viento y la hipocresía: Violencia es mentir, no es escribir y menos lo es refutar. Hay celadas, ofensas e injurias de las cuales no existe retorno alguno...




Hace unos días fue inaugurado un parque eólico en las cercanías de Bahía Blanca. El mismo fue construido por la empresa Pampa Energía. Uno de los profesionales que estuvo en los equipos técnicos fue el Ingeniero Mario Cebreiro, natural de Coronel Dorrego y recientemente fallecido. Con el permiso de sus familiares, las autoridades de la empresa le sugirieron al poder ejecutivo que dicho parque llevara el nombre de tan ilustre colaborador. Dicho esto nada hacía suponer que la miserabilidad metiera la cola. Pero vivimos en Coronel Dorrego, y de eso hay para hacer dulce, corrijo, aceite. Acaso mi indignación tenga mayor relación con la impunidad que los medios le otorgan a los anónimos rentados por el oficialismo (funcionarios y o “mano de obra desocupada”), acá no da para Call Center, que con psicótica vocación y cobarde disponibilidad infectan las redes con injurias y calumnias desde sus propios domicilios. Por eso mi reacción, acaso inmoderada, cuestión que en definitiva sirvió para poner las cosas en su lugar. Como me comentó un amigo: “en el epílogo le tiraste data dura hasta con las alpargatas al oficialismo”. Lo lamento por la familia del hombre y su memoria, no por los hipócritas: y me refiero puntualmente a los otros integrantes de la vagabunda gavilla oficialista como así también a los delatores y correveidiles de La Nueva Provincia, que hasta tienen el tupé de pretender determinar en dónde, cuándo y cómo debemos desarrollar nuestras ideas y defensas ante las ofensas. Anécdota que deseo compartir: Hace tiempo, cuando la AM estaba en manos de otra razón social, su propietario fue convocado por el Intendente de entonces para una reunión extraoficial. En ella el mandatario le exigió que moderara las opiniones de cierto periodista que estaba dando sus primeros pasos editoriales como columnista político. Su frescura y su coraje conspiraban contra la hipócrita comodidad de los señores feudales y sus vasallos, y eso no estaba bien visto dentro de los linderos de nuestro urbano cementerio. Ese mismo día el joven periodista fue informado de la recomendación ordenada por el lord mayor bajo amenaza de una quita de recursos publicitarios. “A mi nadie me va a decir lo que tengo o lo que no tengo que opinar”, dijo encolerizado el valiente gacetillero... Pensé en su momento: Maravillosa apología a la libertad de expresión. ¡Pero que bueno es hallar gente joven y comprometida con la profesión a la cual jamás le temblará el pulso a la hora de informarnos la verdad, sin chicanas ni ocultamientos, sin protecciones ni paraguas políticos de ninguna clase! Estaba feliz..  Admiré su coraje.. Recuerdo que hasta fue una de las más entusiasta y flameantes bandera de la Ley de Medios Audiovisuales, cuestión a la que, personalmente y en contra de mis deseos, nunca le tuve confianza en la praxis ya que observaba en el horizonte complejidades que el tiempo se encargó de ratificar (existen varios textos de entonces que así lo acreditan).

Cómo cambiaron los tiempos con Cambiemos. Ya no sos mi Margarita ahora te llaman Margot. Solo se necesitó un acrobático salto de mostrador para saber de qué material estaba construido el hombre. Hace pocas horas escribí: “Cuando un quebrado o un traidor te dice: lo hago por mi familia, en realidad debería decir que lo hace a costa de la tuya”, muy a pesar de que uno jamás le haya solicitado sacrificio alguno. Hace poco me enteré que hay periodistas en mi Pago, tipos que se nutrieron y engordaron sus momentos radiales con mis pensamientos, que llaman a colegas para desacreditarme intentado vaciar de contenido mis trabajos para que los mismos no tengan difusión. Sé de la suerte que corrió un desobediente, del resto desconozco, acaso nunca me enteraré por obediencia de pauta, de vida y debida.. Lamento informarles que tanto Nos Disparan desde el Campanario como el blog literario Juan B. Maciel y otras historias, me regalan cada día nuevas y valiosas experiencias, en varios incisos, tanto personales como profesionales. Pero vayamos al desarrollo en sí propio...
 Cuando un

El parque eólico inaugurado por Macri en Bahía se llama Ingeniero Mario Cebreiro

 




Aviso: Por decoro al anónimo le corregí las faltas ortográficas, excepto en un solo caso...


