EL PERDIDO - ESTACIÓN JOSÉ A. GUISASOLA - PARTIDO DE CORONEL DORREGO - BUENOS AIRES - ARGENTINA

sábado, 29 de abril de 2017

Una discusión socioeconómica y política que se debe el peronismo para sí, pero sobre todo para la sociedad... por Claudia


Las ideas de ayer lucen como ayer en el presente...





A propósito de la siguiente nota de opinión


Claudia la mejora notablemente con disparadores novedosos, duros, argumentos fiscales, aromas de compleja asimilación pero sumamente seductores a la hora de elaborar pensamiento crítico... Claudia es una militante sentipensante del campo nacional y popular a quien respeto intelectualmente y admiro como prosista, que tristemente se ha refugiado en algunos pocos espacios para elaborar ideas fuerzas y compartir sus percepciones debido a cierto maltrato recibido. No cree oportuno disponer de espacios propios, cosa que lamento y se lo manifesté en su momento. Tengo el enorme honor de ser uno de ellos, cosa que le agradezco infinitamente. No conozco más de ella que su manera de pensar, no hay señales personales ni detalles; corrijo, todas sus señales personales y sus detalles están en su dialéctica, en su honesta erística de excelencia...





"La discusión, pendiente desde mediados de los 70 (cuando fue clausurada a fuego y bala), persiste en busca de autor. Y el mundo más allá de Argentina continuó haciéndose a medida del neoliberalismo. Porque éste fue muy hábil en constituir sujetos. La revolución digital se los acercó como nunca antes. Como en Matrix, hay un acuerdo tácito de las víctimas, entregadas totalmente a la resignación.

Experiencias como el cooperativismo en vivienda social y la reingeniería de fábricas autogestionadas apenas si resultaron un mojón sustantivo respecto de por dónde pasaban parte de los cambios necesarios en nuestro país y fueron llevadas adelante desde el “espontaneismo” clarividente o el influjo de viejas ideas de izquierda (que nuestra izquierda local sabe hacer naufragar quedándose en la circunstancia particularísima para nunca ascender a planteo extenso).

Después de los primeros y paradigmáticos ensayos creativos de Perón, el Peronismo ha sido experto en anquilosarse en la medianía (aplicando la creatividad únicamente al tráfico de influencias y, por largo tiempo, a las modalidades mañosas de sufragio que estratificaban viejos feudalismos).

Es cierto, la ceguera respecto de los previsibles finales del sistema neoliberal, cunde. La de hoy es, como decís, una competición desde el espacio y por el espacio. Convencidos todos esos actores sobre la inmovilidad de las situaciones mundiales. Y acerca de la inmovilidad de los sujetos individuales y colectivos, lo cual es todavía más grave. Cuando el tiempo de las administraciones kirchneristas, el tufo a quintas columnas que despedían los funcionarios, desde la tercera línea para abajo, llegaba hasta el mar. Se confió la realidad y la utopía a técnicos especializados - el Peronismo estaba falto de cuadros técnicos, dedicada su dirigencia al menudeo ideológico - , sin que nadie preguntara de qué matrices disciplinarias y paradigmas provenían estos tipos nuevos. Así, capturaron el manejo del campo, del sistema bancario, de cualquier idea posible de industrialización (fijáte cómo ya desapareció del imaginario la sustitución de importaciones). Y siguiendo impronta menemista, se descentralizó en provinciales y unidades todavía menores, los planes de vivienda que motorizaban, a su vez, más industria. Con la excepción honrosa de los emprendimientos de Madres y Tupac, los que, solos y a la deriva, sin registro de pasados ricos en esa temática, hicieron lo que pudieron sin que nadie les advirtiera de determinados peligros. Por supuesto, en tal cuadro de laissez faire generalizado, la corrupción no se hizo esperar: el plato estaba servido y es de muy mala educación despreciar oportunidades.

Pero la realidad habrá de expresarse. La merma de recursos mundiales ya está dibujando otros contornos y otras fronteras. Como en la Guerra de los Antartes, de Oesterheld, la resistencia y la creatividad brotarán a pequeña escala. Y desde lo particular, se elevarán hacia lo general. Porque si las cúpulas insisten en no pensar, los de abajo deben concurrir a hacerlo. Como ocurrió con la negociación de nuestra deuda externa, ésa que imaginara Néstor para escándalo del mundo entero, que partió desde un país destruido y lo elevó por el tiempo en que las quintas columnas lo permitieron. No hay dudas de que Néstor fue, quizás, el último de los peronistas creativos".



