EL PERDIDO - ESTACIÓN JOSÉ A. GUISASOLA - PARTIDO DE CORONEL DORREGO - BUENOS AIRES - ARGENTINA

miércoles, 27 de mayo de 2015

A Monte Hermoso le quisieron robar el adjetivo... Para una porción de la población ser turro garpa…







Desde las ciencias sociales es mucho lo que se puede dilucidar a partir de nuestras preferencias cotidianas. Vivimos en una sociedad cuyo corte esencial no se da a partir de la ética, sino a partir de los intereses particulares, legítimos e ilegítimos, y en defensa de ellos, cuanto más turro y despiadado se es, más éxito se tendrá en el colectivo. La mentira, la falacia, el descrédito, la sospecha, se han transformado en la variable conceptual para el análisis de los fenómenos sociales, de modo que la veracidad no es el fondo y el contenido de los dilemas sino una simple atenuación, excusa conveniente para justificar nuestras propias percepciones. Acaso algo secundario, cuestión menor y casual con la cual nos podemos tropezar. Ser turro garpa, y bastante. No importa si nuestras conclusiones acuerdan con los sucesos reales, lo que interesa es exhibir capacidad de daño. Cuando uno comienza a conducirse por fuera de los carriles de la veracidad, más allá que ésta nos satisfaga o nos disguste, automáticamente estamos alejándonos de los caminos de la ética. Surge una pregunta: ¿Importa tal cuestión? Desde el discurso formal todo pareciera indicar que dicha conducta tiene relevancia debido a que se suele utilizar este quebranto humanístico como instancia de crítica, pero a poco de andar notamos que inmediatamente tales quebrantos suelen ser licenciados si es que afectan a camaradas de combate. La doble moral y la credibilidad son los vasos comunicantes para el éxito del turro, de modo que en tanto y en cuanto, como sociedad, decidamos colaborar con el diseño de dichos recorridos, el abyecto tendrá garantizado, con marcado éxito, su lugar en el mundo.
La ruta está construida por un sinnúmero de sofismas que le permiten al turro circular con absoluta comodidad sabiendo que su individualidad jamás tendrá que enfrentar la penosa experiencia de un vulgar control de alcoholemia.

Estos tópicos más alguno que seguramente se mimetiza constituyen los cimientos intelectuales del turro para ejercer sus sentencias y demandas. Sería muy saludable discutir ciertos incisos desde la política, pero se efectiviza desde la sospecha, el juicio taxativo que impone el prejuicio y el poder inquisidor que tiene un armado periodístico que se esfuerza por exponer tan sólo su capacidad de daño. Arquitectura del odio, formato que le posibilita al turro fenomenales dividendos individuales (no sólo económicos) usufructuando el hecho de que es la propia sociedad la que está dispuesta a pagar y rendirle honores a semejantes profetas.
El turro basa su fortuna profesional en la credibilidad y no en la veracidad. Todos los domingos por las noches observamos que lo cierto, lo real, es algo que no tiene importancia política ni dimensión argumental. De tanto mencionar a Hitler con el objeto de menoscabar a nuestra conductora me convencieron que debo utilizar aquel fenómeno histórico-político como ejemplo: podemos entonces afirmar, utilizando la misma lógica, que el pueblo alemán creyó en el Tercer Reich sin permitirse atender a las verdades que simultáneamente se estaban desarrollando en la coyuntura. El odio de raza, la humillación de los tratados de Versalles y la victimización como elementos movilizadores contribuyeron a convencer, a una gran porción de germanos (eruditos y no eruditos), que la veracidad (ghettos, persecuciones, etc)  resultó un inciso secundario y dependiente de la credibilidad. Por entonces, para el colectivo alemán Heidegger era creíble, Adorno, Benjamín y Horkheimer no.
Heidegger, como operador nacionalsocialista fue uno de los pensadores propagandísticos que más contribuyó para que la verdad no sea expuesta, apostando al iluminismo que proponía su credibilidad: “El estado de lo uno, la publicidad, el estado interpretado, la avidez de las novedades, las habladurías”... Todo esto ayudó notablemente a la caída de la República de Weimar.  José Pablo Feinmann se pregunta, en cada oportunidad que cita al creador de la teoría del Dazein (el ser ahí, el ser arrojado al mundo) si podía, con su enorme inteligencia, ignorar que Auschwitz se estaba gestando mucho tiempo antes de su concreta construcción. Pues los mencionados estructuralistas de la escuela de Frankfurt sí, sin embargo no fueron creíbles. A nadie le importó teorizar sobre el Iluminismo individualista y su característica fundacional: relacionarse con las cosas como el dictador con los hombres y menos aún que como razón instrumental era el que estaba gestando los futuros campos de exterminio.


Aclaración: No es mi intención colocar en un pie de igualdad intelectual a Heidegger con la bolsa de fuking. Aunque sospecho que dicho saco de odio sostiene en algún rincón de su putrefacta geografía alguna leve aspiración de serlo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario