EL PERDIDO - ESTACIÓN JOSÉ A. GUISASOLA - PARTIDO DE CORONEL DORREGO - BUENOS AIRES - ARGENTINA

jueves, 31 de octubre de 2013

BUENA REFLEXIÓN DEL COMPAÑERO RECARGADO...




Hay algo que no entiendo... cuál es el problema de que haya gente que cobra planes sociales? Yo tengo mi trabajo, tengo mi sueldo, mis estudios. Vivo dignamente y disfruto mi vida. No entiendo por que hay gente que se hace mala sangre por eso, habiendo tantas cosas en la vida de que preocuparse. Ponele... A un ruralista lo agarra la sequía, el estado (o sea nosotros) le damos un subsidio por la plata que perdió. A vos te parece bien? Mucha gente de clase media y alta tienen subsidio en la electricidad y en el gas, sin embargo no lo necesitan. No me calienta, a vos... si? Mucha gente va a una universidad que pagamos todos los argentinos. Acaso le reclamamos algo a cambio? Un trabajo social... algo? Los colegios privados: el 50% de los sueldos docentes los pagamos todos (incluso los que cobran planes sociales) sin embargo solo pocos lo usan. Digo.. si miramos las injusticias del sistema nos podemos pasar todo el año hablando de eso. Sin embargo, a muchos le jode que un villero cobre 500 mangos. Tendríamos que dejar de mirar el ombligo y empezar a pensar mas como sociedad
...de El Vengador Recargado

ESTIMADO ORIENTAL: TE ESCUCHAMOS Y LEEMOS COMO EN MISA


La primera manifestación es de alegría y perplejidad. Toda vez que uno clama por justicia, cuando esta se concede, se tiene una cierta extrañeza en el espíritu, porque antes se siente que hay un tránsito en que la injusticia predomina. Es un día de júbilo, muy aliviador para la sociedad argentina y para quienes estamos en los medios de comunicación, que seguramente podrán tener en los próximos años un cambio positivo. Es un rotundo mentíz para lo que sostuvieron los grupos dominantes, con respecto a la ley y a los enormes intereses que manejaban. La audiencia pública, de cuya utilidad yo era ciertamente escéptico, tuvo una influencia muy interesante. La Corte encontró una razón ante la población para lo que en el entendimiento jurídico no llega. También se trata de un día de alivio: mantendrán un enorme poder, pero nos vamos a ir dando cuenta de que no todo estará contaminado en cuanto a periodismo se refiere. Un ejemplo cercano: si hay un accidente de trenes, no nos obligarán que hablemos inmediatamente de los frenos, para que se convierta en un castigo a lo estatal… Habrá, por lo menos una multiplicidad de voces.
Con este fallo la democracia sale ganando rotundamente. Así como estaba, flaqueaba. Lo que decidía la gente, estaba construido por factores que la gente no domina. Como al posicionar a quienes serán los responsables de los intereses del pueblo. Decae, a su vez, su poder de condicionar gobiernos. Y de paso cosechan derrotas. Pensemos en una fecha clave de la historia argentina, el 12 de junio de 1989: Alfonsín envía a Terragno a La Rioja para avisarle a Menem que le dejaría el gobierno y Terragno lo encuentra junto con Magnetto. Preparaban lo que se venía en los ’90. El poder político de rodillas ante el poder mediático. Lo que pasó fue urdido por las corporaciones. Fueron los verdaderos ejecutores de esos crímenes políticos. Mucho más que los verdaderos políticos, vulnerables por su debilidad. Ahora vemos al poder mediático interesado otra vez en ver a sus hombres en el gobierno, para preceder, del mismo modo, a manejar las marionetas y decidir el tránsito político y económico del país.
Este puede ser un día bisagra en la historia argentina. Acabo de escribir una frase: hoy la Ley de Medios es una bandera que flamea en lo más alto de los Andes argentinos. Ahora hay que bajarla y hacerle honor, desde mañana, trabajando para el cumplimiento cabal y absoluto de esta ley.
A partir del fallo pueden haber problemas, no peligros. El peligro era que la Corte, por su pertenencia social o por su debilidad política ante el tremendo poder de los medios, hubiera fallado violentando la ley. Ahora, el grupo, obcecadamente, intentará no cumplir una sola de las disposiciones. Habrá que confrontar de la manera más rápida, más pulcra. Vienen todavía meses –espero que no sean años– en los que la pulseada de los poderes seguirá manteniéndose. Ahora es la política más la justicia contra el inmenso poder de las corporaciones. Aunque no empareja la lucha, la hace mucho más llevadera.
Ha habido una larga y dolorosa lucha. Es tanta la alegría sepulta de pronto todo lo que hubo que padecer por la ley. Es tan justo, que toda la vida me pregunté por qué uno está argumentando a favor del valor que tiene la Ley de Medios, en la pluralidad, en la diversidad de la vida democrática. Parece mentira. Bastaría decir: la democracia debe tener pluralidad en la información para que el derecho de los ciudadanos sea correctamente atendido. Porque habría que agregar a esto una discusión. Quién podría decir algo distinto. Solamente cuando tenés mucho interés y mucho poder y no te importa la capacidad de argumentos. Aquí también, en la capacidad de entender de la gente, resultó decisiva la audiencia.

