EL PERDIDO - ESTACIÓN JOSÉ A. GUISASOLA - PARTIDO DE CORONEL DORREGO - BUENOS AIRES - ARGENTINA

jueves, 31 de julio de 2014

LA UCR “PROGRESISTA” NO CESA DE EXHIBIR SUS PEORES CUADROS, SUS PEORES DISCURSOS, SU MALA MEMORIA Y SU MALA FE




En Política podés hacer cualquier cosa, pero lo peor es dictar postulados y diagnósticos estando flojos de papeles. En un debate, Sanz, con un militante medianamente preparado y con memoria, durás 60 segundos...

 

"Noticia del default no es algo neutro"


El senador radical Ernesto Sanz consideró que desde el gobierno se brindó información contradictoria respecto a las negociaciones con los holdouts y reclamó que el tema sea tratado por el Congreso nacional en virtud de facultades otorgadas por la Constitución Nacional. "La política tiene que construir certezas permanentemente, un Gobierno tiene que aportar certezas a la economía y dar previsibilidad pero este gobierno ha hecho todo lo contrario", manifestó Sanz esta mañana en declaraciones formuladas a Radio El Mundo. "Nos ha tenido en vilo hasta último minuto con información contradictoria. Esto habla de una impericia y de una mala praxis de gestión muy importante", añadió el legislador mendocino. Asimismo Sanz ratificó la necesidad de que desde el gobierno Nacional se realicen gestiones tendientes a minimizar los efectos derivados de la falta de acuerdo con los deudores externos tras la reunión realizada ayer en los Estados Unidos. "La economía no está pasando su mejor momento, todo eso sumado a la noticia del default, no es algo neutro, no es como dice el ministro (de Economía, Axel Kicillof) que el mundo sigue andando", señaló Sanz. Finalmente el senador radical puntualizó que desde su espacio "reclamamos que se le de participación al Congreso y asuma las funciones que la misma Constitución le da en el tema de la deuda. Necesitamos tener toda la información". (Ámbito Financiero)
Todo esto se dice mientras la líder del Faunen Lilita Carrió le exige al Gobierno que pague a los fondos buitre según lo marca la sentencia de Griesa.

40 AÑOS DEL ASESINATO DE RODOLFO ORTEGA PEÑA



Ortega Peña, el diputado rebelde por Luis Bruschtein para Página 12 



Hace cuarenta años, la Triple A asesinaba en pleno centro a Rodolfo Ortega Peña, diputado, abogado, periodista y ensayista, expresión del peronismo revolucionario de base. Comenzaba así la larga lista de crímenes que llevaría al golpe

La imagen de la fotografía es siempre la de un hombre con la inteligencia despierta, una inteligencia cazadora, acechante de nuevas realidades y situaciones, para absorberlas, digerirlas y domarlas con una respuesta que le diera la capacidad de transformarlas. La calva reluciente y prematura, los anteojos de armazón gruesa y una barba candado, saco y corbata de abogado y a veces un cigarrillo que le quema los dedos. Es la imagen de Rodolfo Ortega Peña, sus últimas fotografías, abogado, diputado, 38 años. Hace 40 años, la Triple A del ministro José López Rega lo fusiló con ocho balazos en la cabeza, uno en el brazo y varios más en el cuerpo.


Para muchos será injustamente recordado por esa imagen que quedó en los archivos y por haber sido la primera víctima de la Alianza Anticomunista Argentina (AAA) que comenzaba a operar abiertamente un mes después de la muerte de Perón. La ráfaga de ametralladora que lo abatió en Carlos Pellegrini y Arenales, a las cuatro de la tarde del 31 de julio de 1974, imponía su propia lógica también para el recuerdo. Y abría la puerta a la espiral de crímenes y atentados que empujaba indefectiblemente hacia el golpe militar del 24 de marzo de 1976.


Injustamente para el recuerdo porque esa forma de morir no estaba en su elección de vida, aunque todas sus elecciones en esa época podían llevar a ese final. Ortega Peña, el diputado del bloque unipersonal De Base, había sido amenazado varias veces, estaba en una lista que había hecho pública la Triple A, que a partir de ese primer asesinato se fue cumpliendo inexorablemente. La muerte de Perón había desequilibrado el juego político, había creado un vacío que sería ocupado ahora por una atropellada de los peores grupos enquistados en el esquema de poder que dejaba. Y para los que Ortega Peña era un blanco estratégico, por eso lo eligieron para empezar la lista.


Sin integrar en forma orgánica ninguna de las organizaciones armadas o no del peronismo revolucionario e incluso de la izquierda [en realidad se consideraba militante del Peronismo de Base, organización de la izquierda peronista, y fue fundador y director de la revista Militancia, de esa organización] Ortega Peña era respetado por todas. En muchos casos, había sido defensor de algunos de sus dirigentes, con todas había polemizado, había planteado acuerdos y diferencias en un momento en el que esa actitud despertaba la irritación de organizaciones más acostumbradas a que el compromiso ideológico tuviera su correlato en una adscripción vertical y menos discutidora.


La historia de su vida es coherente con esa imagen que quedó en los archivos, el hombre de mirada lúcida que reflejaba una inteligencia innovadora con la capacidad de ver más allá de los discursos instalados incluso en la izquierda. En los años ‘60 había sido asesor legal de los sindicatos más poderosos, entre ellos la UOM, había hecho una reivindicación de los caudillos montoneros en la historia y en 1964 había publicado "Felipe Vallese, proceso al sistema", una durísima denuncia por el asesinato del militante peronista a manos de la policía.





No era un bagaje tradicional para el pensamiento de una izquierda que más bien era refractaria al peronismo y al revisionismo histórico en los que, así combinados, creía ver reflejos amenazantes de fascismo. Una época en la que esa visión de la izquierda determinaba que los primeros grupos del peronismo revolucionario encontraran más afinidad con las corrientes nacionalistas. Sin embargo, la nueva visión del peronismo y de la historia serían vertientes importantes del pensamiento de la nueva izquierda que crecería desde el ‘66 en adelante y en especial durante los años ‘70.


El actual secretario de Derechos Humanos, Eduardo Luis Duhalde [también militante en esos años del Peronismo de Base], que fue socio profesional y amigo de Ortega Peña lo recuerda en sus épocas de estudiante: “Recibido de abogado a los 20 años, haciendo al mismo tiempo la carrera de filosofía, estudiando luego ciencias económicas; polemizando con Julián Marías sobre la ontología de Unamuno; con Carlos Cossio sobre la teoría ontológica del derecho, con Tulio Halperín Donghi sobre la significación del Facundo; con Marechal y Sábato sobre la estructura de la novela; con Córdova Iturburu sobre las pinturas rupestres de Cerro Colorado, pocos casos debe haber en nuestro país de un intelectual con tanta capacidad y actividad interdisciplinaria. Al mismo tiempo con tan poco interés en dedicar su vida prioritariamente a cualquiera de esas disciplinas, pese a haber sido hasta el fin un ávido y obsesivo lector de todas ellas, en castellano, inglés, francés, alemán, italiano, portugués, latín y griego”.


Todos los trabajos periodísticos y ensayos llevan la firma de los dos socios, desde prólogos a escritos de John William Cooke, hasta Facundo y la Montonera o La Baring Brothers y la historia política argentina donde denunciaban a Bernardino Rivadavia, el primer presidente, icono de la historiografía liberal. Duhalde lo ha definido como “peronista visceral y gramsciano convencido” en una mezcla que bajo la apariencia de complejidad esconde la verdadera sencillez frente a la dificultad que tienen los dogmas para adaptarse a una realidad concreta.


