EL PERDIDO - ESTACIÓN JOSÉ A. GUISASOLA - PARTIDO DE CORONEL DORREGO - BUENOS AIRES - ARGENTINA

jueves, 21 de mayo de 2015

Aquellas Intuiciones de Mayo... Año tras año nuestros Mayos contemporáneos son sinónimo de fiesta popular... EL 25 TODOS A LA PLAZA con CRISTINA





Recorro un desordenado promedio de intuiciones escolares, bocetos incompletos con tachaduras y errores cronológicos.
Todos los años evocados y el mismo frío, y el mismo Cabildo y la misma Catedral. La Kodak Fiesta colgando del cuello y un rollo de veinticuatro plagado de fotos movidas e imágenes siniestramente inclinadas, descoloridas, que tendrán destino de depósito y olvido en el póstumo ataúd de nuestro cuarto juvenil.
Las palomas de la plaza como juego y distracción, por entonces no eran consideradas plaga, el pánico a los Granaderos y el anual y recurrente fracaso en el intento de robarles la sonrisa. La chaqueta insignia de las grandes ocasiones reemplazaba, al menos durante la excursión, al utilitario y ridículo delantal de blanco y azul cuadriculado. El pantalón gris, largo, de sarga, y una raya delantera que marcaba con esmero la presencia matriarcal. – Chofer, chofer apure ese motor... que en esta cafetera.... – le cantábamos a Roberto, conductor del micro doce, tratando de apurar su lento y seguro transitar por la urbana y siempre congestionada Buenos Aires.
La señora Elsa Perrone de Améndola, maestra de grado, pintada como viejo paredón, nos regalaba su ampuloso y moderno peinado en altos sólo sostenido por un seco y profundo aroma a spray.
Cruzando el barrio de Balvanera repasábamos el nombre de las calles: Belgrano y Moreno hundiéndose en dirección al río. Saavedra, Azcuénaga, Mathéu, Paso, Alberti, Larrea y Castelli son transversales a aquellas y en consecuencia paralelas entre sí; algunas llegan a relacionarse con las antes mencionadas, para otras es imposible, ya sea porque mueren antes o son literalmente asesinadas por los extraños caprichos de los diseñadores urbanísticos; sin contar que Rivadavia y su poder de veto se reserva el derecho de modificar el nombre de alguna de ellas.
Y luego, a mitad de la mañana, pasado el horroroso y amargo chocolate de bienvenida, los lúgubres pasillos de los húmedos museos nos muestran esos mismos nombres pero dentro de oscuros lienzos, alejando de plano toda idea o posibilidad de emulación. Oleos tristes, señales lejanas y ausentes exagerando por sobre el imperio de sus gallardías opacas tonalidades.
Recién entrada la adolescencia pude comprender la importancia de estos tipos que hasta entonces eran gélidas muecas matutinas de doble mano o mano única, no importaba demasiado. Y supe comprender que cuando alguno de ellos debatía las aguas se agitaban; que cuando escribían los mediocres escritores temían por sus pertenencias; que tomaban las armas cuando en el horizonte se vislumbraba al enemigo de la Patria y que cuando fusilaban se hacían cargo.

En el extraordinario cuento Las Ménades, del libro Final de Juego, Julio Cortázar pone en boca del relator el siguiente dictamen: “Los aniversarios son las grandes puertas de la estupidez”. Recordando aquellos días me cuesta, desde la inteligencia, contradecir tamaña aseveración... Pero que va... uno resulta ser tan mediocre y vulgar que culmina desestimando la idea del poeta...

No hay comentarios:

Publicar un comentario