EL PERDIDO - ESTACIÓN JOSÉ A. GUISASOLA - PARTIDO DE CORONEL DORREGO - BUENOS AIRES - ARGENTINA

martes, 27 de marzo de 2018

La mayoría de nuestra sociedad ha decidido ponerse bajo la dictadura del devaluador al asumirse individualmente como costo, al entenderse colectivamente como gasto..






Ya nos sacaron todo lo que querían sacarnos. No hay vuelta atrás con la depreciación de los ingresos por devaluación e inflación, no hay vuelta atrás con el trabajo como variable de ajuste y transferencia de la renta, no hay vuelta atrás con la deuda y la estafa de los buitres, no hay vuelta atrás con la descapitalización de los bienes nacionales, no hay vuelta atrás con la mayoría automática de la Corte, no hay vuelta atrás con la utilización del fondo de sustentabilidad y la venta de acciones para cubrir el déficit, no hay vuelta atrás para la sistemática persecución parajudicial de los líderes populares, no hay vuelta atrás para la ley de medios, no hay vuelta atrás para la apertura indiscriminada de importaciones, no hay vuelta atrás con el desempoderamiento de nuestros derechos básicos, no hay vuelta atrás con que los organismos de auditoría queden en manos de los investigados por fraude, estafa y lavado, no hay vuelta atrás para la destrucción de Mercosur y la Unasur, no hay vuelta atrás para la enorme transferencia del PBI que se realizó a favor de los sectores concentrados. De aquí en más todo lo que sigan haciendo será de chiripa, será un inesperado regalo que el pueblo lobotomizado y cómplice le hace a este gobierno excluyente, perverso, corrupto y represor. Ahora sí, andá al super y comprá baratijas importadas y creete vivo porque pagás basura por dos pesos y siete mil por el gas, la luz, la telefonía, el cable, el agua, el transporte, mientras miles de compatriotas se quedan sin trabajo. ¿Y sabés por qué razón no hay vuelta atrás? Como afirmó Napoléón, "la única razón por la cual los pobres no carguen contra los ricos es la religión", mientras Paul Getty añadió en función de esos dogmas "Los pobres heredarán la tierra, pero no los derechos sobre sus minerales"... Vos seguí entretenido, los elefantes siguen allí atrás, ya no pasan, se quedan y te están haciendo sombras chinescas...
El neoliberalismo nos ganó nuevamente corriendo otro paso más el eje de discusión. Ya no se va a discutir la actualización salarial de acuerdo a los ingresos de hace 8 meses, ya no se van a discutir los niveles de desocupación ni los aumentos en el costo de vida con su correspondiente descenso en su calidad, ni la transferencia del PBI hacia los sectores más concentrados y menos habrá audiencias públicas por los aumentos en los servicios. En dichas cabezas de playa han logrado asentar sus praxis y su dialéctica gracias a la desmovilización y a la apatía, tanto político-partidaria como sindical. Siguen avanzado, ahora vienen directamente por los derechos, tanto de los trabajadores registrados, como los de los no registrados, como los del sector pasivo.
Tristemente la mayoría de nuestra sociedad, por decisión propia ha decidido ponerse bajo la dictadura del devaluador del que le pone precio a su vida, al asumirse individualmente como costo, al entenderse colectivamente como gasto..



El compañero necochense Miguel Angel Bayón afirmó:  

El neoliberalismo logra superar la tasa de ganancia del capitalismo industrial gracias a la financierización de la economía. El sueño para el capital privado: Ganar mucho sin obligación laboral (sin tener que “lidiar” con trabajadores) y sin base material equivalente (medios de producción). El neoliberalismo forjó así un nuevo mundo económico: especulativo, improductivo y ocioso.


2 comentarios:

  1. Nos ganaron provisoriamente la batalla cultural. Es decir; vale más un bruto con declaraciones altisonantes y sin fundamento alguno (puras bravuconadas falsas) como Baby Echecopar que Carta Abierta (que es como ver una película para pensar": aburrido)
    Votar al Pro en definitiva ha sido "una joda bárbara". Bien bárbara.
    Antiguamente la derecha era culta. Hoy, para qué? Si tienen que aprovecha el tiempo en afanarse todo lo que pueden a cuatro manos mientras el pueblo sigue impávido, idiota. Comprando de inmediato data que NO EXISTE.

    ResponderEliminar