Es probable que esa decisión de poner la inteligencia al servicio de un proceso de transformación de la realidad, y no al revés, donde los dogmas se esfuerzan por adaptar la realidad a sus vericuetos y terminan siendo puros pero inofensivos, haya sido uno de sus aportes más importantes y el que lo trasciende con más fuerza. En una situación como la actual de profundos cambios en el mundo y en el país, que ponen a prueba los esquemas tradicionales, esa actitud de Ortega Peña aparece como exigencia y como ejemplo vigente.


Con la llegada de la dictadura tras el golpe de 1966, Ortega Peña se convirtió en un activo defensor de presos políticos, colaboró en la organización de las comisiones de familiares de presos y denunció las violaciones a los derechos humanos poniendo en riesgo su propia vida. Desde el punto de vista profesional ensayó todos los caminos de una práctica social de la abogacía. Abrió punta en temas que comenzaban a tomar relevancia como la defensa de los derechos humanos y entendió con gran agudeza la proyección política del escenario jurídico. Y al mismo tiempo intervenía en la polémica y la discusión política a través de sus escritos periodísticos y finalmente en las páginas de la revista Militancia que dirigía.


Al asumir como diputado nacional juró con la consigna de las organizaciones revolucionarias: “La sangre derramada jamás será negociada” y se separó del bloque justicialista para conformar un bloque unipersonal. Tras la muerte de Perón y el recrudecimiento de las amenazas, un grupo de amigos le planteó la posibilidad de que renunciara y viajara al exterior. Ortega Peña se negó y rechazó también que le pusieran custodia. El 31 de julio, cuando descendía de un taxi, tras almorzar con su mujer, Helena Villagra, tres hombres que lo seguían en un Fairlane verde lo acribillaron a balazos. Fue velado en la Federación Gráfica Bonaerense [organización sindical afín al Peronismo de Base] y miles de personas acompañaron el féretro hasta la Chacarita, donde fueron reprimidos por la policía. El crimen había sido certero, la democracia se achicaba, el Parlamento no tenía espacio para la voz de Ortega Peña.

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=2751

Aclaración: El artículo fue escrito el 31/7/04 al cumplirse los 30 años del asesinato de Rodolfo Ortega Peña. Al mismo se le actualizaron las fechas...


Cuando el arte explica: La Compra de la República de Giovanni Papini




                                                 Nueva York, 22 de marzo


En este mes he comprado una República. Capricho costoso que no tendrá continuaciones. Era un deseo que tenía desde hace mucho tiempo y del que he querido librarme. Me imaginaba que eso de ser el amo de un país daba más gusto. La ocasión era buena y el negocio quedó concluido en pocos días. Al presidente le llegaba el agua hasta el cuello: su ministerio, compuesto por paniaguados suyos, estaba en peligro. Las arcas de la República estaban vacías; imponer nuevos impuestos hubiera sido la señal para el derrocamiento de todo el clan que asumía el poder, tal vez de una revolución. Ya había un general que armaba bandas de rebeldes y prometía cargos y empleos al primero que llegaba. Un agente norteamericano que estaba allí me advirtió. El ministro de Hacienda corrió a Nueva York: en cuatro días nos pusimos de acuerdo. Anticipé algunos millones de dólares a la República y además asigné al presidente, a todos los ministros y a sus secretarios unos estipendios dobles que los que recibían del Estado. Me han dado en prenda -sin que lo sepa el pueblo- las aduanas y los monopolios. Además, el presidente y los ministros han firmado un convenio secreto que, prácticamente, me da el control sobre toda la vida de la República. Aunque yo parezca, cuando voy allí, un simple huésped de paso, soy, en realidad, el amo casi absoluto del país. En estos días he tenido que dar una nueva subvención, bastante fuerte, para la renovación del material del ejército y me he asegurado, a cambio de ello, nuevos privilegios. El espectáculo, para mí, es bastante divertido. Las cámaras continúan legislando, en apariencia libremente; los ciudadanos siguen imaginándose que la República es autónoma e independiente y que de su voluntad depende el curso de los acontecimientos. No saben que todo lo que ellos creen poseer -vida, bienes, derechos civiles- penden, en última instancia, de un extranjero desconocido para ellos, es decir, de mí. Mañana puedo ordenar la clausura del Parlamento, una reforma de la Constitución, el aumento de las tarifas de aduanas, la expulsión de los inmigrantes. Podría, si quisiese, revelar los acuerdos secretos de la camarilla ahora dominante y derribar con ello al Gobierno, desde el presidente hasta el último secretario. No me sería imposible empujar al país que tengo en mis manos a declarar la guerra a una de las repúblicas limítrofes. Este poder oculto, pero ilimitado, me ha hecho pasar algunas horas agradables. Sufrir todas las molestias y servidumbre de la comedia política es una fatiga tremenda; pero ser el titiritero que, tras el telón, puede solazarse tirando de los hilos de los fantoches obedientes a sus movimientos es un oficio voluptuoso. Mi desprecio por los hombres encuentra aquí un sabroso alimento y miles de confirmaciones. Yo no soy más que el rey de incógnito de una pequeña República en desorden, pero la facilidad con que he conseguido adueñármela y el evidente interés de todos los enterados en conservar el secreto, me hace pensar que otras naciones, y bastante más grandes e importantes que mi República, viven, sin darse cuenta, bajo una análoga dependencia de misteriosos soberanos extranjeros. Siendo necesario mucho más dinero para su adquisición, se tratará, en vez de un solo dueño, como en mi caso, de un trust, de un sindicato de negocios, de un grupo restringido de capitalistas o de banqueros. Pero tengo fundadas sospechas de que otros países son efectivamente gobernados por pequeños comités de reyes invisibles, conocidos solamente por sus hombres de confianza, que continúan representando con naturalidad el papel de jefes legítimos.


miércoles, 30 de julio de 2014

¿Puede Argentina realmente convertirse en miembro de los BRICS?


Política y realidad por Eduardo Daniel Oviedo para Le Monde diplomatique


¿Puede Argentina convertirse en miembro de los BRICS? Algunos países del bloque promueven esta iniciativa, atraídos por su poder potencial, sus recursos naturales y su política exterior contrahegemónica. Pero una alianza con las potencias emergentes podría no resultar beneficiosa y condicionar la inserción internacional del país.  

La idea de que Argentina podría ser el sexto miembro de los BRICS asomó en el escenario internacional a partir de las declaraciones del embajador de India en Argentina, Amarendra Khatua. Los gobiernos de India, Brasil y Sudáfrica son los promotores de esta iniciativa.  No obstante, la ampliación del número de miembros del BRICS requiere de la decisión por consenso de todos los Estados miembros. Es decir, se necesita también el apoyo de Rusia y de China que –si bien podrían acompañar la moción– aún no han dicho la última palabra. Esta situación hace especular que las partes tratarán el tema en la sexta cumbre del grupo que se realizará en Fortaleza (Brasil), entre el 14 y el 16 de julio. Argentina mantiene relaciones cordiales con todos los miembros del bloque. Su posición ante la cuestión de Crimea favoreció la aproximación a Rusia. Otorga importancia estratégica al mercado indio, principalmente a partir de los límites al crecimiento de las exportaciones hacia China, como se observa en el estancamiento que las mismas operan desde 2007. Más allá del poder duro con que cuentan ambas potencias asiáticas, el vínculo entre estos dos importantes consumidores de alimentos y uno de sus principales exportadores es un factor sustantivo que se extiende al resto de los miembros del bloque. Con Sudáfrica, la relación no es intensa, pero es de absoluta cordialidad.