 Tiempo Argentino


miércoles, 30 de octubre de 2013

MAESTROS DEL BLUES. BIG JOE TURNER



 


Un enorme cantante de blues, 

un barítono de gran altura

 



LA IDENTIDAD

Elena Poniatowska 


Yo venía cansado. Mis botas estaban cubiertas de lodo y las arrastraba como si fueran féretros. La mochila se me encajaba en la espalda, pesada. Había caminado mucho, tanto que lo hacía como un animal que se defiende.

Pasó un campesino en su carreta y se detuvo. Me dijo que subiera. Con trabajo me senté a su lado. Calaba frío. Tenía la boca seca, agrietada en la comisura de los labios; la saliva se me había hecho pastosa. Las ruedas se hundían en la tierra dando vuelta lentamente. Pensé que debía hacer el esfuerzo de girar como las ruedas y empecé a balbucear unas cuantas palabras. Pocas. Él contestaba por no dejar y seguimos con una gran paciencia, con la misma paciencia de la mula que nos jalaba por los derrumbaderos, con la paciencia del mismo camino, seco y vencido, polvoroso y viejo, hilvanando palabras cerradas como semillas, mientras el aire se enrarecía porque íbamos de subida –casi siempre se va de subida-, hablamos, no sé, del hambre, de la sed, de la montaña, del tiempo, sin mirarnos siquiera. Y de pronto, en medio de la tosquedad de nuestras ropas sucias, malolientes, el uno junto al otro, algo nos atravesó blanco y dulce, una tregua transparente. Y nos comunicamos cosas inesperadas, cosas sencillas, como cuando aparece a lo largo de una jornada gris un espacio tierno y verde, como cuando se llega a un claro en el bosque.

Yo era forastero y sólo pronuncié unas cuantas palabras que saqué de mi mochila, pero eran como las suyas y nada más las cambiamos unas por otras. Él se entusiasmó, me miraba a los ojos, y bruscamente los árboles rompieron el silencio. “Sabe, pronto saldrá el agua de las hendiduras”. “No es malo vivir en la altura. Lo malo es bajar al pueblo a echarse un trago porque luego allá andan las viejas calientes. Después es más difícil volver a remontarse, no más acordándose de ellas”… Dijimos que se iba a quitar el frío, que allá lejos estaban los nubarrones empujándolo y que la cosecha podía ser buena. Caían nuestras palabras como gruesos terrones, como varas resecas, pero nos entendíamos.

