EL PERDIDO - ESTACIÓN JOSÉ A. GUISASOLA - PARTIDO DE CORONEL DORREGO - BUENOS AIRES - ARGENTINA

viernes, 29 de abril de 2016

Triste tiempo es aquel en el que predominan los gestionalistas




Si hay un término en la modernidad que ha banalizado a la política y la ha puesto en su más bajo rango de importancia es la palabra gestión. Término aceptado por propios y extraños, por el amplio espectro ideológico, por la mass media y por la intelectualidad. Gestión acuareliza la importancia que reviste la toma de decisiones colectivas concretas y direccionadas hacia fines determinados. Gestión, en el inconsciente y consciente colectivo, omite el sesgo ideológico que tienen esas decisiones y los intereses a los que apunta, ya sea para privilegiarlos o beneficiarios, y en consecuencia, a cuales perjudica. Sospechosamente notamos que los perjuicios no son tenidos en cuenta como incisos políticos, acaso daños colaterales de una gestión inevitable. La gestión no admite discusión, la política sí, de allí el gran éxito de la primera dentro de los sectores dominantes. Gestionar es simplemente tramitar burocráticamente sobre cánones ya establecidos sin ponerlos en discusión, hacer política es tomar decisiones aún en contra de esos cánones establecidos, revolviendo y repensando constantemente su significado y su significante, su contenido y su continente. Hay una campo de diferencia entre un político de raza y un gestionalista, lamentablemente estos últimos han ganado la partida, incluso dentro del campo popular, de manera que no esperemos milagros, los resultados vistos y los por venir no pueden ser otros que los actuales, acaso potenciados… 


4 comentarios:

  1. Gestión = Neutralidad, es una ecuación que algunas veces implica "saldo positivo"; otras, reviste un desinterés e insensibilidad que sirven para destruir la misma gestión.

    ResponderEliminar
  2. Gestión como término político es un sofisma. La gestión es la simple herramienta de una decisión política, es el modo no el paradigma, de manera que tranquilamente podés gestionar bien una decisión política errada, lo que multiplicaría el yerro..

    ResponderEliminar
  3. La palabra gestion me da esa lata de convertir a la POLITICA en una planilla de excel.

    ResponderEliminar