5 comentarios:

  1. Todo un disparador a una discusión muy profunda y necesaria

    ResponderEliminar
  2. Ja ja... ¡¡¡ me mandaste al frente sin uniforme ni carabina y no me avisaste que salía a guerra!!! Está bien, ja ja.
    Bueno, aclaremos que no soy un fantasma sino una persona particular, Claudia Serra y que descreo de un blog propio por considerar que mi círculo de relaciones es muy estrecho y los allí participantes no podríamos escapar de endogamia profunda . Y no es la idea transitar microclimas cuando uno desata preguntas.
    Pero reivindico y hago uso del derecho de cualquier peronista a expresar su parecer sobre lo que observa en su propio núcleo ideológico, sin que medie un examen formal de sus capacidades intelectuales o un auto de fe partidario (ya me viene fastidiando esa fascinación elitista por los criterios de autoridad de modo que si no respaldás lo tuyo con un nombre ilustre u obra fundamental del pensamiento universal, sos un otario).
    Así que cualquier peronista puede opinar sobre el Peronismo si lo hace desde la honestidad, sostengo. No hay que estar registrado en un cenáculo de brillantes para apuntar lo que resulta grosero y contradictorio en el Partido. Entristece que muchos cuadros especializados en política crean ser los únicos con derecho a opinión respetable. Y aunque no me avala una formación frondosa (apenas si redacto aceptablemente), hay evidencias del tamaño de un elefante que no se me escapan ni a mí. Lo mismo que a muchos otros compañeros que circulan por diversos blogs y que con muchos mejores argumentos que los míos, se estrellan permanentemente contra la gran excusa peronista: "cuando lleguemos al poder territorial/legislativo en compulsa bianual y mecánica, desarrollaremos esa evolución tan postergada". Nada más tramposo, nada menos respetuoso. Algunos viejos armadillos del Peronismo, probablemente, verán en estas demandas de a pie, una cuota de ingenuidad.
    Pero es claro que no tiene nada de ingenuo preguntar...."¿y vos, gran referente gran, en qué creés, realmente?¿cuál es tu posición sobre formas heterodoxas de encarar la economía o la aproximación social? ¿cuál es tu reverendísima idea sobre la igualdad? Sorprenderían las respuestas medievales cosechadas por esta servidora cuando formulé esa sencilla pregunta... porque resultó que para muchos peronistas éramos todos iguales... pero no tanto.
    Creo que hay que volver a demarcar las ideas emblema del Peronismo, porque pareciera que hay algo de confusión sobre ellas. Es claro. Saludos.
    PD: Gustavo, te voy a mandar a tu mail mi dirección de correo así dejo de ser un ilusorio fantasma. Y cumpliré en mandarte un cuento advirtiéndote de que es muy básico pero escrito porque tenía ganas de ejercer algo de justicia cósmica con un desarrapado (la ficción te permite tal cosa). Abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Jamás fue mi intención mandarte al frente y menos sin apoyo logístico. Sinceramente me angustiaba la situación de que tus lúcidos y lucidos pensamientos quedaran reservados dentro del área comentarios del blog. Tu análisis no solo profundiza mi nota de opinión sino que técnicamente instala un elemento necesario e impostergable dentro del campo nacional y popular: El conflicto interno que significa reconocernos, saber quiénes somos, para qué queremos llegar al poder y para quién. Laclau puertas adentro. Aún y a pesar de mi ferviente adhesión al kirchnerismo algunas cuestiones, en la praxis, no me quedaron claras, siendo la lista de medidas lo bastante extensa como para no tenerla en cuenta.Desde la compensación a los Bancos de Nestor hasta evitar el debate por una reforma impositiva, o cajonear el proyecto sobre la nueva ley de entidades financieras de Heller,o por caso rehuir drásticamente discutir sobre la despenalización del aborto.

    Con relación a tu apreciación sobre los blogs debo reconocer que si bien las relaciones interpersonales cercanas hace al principio, el desafío principal del medio es cruzar esa frontera para justamente tener la chance de escrutar y ser escrutado por pares no tan subjetivos. Nos Disparan, por ejemplo, no tiene muchos adherentes, apenas 40. Pero tiene un promedio de ingresos mensuales que oscila entre las 20000 y 25000 visitas teniendo en cuenta que su impronta lejana al videoclip diario se comporta como una suerte de revista para tomarla sin apuros ni vencimientos. Tu textos son ideales para ese mundo de la reflexión, un páramo en donde ningún paseante detiene sus pasos por un asesinato coyuntural, por lo que dijo Fantino, o lo que piensa Etchecopar. La reflexión de tu autoría ya lleva más de 200 ingresos. Y no solo es una cuestión de números a modo de rating, el dilema supera todo concepto mercantilista, comenzando por las dificultades que implica elaborar para difundir pensamiento complejo.

    Por último me premiás con tu desnudez "identitaria", cuestión que observo como un rasgo de confianza que me descoloca ya que no pretendía tal revelación. Algo que en nada se relaciona con la ilusión ya que tu dialéctica es lógica y retórica con tangible valor agregado.

    Espero por esas historias... Abrazo.

    ResponderEliminar
  4. No, no te cuestiono el haber subido ese comentario. Solo que me da un poco de prurito no haber fundamentado mejor lo que pienso (cuando uno comenta, está muy relajado e incurre en desprolijidades porque los intertextos del autor del blog, completan sentido). Además de que nunca tuve demasiada chance, por cuestiones de extensión, de morigerar un poco tus elogios, que son excesivos. Pero si sirve ese comentariio para abrir discusiones positivas, bienvenida sea mi involuntaria audacia.
    En cuanto a lo identitario, me obligo a explicar por qué mi visión es, de cierta manera, casi cenital, como de extanjería (aunque los dramas partidarios me atraviesen desde ayeres y presentes). Un saludo cordialísimo.

    ResponderEliminar
  5. Léase "extranjería".

    ResponderEliminar