EL PERDIDO - ESTACIÓN JOSÉ A. GUISASOLA - PARTIDO DE CORONEL DORREGO - BUENOS AIRES - ARGENTINA

lunes, 31 de diciembre de 2018

Cuentan que al blues lo inventaron las chicas… Acaso por eso dentro de él ni el género, ni la edad, ni los idiomas son un dilema


Celia Sánchez Santa  Mujer con Guitarra  - Óleo




Sophie Lloyd – Inglaterra








Cissi Goumare – Holanda








Tina S – Francia







Laura Cox – Francia








Laura Lace – Letonia








Sylvya Boschiero - Italia





Li Sa X – Japón







Guilia Marta Valla – EE.UU









Nita Strauss – EE.UU









Alexandra Zerner – Bulgaria








Susanna Hoffs– EE.UU





sábado, 29 de diciembre de 2018

La extorsión como herramienta política de poder




Un Consuelo. Óleo sobre tela de Fernando Botero Angulo



La extorsión política, nos señala el filósofo y sociólogo boliviano Raúl Prada Alcoreza,  cuenta con un complejo aparataje de incidencia y de inducción de comportamientos. Lo que era la retórica política, como recurso discursivo de convencimiento, se ha convertido en una fabulosa maquinaria de publicidad y propaganda, que implanta opiniones mediáticas, esquemáticas, como consignas de mercadotecnia. En el lenguaje polarizador de la política se lanza un mensaje simple: si no estás con nosotros estás con los enemigos del “cambio”, de la “revolución”, o, en otra versión, estás con los enemigos de la “democracia” institucionalizada. La forma y el estilo de emitir el mensaje puede variar, incluso puede adquirir expresiones más elaboradas, sin embargo, el mensaje, en el fondo, es similar; se trata del chantaje político, que puede adquirir connotaciones de chantaje emocional o de chantaje ideológico, se lo haga a nombre de lo que se lo haga, la “revolución” o el Estado, el “proceso de cambio” o la institucionalidad.
La extorsión política persigue variados réditos; uno de ellos tiene que ver con el camuflaje de legitimidad; otro de ellos tiene que ver con el mantener como rehén al pueblo, rehén de la clase política o, en su caso específico, del gobierno. Entre los réditos se encuentra el lograr beneficios no solo políticos, sino también económicos. Lo que se denomina corrupción es, en realidad, el efecto de la extorsión política, en sentido de renta adulterada. Estos variados réditos se logran cuando el ejercicio de la política se presenta como la única manera de ejercerla, la institucionalizada, la reglamentada, la normada, que, en definitiva, otorga el monopolio de lo político a la clase política. Los límites de la realidad institucionalizada están definidos por el Estado; cuando la realidad es ésta, producto del poder, se excluyen taxativamente otros ejercicios no estatalizados; se descartan las prácticas alterativas de los colectivos sociales; en efecto, aunque no se lo diga, se prohíben otras prácticas políticas, descartando la posibilidad del autogobierno.



Traslademos los conceptos a lo doméstico...

El Grupo Clarín y el macrismo: ficción mediático-judicial y persecución política como ejemplo doméstico sobre la extorsión:



El límite entre lo que es verdad y lo que parece verdad, muchas veces, es difuso. Verosímil es aquello que parece verdad, pero que no necesariamente lo es. La gran ficción mediática construida para justificar la persecución judicial a los opositores políticos del gobierno de Cambiemos se construye sobre el concepto de verosimilitud. Se apoya en ideas instaladas en “el sentido común”, en preconceptos sedimentados por un discurso repetido durante décadas: “los políticos son todos iguales”, “los políticos son todos ladrones”, “los populistas, izquierdistas o peronistas son los más ladrones de todos los políticos”.

