EL PERDIDO - ESTACIÓN JOSÉ A. GUISASOLA - PARTIDO DE CORONEL DORREGO - BUENOS AIRES - ARGENTINA

martes, 20 de octubre de 2015

Discurso de Raúl Alfonsín en 1995 - Dedicado a mis vecinos Proradicales y neoliberales

8 comentarios:

  1. Jaja... es cierto. No el giro neoliberal de algunos radicales (que no existe, ya que Macri es más heterortodoxo que Cristina) pero sí la rara mezcla. Igual, no emparda al ingreso de la familia Alsogaray (durante casi 10 años) al gobierno peronista. Por lo tanto, no te preocupes tanto por tus vecinos radicales. Mirá la viga que tenés atravesada en tu propio ojo.

    ResponderEliminar
  2. 1ro Melconian es más heterodoxo que Kiciloff, Costa o Delgado.. Segual Minguito, segual...
    2ro La Familia Alsogaray hubiera estado con Angeloz como estuvo con Menem. El neoliberalismo fue la respuesta a la hiper que el propio sistema creo para llegar a él.
    3ro No ha lugar. Soy kirchnerista y combatí al neoliberalismo de Menem y de la Alianza.

    ResponderEliminar
  3. Me hiciste lagrimear , que grande Raul!!!la mina esa intelectual de izquierda que criticaban ayer decia que el radicalismo se suicido cuando apoyo a Macri, se olvida intencionalmente que el redicalismo se suicido poniendo a Cavallo como ministro 15 anios antes.Este radicalismo de Alfonsin era una alternativa viable y le gano a; Menemismo y Liberalismo.Ellos dejaron un valiosisimo espacio politico que el Kirchenirsmo utilizo , ocupo y ahora esta perdido para ellos .El precio de claudicar sus banderas.San Martin dijo "seras lo que debas ser o sino no seras nada"

    ResponderEliminar
  4. Todo bien, cumpa. Pero el contexto de ese discurso es que Alfonsín estaba apoyando la candidatura de Eduardo "Lápiz Rojo" Angeloz. Me hace acordar al otro día que Fernando Bravo por Mitre leía el discurso de asunción de Frondizi. Ay, ay, ay, qué fácil es eliminar el contexto. Igual, lo banco a Alfonsín, ¿eh?, pero no exageremos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece que era en el contexto de la campaña de Massacessi.

      Eliminar
  5. Sí, se trataba de Massaccesi.

    Gustavo, decís que:
    «El neoliberalismo fue la respuesta a la hiper que el propio sistema creo para llegar a él».
    Firmo al pie.
    Fui bastante crítica al alfonsinismo. Esas críticas las mantengo, pero algunas con menos virulencia; con el paso del tiempo me di cuenta de que Alfonsín tuvo que enfrentar un momento complejo, difícil, cercado por el poder económico y el militar, en tándem (o sea, igual que en la dictadura).

    Como sea, ojalá el radicalismo recupere las banderas que alguna vez supo tener. Lo escucho a Alfonsín, luego pienso en tipos como Stubrin y Storani trenzando con los Sanz y los Cobos para agarrar algún cargo colgados de Macri… Y me da tristeza, qué se le va a hacer.

    Un abrazo,
    Esther

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La política se ve mejor pasado el tiempo y analizando los fenómenos en su real contexto. Yo también fui crítico, acaso injusto. Pero me dolió en el alma cuando lo obligaron a adelantar la entrega. Sabía lo que era Menem y que de alguna manera nuestra desesperación colectiva por la inflación nos hizo funcionales al desastre.

      Eliminar
    2. No exageremos:
      Un político no puede estar bién con los poderosos y los debiles: Por proteger a los Bancos, no pudo con el largo problema de la hiperinflación, fracasando sucesivamente con la aplicación del Plan Austral de 1985 y del Plan Primavera de 1988.
      Un político no puede estar bién con los malos y los buenos: Para proteger a los militares, se dictó durante su gobierno las leyes de Punto Final (1986) y Obediencia Debida (1987), que garantizaron la “impunidad” a los oficiales medios y bajos.
      Un político no puede estar bien con los corruptos y los honestos: Para ayudar al innombrable, se firmó el pacto de Olivos, que le permitió a C.....M.... (1989-1999) reformar la Constitución para ser reelegido como Presidente poco después.
      Un político no puede estar bién con los ricos y los pobres: Para incluír en el seno del gobierno al sindicalismo, incorporó a algunos sindicalistas del gremio de Luz y Fuerza (con Carlos Alderete a la cabeza) en el Ministerio de Trabajo.
      Hubo mucha hipocresía durante el gobierno de Alfonsín: Muy lejos estuvo de cumplir con la promesa de oponerse al “pacto sindical militar”. Muy lejos estuvo de garantizar que “con la democracia se come, se cura y se educa”. Muy lejos estuvo de asegurar que “La casa está en orden”, acordando con el Coronel Aldo Rico el “perdón” a los militares “carapintadas” que se habían sublevado contra el orden constitucional.

      Eliminar