Potencialidades


El embajador Khatua afirmó que hay un consenso cada vez mayor para que Argentina se una al grupo de las economías emergentes. Pero, ¿qué es un emergente? Son aquellos países que transitaron de la semiperiferia al centro. Es decir, aquellos Estados “recién llegados” al directorio de grandes potencias. En términos económicos comprende a China, India y Brasil. Rusia, si bien aún no logró ingresar, es una de las potencias más avanzadas del mundo semiperiférico, posicionándose en el 2012 en el décimo lugar de la estructura económica mundial, en el límite de grandes y medianas potencias. No obstante, su vasto territorio, su capacidad militar y nuclear, y su tradición diplomática de gran potencia, la ubican dentro de los países centrales.
La emergencia también puede ser desde la periferia a la semiperiferia, como en el caso de Argentina, pues la crisis política de 2001-2002 hundió al país en la periferia, cayendo al puesto 37 de la economía mundial. En los últimos años busca recobrar poder económico para franquear su frontera superior y reemerger como economía media. Desde esta óptica también es un emergente, pero en distinto nivel que Brasil, Rusia, India y China. Sudáfrica la acompaña en esta odisea, ya que se posiciona en el puesto 29 de la economía mundial.
El interrogante es saber qué ven los BRICS en Argentina. Por supuesto que no es su poder real. Argentina no constituye una fuerza política o económica importante en el mundo: está en el puesto 25 de la economía mundial; sus 40 millones de habitantes no conforman un mercado atractivo para las grandes potencias; sus Fuerzas Armadas están desmanteladas; no posee importantes alianzas (más allá de la Unión Aduanera en el marco del Mercosur), y su diplomacia oscila bruscamente cada década. Otrora era una potencia media, que devino en periférica, consolidando relaciones Norte-Sur con China y Brasil, en función de las respectivas posiciones que ocupan en la economía mundial en base a sus PIB. Pero si éste se mide en base a la capacidad de compra, India se suma a este pelotón; mientras que la asimetría con Rusia, además de ser económica, también se da respecto de su poder duro.
Por lo tanto, el atractivo no es el poder duro, sino el poder potencial. Por una parte, frente al crecimiento vertiginoso de China, y en menor medida del resto de los BRICS, estos Estados encuentran en Argentina una potencial fuente de recursos primarios, abundantes pero subexplotados, y se aproximan a partir de dichas potencialidades. Parafraseando al eslogan de la campaña electoral de William Clinton podríamos decir: “Son los recursos, estúpido”.
No obstante, la política mundial es realidad, no futuro, por lo que lo antedicho predispone a esas naciones a la aproximación, pero no es factor determinante, excepto en el caso de China e India que pueden ver afectadas sus seguridades alimentarias.
En 2013, los BRICS representaron el 32% de las exportaciones y el 45,7% de las importaciones argentinas. Sus dos primeros socios comerciales son Brasil y China, los cuales concentraron el 28,7% de las ventas al exterior y el 41,4% de las importaciones del país.
China compra el 86% del poroto de soja que Argentina exporta; pero hoy las ventas casi se han paralizado, ya que al comprar el producto primario y Argentina destinar cada vez más éste a la industrialización, encuentra límites a la adquisición de soja en grano y así desequilibra la balanza comercial, la cual desde el inicio de la crisis económica hasta 2013 generó déficit por 18.276 millones de dólares. India, al contrario, se ha transformado en uno de los principales compradores de aceite de soja, especialmente tras la retorsión china aplicada a las ventas de aceite argentino en 2010, representando dos años después el 84% de las exportaciones a ese país. Rusia es comprador de cebada, peras frescas y harina y pellets de soja. Con Brasil, las exportaciones están desconcentradas y más industrializadas: las ventas del sector automotor combinan con materias primas, como el trigo, harina de trigo, malta, peras frescas, entre otros productos. Por último, 65,3% de las compras de Sudáfrica corresponden a pellets de soja, trigo y aceite de girasol; mientras que los principales productos que exporta son partes de vehículos y hulla.
En consecuencia, el comercio con India y China responde a la estructura centro-periferia; con Rusia es intercambio de commodities alimenticios por gas oil; mientras que con Brasil existen niveles de comercio intra-industrial. Sólo con Sudáfrica aparece la cooperación Sur-Sur.


Equilibrio de poderes


Sin duda, la política exterior contrahegemónica de Argentina –aunque la misma se basa en el discurso político y no en recursos duros del poder– parece ser también motivo de atracción. Al igual que lo que sucede en el G20, la OMC y otros organismos multilaterales, Argentina aparece colgada de un prestigio que no condice con su poder real. Su política y su realidad son dos cosas diferentes. Ejerce una diplomacia de nación semiperiférica en el plano bilateral y multilateral pero en realidad está en la periferia. Con poco poder influye en la subregión y en organizaciones multilaterales, en un contexto internacional donde los foros internacionales cobran importancia en la construcción ideológica del mundo.
Los BRICS tienen una posición dual frente al orden vigente. Por una parte, son potencias conservadoras, en la medida en que el orden de primacía estadounidense favoreció sus ascensos en la estructura internacional y les permite obtener beneficios concretos de sus crecimientos económicos. Al mismo tiempo, desafían el orden imperante y conforman un grupo de naciones que tienden a reestructurar las relaciones de poder. Como expresa Bruces Jones, aprovechan el fenómeno de la “sombra del futuro” que, precisa o no, percibe la pérdida de la primacía de Estados Unidos y el tiempo de llegada de los Estados emergentes. Es decir, los BRICS son potencias conservadoras, con intereses contradictorios entre sí, mucho más conflictivos que los que tienen con la potencia hegemónica mundial, pero como buscan erosionar aun más su poder para acotar la brecha con la superpotencia, requieren de una amplia alianza; que para algunos Estados abrumadoramente dominantes en una civilización –como la sínica e hindú– se piensa en términos inter-civilizacionales, pero que es consecuencia de la mecánica del equilibrio de poderes.
Excluyendo la incursión de Rusia en Crimea y la política de prestigio de China en el Este Asiático, que son por naturaleza cambios regionales, el desafío del orden es en términos ideológicos o discursivos y no se vislumbra el cambio estructural a corto plazo en el mundo. Quienes postulan la transición internacional deberán ser pacientes y esperar aun más tiempo para el inicio del cambio político mundial, si es que se realiza. Algunos académicos osadamente consideran que ya se inició la transición del orden internacional, pero es difícil encontrar su umbral de partida, como sucedió con la caída del Muro de Berlín en el inicio del tránsito del orden bipolar hacia el de primacía estadounidense en 1989, y cuyo punto de arribo fue la desintegración soviética en 1991.
De ingresar al BRICS, Argentina estaría comprando la “sombra del futuro” y no su realidad. Esto lleva a retomar el histórico debate de la orientación de la política internacional argentina, en la medida en que la opción es el intervencionismo, a partir de tomar parte en los BRICS, o bien retomar la histórica visión de neutralidad. No obstante, cabe aclarar que en el contexto actual, aún no iniciado el cambio internacional, decidir participar en un esquema como los BRICS puede ser funcional a las políticas exteriores de otros Estados (como Brasil que equilibraría sus relaciones con el eje China-Rusia), con posibilidad de verse comprometida en decisiones del grupo donde priman algunos Estados autoritarios con ambiciones expansionistas, como Rusia, de liderazgo mundial como China, o la conflictividad interna de India. Si bien la división es entre intereses y no entre regímenes políticos, el impacto de las decisiones del BRICS puede ser negativo para una inserción global de Argentina, si es que se pretende orientar la política exterior en esa dimensión.
Históricamente, Argentina ha sido iniciadora y propulsora de distintas propuestas e ideas en la política internacional. Sería un importante factor dentro del grupo, pero su política exterior perdería flexibilidad al tener que consensuar acciones en el marco del bloque. Debería asumir mayor confrontación con Estados Unidos, propia de naciones como Brasil, Rusia, India y China, que lo hacen porque han ingresado al oligopolio mundial y disputan poder con la superpotencia; pero no de Argentina, que debe aprender de las fases de despegue de los “cuatro grandes” que, además de buscar la paz, el desarrollo y la cooperación con los países centrales, realizaron prudentes políticas exteriores, orientadas al juego del equilibrio entre bloques, alianzas o esquemas de cooperación.
Con la sola excepción de obtener financiamiento a baja tasa, a partir de la formación del Banco de Desarrollo del BRICS, el ingreso no tendría otros beneficios. Al contrario, podría ubicar a un país perteneciente a la zona del dólar (y en menor medida del euro) en las antípodas de Estados Unidos, y por qué no de Europa, en el contexto de una guerra monetaria, cuando su economía requiere inversiones extranjeras de todo el mundo y no de un bloque en particular. En este sentido el Banco de Desarrollo aún no ha sido establecido y sus miembros actuales no necesariamente buscarían que el acceso de una economía que presenta signos de inestabilidad en los años recientes comprometa la futura imagen del bloque.