Por Hector Bernardo para Contexto



Luego, para solidificar ese prejuicio, basta con encontrar un corrupto (por ejemplo: José López) y exponerlo públicamente para justificar el todo por la parte. “Si uno es corrupto, era cierto: todos son corruptos. Y todo lo que se diga sobre ellos es verdad”.
La estrategia no es nueva, sólo cuenta con mayores recursos por el avance de las tecnologías (Facebook, Twitter, WhatsApp, etcétera), que crean la falsa ilusión de una comunicación horizontal, democrática.
La batalla comunicacional siempre tuvo un rol clave. En Argentina, los golpistas y fusiladores del 55 se autodenominaron “la Revolución Libertadora”, aunque nada tenían de revolucionarios ni mucho menos de libertadores. Ellos, que habían hecho un golpe de Estado contra un presidente elegido democráticamente por un amplio margen y que se habían instalado en el gobierno por la fuerza, masacrando a los trabajadores, llamaban a Perón “el tirano prófugo”.

Ya en aquella época, construyeron un relato ficcional sobre supuestas bóvedas estatales que antes del gobierno peronista habrían estado “repletas de oro” y que habrían sido vaciadas por el “líder demagógico” (sólo les restaba decir que “los populistas” se habían “robado un PBI entero”). Todo para justificar un brutal ajuste y la transferencia de recursos desde los sectores más vulnerables hacia los de mayor poder económico. La historia se repite: primero, como tragedia, luego, como farsa.

El discurso político-mediático liberal y su posterior vertiente neoliberal (en definitiva, el discurso del poder) sostuvo un relato similar en el resto de los golpes en Argentina. También lo hizo contra todos los líderes regionales a los que trataron de derrocar. Lo hicieron contra Salvador Allende, Fidel Castro, Hugo Chávez, Evo Morales, Lula da Silva, etcétera.
Ahora, como si se tratase de un libreto para una mala serie de Netflix, el relato ficcional, que se construye sobre ese discurso sedimentado por la repetición a lo largo de los años, apunta contra la figura de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner y tienen como único elemento las fotocopias de algunas hojas de los supuestos “cuadernos” de Oscar Centeno, un chofer de un Ministerio que, a decir de Aníbal Fernández, “habla como Monzón (el reconocido boxeador argentino) y escribe como García Márquez (el novelista colombiano, Premio Nobel de literatura)”.
La mala trama de espionaje sirvió para que jueces y fiscales inescrupulosos, que responden a intereses que van más allá de nuestra frontera, extorsionaran a los empresarios de la denominada “patria contratista”. Empresarios que eran responsables de la obra pública desde décadas antes de que el kirchnerismo llegara al gobierno (y no al poder, que siempre estuvo en las mismas manos).
Al igual que en Brasil con el expresidente Luiz Inácio “Lula” da Silva, las pruebas no importan. Sólo vale el discurso mediático y el testimonio de empresarios extorsionados que, para evitar la cárcel o reducir posibles penas, declaran lo que jueces y fiscales les exigen que declaren.

La construcción de la idea de que la ex mandataria es una especie de “Al Capone” que mata fiscales, hace negocios con terroristas y se roba toda la bóveda del Banco Central para transformarse en una especie de dictadora que pretendía eternizarse en el poder intentó consolidarse por todas las vías. El discurso mediático incluyó “diagnósticos televisivos” de médicos-periodistas que difícilmente podrían determinar una gripe, pero que, con supuestas herramientas de la psiquiatría, definieron (a la distancia) que la expresidenta “padecía el síndrome de Hubris” (la enfermedad del poder). Para el discurso mediático dominante, Cristina Fernández de Kirchner era (y es) la suma de todos los males.

