FRASE DE EDUARDO GALEANO

EL ARTE Y LA CIENCIA EN UN DIÁLOGO ENTRE DOS SILENCIOS

viernes, 17 de febrero de 2017

TRATANDO DE DECONSTRUIR el concepto de Bullrich: “CREAR ARGENTINOS... que sean capaces de vivir en la incertidumbre y disfrutarla...”





La frase del ministro de educación tiene varios incisos para analizar. Antes que nada esa cuestión de “crear argentinos para” pone sobre la mesa de debate un concepto extremadamente peligroso: la idea que tiene un grupo ideológico y sociopolítico determinado de sospechar tener la potestad y el iluminismo para fabricar estereotipos humanos en función del sistema que desean implementar. Y que lo diga el responsable máximo del sistema educativo resulta doblemente gravoso. Por un lado una élite de emprendedores, y para que este segmento tenga el éxito deseado necesita por el otro una masa adaptada a una  incertidumbre socio-económica que asuma su condición colateral con agrado y satisfacción. Un cuerpo colectivo sin mayores apetencias y derechos que siga a pie juntillas una suerte de derrotero en donde la domesticación y la subsumisión luzcan sus mejores túnicas. Dentro de este esquema se comprende perfectamente la no necesidad de que la formación del joven incluya pensamiento crítico, tal como afirmó el pensador de cabecera de Cambiemos Alejandro Rozitchner cuando sentenció que el mismo esconde un valor negativo (para el sistema, me atrevo a agregar).

Esta gente cree posible la creación de individuos para fines determinados, de manera que el recurso humano resignado y con aspiraciones a la baja es fundamental para el logro de sus objetivos. Siempre el éxito de este tipo de modelos está en la domesticación y esa sujeción está íntimamente ligada a la aceptación de la carencia como único y posible destino.

Desde el punto de vista filosófico podemos insertarnos dentro del tema por varios lugares, incluso algunos de ellos nos llevarán por calles bastante razonables o por lo menos debatibles. Tener incertidumbre en algunos tópicos de la vida es sano y deseable, ciertas seguridades nos abruman de manera inquisidora y nos someten a estados depresivos per-se, por ejemplo, la seguridad de nuestra propia finitud, o la certidumbre de un mal físico inexorable. Pero Bullrich lejos estuvo de ingresar en estos términos inmateriales tan complejos. La idea fundamental, Jauretche mediante, es tener un stock disponible de resignados que compitan entre sí por las achuras sobrantes de la faena, mientras ellos, la élite de emprendedores, disfruta de los mejores cortes. Eso sí, el trabajo de faenar también queda a cargo de los subsumisos. Acaso la mejor explicación que podemos encontrar a esta suerte de vómito medieval del ministro se manifieste sin ninguna incertidumbre en este caso con el film español de Mario Camus del año 1984 titulado Los Santos Inocentes, película basada en la novela de Miguel Delibes, cuya temática se centraliza en la programada  incultura de la sociedad por parte de un poder omnímodo y la resignación de sus miembros al aceptar con agrado su condición de inferiores.

Tildar al eunuco intelectual de Bullrich y a sus adláteres lobotomizados por este modelo como nazis creo que por ahora es injusto debido a que los instala en un lugar de psicopatía y perversión histórica superior (no por mejor, sino por extrema) cuando la realidad marca que la psicopatía de esta gente circula por las avenidas de una vulgaridad conceptual muy en línea con la de su líder natural. Los psicópatas de la historia poseían además de su perversidad aditivos intelectuales superiores, por caso Julio César, Aníbal o Napoleón, a tal punto que sus monumentales genocidios quedaron minimizados por la crónica. De los mediocres y vulgares sanguinarios de la humanidad solo se cuentan sus perversiones.

Para el Ministro Esteban Bullrich, corrijo, no solo para él sino para todo este modelo al cual me atreví a denominar Psicopatismo Desilustrado el prototipo ideal es aquel sujeto quebrado y vencido que con mansedumbre acepta sus derechos con culpa y que habida cuenta de una situación crítica creada por el propio sistema, esos derechos son susceptibles de ser cercenados debido que no tiene entidad de ciudadano sino de variable y que su SER DIGNO, individual y colectivo, conspira contra el progreso.
Vaya paradoja de los que se autodefinen como liberales. Una de las bases humanísticas del liberalismo - acudir a Popper es una buena instancia para corroborarlo - es liberar las fuerza intelectuales y creativas de una sociedad sin establecer prototipos convenientes para ningún sistema económico, justamente direccionar la formación con fines determinados es apropiarse del sujeto y reducirlo a su mínima expresión individual.

En El Eternauta existe una especie llamada Hombres Robots. Humanos dominados por el Ellos mediante un pequeño microchip injertado en la nuca. Carentes de voluntad se apresuran en cumplir los deseos del siniestro mandatario hasta las últimas consecuencias. Ese microchip les ha quitado la voluntad, el pensamiento propio, el discernimiento, y hasta el afecto. Oestesheld nunca imaginó que sería fuente de inspiración de un modelo formativo y político.

Y mencioné a Karl Popper; no encuentro mejor manera para finalizar este humilde texto con el padre del racionalismo crítico, ingenio de la falsación. El más destacado pensador humanista del liberalismo del siglo pasado sentenció: “La verdadera ignorancia no es la ausencia de conocimientos sino el hecho de rehusarse a adquirilos”.. “La crítica constituye el instrumento del progreso y, por lo tanto, significa lo mismo que eliminar el error. Cuando Popper dice de algo que “merece la crítica” hace exactamente un elogio: sólo por la crítica progresa la ciencia. A diferencia del uso vulgar del concepto, sinónimo de “destruir” o “rechazar” (o de la idea kantiana de crítica como construcción de un edificio para la razón), Popper concibe la crítica como un instrumento de selección y de mejora de las teorías, con valor provisional y con un trasfondo moral.




2 comentarios:

  1. QUE LA MAFIA NO TE HAGA RETROCEDER EN LOS DERECHOS TUYOS Y DE TUS HIJOS Y NIETOS.

    FUERA BASUUUUURASSSS!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. La idea que tiene un grupo ideológico y sociopolítico determinado de sospechar tener la potestad y el iluminismo para fabricar estereotipos humanos en función del sistema que desean implementar.

    SI VULRIC CANTARA SERIA COMO UN MARILYN PINKY FLOIDE MEDIO SESO.

    PERO EL POBRE SOLO BALBUCEA REPENTINAS CATARATAS DE ESQUIZOIDES IDEAS QUE ATRAVIESAN COMO GOLPES DE PULSOS ELECTRICOS SU EGOISTA MISERABLE Y CONFUSO CEREBRO.

    ENCIMA ESCUPE CUANDO HABLA

    VULRIC BABOSA MINI HISTERIAL.


    ENTRE QUE A MUCHAS PAGINAS CUESTA ENTRAR SE CAEN Y QUE ME LLENARON DE VIRUS LA COMPU TENGO EL TECLADO EMBRUJADO

    ESTO LO DEBE HACER EL MALIGNO MAURICIO!!!!!!




    IBAÑEZ MENTA

    JEEEEJEJEE UHAAAA

    ResponderEliminar