EL PERDIDO - ESTACIÓN JOSÉ A. GUISASOLA - PARTIDO DE CORONEL DORREGO - BUENOS AIRES - ARGENTINA

miércoles, 1 de agosto de 2018

Los ricos y la libertad, el rentismo parasitario



Por Julie Wark autora del “Manifiesto de derechos humanos” (Barataria, 2011) y miembro del Consejo Editorial de Sin Permiso y Daniel Raventós, editor de Sin Permiso, presidente de la Red Renta Básica y profesor de la Facultad de Economía y Empresa de la Universidad de Barcelona, para Revista Sin Permiso

Fuente:


Nuestro amigo Jordi es un hombre encantador que trabaja mucho. Llegado su cumpleaños, necesitaba un descanso. Con su compañera decidieron pasar un fin de semana en su playa preferida de Sant Martí d’Empúries, en la Costa Brava. Pero no... El problema con los sitios bellos es que los multimillonarios pueden decidir invadirlos para su uso exclusivo, cerrarlos por "motivos de seguridad", prohibir la prensa y hacerlo todo en secreto. El hermano pequeño de Elon Musk, Kimbala, decidió casarse con una "activista ambiental", Christiana Wyly, en las ruinas de Sant Martí d’Empúries, justamente cuando Jordi quería tener sus pequeñas vacaciones. Los invitados, dicen, incluían los Obama, Will Smith y Salma Hayek.


¿Cómo es posible que unos ricos puedan cerrar un pueblo o un lugar público en Cataluña? El alcalde (socialista, [sic]) del municipio responsable, la Escala, no quiere comentarlo. La Conselleria pertinente de la Generalitat de Cataluña alegó "motivos de seguridad". En la prensa parece interesarle más la comida ecológica que devoraron los invitados.


Los ricos están creciendo en el mundo desde la crisis que estalló en 2007. Capgemini ha editado su informe anual que lo detalla. Es un informe entre muchos para elegir que lo constatan. Concretemos: en el Reino de España los ricos crecieron proporcionalmente más que en el resto de Europa y del mundo. Estamos hablando de 560.000 millones de euros que acumulan algo más de 224.000 personas. Aunque las diferencias de fortuna entre estos ricachones son lógicamente muy grandes, la cantidad media es de 2.500.000 euros por persona. Algo nada despreciable. Según el IRPF, una persona que cobre más de 55.000 euros anuales brutos ¡forma parte del 5% más rico de la población! ¿Se dan cuenta de lo que esto significa? Si no, deberían hacer un esfuerzo. Porque se trata de una muestra empírica espectacular de la gran evasión y fraude fiscales que realizan los muy ricos. 224.000 personas supone el 0,48% de la población del Reino de España. Para hacernos una proporción: el gasto en pensiones es de 139.000 millones, y el pago por prestaciones al desempleo es de poco más de 17.400 millones, es decir, un 25% y un 3,1% respectivamente de lo que acumulan este 0,48% (menos de la mitad del "mítico" 1%) de la población del Estado. Estamos hablando de cantidades y proporciones muy grandes.


Los ricos, o más precisamente este 0,48% más rico de la población, han casi duplicado la cantidad acumulada desde el inicio de la crisis. En claro contraste, las condiciones de buena parte de la población no rica son mucho peores en el mismo intervalo. Actualmente, estadísticas 'dixit', la gran mayoría no rica de la población vive peor que hace 10 años.


La existencia de grandes fortunas se acostumbra a justificar por el hecho de que introducen todo tipo de innovaciones o aportaciones beneficiosas a la sociedad: los peritos en legitimación dicen que por su iniciativa, su ingenio, su creatividad o capacidad de innovación, realizan grandes aportaciones a la sociedad que cambian la vida de muchas personas.


Los hechos se alejan bastante de este mantra. La actual élite de los superricos está compuesta mayoritariamente por ejecutivos de la empresa y las finanzas, que representan alrededor del 60% del 0,1% de los que más ganan. Y esta colosal riqueza se debe, más que a la innovación o las aportaciones a la sociedad, a la "búsqueda de rentas" o, más exactamente, lo que en economía se conoce como "rentismo parasitario". La "búsqueda de rentas" no produce riqueza añadida y es un mecanismo por el que la renta simplemente cambia de manos. Se puede realizar el cambio de manos de las rentas mediante leyes, por las facilidades concedidas por los gobiernos, etc. Los ricos han captado muchas rentas de la mayoría de la población gracias a las legislaciones que han conseguido imponer mediante, aunque no de manera única, los muchísimos intrigantes a sueldo de las multinacionales que actúan cerca de los legisladores para este fin. El sector de la banca dedica alrededor de 1.200 millones de euros (conocidos) al año y un ejército de 1.700 personas a presionar a los legisladores de la UE en Bruselas para velar por sus intereses.


Y esto afecta a la libertad de la gran mayoría. En Empúries, un espacio público se cerró porque los multimillonarios pudieran disfrutar de las ruinas, excelentes comidas y lo que les apeteciera, sin ser molestados por la 'canalla'. Jordi no pudo ir a Sant Martí  porque la fiesta de unos ricos lo impidió. Su libertad quedó tocada. Y eso desgraciadamente sólo es una anécdota. La plutocracia de los superricos viola la libertad de todos cada día, mediante sus conexiones con los gobiernos para regular los mercados pro domo sua, por todo el mundo. Y mucha gente los admira.
Una version en catalán se publicó en:



No hay comentarios:

Publicar un comentario