EL PERDIDO - ESTACIÓN JOSÉ A. GUISASOLA - PARTIDO DE CORONEL DORREGO - BUENOS AIRES - ARGENTINA

lunes, 19 de septiembre de 2016

Laissez passer ambiental en Guisasola


Foto: Página AM 1470 La Dorrego


A tan solo tres cuadritas de casa se levanta en Guisasola uno de los varios monumentos a la desidia. Y aquí no hay excusas socio-económicas, es un simple laissez faire, una suerte de laissez passer que uno puede observar en el pueblo, pero no solamente en este inciso, la cosa se mantiene sin solución de continuidad desde el ingreso a la aldea, pasando por sus linderos, y como en este caso a pocos metros de la plaza central. A los que venimos gritando a sordos, y me refiero puntualmente a los otarios (especie sin orejas) que nos gobiernan, sobre estos asuntos ambientales desde hace años nos mueve a risa cierta indignación. Hace poco tiempo esta empresa, cuya historia y sucesivos propietarios dan para cuento de García Márquez, mejor dicho de Fontanarrosa, en donde hubo hasta tiros, lío y “cosa golda” fue mudada por ruidos molestos a instancias de la denuncia de un “vecino con llegada” que se sentía perjudicado, sin embargo jamás se implementaron controles ni se respetaron los protocolos urbanísticos existentes, más allá de las nuevas disposiciones aprobadas, para evaluar la debida profilaxis que la actividad per-se exige (ver 3).
Los recientes espasmos mediáticos en Guisasola suenan a serrucho Radical, no sería la primera vez que sucede, el bueno de Toti Furlong se debe estar sonriendo desde algún lugar no muy lejano. Si bien la Delegada Anahí Dumrauf ha exhibido hasta el momento notorios flancos débiles en su gestión y muy pobres resultados no es menos cierto que existen correligionarios que desean su lugar a como de lugar, el estado del pueblo habla de una muy escasa colaboración política por parte del ejecutivo cuestión que impacta directamente en el humor social en contra de la funcionaria. Ayer recordábamos con una vecina que el anterior propietario de esta empresa, (impresentable y mediático sujeto que dejó un tendal de deudas y contaminación) tuvo enorme protagonismo cuando la anterior clausura, incluso fue recibido por las más altas autoridades del distrito y en ningún momento se advirtió sobre el tema, simplemente se aliviaron las desventuras sonoras del “vecino con llegada” desplazando la recicladora hacia un punto menos quejoso. Luego el tiempo y la inercia hicieron lo suyo, la mano llegó hasta el codo, y ambos tomaron el brazo. Los locos seguíamos gritando mientras los otarios sonreían, nos miraban y comían langostinos, y el laissez faire guisasolense continúa no solo en la empresa de reciclados plásticos, sino también en la planta de cereales, en los históricos silobolsas que le dan la bienvenida al pasajero, en la suciedad de las calles, en el estado intransitable del entoscado, en los cordones barrosos...

Notas de referencia:






1 comentario:

  1. Es cierto lo que decis. Cuando la delegada asumió le daban 6 meses los correligionarios. Entre los peronistas que no ayudan y los radicales que la quieren voltear asi esta el pueblo. Una mugre

    ResponderEliminar