Anónimo
23 mayo, 2018 a las 18:27

Una nueva gran obra de este gobierno..!!Por fin las cosas funcionan y no se roban la plata.



Gustavo Marcelo Sala
23 mayo, 2018 a las 19:50

18.27 No afirme falacias absurdas, mejor es chequear antes de boquear y quedar cojo... Averigüe antes de hablar tonteras.. Este es solamente uno de ellos... Parque Eólico en Chubut.. Loma Blanca I, II, III y IV, además del de Miramar..


Y mencioné el de Miramar…


Si lee este artículo al detalle encontrará un curioso e importante apellido dorreguense metido en la trampa del negocio eólico... Provecho... Que descanse
El kirchnerismo se robo tanto que todo eso que se robo lo está aprovechando Cambiemos para hacer pingües negocios.. ¿Raro no?


Anónimo
23 mayo, 2018 a las 23:23

Sr. Gustavo Marcelo Sala, evidentemente usted no entendió mi comentario, hablé de esta obra y del robo que hizo el gobierno kirchnerista al pueblo argentino.,
No tengo dudas que usted habla desde el resentimiento, y usted que se jacta de decir verdades…por favor envíeme datos de las obras que no terminó el socio de delincuentes que usted defiende con el testaferro Lázaro Báez


Gustavo Marcelo Sala
24 mayo, 2018 a las 11:16

23.23 Se entendió perfectamente y por eso la respuesta. Es evidente lo que usted no comprende que obrar y robar no son categorías iguales de manera que se pueden dar al unísono. La mención a cuatro parques eólicos finalizados no omite su concepto del gobierno anterior. Por eso le puse el ejemplo del parque de Miramar. De cómo un obra pública, una vez terminada, se transforma en un negocio privado debido a sus conexiones políticas.
Le puedo mencionar las que hizo y las que no hizo, sobre todo subcontratado por IECSA, es decir con Calcaterra, por ejemplo la autopista Rosario – Córdoba.. Entonces debo concluir que el grupo Macri contrataba corruptos. Me parece que ese no es el camino para determinar complicidades en la corrupción pública debido a que muchas veces el propio municipio local se vio en disyuntivas semejantes, es decir contratando empresas y o personas que tenían un manejo oscuro de sus contabilidades, con gente en negro y demás cuestiones, o pero aún, con antecedentes criminales probados, incisos que al desconocer no lo hace partícipe. Pero el lobotomizado tiene una capacidad de relación selectiva que sonroja hasta al propio Durán Barba. Bueno no por nada los bautizó como micos con responsabilidades electorales (El Arte de Ganar)
Por supuesto que estoy resentido con usted y su miserabilidad, y más como anónimo, al haber utilizado esta buena obra y la memoria del Ingeniero Cebreiro para semejante ruindad, esto es, correr el eje, llevar agua para su siniestro molino político y mentir a caballo de un acto sano y justo de la emisora, desde la cobardía que da la impunidad...
Lamento que la impostura del anónimo haya provocado este debate innecesario e inadecuado, con las disculpas del caso a familiares y amigos.


Anónimo
24 mayo, 2018 a las 12:10

Sr. Gustavo Marcelo Sala, el hecho de no dar un nombre no hace ni mejor ni peor un comentario, No me considero dueño de la verdad como supongo tampoco usted.
Lo que advierto en su comentario es su fanatismo, su intolerancia y por sobre todas las cosas su capacidad para la negación.
SIII…SEÑOR SALA…!!! LAS OBRAS Y EL ROBO SE PUEDEN DAR AL UNÍSONO…!!!EL EJEMPLO DEL ÚLTIMO GOBIERNO LO A DEMOSTRADO EN LA MEJOR VERSIÓN..!!!
Como puede ser de un hombre tan culto como usted no haya percibido semejante aberración y saqueo al Estado…? porque no estamos hablando de empresas que hicieron negocios con el Estado…estamos hablando de las autoridades máximas que robaban descaradamente. Que inventaron empresas para quedarse con el dinero de los pobres, que llegaron al poder con 2 tortas negras y se fueron con fortunas incalculables. Sr.Sala no necesito agraviarlo ni insultarle (como lo hace usted) para hacerle ver que está defendiendo delincuentes...