La ex mandataria y actual senadora es la líder política con mayor intención de voto para las elecciones presidenciales de 2019. La intención de instalar la idea de que fue “la jefa de una asociación ilícita” tomará aún más fuerza a lo largo de todo el año electoral.
El máximo objetivo: conseguir quitarle los fueros como senadora, encarcelarla y quitarla de la escena electoral (igual que a Lula da Silva). El objetivo de mínima: desgastar su imagen y lograr que el voto anti-Cristina les permita una reelección. El objetivo transversal: generar una “cortina de humo” que distraiga al pueblo argentino del desastre económico en que el macrismo ha hundido al país (megadevaluación, aumento de las tarifas de luz, gas, agua y transporte, destrucción del poder adquisitivo de los trabajadores, jubilados y estudiantes, cierre en cascada de las pequeñas y medianas industrias, crecimiento de la desocupación y la pobreza, y un enorme endeudamiento externo).
La verdadera asociación ilícita, digitada por el Departamento de Estado de Estados Unidos, está conformada por el Grupo Clarín, el gobierno de Cambiemos y sectores del Poder Judicial para perseguir a los opositores políticos y desfalcar al pueblo argentino.
La fuerte intención de aniquilar al empresariado argentino para que las empresas norteamericanas desembarquen como marines y se apropien de la obra pública también comienza a sonar cada vez más fuerte.
“Esta instrumentación del Poder Judicial que se da aquí en Argentina, que se da en Brasil, que se da en Ecuador, es una estrategia regional, no tengo ninguna duda”, aseguró Cristina Fernández de Kirchner.
Ejecutores regionales y articulación internacional, la construcción del sentido común y la destrucción del Estado de derecho, y, con ello, de la de democracia, forman parte de los pasos de un saqueo a los que el pueblo argentino deberá ponerle un freno en 2019, para volver a construir una patria con justicia social, soberanía política e independencia económica. El futuro aún no se ha escrito y cada trabajador tiene en sus manos el lápiz con el cual escribir su destino, líneas que no serán fotocopiadas por el poder.
Por Hector Bernardo para Contexto


El propio INDEC oficialista y para nada creíble no alcanza a minimizar con sus falacias el descalabro de lo que alguna vez quiso ser una Nación libre, justa y soberana..

Aquí el informe:





jueves, 27 de diciembre de 2018

Coronel Dorrego – Reyes 2019… Raúl, espero que la crónica te ayude a pensar sobre el tema de tu reelección






Primero el disparador…




Ya lo mencionó el Intendente en los días posteriores al comienzo de su mandato: “Cambiemos vino a hacer en Provincia de Buenos Aires y en Nación lo que nosotros (la UCR) viene haciendo en Coronel Dorrego desde 1999

Y cumplieron de cabo a rabo.

Aún con la alineación de los planetas político-jurisdiccionales la peor Intendencia por lejos. Acaso esa es la cardinal causa para calificarla de ese modo. Cómo será la cañada, entonces. Hay que hacer mucho mérito para estar por debajo de sus dos predecesores. Esto solo fue posible debido a que justamente, y a pesar de los esfuerzos propios del oficialismo municipal por denostar, tanto a Nación como a Provincia de entonces, estos nunca tuvieron políticas de ajuste para con el distrito ni jamás existieron incumplimientos en tanto la coparticipación y los fondos de los programas anexos (esto reconocido por el propio ex Lord Mayor Zorzano en varias oportunidades, más allá de lo que suele babear una semialfabetizada y bastante aturdida Concejal oficialista) cosa que este gobierno hace de dicha herramienta su vademécum distributivo.

Por eso te cuento que arruinaste tu imagen y tu apellido por seguir los lineamientos de estos criminales sociales, de este grupo de plutoneofascistas que vino a exterminar a buena parte de la población. Fuiste vasallo de Macri-Vidal y del Nazi Duran Barba en contra de tu pueblo profundo y la doctrina de tu partido, la de tu viejo, la de Alfonsín. Le estás haciendo daño a muchas personas. Vos no eras esto, y te convertiste en esto y como religioso devoto del costo/beneficio el modelo te convenció que la moneda especulativa vale más que la vida completa de las personas que durante años bancaron tus progresos socioeconómicos y culturales, como la de cada uno de tu nefasto grupo de tareas, conjunto de animálculos que por los medios amigos salen a pedirte que sigas porque sino deben ir a trabajar. Por eso, para vuestra visión sectaria, los seres humanos, en todas sus fases, no lo somos, somos apenas vulgares costos susceptibles de ser eficientizados.

