FRASE DE EDUARDO GALEANO

EL ARTE Y LA CIENCIA EN UN DIÁLOGO ENTRE DOS SILENCIOS

jueves, 16 de marzo de 2017

Historia Mínima... Coronel Dorrego. “La dictadura para principiantes”




  

Se acerca un nuevo 24 de marzo, y hace poco escuché a alguien afirmar: "aprovechemos ese día que es feriado" a propósito de una actividad banal, cuasi "standapera". Y de inmediato recordé que hace algunos años las autoridades de una escuela del distrito de Coronel Dorrego me invitaron a escribir un recordatorio sobre lo que fue la dictadura. Así lo hice, y el texto, sospecho que por respeto fue leído, desconozco si en su totalidad. Lo cierto es que nunca más me convocaron. Y hasta resulta lógico que haya sido así. Primero por ausencia de talento y capacidad como escriba y segundo por la visión "(Pro)autoritaria" que tiene el establishment local. La gráfica pertenece al medio con mayor influencia de la región..

El texto decía:


Les quiero contar una historia....

Hace muchos años, ustedes no habían nacido, acaso alguno de vuestros padres tampoco lo habían hecho; un grupo de argentinos, civiles y militares, creyeron conveniente desobedecer los postulados de la Constitución Nacional y sus códigos complementarios, leyes supremas que nos cobijan como sociedad, derrocando a un Gobierno elegido democráticamente por sus ciudadanos instalando en su lugar un sistema dictatorial.

Dentro de ese sistema no existía posibilidad de protesta, de libre agremiación, se derogó el derecho de huelga, no había lugar para la libre publicación de textos y notas, la censura revalorizó su investidura, estaba vedada toda participación político-partidaria, se prohibió la militancia social, se castigaba con la cárcel o directamente con la desaparición y la muerte a todo aquel que expresara disconformidad con ese siniestro presente. Muchos otros argentinos, mayoritariamente jóvenes, que no aceptaban ese modelo tiránico, tuvieron que exiliarse, o lisa y llanamente les fueron robadas sus vidas. En líneas generales podemos admitir que la mayoría de la población asumió dicho sistema con llamativa calma, acaso con silente acuerdo, tal vez con marcada resignación. Lo cierto es que ese 24 de Marzo de 1976 el delito tomó cuerpo de legalidad transformando al Estado en la peor de las instituciones. El poder legislativo fue abolido mientras una buena parte del poder judicial logró mimetizarse con el nuevo modelo tan eficazmente que aún hoy algunos de ellos siguen malamente decidiendo sobre nuestras vidas.

Para nuestra Patria fue un quiebre institucional que todavía sigue lastimando a las buenas almas que la habitan. Aiub, Claverie, Archenti son algunos de nuestros vecinos apellidos que sufrieron el oprobio.

Y hubo centros clandestinos de detención, y hubo vuelos de la muerte, y hubo torturas y violaciones, hubo robo de bebes y de bienes, hubo mundiales comprados y gente que se quedó sin trabajo por la instauración de una política económica absolutamente especulativa. De todo esto les quiero hablar, porque todo esto existió, aunque muchas de aquellas personas y corporaciones involucradas por medio de la complicidad han decidido en la actualidad banalizarlo, pretendiendo que se transforme en olvido.

Conmemorar esta fecha nos incomoda porque nos reubica, debido a que de algún modo nos expone como sociedad. No es otra cosa que un espejo, cristal que revela nuestros íntimos defectos: eczemas, arrugas, ojeras, laceraciones que el tiempo siempre se encarga por develar.

Imaginemos por un rato aquel día y los siguientes, aquellos meses, aquellos años. Hombres uniformados o no, ingresando violentamente a escuelas, domicilios de estudiantes, delegados gremiales, dirigentes políticos, artistas, intelectuales, militantes sociales, obreros, amas de casa; habeas corpus no contemplados, un Estado en plena instancia de cacería buscando sus presas en cada rincón de un país éticamente minúsculo, sitiado. Gente tratando de escapar, aterrorizada, escondida tal vez, intentando no ser víctima de los hambrientos chacales, especie que potencia sus apetitos de modo proporcional a la deriva que proyecta el olor a sangre. Fratricidas mórbidos, con la absoluta discrecionalidad que concede la impunidad.

Un clima social mucho más saludable y democrático, y el enorme acompañamiento colectivo a favor de una decisión política al respecto, han permitido en el presente que la mayoría de aquellos chacales deban responder por sus actos ante la justicia. También sabemos que hay muchos otros que nunca van a estar delante de los estrados debido a sus enormes talentos para mimetizar responsabilidades.

De todas formas no existe mejor tarima, mejor tribunal, que nuestra propia conciencia y memoria. De nosotros depende, recordando, conmemorando sabia y reflexivamente aquello que nunca debió ocurrir, para que nada de eso quede en el olvido y menos aún aceptar con inocente gracilidad que intenten darnos lecciones de republicanismo los mismos personeros que diligentemente le ofrecieron toda su idoneidad a los despiadados chacales de entonces.


No hay comentarios:

Publicar un comentario