Gustavo Marcelo Sala
25 mayo, 2018 a las 16:24


12.10 El uso recurrente de mi nivel cultural para denostar mi pensamiento político es un recurso habitual de los funcionarios del oficialismo cuando entramos en debates y comienzan a trastabillar en sus conceptos. Sobre todo de algunos cuya formación da pena y es inversamente proporcional al salario que cobran.  Acaso les molesta mi formación, les cuento que me costó muchos años conseguirla y por capricho continúo, por eso les pido disculpas.
Por cierto, allí se denota el nivel cultural de ellos ya que dicho argumento no solo muestra una notable ignorancia  y marcado prejuicio con pretensiones moralistas sino que al mismo tiempo se están colocando una soga al cuello sin necesidad de que uno intervenga intelectualmente. Veamos estos ejemplos que me vienen rápidamente a la memoria...
Debo inferir entonces, de acuerdo a su criterio, que el gobierno Radical del Doctor Zorzano es cómplice de las actividades públicas y privadas del perverso clan Schechtel al cual se le sirvió de jugosos subsidios directos, indirectos y hasta cargos a medida. Debo entender entonces que el gobierno Radical del Doctor Zorzano es copartícipe necesario del delito de trata ya que le otorgó por varios años la concesión del Bar de la Terminal al actual reo por dicho delito Romero, y para finalizar con los ejemplos debo asumir que el gobierno del Contador Reyes es partícipe de las extensiones  cloacales clandestinas y luego blanquedas por el oficialismo en el HCD del funcionario Ullmann. Y hay algo peor aún, debo aceptar, reitero, de acuerdo a su criterio, que todos se condicen con la moral y ética de las políticas provinciales y nacionales que promueven a la fuga de divisas, el endeudamiento de varias generaciones, la timba financiera,  la desocupación, los Panamá, la autocondonación de la estafa del Correo, la concentración de la economía en grupos corporativos, la represión, el matar por la espalda como detalle y la providencia de jueces probadamente corruptos como Bonadío o Ercolini solo sostenidos por el poder de sus patrones mediáticos. 

Acaso mi cultura me permite ver cosas que usted no ve, en uno y otro caso, acaso mi cultura me permite no dejarme manipular por los medios, acaso mi cultura me permite distinguir y reconocer una buena obra, la honra y los merecimientos del lamentablemente  profesional desaparecido Ingeniero Cebreiro sin relacionarlo de ningún modo con lo que yo pienso de la actual administración.  Por eso, le aconsejo que se forme porque determinadas lógicas le pueden caer como hachas y solo usted será el que habrá accionado el mecanismo. estigmatizatorio.



Anónimo
26 mayo, 2018 a las 16:00

Sr. Sala, quisiera finalizar este intercambio de comentarios con algo que puedo afirmar. A usted le sobran libros…pero le a faltado pala…


Gustavo Marcelo Sala
26 mayo, 2018 a las 23:04


16.00 más allá que a usted le haya faltado una h, cosa menor, si se quiere perdonable en un adherente oficialista, le debo dar la razón, mi triple hernia de disco se debe al acarreo de madera y al uso del hacha para hacer leña, tristemente no puedo conectarme al gas de red, que vaya guiño del destino llegó a nuestro pueblo durante el gobierno kirchnerista (me refiero a una obra tan importante para nuestra aldea y su gente como los 51 molinos inaugurados) y que lamentablemente el municipio nos la cobró a cada frentista cuando eran partidas no reintegrables, como el asfalto.. En el medio leo y escribo.. La pala la uso poco porque por mis tareas específicas no es necesaria.. Provecho