Para tener en cuenta. La cuestión Crimea

Aproximación a Rusia

La cuestión de Crimea relanzó las relaciones argentino-rusas. Ante la crisis, Argentina presentó una posición volátil. En marzo, cuando el Consejo de Seguridad de la ONU trató el tema, acompañó el proyecto de Estados Unidos en contra del referéndum en Crimea, cuyo objetivo consistía en evitar el cambio del estatuto de la península. La embajadora ante la ONU, María Cristina Perceval, justificó su voto en el principio de integridad territorial de Ucrania. El proyecto obtuvo el respaldo de 13 votos a favor, la sola abstención de China y el veto de Rusia. Aislado, Vladimir Putin desplegó la diplomacia presidencial con el fin de revertir el amplio respaldo a Ucrania y mantener la anexión. En ese marco, telefoneó a Cristina Fernández de Kirchner, llamada que parece haber sido fundamental para modificar la orientación diplomática argentina.
La posición proclive a la defensa del principio de integridad territorial de Ucrania en el Consejo de Seguridad cambió días después cuando la cuestión fue tratada en la Asamblea General, donde Argentina votó en abstención la resolución 68/262 que nuevamente defendía la integridad territorial y otros principios de Ucrania dentro de sus fronteras reconocidas internacionalmente; al tiempo que declaraba no tener validez el plebiscito realizado en Crimea y la ciudad de Sebastopol. En esta oportunidad, la resolución obtuvo 100 votos a favor, 58 abstenciones y 11 votos en contra. La abstención argentina fue interpretada como un apoyo a Rusia, agradecido por el embajador ruso en Buenos Aires, Víctor Koronelli. La diplomacia sudamericana apareció fragmentada, pues Ecuador y el bloque del Mercosur votaron en abstención, excepto Venezuela que junto con Bolivia apoyaron a Rusia; mientras que Chile y Colombia votaron a favor de la resolución.
Este cambio en la política hacia la cuestión de Crimea no resulta neutro a nivel interno, habida cuenta de la presencia de las comunidades rusa y ucraniana en Argentina. 


Fuente: Le Monde diplomatique


ANIBAL VA POR LOS ALPES… estoy a 8 puntos y todavía no moví un dedo



El senador nacional del Frente para la Victoria, Aníbal Fernández, ratificó que peleará en las internas del kirchnerismo de 2015 por la candidatura a Presidente y desafió a los otros supuestos participantes, Daniel Scioli y Florencio Randazzo.  "Voy a intentar ser Presidente. Todavía no me moví, hay que empezar a trabajar y caminar. Si se dan las condiciones, por supuesto que quiero competir" en las PASO, dijo el exjefe de Gabinete en declaraciones a Rock and Pop."Toda mi vida estuve en contra de la lista de unidad, aún cuando fui beneficiado por las listas de unidad. Hay que competir. Si vos ganás, que es lo que percibo, bárbaro. Y si no contribuiste a la política y a consolidar un candidato. Quiero participar", enfatizó el legislador.  Las aspiraciones del senador quilmeño se fundamentan, según dijo, en tres recientes encuestas. "Entre Scioli, (Sergio) Massa y (Mauricio) Macri prefiero a Scioli, no hay duda. Entre Scioli y Randazzo, yo me prefiero, le voy a ganar a los dos. Ellos hacen encuestas. Dicen que primero está Scioli y segundo Randazzo a un puntito, ahí. Yo estoy a 8 puntos y no moví un dedo", remarcó con tono desafiante. Sin embargo, cuando el entrevistador le propuso apostar a que no le gana a Scioli en la interna, Aníbal retrucó. "No apuesto por que estaría hablando mal de mí, de pedante. Me pone en una situación incómoda", justificó.


Fuente: Ámbito Financiero

EL ÉBOLA MATA. CORRUPCIÓN INTERNALIZADA DEL SISTEMA OCCIDENTAL QUE AL REPUBLICANISMO BIENPENSANTE NO LO CONMUEVE YA QUE NO PUEDE SACARLE LA TAJADA POLÍTICA QUE SI LE PUEDE SACAR A UN LAMENTABLE ACCIDENTE FERROVIARIO…



Grandeza por Rosa Montero
Falleció el Dr. Umar Khan


El ébola mata de una manera horrible. Creo que es la pandemia que más se puede parecer a la mítica peste negra de 1348, por sus elevadísimos índices de mortalidad y de contagio, por lo fulminante (acaba contigo en una o dos semanas), por su crueldad: los enfermos revientan de sangre. Los primeros brotes de ébola aparecieron en 1976: es un espanto reciente. Pues bien; en hospitales africanos ruinosos, abarrotados y mal abastecidos, centenares de hombres y mujeres, médicos y enfermeros, se dedican a cuidar abnegadamente a los infectados, arrostrando el riesgo espeluznante de contraer el virus ellos mismos. Cosa que sucede a menudo. Yo no sé si sería capaz de hacerlo. A mí me aterraría. Hace 14 años recorté un reportaje del EPS sobre un médico ugandés, Matthew Lukwiya, que murió en diciembre de 2000, a los 43 años, tras luchar contra la epidemia de ébola. Probablemente fuera el primer doctor que falleció contagiado (enfermeros hubo antes, como Simon Ajok). Desde entonces ha habido muchos más. Gente joven y preparada que podría estar trabajando en París o Nueva York y que escogen combatir por la vida en esos sangrientos mataderos. Ahora acaba de fallecer otro destacado médico en Liberia, Samuel Brisbane; en junio murió Sam Motooru, en Uganda. Y hay otros dos doctores y una ayudante infectados y luchando por su vida: los estadounidenses Kent Brantly y Nancy Writebol (Liberia) y Umar Khan (Sierra Leona). Escribamos sus nombres como humilde homenaje. Porque estos guerreros no sólo salvan literalmente miles de vidas y dificultan el avance de esta pesadilla, sino que además, con su ejemplo, convierten el mundo en un lugar habitable. Contra la mezquindad de, pongamos, la familia Pujol, toda esta grandeza es el contrapeso que nos devuelve la esperanza en el ser humano.

