EL PERDIDO - ESTACIÓN JOSÉ A. GUISASOLA - PARTIDO DE CORONEL DORREGO - BUENOS AIRES - ARGENTINA

martes, 28 de junio de 2016

Ante la meritualidad que exhiben los exitosos de nuestra contemporaneidad: elijo el fracaso…




Debido al rotundo doble fracaso que significó por un lado tratar de difundir una novela de un escritor local y por el otro que tal cosa sirva como puente solidario a favor de la Biblioteca Popular Coronel Manuel Dorrego de nuestra localidad he decidido, como autor de Los Rincones del Anfitrión, dar por finalizado el ensayo cultural que comenzó el 22 de abril pasado. Tristemente hemos concitado muy poco interés en los lectores de nuestro distrito, de manera que como uno lo que busca es ser leído y no otra cosa estimo que arribado al techo de demanda local es bueno que los ejemplares excedentes prueben otros aires, otras latitudes, buscando nuevos ojos, acaso algo de alteridad poética. Mi enorme gratitud hacia aquellos que comprendieron la intención y que buenamente adquirieron sus ejemplares aún en un momento muy complejo para las economías hogareñas; como fueron muy pocos sé perfectamente quiénes son aquellos amigos que acompañaron con enorme gentileza la iniciativa. Pido perdón por mis limitaciones literarias, tanto a los lectores dorreguenses como a la Biblioteca. Quedará para mí la inmensa tristeza de no haber estado a la altura de las circunstancias de acuerdo a la importancia que la entidad detenta desde hace más de 80 años, y más triste aún conmigo y mis limitaciones por no haber podido alcanzar la elevada vara que posee el movimiento literario dorreguense. En definitiva la vida es un mesurado promedio de sinsabores afirma con suma certeza y alguna ingenuidad uno de los personajes de la novela. Por tanto esta es la última semana en la cual los ejemplares estarán a disposición de los interesados en instalaciones de tan prestigiosa institución. Gracias y perdón a todos los que apoyaron este proyecto particular, este auténtico y merecido fracaso individual…
"Lo digo para vos, para mis nulos íntimos y también para mis escasos conocidos. Ante la meritualidad que exhiben los exitosos de nuestra contemporaneidad: elijo el fracaso, pero me quedo con ese fracaso hacedor, el fracaso que implica seguir caminando a pesar de conocer el magro destino del intento....”


5 comentarios:

  1. Una cita de otro «fracasado».

    Emancipate de tutorías estéticas. Escribí lo que se te antoje. No te preocupés por el contenido. Los que te lean le darán a tu texto el sentido que se les ocurra. Y no olvidés nunca esto: un texto poseerá tantas significaciones como lectores tenga, y estas significaciones serán más numerosas y divergentes conforme transcurra el tiempo. Posta.

    Entonces, no te esforcés mucho por transmitir algo en concreto. Sería al pedo. Vos escribí nomás, como puedas y lo que se te cante. Por ahí tenés suerte y algún otario alucinado te da el espaldarazo. !`Caló lo que cree que quisiste decir! Siempre ha sido así. Mirá lo que te digo: Gargantúa y Pantagruel, el Quijote, Madame Bovary, Cumbres borrascosas, El molino a orillas del Floss, Moby-Dick, La madre, El hombre sin atributos, La montaña mágica, El último de los mohicanos y En busca del tiempo perdido son novelas, o cosa parecida. También lo son Orgullo y prejuicio, El castillo, Ulises, El pabellón de oro, Zama, Moderato cantabile, El Principito, Paradiso, El Señor de los Anillos, Arco iris de gravedad, Don Julián, El nombre de la rosa y 62, modelo para armar. Y esto sólo por mentarte unas pocas entre miles. Ahora bien, ¿no te dice nada que todas ellas sean «grandes obras de la literatura universal»? Inquietante. ¿No? Dale, pibe. Chapá la birome y escribí. La taba está en el aire. Hacé la tuya.

    Además, al cabo de unos siglos, tu obra -en caso de que algo de ella haya perdurado- apenas será comprendida por un puñado de filólogos. Y eso si tenés tarro. ¿De qué te calentás entonces? Si toda esta menesunda es como un tiro al aire disparado por un chabón en curda durante una noche de tormenta. Escribí por diversión, con entusiasmo de pendejo, pero sin esperanza alguna de trascender más allá de la silla en donde estés sentado.

    Abrazo fraterno.

    ResponderEliminar
  2. Quiero comprar un ejemplar!! Están en la Biblioteca solamente? O se pueden conseguir en otro lugar?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dejé algunos ejemplares en la Biblioteca de Coronel Dorrego, los cuales según me informaron van a distribuir en librerías de la ciudad. También se pueden adquirir online desde la página de la editorial: http://www.dunken.org/WEB2014/index.php?opt=2&id_titulo=15221

      En el local de la misma editorial Ayacucho 357 de CABA o puede directamente ponerse en contacto conmigo via Face ya que aún tengo en mi poder parte de la edición.

      Eliminar
    2. Lo compraré cuando lo vea en la librería del pago entonces... Muchas gracias!!

      Eliminar
    3. Si es de Guisa le informo que a partir del miercoles habrá 10 ejemplares a disposición en la Biblioteca..

      Eliminar