Conclusión

Es notable como de manera casi monotemática, bajo el diseño de un manual duranbarbeano, adolescente de sentido inteligente y excedido en sentido común escasamente pensado, vastos sectores del oficialismo, y me refiero a anónimos adherentes y funcionarios de baja estatura intelectual me acusan de ejercer violencia dialéctica. Y como bien cantó el Indio Solari violencia es mentir. Lo que se escribe sobre esas falacias a modo de refutación, y lo manifiesto en primera persona, no es otra cosa que una proyección e interpretación individual de su lectura. Será violento para quién se siente violentado por esas verdades que los imputan, será irónico para quién maneja ese tipo de código literario, será cínico para aquel que cómo Diógenes se ríe del poder establecido, será gracioso para aquel que observa la realidad bajo un prisma tragicómico, será redentor para aquel que se siente identificado con cada uno de sus párrafos. Pero el orden feudal existente, gracias a sus voceros y vasallos pautados, han logrado establecer una suerte de determinismo consensuado: “Sala es violento, es un tipo sin códigos, no tiene nada que perder, es peligroso, su discurso es fanático, al no ser de acá no tiene compromisos”. No se detienen en la persona en sí para conocerla ni en los argumentos esgrimidos, discutibles por cierto, prefieren especular a favor de sus efímeras prebendas personales para instalarse placidamente dentro del presupuesto municipal, bolsa de dinero que casualmente uno también aporta con pretoriana y cumplida dignidad, y con felicidad debido a que ese pequeño granito de arena hace a la calidad de vida de cada habitante del distrito. 
Mientras algunos a fuerza de la pauta oficial protegen pornográficamente al más débil, en este caso al Gobierno Municipal y a su lord mayor Montgomery Reyes, decenas de anónimos tienen el espacio asegurado para vituperar sin condicionamientos a todo aquel que critique o denuncie el accionar gubernamental existiendo un arropamiento solo comparable con la actitud satírica del personaje Simpsoniano, a apropósito de Montgomery, llamado Waylon Smithers...

Le informo a mis compañeros, esos que me comentaron privadamente su fastidio ante la censura al no ver publicados sus mensajes de adhesión y defensa: “La verdad se dice en lugar, en tiempo y en forma, aunque incomode, y con nombre y apellido, de ese modo se evita el sanchopacismo mediático que utiliza la manipulación como ariete de un falso libre albedrío editorial”...  De todos modos a no preocuparse, más luego siempre aparecerá la superioridad moral, ética y emocional de una clase dominante, aportante de un deber ser vecinal y bienhechor, que con sus voceros full time de cuatro sueldos no ahorrarán elogios post mortem luego de tanto olvido pre mortem...



viernes, 25 de mayo de 2018

“Si el peronismo se une, chau Macri” aseguró Hugo Moyano.. de inmediato comenzó a sonar el nombre de Roberto Lavagna. Cristina, al ser consultada, sonrió conforme...


Otros tiempos, similar situación socio-política




El sol del 25, ¿viene asomando?

24 mayo, 2018 por Redacción La Tinta

Gremios y movimientos sociales buscan consolidar un eje opositor transversal con una nueva convocatoria callejera y en la pelea por la cúpula de la CGT. En paralelo, los tropiezos de Macri aceleran la interna peronista y ya se barajan las posibles candidaturas de la unidad.

Por Adrián Murano para Zoom


“Si el peronismo se une, chau Macri”. La frase que Hugo Moyano pronunció esta semana suena a perogrullo, pero no lo es: la experiencia presidencial de Mauricio Macri constituye quizá la última oportunidad de las elites para imponer una restauración conservadora hecha y derecha. Es decir, retrotraer al país a la era pre peronista. Aún cuando la coyuntura muestre al gobierno en falsa escuadra, se necesitará incluso más que la -por ahora en pañales- unidad del peronismo para derrotar en las urnas a la suma del poder económico, financiero, jurídico y, también, institucional que aún apuntala al presidente. Ese desafío, como está planteado, exigirá perforar los límites del movimiento nacional. La propia familia Moyano parece haberse percatado de esa necesidad. Hace una semana, Pablo presentó en público la sociedad con el líder bancario Sergio Palazzo que se propone disputar la conducción de la CGT. El peso específico de ese acuerdo trasciende al poroteo del Confederal de agosto: Palazzo, de origen radical, orienta la Corriente Federal, un espacio donde conviven expresiones gremiales diversas y movimientos sociales. El arribo de la dupla Moyano-Palazzo a la cúpula de la CGT implicaría el ingreso de esos movimientos a la Central sindical. La incorporación marcaría un hito para la historia del movimiento obrero, que por primera vez le daría voz y voto a representantes gremiales de trabajadores desocupados, precarizados y de la economía popular.

La proclamación de una cúpula cegetista combativa propiciaría otro ingreso -en realidad, un regreso- a la Central: el de la CTA. El propio Hugo Yasky se lo adelantó a Zoom en febrero, y lo confirmó el lunes en un plenario sindical de curtidores. “La unidad es una necesidad -dijo Yasky-, de modo que la CTA resolvió ser parte de la CGT en caso de que se pueda concretar una convocatoria para elegir una conducción que represente a la lucha de los trabajadores”, concluyó el líder de la CTA.