Pena me das. Y más cuando a tus íntimos les confesás, de manera aputanasada, entre lamentos, incluso victimizándote, tus incomodidades ejecutivas, tus dolores de cabeza, tus “para qué me habré metido en esto”; se delata aquí una perversión inédita en tu estructura intelectual. Algunos de tus cercanos piensan que el sistema te permitió salir del closet y exponerte tal como sos, con soberbia y superioridad moral. 
Sucede que esas incomodidades mariconas se las tenés que confesar a tu pueblo profundo, el pueblo que te creyó noble, el pueblo que te creyó vecino, el pueblo que es perjudicado por las ignominias y quiebres que provocan vos y tus colaboradores todos los putos días desde que sos, por dictamen propio, el peor de los Intendentes políticos y ad hominen, habiendo podido ser el mejor, porque lo más triste es que tenías las espaldas históricas más anchas para serlo.

Todas las decisiones te pertenecen, de manera que de ninguna estás ajeno. Tu SER cagón y extraviado por los viles del neoliberalismo y tu subsumisón, del cual fuiste opositor durante los 90, no te permitió pegar los portazos que correspondían en tiempo y forma, y decir, no le puedo hacer esto a mis amigos, a mis vecinos, a mi gente…

Yo me equivoqué con vos y lo confieso, y en el link de la nota que adjunto está la prueba. No te voté pero nunca creí que pudieras ser Macri-Vidal y el Nazi Durán Barba.. pero lo lograste y lo que más duele es que no te costó un carajo ser ellos…


.. y al final te la creíste, y esto fue porque caíste en la lógica de pagar con guita ajena (la nuestra) a la mierda que te adula, que te tira centros y te hace propaganda.. no pibe.. resultaste una vergüenza en todos los incisos, cosa que en la cresta de la ola, si mediara la sabiduría, te deberías dar cuenta sin esperar caer en desgracia para no sentirse una piltrafa. ¿Cuántas inundaciones más necesitás, cuántos cortes de agua, cuántos corruptos que se extienden obras para su beneficio?   


Supiste engañarme, cosa que no resulta para nada meritorio, ya lo han hecho otros con menos esfuerzo, talento y mérito, hace rato que ya no más. Usualmente se engaña al que cree, al tipo que anda por la vida sin prevenciones, al que confía, al que con la mano extendida alcanza. Vos sos esto y algo peor, porque te preparaste para serlo toda tu acomodada vida de burgués con olor a bosta y abolengo. No tenés la más puta idea de lo que significa el barro de hoy, pero vivir en el barro hoy, y no eso de sacarse una foto paga de cuando en vez rodeado de la mersada asalariada que oficia de telón, banda que algún día, más temprano que tarde, te dejará de oler los pedos, como hasta ahora…

Ojalá que este breve y sanguíneo texto ayude a tu decisión sobre un probable intento hacia un segundo mandato como Intendente Municipal. Aunque en realidad sospecho que hace tiempo has dejado de leerme, si es que alguna vez lo hiciste, tal cual me aseguró (o mintió) un colaborador tuyo. Lo hago sin ánimo de ofensa y sabiendo que ganarías los comicios con suma comodidad. En nuestro distrito la UCR Cambiemos pone a Robledo Puch y gana con la fusta bajo el brazo, trotando los últimos cien metros. Cosa que te debería hacer pensar sobre méritos personales y demás egocentrismos.  Tema que a mi entender tiene una complejidad que no es momento de tratar. Te dejo.. Voy a ver si hay agua, durante el día de hoy no tuvimos novedades en las canillas de Guisasola. No voy a escribir nada sobre el tema, si tenés voluntad léete mis comentarios de hace un año, cuando tampoco había agua.. todo sigue igual, y vos como Intendente, y cada uno que habló pelotudeces en sus puestos…  Salute, feliz 2019 y que la sabiduría te acompañe y sobre todo te ilumine para que no continúes haciendo el daño usual y cotidiano que nos venís regalando desde hace tres años..