Llegamos al pueblo donde estaba el único mesón. Cuando bajé de la carreta empezó a buscarse en todos los bolsillos, a vaciarlos, a voltearlos al revés, inquieto, ansioso, reteniéndome con los ojos: “¿Qué le regalaré? ¿qué le regalo? Le quiero hacer un regalo…” Buscaba a su alrededor, esperanzado, mirando el cielo, mirando el campo. Hurgoneó de nuevo en su vestido de miseria, en su pantalón tieso, jaspeado de mugre, en su saco usado, amoldado ya a su cuerpo, para encontrar el regalo. Miró hacia arriba, con una mirada circular que quería abarcar el universo entero. El mundo permanecía remoto, lejano, indiferente. Y de pronto todas las arrugas de su rostro ennegrecido, todos esos surcos escarbados de sol a sol, me sonrieron. Todos los gallos del mundo habían pisoteado su cara, llenándola de patas. Extrajo avergonzado un papelito de no sé dónde, se sentó nuevamente en la carreta y apoyando su gruesa mano sobre las rodillas tartamudeó:

-Ya sé, le voy a regalar mi nombre.


UN SÍMBOLO... DEMOCRATIZAR A LA DEMOCRACIA....


ESTA LUCHA COMENZÓ CON ALFONSÍN Y LAFERRERE, FUE PISOTEADA POR MENEM, DE LA RUA Y DUHALDE, TERMINA APROBÁNDOSE DE LA MANO DEL PUEBLO, DE NÉSTOR Y DE CRISTINA...  Ahora hay que aplicarla con la firmeza de su letra gruesa y el detalle de su letra chica y todos tienen que encuadrarse dentro del marco de la ley, sin excusas ni exclusiones.. de lo contrario un flaco favor se le está haciendo a tan fatigosa empresa y a los grandes que quedaron en el camino.. Y me acuerdo de Carlitos Abrevaya, de Adolfo Castelo, de Nicolás Casullo...





GRACIAS VICTOR HUGO.... barrilete cósmico, de qué planeta viniste, gracias Dios, gracias por estas lágrimas, gracias por este El Pueblo 2 - Grupo Clarín 0.....

martes, 29 de octubre de 2013

JUSTICIA POLÍTICA por WILLIAM GODWIN







Mientras si investigamos si el gobierno puede mejorar, sería bueno pensar en sus efectos presentes. Desde hace mucho tiempo se sabe que la historia del género humano no es más que el registro de sus crímenes. La guerra se consideró hasta el momento como aliada de la institución política.
Si el gobierno admite, como la matemática, a la filosofía y la ética, argumento y demostración, podemos con justa razón esperar que los hombres alguna vez se pongan de acuerdo. Las ventajas de la justicia política se comprenderían mejor si consideramos a la sociedad desde un punto de vista más comprensivo. Debemos incluir en el cálculo las instituciones erróneas por las cuales se sofocó con frecuencia el entendimiento humano en su carrera, y también las opiniones de interés público e individual que sólo necesitan ser explicadas con claridad para ser admitidas.
Un gobierno despótico está destinado a volver dóciles a los hombres, y un gobierno libre, a volverlos decididos e independientes.
Si todo ser humano pudiera fácilmente obtener lo necesario para vivir, y luego de ello no sintiese apetencias de persecución de superficial, la tentación perdería poder. El interés privado y el público serían lo mismo, y la sociedad civil se constituirá en lo que la poesía imaginó durante la Edad de oro.
La legislación de cada país, en general, favorece al rico contra el pobre. Ese es el carácter del juego legal por el cual el trabajador sin educación tiene prohibido destruir al que devora las esperanzas de su futura subsistencia o de proveerse de alimento que encuentra, sin buscarlo, en su camino.
No existe característica humana que parezca tan primordial o de tanta importancia para la ciencia moral como la perfectibilidad del individuo. No hay ciencia alguna que no tenga adicciones ni arte que no pueda perfeccionarse.
En ningún pueblo el enemigo de la libertad es la gente, sino sus estratos más altos, que se aprovechan del sistema. Realmente no existe una verdad que convenga ocultar por causas de interés general. El hombre es producto de sus hábitos. Mejorar gradualmente constituye una importante ley de su naturaleza. De ese modo, cuando la comunidad llega a concretar una etapa determinada del progreso, ésta a su vez contribuye a una mayor ilustración del hombre y posibilita así los avances.
Pese a que el político y el filósofo, en sus especulaciones, sostienen la opinión del libre albedrío, nunca piensan aplicarla a su concepción práctica de los hechos.
Un hombre que no osa confiar en su propia imaginación, en su temor a un cambio de circunstancias, ha de ser necesariamente una persona pusilánime y vacilante.
La democracia es un sistema de gobierno del cual todo integrante de la sociedad es considerado exclusivamente hombre. Pero existen desventajas que parecen ser consecuencia necesaria de la igualdad democrática. Uno de los mayores motivos de error en el juicio que se hace a la democracia está en creer que los hombres son tal como los forjaron la monarquía y la aristocracia, y en juzgar inexistente su capacidad de gobernarse a sí mismos.
El camino hacia la perfección humana es sencillo. Consiste en hablar y actuar de acuerdo con la verdad. Proclamar la verdad, sin reservas, siempre, impartir justicia imparcialmente, son normas que, de adoptarse, demostrarán ser las más fecundas.
Siempre que un poder pretende evitarles a los ciudadanos la molestia de pensar por su cuenta, consigue aumentar la torpeza e imbecilidad colectiva. Si mi patria se empeña en una acción injusta serle fiel es un delito. La capacidad de perfeccionarse es característica del espíritu humano. El hombre renuncia a su atributo más elevado cuando adhiere a principios que su conciencia rechaza, aunque antes los hubiera hallado justos. Deja de vivir intelectualmente desde el momento en que se cierra a sí mismo el camino de la investigación. Ya no es un hombre, sino un espectro.
Si la justicia tiene algún sentido, es inicuo que un hombre posea lo superfluo mientras existan seres humanos que no dispongan adecuadamente de los elementos indispensables. Los mayores bienes personales son la independencia espiritual y la actividad alegre que proviene de emplear nuestras energías para crear objetos útiles según nuestro propio juicio.
El resultado del sistema de propiedad establecido es el espíritu de opresión, el de servilismo y el dolo. Y es tan hostil al progreso intelectual como al progreso moral. Para que un objeto sea calificado como de mi propiedad, debe ser necesario para mi bienestar. Mi derecho es inherente a esa necesidad. Es realmente mío lo que requiero para mi uso, el resto, aunque lo consiga trabajando, no me pertenece y retenerlo es una usurpación.