El fenómeno que se cultiva en la CGT se repite en barriadas y municipios, donde el espanto por las políticas de Cambiemos empezó a borrar las líneas que en estos dos años mantuvo fragmentado al peronismo entre sí, y respecto a otras expresiones populares y progresistas que no suscriben al legado de Perón. Esa transversalidad germinó durante las protestas de diciembre contra la reforma previsional, y volvió a manifestarse el 21 de Febrero, en un acto que tuvo a Moyano como figura central. El mismo grupo convocó ahora a manifestarse el próximo 25 de mayo contra el súper ajuste que anunció el Gobierno como consecuencia del acuerdo con el FMI. Los organizadores imaginan que, a diferencia de febrero -donde hubo amplia mayoría de movimiento obrero organizado-, el próximo 25 confluirán al obelisco más trabajadores “sueltos”, profesionales, comerciantes y hasta empresarios Pymes ahogados por el tarifazo, la caída en el consumo, la inflación, la depreciación de los ingresos y las altísimas tasas que imposibilitan el acceso al crédito productivo. El pronóstico no es descabellado: la crisis cambiaria y el regreso de las relaciones carnales con el Fondo permeó incluso entre los votantes de Cambiemos, donde desde hace unas semanas se hizo frecuente el uso de la palabra “decepción”.

El ocaso del relato M


Con la economía en veremos y la gestión política en crisis, la única disciplina en la que Cambiemos seguía pisando fuerte era la comunicación. Protegido por los principales medios y comunicadores de la Argentina, el Gobierno había logrado imponer -al menos para la primera minoría, que refrendó su confianza en las elecciones de medio término- que la progresiva pauperización de la economía doméstica de los argentinos era obra de “la herencia” dejada por el gobierno K. Pero la treta se diluyó con la escalada del dólar y la inflación en alza: cada vez más argentinos consideran que el gobierno es responsable de sus desventuras.

Fiel a las enseñanzas de su gurú Sri Sri Raví Shankar, Macri resolvió que la crisis es una buena oportunidad para ir hasta el fondo con el ajuste. Lo dijo fuerte y claro en la conferencia de prensa post crisis cambiaria que ofreció en Olivos. Allí el presidente ensambló las partes que componen el relato oficial: voluntarismo, imprecisiones, verdades a medias y, también, mentiras.
“En ningún lugar del mundo se le cobran impuestos a los que exportan” dijo por caso el mandatario, para justificar la anulación de las retenciones al campo y a la minería. El dato, claro, es falso. Según el último informe del Banco Mundial, unos 40 países aplican impuestos a las exportaciones. Algunos de manera permanente, otros según la coyuntura económica y geopolítica. Al presidente, cuanto menos, lo informan mal. La quita de las retenciones fue una de las primeras medidas que tomó el gobierno, pero recobró actualidad con la crisis cambiaria. ¿Por qué? Simple: al programar una reducción de 0,5% mensual en las retenciones a la soja para este año, el gobierno generó un horizonte de ganancia de 6% en dólares para quienes retengan su cosecha en silobolsas. Eso explica por qué los productores no vendieron sus cosechas -como reprochó Elisa Carrió-, provocando faltante de divisas en el mercado cambiario y propiciando una devaluación que, por cierto, incrementó aún más las ganancias de los agroexportadores.
El gobierno -integrado por varios productores sojeros- generó ese negocio redondo. Pero luego del sofocón, el oficialismo cambiaría el mecanismo que establece la reducción gradual de retenciones para obligar a que los productores aceleren la liquidación. ¿Se animará Macri a tocar los beneficios que en los albores de su mandato ofrendó a su base electoral más leal? Sería una apuesta de riesgo para su sueño reeleccionista: no le sobra nada.
Las encuestas que manejan en la Casa Rosada muestran que la imagen del presidente va en caída libre, en simetría con el incremento del mal humor en los sectores medios por el creciente deterioro económico personal y general. Sólo una cosa hoy sostiene a Macri con chances de aspirar a la reelección: la ausencia de un competidor o competidora capaz de reunir los fragmentos de la oposición.
Según las encuestas, la mejor posicionada es Cristina Fernández. Pero esta semana, un gesto de la senadora indicó que reconoce sus límites: hizo silencio para que el macrismo quede expuesto al natural, sin la distorsión que todavía provoca el contraste con la ex presidenta en vastos sectores de la población.