Umar Khan, el médico responsable de la lucha contra el ébola en Sierra Leona, ha fallecido este martes tras haberse contagiado por la enfermedad la semana pasada, según ha informado el jefe médico del país, Brima Kargbo. Khan, de 39 años, estaba considerado como un héroe nacional por tratar a más de un centenar de pacientes infectados por el virus. El médico enfermó el martes de la semana pasada, aunque se desconoce la forma de contagio en concreto. Según sus compañeros de trabajo, Khan era muy meticuloso y siempre vestía mono, guantes, máscara y calzado especiales cuando atendía a los pacientes. Además, según cita Reuters, que visitó el centro de tratamiento de Kenema (Sierra Leona) y habló con el doctor, había instalado un espejo en su despacho al que llamaba el policía, para poder inspeccionar en busca de agujeros o exposición después de entrar en una sala de aislamiento. En esa misma entrevista, Khan se declaró preocupado por su salud. “Los trabajadores sanitarios somos propensos al contagio debido a que somos el primer punto de contacto para los contagiados”, señaló. Por otro lado, Kent Brantly, un médico estadounidense de 33 años, se ha contagiado mientras combatía la enfermedad en Monrovia (Liberia), según ha informado uno de sus colegas a AFP este martes. Brantly se encuentra en las primeras etapas de la enfermedad, pero su estado es de debilidad, informa AFP. La epidemia de ébola desatada en África occidental este año ha acabado con la vida de más de 670 personas hasta el momento. Los países afectados son Guinea, Liberia y Sierra Leona, aunque recientemente un hombre falleció en Nigeria. Es la peor epidemia del virus de la historia con más de 1.200 infectados. El pánico se está extendiendo por los países con más afectados y en las últimas semanas se están sucediendo los ataques a ONG y equipos médicos especiales que han acudido a los hospitales de las ciudades con más afectados. El miedo y el desconocimiento provocan que una parte de la población culpe a los doctores de la propagación del virus, como pasó en una reciente agresión a un equipo de Médicos Sin Fronteras.


Fuente: Diario El País de España

martes, 29 de julio de 2014

OTRA BUENA DE LA PATRIA GRANDE... a pesar del lamento del Diario El País de España, de Pagni y de Caparros




El “tirano” Aymará, el que “con todo respeto” no tenía capacidad, sigue humillando políticamente, de manera democrática, a los reaccionarios de derecha y de izquierda...

Evo querido, el pueblo está contigo...

 

Evo Morales no tiene rival


A menos de 75 días de las elecciones generales en Bolivia, el oficialista MAS se ha convertido en el protagonista de la campaña electoral, seguido muy de lejos por otras cuatro agrupaciones que, en condiciones desventajosas, aspiran a conquistar el voto ciudadano a fin de promover otra alternativa al futuro del país. Evo Morales, que se presenta a una tercera reelección, parece no tener rival. 
Esta es la segunda vez que se convocan elecciones generales amparadas en la nueva Constitución, un proceso lleno de luces y sombras. Por un lado, es la primera vez en la historia que más del 50% de las candidatas son mujeres. Tres de ellas aspiran a la vicepresidencia y alrededor de 382, de un total de 753 mujeres, encabezan las listas para ocupar cargos en la Asamblea Legislativa. Sin embargo, el Tribunal Supremo Electoral (TSE), debilitado y cuestionado, no ha logrado dar plena certidumbre al proceso electoral tanto por la revisión de algunas decisiones referidas, por ejemplo, a la cartografía electoral, que fue impugnada por sectores ciudadanos, y por la asignación de escaños parlamentarios. Está pendiente la transparencia del padrón electoral, cuyo incremento ha superado todo cálculo previo del mismo TSE. De momento, no ha logrado disipar la idea de que sus decisiones favorecen al oficialismo.
La negativa de los candidatos gubernamentales a alejarse del ejercicio del poder durante la campaña electoral genera suspicacias tanto por el denunciado abuso de los bienes y medios públicos con fines proselitistas, como por las fuertes desventajas que afrontan los adversarios que ya no cuentan con el respaldo económico del Estado, como en anteriores comicios, ni tienen facilidades para utilizar los medios de comunicación, con restricciones en la difusión de propaganda política.
El MAS respalda el tercer mandato del actual presidente Evo Morales y el vicepresidente Álvaro García Linera; la Unidad Democrática postula al empresario Samuel Doria Medina y su acompañante el ex gobernador de Beni Ernesto Suárez; el Moviemineto Sin Miedo ha proclamado al ex alcalde de La Paz Juan del Granado y a la ex diputada de Santa Cruz Adriana Gil como candidatos a la presidencia y la vicepresidencia. Por su parte, Democracia Cristiana ha presentado al ex presidente Jorge Tuto Quiroga y a la indígena Tomasita Yarhui y, el nuevo Partido Verde de Bolivia postula al indígena Fernando Vargas y a Mary Margot Soria.
Los candidatos de cinco agrupaciones políticas para la presidencia, la vicepresidencia y 157 escaños en la Asamblea Legislativa, disputarán la preferencia ciudadana en los comicios que están fijados para el próximo 12 de octubre.
Una de las primeras objeciones estaba referida a la inconstitucionalidad de la reelección de Evo Morales, que aspira a un tercer mandato consecutivo, en contravención a principios de la misma Carta Magna. La consulta del MAS fue declarada válida por el Tribunal Constitucional.
“La reelección de Evo Morales es anticonstitucional”, ha afirmado el ex presidente de Bolivia Calos Meza, a poco de ser designado por el mismo presidente como portavoz de Bolivia ante el mundo para explicar la demanda marítima que el Estado ha planteado ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ). Mesa se refirió al proceso democrático y a las elecciones durante un ciclo de conferencias en una Universidad privada de La Paz.
Como fuere, Morales pisa fuerte y, aún sin encuestas ni tendencias de votos, la ciudadanía percibe que el resultado de las urnas le va a ser favorable pese a que se reconoce que ha disminuido su popularidad en los últimos tiempos. Los sondeos de opinión tienen que ser autorizados por el TSE y tanto las encuestadoras como los medios están advertidos con sanciones si incumplen el reglamento.
Los réditos de Morales son incuestionables. Una economía estable y en bonanza, la distribución de la riqueza mediante pagos a los sectores más vulnerables, como el binomio madre niño, escolares y adultos mayores, que provienen de los excedentes derivados de la nacionalización de empresas productoras y de servicios. Pese a afrontar el mayor número de conflictos sociales de toda la historia, el Gobierno mantiene estabilidad.
"En los casi nueve años de gobierno, el Poder Ejecutivo ha logrado controlar la Asamblea Legislativa, los poderes Judicial y Electoral", señala la profesora universitaria María Teresa Zegada, en Cochabamba. Este control le permite el manejo de todo el aparato del Estado, también en la tarea de “la destrucción del otro”, es decir, restar fuerzas a los potenciales adversarios mediante la persecución judicial, como es el caso de los cuatro candidatos a la presidencia.
Se suma a ello el “voto corporativo” o el voto consigna impulsado por el propio Morales y su partido en las organizaciones sociales. “Ya no se trata de una democracia de partidos sino de corporaciones”, anota Zegada, al aludir el nuevo modelo de pactos que promueve el MAS con dirigentes sindicales para asegurar el voto de cada uno de sus afiliados.
“Es una suerte de acuerdos clientelares aún de sectores que no están convencidos de los resultados del proceso de cambio, pero cuyos líderes convienen un intercambio de intereses con el poder político en un pacto de reciprocidades”, menciona la socióloga Zegada. Estos acuerdos incluyen a los empresarios que han dado un giro en su posición crítica y ahora se muestran afines a la visión del MAS. En este contexto, la oposición –que está fragmentada- aparenta no tener demasiadas opciones para hacer frente a Morales, y a un electorado muy desinformado pero también indeciso.