miércoles, 26 de diciembre de 2018

OSVALDO BAYER “lo cobarde de mi valentía es que me duele ver a los puros de corazón vivir de las fiebres de mi frente…” les deseo a todos para este año que comienza SALUD y ANARQUÍA





En política existen batallas visibles e invisibles. Las visibles son las más sencillas de refutar, acaso las más evidentes, podemos ganar o perder, las invisibles son las más complicadas ya que se dan cuando comenzamos de manera imperceptible a pensar como el enemigo. Allí está el problema, pensar como el enemigo para obtener los favores de un colectivo que nos considera enemigos. Y no hablo de la utilización de las mismas herramientas que el enemigo, las herramientas son en la medida de los paradigmas, me refiero a un concepto eminentemente político-cultural. El pensar como lo hace nuestro enemigo lleva a nuestro propio aniquilamiento como colectivo político y como individuos sentipensantes dentro de ese colectivo. Y es allí a donde apunta el enemigo para asegurarse la victoria. Actuar como el enemigo no es pensar como el enemigo. Es solo una estrategia. Pensar como el enemigo es simplemente asumir la derrota de la batalla invisible.

Principio del formulario

Y como bien escribió Rodolfo Braceli sobre Osvaldo Bayer
“... estamos frente a uno de los intensos del mundo, los que saben y siente que pecar más que necesario es imprescindible, porque sin el pecado el mundo de los humanos ya hubiera sucumbido en un desmayo en cadena, masivo, sin retorno, que reemplazaría cualquier clase de Apocalipsis. Pecado es no pecar, pecado mortal, definitivamente mortal. No hay peor pecado que el que no se comete, así en la tierra como en la tierra...”

Osvaldo jamás pensó como el enemigo, debido a eso sobrevivió del aniquilamiento y seguirá sobreviviendo, observemos tan solo cómo y de qué manera más siniestra, a las pocas horas de su partida hacia el cosmos infinito del recuerdo, los abyectos mediáticos y  oligopólicos intentaron subrepticiamente tomarlo para sí y sacarlo del ataúd en donde lo había colocado durante los últimos 15 años…


Escribió Bayer: “A veces no sé si soy egoísta. Predico mi valentía y cuando veo que me siguen, los convenzo para que me dejen. Esto es lo cobarde de mi valentía, me duele ver a los puros de corazón vivir de las fiebres de mi frente… “


“Mis músculos son poderosos cuando abrazan,
mil labios son hermosos cuando besan,
mis palabras son bellas sólo cuando aman,
los pobres me dan limosna,
los ricos me envidian.
¡Mujeres!
En mis palabras
beberéis del vino más puro
y las mieles de los prados,
en mis palabras siempre estará
el poeta del sombrero de alas anchas..”


Continúa Braceli hablando sobre Bayer: “En Bayer como en Walsh, la militancia encarnó en la literatura o viceversa, la literatura dispuesta a inmolarse en la acción, la palabra hasta las últimas consecuencias, la palabra sin red, la palabra que cuesta la cárcel, el exilio o la vida. Una palabra arrojada así de ese modo en el mundo no puede no ser poesía..
Qué duda cabe que Osvaldo es un poeta, es su forma de estar dentro del mundo, poeta de cuerpo y de palabra sobre esas causas perdidas socavadas por la obscena desmemoria, esas causas que nuestros pulpos medios de descomunicación ningunean, minimizan y ocultan si asco. Justamente poesía de entrega discreta, sin alardes, sin mediáticos heroísmos. Honra y merece el aire que respira, hace poesía al andar, no le baja la mirada al abismo, salta sin red, insiste en machacar sin ser por ello reiterativo. Reiterativa es la crueldad y la “asesinación” consumada por el neoconservadurismo, por el neoliberalismo, por el neodesguace, por la neobuitredad. Bayer es el poema, nada más arriesgado que la poesía de las acciones concretas en este valle de lágrimas propiciadas en estos asfaltos sembrados de hipocresías, agachadas, mutaciones oportunistas, de alevosa desmemoria convalidada por la incoherencia convertida en hábito”.

