FRASE DE EDUARDO GALEANO

EL ARTE Y LA CIENCIA EN UN DIÁLOGO ENTRE DOS SILENCIOS

sábado, 3 de septiembre de 2016

Historia mínima.. el tipo no resucitó, vino del infierno del Dante, me dio una palmada en el hombro y dijo...




Hace minutos me acabo de pegar un cagazo padre. Estando en pleno trabajo de jardinería, tal cual el Farmer que Andrés Rivera describiera en su excepcional novela, cierta voz conocida irrumpió mis tareas para mi sorpresa y estupor...

Cómo le va don Sala, me dijo el tipo....

Quedé atónito, no podía comprender lo que estaba viviendo. No tenía testigos en ese momento ya que el espectro había tomado la precaución de aprovechar la ausencia de Dorita. Mi balbuceo dio nota del momento.

No se inquiete don Sala, pasa que usted ni muerto me deja en paz, aseguró.
El hombre, o lo que es lo mismo, su imagen, estaba embebida de una gracilidad notable y elegancia que nada tenía que ver con su vida terrenal.

¡Qué pilchas, don Sala! ¿Cuándo me vio vestido así? No se la pasa tan mal por allá. Ya lo dijo Twain: para divertirse y por la compañía prefiero el infierno. Mi intención no fue venir a sacarlo de quicio ni mi función es asustarlo, solo me tomé el atrevimiento ya que debo comentarle algo que debe saber. Usted es una de las pocas personas que me tomó seriamente y siempre se preocupó por mi suerte de manera que mis actuales ventajas deben ser fiel custodio de tamaño acto de nobleza.

Sigo sin entender, le respondí.

Me enteré don Sala que lo rajaron del laburo y subí de inmediato, pasando antes por el cuarto círculo del Dante, ese que habla de la avaricia y la prodigalidad, luego paré en el primero, estuve en el limbo un rato, releyendo viejos textos suyos para enterarme y entender lo sucedido. Le cuento, entre paréntesis, que sus textos son muy apreciados por los distintos estadios del infierno.

Me alegro que por lo menos alguien les de bola, es mejor que ser ignorado, aunque más no sea en el campo santo maligno que propone la fe judeocristiana, interrumpí.

Le cuento don Sala que mi actual estado me permite entrometerme en distintos lugares para curiosear comportamientos con la impunidad que otorga mi “no ser físico”. Apenas me enteré de su mala nueva hice un trabajo de campo antropológico por el Pago Chico para saber como cayó la novedad. Le cuento que ha hecho feliz a mucha gente, sobre todo dentro del oficialismo. Nuestros vecinos de Cambiemos, algún concejal entre ellos, sienten una suerte de redención, justicia divina le dicen, incluso han colocado a quienes lo despidieron a la altura de justicieros contemporáneos, notables ciudadanos artífices de la eliminación de un bastardo apátrida intelectualoide K. Vio como son, les encanta que la gente pierda el trabajo...

Pero a contracara de lo que usted dice, le agregué, le debo confesar que he recibido la solidaridad de algunos de ellos. ¿De manera pública o privada? Me preguntó el tipo. Privada, le respondí. Ve, inquirió, eso es hipocresía, ya que se evitan condenar a un sistema de exclusión, en este caso con nombre, apellido y razón social, en el que están de acuerdo. Yo no me fijo en esas cosas mínimas, sentencié, cada uno es como es y las maneja como puede. Además, amo hacer feliz a la gente...

Sabe qué don Sala, tengo que regresar, pero quiero decirle que hay gente de donde vengo que lo sigue con mucho interés, que cuando quiera y pueda será bien recibido... No esperaba otra cosa, le respondí...

6 comentarios:

  1. Don Sala, tiene algo de cierto el cuento?

    ResponderEliminar
  2. Supuse algo semejante frente al rarísimo mensaje venido del éter grahambelliano.
    No te pierdas.
    Abrazo solidario y patagónico, compañero !!!
    ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amigo... Tal vez y con un clima de época favorable y sobre la base de mis conocimientos me dedicaré a la especulación, gestionaré fugas de capitales a Panamá y armaré ONG a favor del gobierno, hasta que me pueda jubilar.. Todas actividades lícitas en la actualidad..

      Eliminar
  3. Mi solidaridad para con vos, también. Vengo de decir ayer, entre próximos, que no hay que dejar de considerar las incesantes bajas individuales y cualitativas que vienen produciéndose día a día, por goteo, por causa de venganzas y represalias de pago chico o con origen en viejas pendencias (algunas ni siquiera ideológicas, sino triste constatación de envidias despertadas por la capacidad o agudeza ajena). El contexto policíaco-delacional en curso, promueve esta lamentable y malsana fruición punitiva; conductas que ruego no se extiendan, socialmente, algo más lejos que la simple supresión laboral. Reitero toda mi solidaridad, en la seguridad de que tu capacidad te permitirá sortear las intenciones enanas de quienes hoy festejan tu baja pero cuya victoria comprendemos, de antemano, pírrica. Saludos.

    ResponderEliminar