lunes, 28 de octubre de 2013

AVANTI HORACIO... te necesitamos.....

Mejora la salud de Horacio González

 

 

El titular de la Biblioteca Nacional y miembro de Carta Abierta se encuentra "estable" tras el ACV que sufriera el jueves de la semana pasada. Esta semana sería dado de alta y podría regresar a nuestro país.
El director de la Biblioteca Nacional, Horacio González, que el jueves pasado sufrió un leve accidente cerebro vascular (ACV) tras su participación en el VI Congreso Internacional de la Lengua Española en Panamá, se encuentra "estable, de buen ánimo y realizando los últimos estudios", dijo este lunes su secretaria privada, Adriana Savia.
"Está estable y los médicos están realizando los últimos estudios para cerciorarse de que pueda viajar en avión. Se va a quedar tres días más, pero está de buen ánimo, come, se levanta", agregó Savio, quién está en permanente comunicación con la esposa del sociólogo, la cantante y compositora Liliana Herrero.
González, de 69 años, participó del Congreso con una exposición sobre Libro digital, y tras emprender la vuelta sufrió en el aeropuerto panameño "un pico de presión, que lo llevó a un leve ACV, pero de acuerdo a las tomografías no tiene secuelas, ni coágulo, sólo una dificultad en la pierna izquierda que con la rehabilitación estará bien prontamente", tranquilizó Savio.
Mientras los pronósticos médicos son "esperanzadores para que retorne pronto a sus funciones", la Biblioteca Nacional se encuentra a cargo de María Pía López, actual directora del Museo del Libro y de la Lengua.

