EL PERDIDO - ESTACIÓN JOSÉ A. GUISASOLA - PARTIDO DE CORONEL DORREGO - BUENOS AIRES - ARGENTINA

viernes, 30 de marzo de 2018

La letra grande de los informes del INDEC, incluso los de “este” INDEC, que los medios y el gobierno achican en sus titulares



 

Incidencia de la pobreza y la indigencia – La Argentina de Cambiemos – Por el Profesor Horacio Rovelli para la Tecl@ Eñe

 

Fuente:

http://lateclaenerevista.com/2018/03/30/incidencia-la-pobreza-la-indigencia-la-argentina-cambiemos-horacio-rovelli/

 

La Argentina de Cambiemos

Horacio Rovelli afirma que aun con datos propios el gobierno no cumplió la falaz promesa de campaña de reducir la pobreza y la indigencia, y sostiene que no puede hacerlo porque no es ese su objetivo.


La Encuesta Permanente de Hogares (EPH) es un programa nacional de producción sistemática y permanente de indicadores sociales que lleva a cabo el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) conjuntamente con las Direcciones Provinciales de Estadística (DPE). Tiene por objeto relevar las características sociodemográficas y socioeconómicas de la población.
Los datos de pobreza e indigencia ponen en evidencia que ni siquiera con sus propios datos, el gobierno ha sido capaz de cumplir la falaz promesa de campaña de reducir de verdad la pobreza.

Líneas de indigencia y de pobreza

La Canasta Básica Alimentaria (CBA) mide los requerimientos calóricos y proteicos imprescindibles para un varón adulto y de allí se deduce por porcentaje a los demás componentes del grupo familiar. Para determinar la Canasta Básica Total (CBT) se considera además los bienes y servicios no alimentarios que conforman dicha canasta (transporte, gastos en educación, salud, alquiler, esparcimiento, etc.)
Las mediciones de la pobreza e indigencia consisten en ampliar las mencionadas canastas básica y total al consumo de un grupo familiar. Consideramos el grupo familiar tipo (hogar 2) compuesto por un matrimonio joven con 2 hijos pequeños que necesitaba en febrero de 2018 de $ 17.537 pesos para no ser pobre y de $ 6.987 pesos para no ser indigente. Se trata de un incremento del 24,2 y del 28,3 por ciento en relación con las cifras de febrero de 2017
El 28 de marzo de 2018 el INDEC informa que la población urbana del año 2017 es de 27.593.207 personas y de 9.015.058 hogares, y que debajo de la línea de pobreza se encuentran 7.079.764 de personas (25,7%) y de 1.323.747 indigentes (4,8%).
El problema está en que, en el Informe del año 2017, por un lado, se prorratea en el segundo semestre el mes de diciembre de 2017, que fue de fuertes incrementos de precio por las fiestas y por la devaluación acelerada desde ese mes, tal es así que el 1° de diciembre de 2017 el dólar valía $ 18,05.- y en marzo 2018 (contenido por ventas de reservas internacionales del BCRA) vale $ 20.50, un incremento del 13,5 por ciento, con lo que las supuestas mejoras en los indicadores de pobreza del año pasado ya se licuaron por la aceleración de precios de los productos de consumo masivo entre diciembre y febrero de este año, en particular de los alimentos, tendencia que seguramente se profundizará cuando se den a conocer los datos de marzo de 2018, que encima tuvo el aumento de los precios de la canasta escolar. Y para el mes de abril, el Ministerio de Energía anuncia un acrecentamiento de las tarifas de gas en hasta un 40%.
Una botella de aceite mezcla de 900 cc cuesta un dólar en el mercado de Amsterdam y en el de Buenos Aires, si el dólar vale $ 15.-, $ 20.- o $25.-, ese va a ser  el valor del bien dada la capacidad de trasladar precio de las grandes empresas, sin ningún freno por parte del gobierno que cumple el triste papel que así sea

 

En síntesis

Un gobierno cuyo Ministro de Energía dice que va seguir teniendo la mayor parte de su patrimonio en el exterior porque el país no es confiable. Que incluso es la conducta que tienen los otros componentes del gabinete de Macri, pero sin decir una palabra. Un gobierno que es débil y debe aceptar las tasas de interés que le fijan los bancos, el precio que determinan las grandes empresas para el gas, la distribución de la energía eléctrica, combustible, acero, aluminio, leche y derivados, harinas, fideos, arroz, aceite, azúcar, yerba, etc., sin embargo, y es la razón de ser, tarda en dar las paritarias y le pone un techo del 15% a los salarios, cambia el índice de movilidad previsional y de los planes sociales (AUH, asignaciones familiares, pensiones) para que sean menores en términos reales, mal puede reducir la pobreza y la indigencia porque no es su objetivo
La Argentina de Cambiemos no tiene una punta de lanza, un sector productivo capaz de multiplicar producción y distribución en el país, lo que si hace es garantizar fuertes tasas de ganancias con sus correspondientes “colchones” de precios a los bienes y servicios (incluidas las tasas de interés) cuyos dueños son una minoría y perjudica a los trabajadores y productores, y más a los que menos ingresos tienen.

 



No hay comentarios:

Publicar un comentario