EL PERDIDO - ESTACIÓN JOSÉ A. GUISASOLA - PARTIDO DE CORONEL DORREGO - BUENOS AIRES - ARGENTINA

miércoles, 29 de julio de 2015

Según el Herald, Dilma y Michelle deben aprender de Cristina


Aprender de Cristina
Por Patricio Navia 
Para el Buenos Aires Herald

NUEVA YORK - La presidente de Brasil, Dilma Rousseff, muy impopular en el presente y la presidente de Chile, Michelle Bachelet, podrían aprender algunas lecciones sobre liderazgo político de Cristina Fernández de Kirchner. La presidente argentina ejerce un liderazgo que la coloca regularmente en el centro de las controversias políticas - se ha ganado enemigos acérrimos, pero también ha cultivado una gran base de apoyo.  Imposibilitada de ser reelegida - al igual que Dilma y Michelle - Cristina sigue siendo un actor central de cara a las próximas elecciones presidenciales en Argentina. Por el contrario, Dilma, con tres años y medio para finalizar su mandato, y Michelle, con 30 meses que quedan en el cargo, están más cerca de ser patos cojos que la polémica dirigente de Argentina.

Cristina construyó una carrera política junto a su fallecido esposo, Néstor Kirchner, durante la década de 1990. Cuando Néstor fue elegido presidente en 2003, Cristina sirvió como primera dama hasta que ella misma encabezó la lista de su partido como senadora nacional por la provincia de Buenos Aires en las elecciones intermedias de 2005 en Argentina. Corrió con éxito a la presidencia en 2007 y, tras la muerte de su marido en 2010, ganó cómodamente la reelección en 2011.
Las tres presidentas han llevado muy diferentes gobiernos y tienen personalidades notablemente distintas.
En Chile, la Doctora Bachelet defendió las políticas favorables al mercado en su primera administración y utilizó las ganancias extraordinarias de las exportaciones de cobre para fortalecer la red de seguridad social en su país. Una figura maternal que salió de la gestión con la aprobación del 80 por ciento de su sociedad en el año 2010. Después de un término ganó fácilmente las elecciones de 2013 con una plataforma ambiciosa que incluía la promesa de una nueva Constitución y la educación universitaria gratuita para todos los chilenos. Desde que asumió el cargo en el año 2014 su gobierno ha luchado por mantener sus promesas. Una desaceleración de la economía, los errores no forzados, los escándalos de corrupción (incluyendo uno que involucró a su hijo mayor) han traído su aprobación presidencial hasta 25 por ciento.

Dilma Rousseff, economista, ganó fácilmente en el 2010 debido a la popularidad del saliente Lula, presidente muy popular y líder del Partido de los Trabajadores. La falta de carisma de Rousseff no fue un obstáculo para impedir su victoria. Una economía sobrecalentada y la falta de reformas estructurales - una responsabilidad compartida entre ella y su predecesor - la economía brasileña comenzó a mostrar signos de estrés poco después de que asumió el cargo. Las protestas callejeras en el 2013 y el estancamiento económico en el 2014 casi le cuestan su reelección. Los escándalos de corrupción y la falta de liderazgo han herido profundamente su aprobación. Con más de tres años para el final, Rousseff se ve cada vez más como un pato cojo. Algunos analistas han sugerido que ella no podría terminar su mandato ya sea debido a una investigación de corrupción o simplemente porque ella no tiene el apoyo necesario en el Congreso para poder gobernar.

Cristina Fernández de Kirchner es un líder mucho más controvertido que Dilma o Michelle. Las políticas sociales y económicas defendidas por ella y su difunto esposo desde 2003 han sido duramente criticadas por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y otras instituciones de crédito. Al rechazar las políticas del Consenso de Washington, abrazado por Dilma y Michelle, la presidenta argentina ha tomado su país en un camino considerado insostenible en el largo plazo por parte del FMI. A pesar de ello, la economía del país sigue sobreviviendo - aunque ya no prospera - y Cristina ha salido victoriosa luego ocho años controvertidos en el cargo. Su índice de aprobación se ubica actualmente alrededor del 50 por ciento, más alta que en los últimos años y mucho mejor que Rousseff y Bachelet. A medida que la carrera electoral presidencial en Argentina se está calentando, los candidatos están siendo especialmente cuidadosos de no correr abiertamente contra CFK y sus políticas. Después de todo, cuando uno de cada dos argentinos aprueba a su presidente, hacer campaña en su contra no va a ofrecer muchos votos. Los que le gusta y los que no les gusta ya han tomado una decisión, mientras que los que tienen una opinión neutral están más interesados ​​en los desafíos futuros a enfrentar que en seguir escuchando las visiones sobre estos últimos ocho años.


Controvertida, obstinada, abierta y siempre dispuesta a comenzar una pelea política, Fernández de Kirchner ha cultivado un estilo del que nadie puede quedar indiferente. Los argentinos tienen fuertes puntos de vista de su presidente. CFK podría tener muchas debilidades, pero ella es decisiva. Ella toma riesgos y empuja sus ideas con determinación y obstinación.

Rousseff y Bachelet podrían aprender una o dos lecciones de Fernández de Kirchner. Acusadas de falta de liderazgo y no poder aplicar políticas de avance, los líderes de Brasil y Chile podrían aprender de la agresividad política de Cristina. El enfoque burocrático de Rousseff y el estilo maternal y agradable de Bachelet son en parte responsables de sus bajos índices de aprobación, estas dos presidentas debería echar un vistazo a su par argentino. Ideológicamente es poco probable que abracen las políticas económicas de CFK - y eso es una buena cosa - pero políticamente, podrían aprender una lección o dos del estilo directo defendido por la saliente presidente Argentina.

N de la R: Justamente creo que lo peor es que no abrazan sus políticas económicas…


4 comentarios:

  1. ¡Ahi está el huevo y no lo pise! Dijo el chileno Erise, que rabones son los cuises...

    ResponderEliminar
  2. BACHELET..invirtió en políticas sociales???

    ResponderEliminar
  3. Obstinados fueron los que la atacaron sin fundamento,no los que presentan alternativas con respeto.La mayoria de los lideres en el mundo se van con suerte con un 30% por encima de eso demuestra una buena gestion.

    ResponderEliminar
  4. Cuánto perverso de por allí propuso hace año y medio atrás una salida política al estilo de la primavera árabe, frustrada primavera árabe, incierta primavera árabe... El asunto era colgar a los oficialismos con juicios sumarísmos, sin posibilidad de defensa alguna.. El objetivo final era otro...

    ResponderEliminar