Fuente: infonews
 


ADICTOS AL APOCALIPSIS por PAUL KRUGMAN




Hubo un tiempo en que si uno andaba por ahí gritando “el fin está cerca” le tildaban de chiflado, alguien a quien no se podía tomar en serio. Hoy día, sin embargo, todas las personas de bien van por ahí advirtiendo del desastre que se avecina. De hecho, uno tiene prácticamente que sumarse a las fantasías del apocalipsis fiscal para que lo consideren respetable.
Y quiero decir fantasías. Washington se ha pasado más de tres años aterrorizado por una crisis de la deuda que sigue sin producirse y que, en realidad, no puede ocurrir en un país como Estados Unidos, que tiene su propia moneda y adquiere sus préstamos en esa moneda. Pero los pájaros de mal agüero no dan su brazo a torcer.
Fíjense, por ejemplo, en Stanley Druckenmiller, el inversor multimillonario, que hace poco causó un revuelo con sus advertencias sobre la carga que representan nuestros programas de ayuda social. (¡No me diga! ¿Cómo es que a nadie más se le ha ocurrido usar ese argumento?). Podría haber hablado de los problemas a los que tal vez nos enfrentemos dentro de una o dos décadas. Pero no. Parece sentirse en la obligación de advertirnos sobre la inminente amenaza de una crisis financiera peor que la de 2008.
O piensen en la organización Fix the Debt [Arreglen la Deuda], siempre gruñendo por el déficit, dirigida por los omnipresentes Alan Simpson y Erskine Bowles. Supongo que era de prever que Fix the Debt respondiese al último pacto presupuestario con un comunicado de prensa que intentase centrar la atención en su tema preferido. Pero la organización no se ha contentado con afirmar que los problemas presupuestarios a largo plazo de Estados Unidos siguen sin resolverse, cosa que es cierta. Tenía que advertir de que “seguir posponiendo el momento de hacer frente a nuestra deuda es dejar que siga ardiendo un fuego que podría descontrolarse en cualquier momento”.
Como ya he indicado, hay dos cosas llamativas en esta especie de catastrofismo. Una es que los catastrofistas no se han replanteado sus premisas a pesar de haberse equivocado una y otra vez (quizá porque los medios de comunicación siguen tratándolos con inmenso respeto). La otra es que, por lo que yo sé, nadie, y subrayo lo de nadie, del universo del apocalipsis inminente ha intentado explicar cómo tendría lugar exactamente el desastre que pronostican.
Respecto a los gritos de “que viene el lobo”, en cierto sentido resulta realmente asombroso darse cuenta de la cantidad de tiempo que llevan las advertencias sobre un desastre inminente llenando las ondas y las páginas de opinión. Por ejemplo, acabo de releer un artículo de opinión de Alan Greenspan en The Wall Street Journal advirtiendo de que nuestro déficit presupuestario haría que se disparasen la inflación y los tipos de interés. ¿Qué pasa con la realidad de la baja inflación y los tipos de interés bajos? Eso, afirma él en su artículo, es “lamentable, porque está fomentando una sensación de complacencia”.
Resulta curiosa la facilidad con la que personas que normalmente se inclinan ante la sabiduría de los mercados afirman que los mercados se equivocan por completo cuando no se dejan llevar por el pánico del modo en que supuestamente deberían hacerlo. Pero lo verdaderamente llamativo de este ejemplo es la fecha: el artículo de Greenspan se publicó en junio de 2010, hace casi tres años y medio (y tanto la inflación como los tipos de interés siguen siendo bajos).
¿Y se ha replanteado su opinión el antiguo maestro tras haber estado tan equivocado durante tanto tiempo? Ni lo más mínimo. Su nuevo (y bastante malo) libro afirma: “La tendencia hacia un gasto deficitario sin restricciones es nuestro principal problema interno”.
Mientras tanto, en relación con esa crisis de la deuda a menudo profetizada y que nunca llega, en una declaración ante el Senado hace más de dos años y medio, Bowles advertía de que probablemente nos íbamos a enfrentar a una crisis fiscal unos dos años después e instaba a quienes le escuchaban a “detenerse un minuto a pensar en lo que pasaría” si “los banqueros de Asia” dejasen de comprar nuestra deuda. ¿Pero han intentado verdaderamente él o alguno de los suyos pensar detenidamente en lo que pasaría? No, en realidad no. Simplemente dan por hecho que los tipos de interés se dispararán y habrá una debacle económica, cuando la teoría y las pruebas indican que no es así.
¿No me creen? Fíjense en Japón, un país que, como Estados Unidos, tiene su propia moneda y adquiere sus préstamos en esa moneda, y que, en relación con el PIB, tiene una deuda mucho más alta que la nuestra. Desde que llegó al cargo, el primer ministro Shinzo Abe ha maquinado, de hecho, exactamente la clase de pérdida de confianza que temen quienes se preocupan por la deuda; es decir, ha convencido a los inversores de que la deflación ha acabado y la inflación está a la vuelta de la esquina, lo que hace menos atractivos los bonos japoneses. Y los efectos en la economía japonesa han sido todos positivos. Los tipos de interés siguen bajos porque la gente espera que el Banco de Japón (el equivalente a la Reserva Federal) los mantenga bajos; el yen ha caído, lo cual es bueno porque hace que las exportaciones japonesas sean más competitivas. Y el crecimiento económico japonés, de hecho, se ha acelerado.
¿Por qué, entonces, deberíamos temer un apocalipsis de la deuda en EE UU? Se podría pensar que seguramente alguien de la comunidad del apocalipsis de la deuda habrá ofrecido una explicación clara. Pero no ha sido así.
De modo que la próxima vez que vean a algún hombre trajeado y de aspecto serio afirmar que estamos al borde del precipicio de la catástrofe fiscal, no se asusten. Él y sus amigos se han equivocado en todo hasta la fecha y, literalmente, no tienen ni idea de lo que dicen.