“Entrando al siglo XXI después de Cristo éramos un  agujero con forma de mapa, un conato de país que milagrosamente conservaba sus nueve letras del apellido. Este entretenido sitio había sido “rifatizado” con el fervor de la impunidad, saqueado más adentro que desde afuera, entregado obscenamente, loteado al peor postor en sus reservas energéticas, donado a rajacincha. Un poco más atrás, hacia mediados de 1976, este sitio fue desangrado, violado en sus vidas y en sus muertes al compás de una complaciente indiferencia civil, empresarial, ruralista, mediática, eclesiástica, indiferencia que por extendida y general ni disminuye un gramo en su criminalidad. El caso es que la violación de vidas y muertes no fue suficiente, encima se robaron criaturas desde la placenta, por cientos se las robaron. La cuestión es que aquí no quedaron ni los mástiles, desgracia con suerte, acaso aliviadora ¿Qué bandera hubiéramos izado?...
Aquí hay un emporio derechas y una manga de izquierdas, pero con una diferencia capital: las derechas son opciones camufladas en los grandes partidos. Hay derechas explícitas y derechas que no lo parecen. Estas y aquellas tienen un rasgo sólido en común: siempre se juntan, no descansan, ni en los días de guardar, y guardan siempre.
En cuanto a las izquierdas de la Izquierda: decir que esto es un archipiélago resulta en el fondo una especie de autoelogio. Observando la implacable coherencia de Bayer podemos advertir que aquí, a lo largo de décadas, las izquierdas han insistido en confundir estribillo con ideología. Entre la vanidad y el capricho, cada brote de izquierda o de progresismo se autodecapita antes, mucho antes de despuntar y probarse en gestión concreta. La pavorosa capacidad para el suicidio temprano hace que las izquierdas de esta presunta izquierda nacional no necesiten de enemigos. Al enemigo, vuelta a vuelta, le ahorra el trabajo. En realidad nuestras izquierdas no mueran jóvenes ni niñas, no pasan del conato, del presentimiento prenatal, son esquirlas de una cascote inocuo, esquirlas de ética intermitente.
En cambio Bayer ha hecho una ética de la ideología, moral que aflora constante y porfiada en sus escritos y en su hacer.
Sucede que padecemos por estos Pagos una suerte desertores que sin embargo se las arreglan para figurar y estar al frente de los canto de utopía. Ya no se puede juzgar más a la piedra ni perdonarle nada, basta de echarle la culpa de la pedrada. Pienso y siento que muchos menos que pocos pueden afirmar por la mañana “yo soy de izquierda”. Eso “soy de izquierda” sólo se puede sostener al final del día, después de revisarnos la jornada, después de ver que dijimos con las palabras y qué hicimos con las acciones, después de ver qué trecho hay entre nuestros dichos y nuestros hechos…”


Salud y Anarquía..


(una de las últimas entrevistas realizadas al maestro)




domingo, 23 de diciembre de 2018

Una obra a punto de arribar al sendero sucio más extremo, el de la postverdad.





Posiblemente una metáfora poética, cabe pensarla hasta como un acto de justicia literaria. El libro que nunca se corporizó como tal, que nunca nació, acaso al que solamente se lo percibió mediante bocetos y ecografías imprecisas debido a ciertas constancias y borradores que dan fe de su existencia, esperanza arbitraria, infundada, nos revela hoy su esbozo terminal, su certificado de defunción prenatal.
Existe una portada, aunque yo le procuraría rango de preludio, modo "brillo testimonio", que seguramente quedará en el inconsciente colectivo de aquellos que deseaban durante este fin de año tenerlo entre sus manos, investigarlo, escrutarlo, disfrutarlo quizás. Y es muy injusto que dicha imagen sea esa significativa e impactante pintura, que sea ese ornato exquisito el que quede como documento de un fracaso anunciado, de mi fracaso anunciado; seguramente la bella y artística visión que tuvo Mary Sagasti de ese sendero con extremos sucios familiares no se corresponde a la escasa calidad de los cuentos y relatos que imaginariamente, aún creemos, descansan en su interior.