La crisis cambiaria convenció al peronismo de apurar su interna y alumbrar postulaciones. Los nombres en danza son los de siempre: Cristina, Massa, Urtubey, Rodríguez Saa, Rossi, Solá. Ninguno, sin embargo, cumple aún el requisito de garantizar la unidad que demanda la base que se movilizó el 21F y lo hará de nuevo el próximo 25M.
Frente a esa debilidad, entre los dirigentes comenzó a circular el nombre del ex ministro de Economía Roberto Lavagna como posible candidato de la unidad. Ex ministro de Duhalde y Néstor, y candidato radical, Lavagna es “la unidad corporizada”, exageran los dirigentes que alientan esa postulación, entre ellos un ex Jefe de Gabinete K que le acercó la idea a Cristina. Dicen que la dama no dijo que no, lo que alentó la creación de un grupo promotor con nombre de avenida porteña. ¿Será? Aún es pronto para apostar. Ese partido, salvo algún imprevisto institucional que ningún político sensato desea -pero tampoco descartan-, comenzará apenas termine el mundial.


Fuente





miércoles, 23 de mayo de 2018

Qué fatigoso e inapetente es el mundo sociopolítico Sarlo... Una intelectual que lleva, por egocentrismo y superioridad moral e inmoral, la pesada carga de un risible personaje antiK, el cual construyó y que no le permite brillar







La palabra caballo no relincha.. Leamos primero




Por Javier Miró y Gustavo Marcelo Sala


El cuentito “fantastic” ha sido publicado y halagado con honores y comentarios, relato que está plagado, como de costumbres, por monumentales falacias y zonceras eternas que esclerosan las arterias del razonamiento más simple

1.  Como siempre al llegar el olor de las papas quemadas en el fondo de la olla, se explica el desastre  del insalvable guiso como un error de cálculo, una bienintencionada estrategia. Que no quede nunca dudas de que no hay un mínimo error en cada una de las medidas, declaraciones, estrategias y políticas siniestras. Por eso se puede identificar el adn del simulcop utilizado en cada paso, cada designación y cada declaración. Nada ha sido dejado al azar ni se ha llevado a cavo con inocencia, inexperiencia o exceso de confianza. De haber habido inconsistencias, lentitud en la implementación de medidas recesivas, o temor a las consecuencias en el campo social, podrían rastrearse algunas medidas sociales o identificarse con modelos mixtos.

2.  El periodismo que lo siguió no supo o no quiso corregir esa fantasía, y las notas desde Davos reafirmaban la consagración internacional del nuevo presidente. El futuro era nuestro. Fue una ilusión. Ese periodismo es el mismo que está escribiendo este mamarracho, o pseudoperiodismo mejor dicho, y cabe destacar que  el deber del periodismo es de informar con la verdad, y no de corregir fantasías.

3.  Hoy, el macrismo se aviene a reconocer que, desde hace setenta años, hemos vivido de crisis en crisis y que las condiciones para que lleguen los inversores no son buenas. La fortuna de la familia Macri desmiente esta cronología. Deben haber sido muy inteligentes empresarios, durante la dictadura y en los años 90. Pero aquel “gran país” se ha convertido en un lugar donde todos piensan diez veces antes de enterrar acá su capital. Todos estos sátrapas saben exactamente cada microsegundo de este novelón de la tarde porque ya van por la 4ta temporada dirigida y producida por el mismo elenco, bodrio del cual mojaron el pancito extrayendo jugosas ganancias hoy no se avienen de nada. También es falaz la leyenda de que fueron inteligentes empresarios que creyeron en el país, solo fueron cómplices de genocidios y vaciamientos a muy buena paga, vía subsidios y prebendas.