Fuente: Diario El País de España

Nota: Si tienen ganas de saber quiénes conspiran en contra de la unidad latinomaericana, el Mercosur y el Banco de Sur pueden leer la nota de Pagni (en línea con Caparros) en el mismo medio español: 

 http://internacional.elpais.com/internacional/2014/07/28/actualidad/1406579792_670865.html

OJO CON LOS DE ADENTRO: INSAURRALDE Y SCIOLI. Con estos intentos aliancistas no tengo dudas que trabajan para implosionar al FPV



1 - Desde hace un tiempo, el diputado provincial Mauricio D'Alessandro viene manifestando sus intenciones de presentarse como candidato a gobernador. Una de sus características más llamativas es la de su participación en televisión, dentro del programa Bendita TV, que conduce "Beto" Casella. Justamente, el conductor habló sobre la posible candidatura de D'Alessandro: "Sirve para que Mauricio, cada vez que viene a Bendita, deslice cuáles son sus ideas, sus propuestas. Y debo decir que, aun con su cara de poker permanente, fueron las propuestas más claras y contundentes que le haya escuchado a cualquier pre candidato hasta ahora". Pero a su vez, se viene rumoreando que ya habría contacto entre el legislador tandilense y el diputado nacional Martín Insaurralde, actualmente en el ojo de la tormenta ante su eventual pase del FpV al massismo."Todo dependerá de varios factores, pero no es impensado converger con Martín después de ir a las PASO como candidato a gobernador", respondió en entrevista con El Eco. D'Alessandro sostuvo que se presentará por el Frente Renovador, a lo que añadió que el ex intendente de Lomas de Zamora ya la hizo el ofrecimiento.


2- El sector rural es un espacio que a la mayoría de los presidenciables tienta por lo que significa el apoyo del campo. Daniel Scioli hizo una jugada para intentar que el presidente de Federación Agraria Argentina, Eduardo Buzzi, se sumara a sus filas. En declaraciones a un programa radial, el bonaerense aseguró que “lo llamaría para trabajar con él” y lo definió como "un peronista que defiende a los pequeños y medianos productores". El ruralista fue consultado por estos dichos y rechazó la invitación del mandatario provincial. El viernes dijo que "Es una grata sorpresa", y añadió: "Le agradezco a Scioli sus expresiones, pero mientras pertenezca al espacio del Frente para la Victoria, es muy difícil estar en ese lugar". Ayer, nuevamente fue consultado por esto e insistió: "¿Cómo le explico al gauchaje", y agregó que por estos días “siente mayor proximidad” al Frente Renovador de Sergio Massa porque "militan economistas más cercanos al agro, como Roberto Lavagna". "Soy parte de una trinchera y desde donde podamos resolver el daño que hizo este gobierno desde el más grande hasta el más chico allí estaremos", declaró e ironizó: "Lo que va a haber que remar".




Fuente: La Tecla

lunes, 28 de julio de 2014

Como judío me avergüenza ver hoy cómo se masacra al pueblo palestino bajo el discurso de la defensa propia. Del otro lado del muro están nuestros hermanos...




Ser judío, del orgullo a la vergüenza, por Paulo Slachevsky, Fundador de la editorial LOM - 24 de julio de 2014


“Siempre me he sentido orgulloso de ser parte del pueblo judío, de una cultura que con todas sus contradicciones vio nacer a Montaigne, Spinoza, Marx, Freud, Einstein, Trotsky, Arendt, tantos hombres y mujeres que han hecho significativos aportes a la humanidad, en la creación y en la búsqueda de un mundo más justo y humano. Me siento judío cuando pienso en los sueños que marcaron a generaciones de jóvenes que fueron ensanchando el mundo con sus aspiraciones de libertad, de comunidad, de justicia, de hermandad, que transversalmente han cruzado colores de piel y naciones. Desde el mismo texto bíblico Éxodo, está explícita la necesidad y experiencia de la libertad de un pueblo, de las aspiraciones y derechos cuando se está sometido al yugo, al sometimiento. Me identifico con la historia emblemática de exilios y dolores del pueblo judío, en cuyas esperanzas de libertad se reflejan todos los pueblos. Y esa historia, con horas trágicas, me ha motivado, como a muchos otros, a defender irrestrictamente los derechos humanos, partiendo por el derecho a la vida y a la dignidad. Me siento orgulloso de ser judío por el deber de memoria que marca su cultura, la cultura de la escritura, del comentario, la traducción y la crítica; por la constante interpelación ante la indiferencia. Por su reconocimiento a los justos que en horas de horror, a riesgo de sus vidas, hacían real la palabra solidaridad y todo por salvar a los perseguidos. Por una historia que ha interpelado a nuestra humanidad como seres humanos, más allá de razas y creencias, por su lucha contra la indiferencia. Por todo ello me identifico también, y no puedo quedar indiferente, ajeno, a los dolores de otros pueblos, de otros seres humanos. Como no me es indiferente el dolor de los judíos a través de la historia y su derecho a constituirse en nación, tampoco me es indiferente ese derecho para el pueblo palestino, el pueblo kurdo, los pueblos indígenas de nuestro continente. Y cuando es el Estado de Israel, en nombre del pueblo judío, quien repite en otros lo que le tocó vivir a este pueblo una y otra vez a lo largo de siglos, me avergüenza. Sí, me avergüenza. Me avergüenza ver hoy cómo se masacra al pueblo palestino bajo el discurso de la defensa propia. Me avergüenza que se diga “retírense para salvaguardar sus vidas”, cuando bien se sabe que no tienen adónde ir y se les tiene encerrados en un gueto de miseria, opresión y humillación. Me avergüenza cuando se les pide cordura, pacifismo y racionalidad mientras día a día se les ocupa, se les maltrata y se les asesina, intentando cortar toda posibilidad de futuro. Me avergüenza que la comunidad judía califique toda crítica y presión internacional como persecución o antisemitismo, cuando fue la misma solidaridad internacional y las Naciones Unidas las que dieron legitimidad al Estado de Israel. Me avergüenza que como pueblo no seamos capaces de masivamente alzar la voz y dejemos que dominen las voces del egoísmo ciego, incapaz de mirar más allá de sus intereses a corto plazo. Me horroriza cómo se usa toda la potencia guerrera contra la población civil, cómo se ejecuta el castigo “por cada baja de mi lado, tendrán 10 o 50 del vuestro” que han aplicado las peores tiranías de la historia. Sin duda hoy y en estos años se ha manchado de triste manera la historia de un pueblo que para muchos era sinónimo de justicia y libertad. Bien nos ha enseñado la historia que no se acallan los anhelos de libertad y dignidad con la censura y la fuerza, que no se puede hacer cualquier cosa en nombre de la seguridad y del deseo de expansión territorial, que por la fuerza se pueden ganar varias batallas, pero sostenerse solo a través de ella pone en claro riesgo la perpetuidad. Es hora de parar ya y no manchar irremediablemente nuestra memoria y sentidos de comunidad dejando a nuestros hijos un legado de infamia. Del otro lado del muro están nuestros hermanos”.



Fuente: Le monde diplomatique Chile

“Tengo un enorme respeto por la Presidenta y por el ministro Kicillof, pero no dejan de ser una señora y un jovencito". (Héctor Méndez, Presidente de la UIA)… Mejor no le decimos lo que él nunca dejará de ser….

Trabajadores y Empresarios estamos muy preocupados....