Intuyo, me atrevo a conjeturar, que el título del libro que "no fue" le hizo honor a su destino y viceversa. Cuando apenas abrió sus sentidos y los racionalizó, y comenzó a distinguir los aromas y colores del sendero, cuando empezó a reconocer sus dilemas y contradicciones, sus bienvenidas y despedidas, sus bendiciones y maldiciones, tuvo que partir, corrijo, fue clausurado, fue quemado por las oprobiosas musas de la descortesía artística: "pasaron cosas" en estos más de cinco meses, aseguraron las nueve malévolas amantes de Apolo, incisos que nos sentencian intelectualmente debido a que según ellas, no los alcanzamos a entender. La tragedia griega en su faz ecuménica. Dos fuerzas nobles, virtuosas e inocentes en disputa no deseada; en medio, los poetas, los frágiles creativos y sus humanas desdichas inmateriales con las cuales los Dioses se pervierten, juegan y divierten a placer. Que no se responsabilice a nadie rezaba el maravilloso y cínico relato de Julio Cortázar en Final de Juego, tal vez mi libro preferido del maestro, aunque es muy difícil tabular tanto genio; fue el destino, fue un pulóver azul el que lo alejó, lo encerró y lo mató...  si sucede conviene

Hay sueños que necesitan reposo escribió Antonio Porchia, sospecho que en este caso el reposo incluye el concepto de eternidad, reposo perpetuo, reposo y olvido, pero es una presunción tan solo. Ojalá no sea de esta manera, no me gusta tener razón, escojo ser feliz, y  espero que las musas, al final del sendero, exhiban alguna dosis de piedad y prolonguen temporalmente el  último paso adelante. Por el momento estimo que…


…tal vez el día que no esté
alguien destape un libro
que haya escrito
dándome por vivo.
Es probable
que por un instante
vuelva a percibir, amar, resistir;
intuirme menos muerto.
Por ahora no hay alivio.
Distanciado de mis deseos
persisto, sólo persisto;
deslucido, apagado,
vulgar estado de regreso
con espacios ilusorios,
espectros silentes
que abusan de mi espalda,
moralmente enamorada
de la eternidad
y su néctar de finitud.
Tal vez el día que no esté
alguien descubra un libro
que yo haya escrito
dándome por vivo,
observando que deseo
sin gozar que deseo,
como aquellos que con dicha
disimulan vivir olvidando discernir.
Juego,
le concedo recreo a la tragedia
haciendo que vivo,
dado que la muerte me es ajena,
extranjera de mí
y del sitio en que nací,
luego de mi primera muerte,
primer dolor, llanto fundacional.
De modo
que cumplo con todos los requisitos
para afrontar la finitud;
sigo vivo, respirando simulacros...


Quiero en el final expresar mi enorme gratitud a todas y todos aquellos lectores, amigas y amigos, que interesados en la obra, deseosos de leerla o simplemente para obsequiarla en estas fiestas -en lo personal estaba esperanzado por compartir varios ejemplares con mis afectos cercanos aprovechando el próximo encuentro festivo-, recibirán la novedad con algún dejo de melancolía, tristeza quizás, no es para tanto, las tragedias cuentan de sí que más se perdió cuando su génesis. Pensemos por un instante que solo se conocen en el presente menos de una decena de obras tanto de Esquilo como de Sófocles, y una veintena de Eurípides, mayúsculos talentos de la literatura universal los cuales ensayaron en sumatoria casi tres centenares de obras. La vida es un mesurado promedio de sinsabores, y me atrevo adicionarle a dicho promedio no pocas dosis de desilusión…, y dije tragedia.. entonces Troya, y su incendio... 



Cuéntame, Musa,
la historia del hombre
de muchos senderos,
que, después de destruir
la sacra ciudad de Troya,
anduvo peregrinando
larguísimo tiempo


(La Odisea - Homero)






F E L I Z    N A V I D A D