Luego sigue, ya introducido en el párrafo anterior uno de los enunciados básicos de las zonceras de Jauretche. Argentina no es un gran país, el capital piensa 10 veces antes de enterrar su dinero aquí.Qué generoso Trump que le dedico 10 minutos al presidente de Macrondo, sitio que ni a él ni al bueno de Obama le interesaban ni un pelito, ni el país, ni la región, pero inclinan su buen oído samaritano para escuchar los lamentos del optimista de Chapalmalal”. Es tan insignificante la región que han llegado, a lo largo de la historia, a cometer admitidos asesinatos inclusive de un Presidente democrático, intentos de asesinatos, operaciones de represión en conjunto con fuerzas armadas locales, invasión e intervención de países, amenazas, bloqueos, embargos, respaldo de acciones que terminan en delitos contra los derechos humanos, torturas, detenciones políticas en democracia, impeachment de presidentes, falsas acusaciones etc. etc. etc. Ni ellos son boludos, aunque uno se refiere a ellos utilizando el epíteto, tienen total conocimiento y capacidad sobre los hechos que forjaron. Saben exactamente que paso van a dar, y las consecuencias de cada acción. Ni el país es pobre, ni está rodeado de una región geopolíticamente insignificante. No hay, no hubo, ni habrá capitales esperando invertir para que el hambre y la miseria dejen de devastar más a la región, porque nunca lo hicieron y porque así fuera África seria un parque industrial y tecnológico de punta.
Siguiendo con el tema, he estado obsesionado un poco con las zonceras porque me parece que hay tantas nuevas, que las viejas deberían haberse entendido y sin embargo continúan y se renuevan.
Esto de los grandes empresarios me tiene hasta las pelotas. ¿Por qué la gente no se plantea el tema es mi gran interrogante? ¿Por qué si Macri es un gran empresario pierde su tiempo en la política? El enunciado puede fácilmente aplicarse a Trump, Fujimori, Berlusconi. Si son tan capaces y exitosos porqué dejar el terreno en el que son amos y señores para lanzarse a la aventura política, donde el poder se comparte, donde reina el caos, el consenso, el conflicto, donde uno es expuesto continuamente, donde su nombre ingresara a la historia, donde uno es juzgado por todos y no por un grupo del directorio o accionistas o por el éxito en el mercado. Qué es lo que se produce en estos hombres que desencadena una transformación desde la elucubración racional fría y estricta del mundo de los negocios a la pasión de la política, ¿Es una exaltación del patriotismo? ¿Es una necesidad narcisista de satisfacer la vanidad? ¿Es el clamor de la gente que los hace sentirse necesitados y llegar a la conclusión de que ellos son los únicos que pueden arreglar sus amadas naciones?
Por supuesto, en absoluto, ni por un segundo, ni por un pedo de microsegundo, lo único que mueve a una persona de negocios es la ambición, lo único que los movió en 40 años y lo único que los moverá...
Van y hacen campaña y marchas y reuniones, porque piensan sacar enormes tajadas personales. ¿Por qué Trump deja la comodidad, exuberancia y modernidad de sus torres, por un antiguo chateau, con olor a aburrido herrumbre histórico?

Por amor a la patria... ?


*******************************************************


Leamos cronológicamente sobre la Sarlo de no hace mucho tiempo, ni de tan lejos...


1- Las Grietas de Sarlo





2- ENSAYO SOBRE LA CEGUERA INTELECTUAL





3- Beatriz Sarlo: Fue Gurú y articuladora dentro del campo intelectual a favor de la Alianza, aunque de los 39 asesinados nunca se hizo cargo. Hoy es Gurú antikirchnerista y articuladora mediática dentro del FAUNEN. No es Mary Shelley, es Mel Brooks quien está bocetando una nueva versión de El Moderno Prometeo…







Con un durísimo documento, Beatriz Sarlo y otros intelectuales apuntaron contra Macri



Tarde pero seguros que la tendencia hacia la caída es inexorable. Ahora pelan algo de valor y verdad, y lo hacen cuando el gobierno al cual ellos ayudaron a engordar está con vómitos y diarrea. Es que nuestros intelectuales independientes rechazan las heces y los humores, sienten asco, aún hasta los de sus propios hijos naturales y putativos. De todas maneras siguen callando los asesinatos, las censuras, las represiones, las persecuciones...





Conclusión: Mas que una crítica política, ideológica y o conceptual lo que observamos en Sarlo es como una suerte de ruego. Sarlo le implora a Macri y a Cambiemos, en honor a su confesional antipopulismo kirchnerista, que modifique alguna cosmética porque si no la horda puede regresar, ergo el pueblo profundo, nosotros. Me hace recordar de la crítica lanatezca a la Ferrari, de la crítica walgeriana a la pizza y a al champán, sin hacer mención del modelo excluyente. Esta plegaria de la intelectual no incluye los límites sociales, políticos, humanísticos y éticos que el propio gobierno está laxando a favor del establishment interno y externo, es decir, ellos mismos ... De los dramas sociales excluyentes, ni una palabra.. Estará de acuerdo entonces que matar por la espalda, como punto de partida del debate, es solo un detalle menor...