El jefe de la Unión Industrial Argentina (UIA), Héctor Méndez, afirmó que "es grave" la situación de la economía por la caída del consumo y evaluó que la presidente Cristina de Kirchner no puede resolverlo en soledad.  "Una situación grave como esta no debería estar en manos de una sola persona sino de otras que acompañen y opinen. Nunca fue nada más que la señora (Cristina de Kirchner) para el Gobierno", analizó el empresario. En declaraciones a radio Nacional Rock, Méndez dijo que tiene "un enorme respeto por la Presidenta y por el ministro (de Economía, Axel) Kicillof, pero no dejan de ser una señora y un jovencito". Tras trazar un sombrío panorama para la economía de la Argentina en el corto plazo, el empresario dijo que "nadie sabe muy bien" cuáles serán las próximas jugadas que hará la Casa Rosada para revertir la recesión económica. "Estamos en una situación complicada sin duda. No soy un especialista ni un economista ni un académico, así que mis opiniones son las de un empresario. Estoy preocupado, que quiere que le diga", afirmó.  

Indicó que en el oficialismo "muchas cosas se dicen para que el soberano se ponga feliz y diga este es un gran defensor mío", pero aclaró que no le interesa entrar en la polémica con quienes defienden las políticas kirchneristas. 

"Hay un situación grave porque tanto los trabajadores como los empresarios están muy preocupados porque no se vende y no hay consumo. La fábrica se ponen para producir, nadie vende lo que no se vende, no se puede vivir de la caridad. Es angustiante", dijo. Añadió el jefe de la central fabril que "en la industria esta complicada la situación, está difícil" porque el sector registra "pocas ventas" mientras en paralelo los precios y los costos de producción "suben".  Según Méndez, la Unión Industrial acercó al Gobierno "una respuesta" a la crisis para intentar reflotar la economía, pero advirtió que tras los planteos, Kicillof no permitió volver a hablar con él: "Nos hizo un discurso político y no nos oyó".  "Hoy las condiciones que tiene Argentina no son muy diferentes a las de España antes de hacerse el pacto social y funciono. Hay que intentar reunirse", propuso el empresario.

Fuente: Ámbito Financiero

domingo, 27 de julio de 2014

LA DIGNIDAD Y EL DEFAULT por Horacio Rovelli Economista. Profesor UBA para Miradas al Sur





“Esto no es un problema económico, no es un problema financiero, no es un problema jurídico ni legal; es la convalidación de un modelo de negocio a escala global que si se sigue pronunciando, va a producir tragedias inimaginables.”

Fragmento del discurso de la presidenta de la Nación Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, del 16 de junio 2014, en respuesta al rechazo de tratar el caso argentino por la Corte Suprema de los Estados Unidos.
Que los tribunales de Nueva York puedan juzgar a la Argentina tiene relación con gobiernos (desde 1976 hasta 2003) que actuaron de espaldas a los intereses del pueblo. A su vez, esos gobiernos permitieron y promovieron que tribunales extranjeros sean jurisdicción ante eventuales juicios. Pensaban en los intereses de la valorización financiera del capital sin importar que quienes pagan las deudas son los que trabajan y producen. En 1975, la deuda externa argentina ascendía a 8.000 millones de dólares. Un año después, con la dictadura en el gobierno, crecía un 25%. El 25 de mayo de 2003, cuando asumió Néstor Kirchner, después de la crisis económica más violenta de la historia del país, la deuda externa superaba en un 60% el total de bienes y servicios finales que producíamos por año (PIB).

Ahora bien, en ese marco, por si falta algún elemento para cerciorarnos que los fondos buitre lo que quieren es el default de la Argentina, basta ver la patética actitud del Juez del Distrito Sur de Manhattan, Thomas Griesa. La sola lectura de la versión taquigráfica de las audiencias por el caso argentino demuestra la parcialidad del juez, que no duda en justificar su fallo porque las autoridades de nuestro país no son serias, o porque adivina una intención de no pagar, o porque infiere que no quieren cumplir con el fallo de la justicia de los Estados Unidos. Incluso en la reunión del martes 22 de julio pasado, Griesa, de 83 años, no había estudiado la causa, por lo tanto, una y otra vez pidió que le explicaran de qué se trataba. Primero dijo que estaba de acuerdo con el Bank of New York Mellon y que los 539 millones de dólares que recibió de Argentina deben permanecer en su cuenta. Pero luego le dio la razón al abogado de los fondos buitre diciendo que era mejor devolver la plata a la Argentina. Y al final dijo que no iba decidir sobre dicha situación, postergándola para otra audiencia. Tampoco decidió si los bonos emitidos bajo ley argentina en dólares podían ser objeto de su fallo; es decir, si el Citibank tenía derecho o no a pagarlos. Aceptó, sin embargo, que los fondos buitre presentaran una moción para poder embargar los fondos destinados a pagar ese tipo de bonos que Euroclear y ClearStream depositaron en el Citibank de Nueva York. En estas vacilaciones incurre el juez cuando las cláusulas de emisión de los títulos de deuda argentino señalan que la obligación del país se extiende hasta tanto se acrediten fondos en las cuentas de los tenedores de los bonos discount en las respectivas agencias de clearing, y es la base jurídica para determinar si la Argentina incurre en default o no.
Los fundamentos del juez son siempre en tono admonitorio, son inefables, y son los que repiten los economistas, los políticos y los medios hegemónicos de nuestro país donde escribe, por ejemplo, el mendocino y ex directivo del FMI Claudio Loser, quien copia los argumentos de la American Task Force Argentina (ATFA), por nombrar los más conspicuos cipayos y abogados de los que pretenden que la Argentina sea un deudor serial, por decirlo en términos de ellos.

En primer lugar podemos decir que los títulos que tienen los fondos buitre nacen al haber aceptado emitir papeles de deuda regidos por otra jurisdicción. Esa fue una cláusula para entrar en el Plan Brady en 1989. La otra fue que los planes económicos debían cumplir con el Consenso de Washington, cuyo principal objetivo fue el de valorizar el capital a costa del trabajo y la producción nacional. Por ende, tanto el fallo de Griesa como su confirmación por la Corte de Apelaciones de Nueva York, así como el rechazo de la Corte Suprema para tratar el caso argentino y de esa manera convalidar los fallos, pueden ser legales, pero injustos.

Es injusto interpretar el pari passu y exigir que nuestro país le dé un trato preferencial al reclamo de los fondos buitre, y no se le haga una quita del 65% del capital y a pagarse en plazos que llegan hasta el año 2028, como se hizo con los que aceptaron el canje de los títulos viejos de la deuda por nuevos en los años 2005 y 2010. Y lo hacen a sabiendas de que la cláusula RUFO (derechos sobre futuras ofertas) permite a estos últimos reclamar un pago similar a lo que Griesa pretende como pago a los buitres.

El objetivo de los fondos buitre es reclamar esto antes del 31 de diciembre 2014 –en que vence la cláusula RUFO– para que a la Argentina no le quede otro camino que incurrir en default. A esto resultó funcional la justicia de Estados Unidos al impedir a la Argentina realizar los pagos por vencimientos a quienes reestructuraron la deuda. Porque el fondo NML Elliot y los otros fondos buitre van a cobrar el Credit Default Swaps (CDS) de la deuda argentina. El CDS es el seguro que rige en caso de que la Argentina entre en default. Sin dudas, todo esto es un castigo a un país que bajo la administración de Néstor Kirchner se animó en forma unilateral hacer dos canjes con una quita del 65% del capital.