TRANSICIÓN LAS PELOTAS....

Se atreverán, con esta distribución de bancas, a pedir la presidencia en Diputados ?
Se atreverán a pedir el juicio político de Cristina ?
Temo que el plan Lugo les ha quedado demasiado grande... 




Con el 50% en ambas cámaras a quién se le ocurre hablar de transición dejando de lado la acción política concreta y la enorme  potencialidad que otorga este capital ...


Transición las pelotas... 
Mentime que me gusta, afirma el espectro de presidenciables opositor. Acaso lo mejor es dejarlos festejar este incoloro, inodoro e insípido 0 a 1 de local... (hablo de su derrota y de local)...

Eso si chicos. Cuando juren como legisladores, vayan. Aunque sea cuando juren... No sea cosa que dentro de dos años tengamos que volver a mencionar ese asunto de las asusencias... aunque a fuerza de ser sinceros a los votantes del Pro y a los de Unen muy poco les interesa dicho inciso...

El FPV tiene mayor representatividad en ambas cámaras del Congreso Nacional que Macri en CABA.. ¿Alguien habla de transición en CABA durante estos dos años venideros teniendo en cuenta que Macri tampoco puede ser reelecto?...

Hay dos años para reconstruir política e instalar un continuador del proyecto. El núcleo duro Kirchnerista, su base militante y su extensión territorial tienen cimientos que por más esfuerzo que hagan las corporaciones meditáticas (y algunos desencantados) no se pueden ocultar, de modo que sólo es cuestión de pensar lo pensado, revisar lo revisado y afirmarse en todo lo bueno realizado para que la profundización del modelo no quede sepultado simplemente porque ciertos aires neoliberales han seducido nuevamente a los oidos de buena parte de nuestros compatriotas. 

En EE.UU hay estados Demócratas y estados Republicanos. 
Y existen algunos pocos estados que presentan dilemas y variaciones en casi todos los comicios.
En ese sentido nosotros tenemos las cosas claras, con una sola salvedad: Un 50% de los distritos están muy claramente identificados con el FPV, pero el otro 50% es un variopinto rompecabezas de disconformismos y ambiciones personales con discursos y desacuerdos programáticos e ideológicos notorios. Este grupo no puede tener conducción política unívoca como tienen Republicanos y Democrátas en EE.UU, lo vimos cuando la conformación del tristemente célebre Grupo A, en donde muchos de los ingresantes de ayer nos recuerdan notables papelones legislativos durante le período 2009/2011. Dicho de otro modo: mucha agua ha corrido bajo el puente, sin embargo, y para mal de los que desean segmentar a nuestra patria bajo una visión etnocéntrica, el puente que nos une sigue estando allí, para cruzarlo, para defenderlo, para que a nadie se le ocurra pensar que será fácil su destrucción...