El Gobierno depositó, el pasado 26 de junio, el pago de la deuda reestructurada (los discounts que entraron en los canjes de los años 2005 y 2010) en el Banco de Nueva York y en todas las entidades del exterior que correspondía a los vencimientos del 30 de junio 2014. El juez Griesa bloqueó ese pago a los acreedores basándose en su sentencia, que establece que Argentina no puede efectuar ningún pago de deuda a menos que antes cancele los 1.330 millones de dólares (más intereses y costas) que reclaman los fondos buitre, encabezados por el NML Capital, Aurelius, y 13 bonistas argentinos.
Con respecto a la justicia norteamericana, don Arturo Jauretche incorporaría el tema al Manual de las Zonceras. Cuando se trató el caso argentino en la OEA sobre la extorsión de los buitres, el presidente Barack Obama dijo que debe respetarse la Justicia de su país. Sin embargo, cuando en 1984, tras haber sido acusado por el gobierno nicaragüense de entrometerse flagrantemente apoyando a “los contras”, el gobierno de Estados Unidos arguyó que la Corte Suprema de Justicia de su país –que había dado lugar al reclamo de los Nica y exigía el cese de la intervención– adujo que “no tenía jurisdicción”. La embajadora estadounidense de ese entonces ante las Naciones Unidas, Jeane Kirkpatrick, desdeñó a la Corte como un “cuerpo medio legal, medio jurídico (y) medio político que las naciones a veces aceptan y a veces no”.

Pienso honestamente que estamos condenados al default, y que este se declaró a las 10,30 horas argentina del 16 de junio de 2014, cuando se conoció el dictamen de no tratar el caso argentino por la Corte Suprema de los Estados Unidos. Para entender cómo se produce esta agresión a nuestro país es preciso detenerse un minuto, uno solo, en leer y volver a leer la noticia del día 22 de julio 2014 de la American Task Force Argentina, la cual sostiene que “…el gobernador Daniel Scioli; el alcalde Mauricio Macri y el congresista Sergio Massa se muestran a favor de un acuerdo negociado con los fondos como una forma de desbloquear la inversión en energía muy necesaria y la financiación de bonos globales”.

Es preciso vincularla a otra noticia, pero del día martes 10 de junio 2014 en que convocados por el CEO de Clarín y enemigo declarado del gobierno Héctor Magneto en el Malba estuvieron Hugo Sigman (grupo Insud), Luis Pagani (Arcor), Carlos Miguens, Miguel Acevedo (Aceitera General Deheza), Enrique Cristofani (Banco Santander), Enrique Pescarmona (Impsa), Gabriel Martino (HSBC), Alberto Grimoldi, Juan Bruchou (Citibank), Luis Bameule, Pablo Taussig (ACDE), Rodrigo Somoza (Molinos Río de la Plata) y Paula Marra (Los Grobo), entre otros, y los principales candidatos presidenciales (Macri, Scioli y Massa). A su vez, antes aun, en el Hotel Panamericano, en Buenos Aires, el 14 de abril 2014, Luis María Savino, titular del CEA (Centro de Estudios Americanos), ante 300 ceos (gerentes principales) de las mismas empresas que fueron invitados por Magneto al Malba, dijo que tras hablar con diferentes precandidatos presidenciales “estamos viendo que hay una concentración de sensatez parecida”. Esto es, los fondos buitre van a cobrar el seguro por el default y después, con un gobierno “razonable”, quieren cobrar el ciento por ciento de sus reclamos (más las costas, intereses y punitorios). La dignidad no sçolo está en enfrentar valientemente a los fondos buitre, sino también en la inteligencia de comprender quién es quién y qué papel juegan al respecto, así como la de denunciar lo que está pasando y en qué bando está cada uno, a lo que se le debe sumar la capacidad política para que ese final pronosticado por Savino, apañado por Magneto y preferido del capital financiero internacional no se cumpla.

La vida después del default. Estamos hablando de un default donde la Argentina quiere pagar (y tiene los recursos) y no lo dejan. Además, de que la cláusula RUFO vence el 2 de enero de 2015. No hay antecedentes, en los más de 500 años de vida del capitalismo, que un país incurra en cesación de pagos por una deuda total que está en torno al 3% de nuestro PIB. Por lo tanto, acotado como está el default en el tiempo y en el espacio, nada grave puede pasar en el corto plazo, justamente porque nuestro país no depende de nuevos préstamos para pagar deuda pasada, genera de su propia producción el excedente para hacerlo, y tiene capacidad de sobra para continuar el camino de crecer y desendeudarnos, lo dice claramente la Presidenta: “Ante una caída del PBI global, los argentinos debemos incentivar el consumo interno. Fue lo que nos salvó en las épocas de mayores crisis. Vamos a salir adelante. Si es necesario, vamos a salir a vender caramelos a la calle. A mí no se me caen los anillos para decirles a los argentinos las cosas que tenemos que hacer”.

El pago más importante después del Discount que venció el 30 de junio, pero que tenemos la “gracia” de 30 días más tarde para pagarlo el miércoles que viene (30 de julio), será el Bono Par en moneda extranjera, también emitido en los canjes de 2005 y 2010 bajo legislaciones local y extranjera, el 30 de septiembre 2014, cuando se deban abonar 183 millones de dólares (84 millones por los títulos nominados en dólares y el equivalente de 99 millones de dólares en euros). El 31 de octubre vencen los intereses del Boden 2015 por aproximadamente unos 204 millones de dólares; y los intereses del Bonar 2017, por unos 224 millones de dólares. El 30 de noviembre se deberán abonar unos 152 millones de dólares del Bonar 2018; y unos 142,2 millones de dólares del Bonar 2024. El 30 de diciembre 2014 se debe abonar la otra cuota de los Discount en dólares (unos 450 millones de dólares) y el Global 2017, por 42 millones de dólares. Pero, además, el Gobierno debe pagar vencimientos por los préstamos que contrajo de organismos internacionales: serán 869 millones dólares de capital y 259 millones de interés. Por último, tendrá que pagar 368 millones de dólares por Letras propias emitidas. Toda la deuda reseñada, capital e interés, no se podrá pagar en tiempo y forma por el default a que nos llevan, pero –con punitorios por la mora– se comenzarán a abonar desde el 2 de enero de 2015.

Además, el default limitará severamente el financiamiento externo, pero no debemos olvidar que Argentina hace mucho que no recurre a los mercados para tomar deuda –más allá de las reestructuraciones obligadas en 2005 y 2010– y que su alianza comercial, financiera y estratégica con Rusia, Brasil y China, con quien se acordó un swaps por 11.000 millones de dólares, permiten el oxígeno necesario para transitar los cinco meses y dos días que duraría el nuevo default. Es más, ni Nidera, ni Cargill, ni Luis Dreyfus o Bunge Cerval van a dejar de comprarnos granos que ya tienen vendido en el exterior, y es imprescindible que lo hagan y a precio oficial, hoy a 5,30 pesos el dólar de la soja, dado el precio de 8,16 menos el 35% de las retenciones.
El problema va a ser el gobierno que suceda al actual, donde los Rivadavia, Mitre, De la Riestra y Avellaneda van a decir que no podemos salir de los mercados financieros internacionales, que debemos respetar los fallos de la justicia norteamericana, que el gobierno anterior fue inepto y que se debe pagar todo, con lo que los buitres cobran el seguro del default (que pagan las aseguradoras) y cobran el 100% de la deuda más costas judiciales, intereses y punitorios (que paga el pueblo argentino). Está en nosotros impedirlo, como afirmara la Junta Tuitiva de los Derechos del Pueblo, el primer gobierno libre de América del Sur, en La Paz, en 1809: “Despertad del largo letargo, hemos guardado un silencio muy parecido a la estupidez”, y el primer paso es tomar clara conciencia de quién es quién en esta historia.