EL PERDIDO - ESTACIÓN JOSÉ A. GUISASOLA - PARTIDO DE CORONEL DORREGO - BUENOS AIRES - ARGENTINA

viernes, 17 de abril de 2015

MAESTROS DEL BLUES. Rory Gallagher









Rory Gallagher nació en Ballyshannon, Condado de Donegal, República de Irlanda, el 2 de Marzo de 1948, aunque toda la familia se trasladó poco después a la portuaria ciudad de Cork, residiendo en MacCurtain Street. A pronta edad, nueve años, se inició en el aprendizaje de la guitarra, debido a su gran amor a las canciones que en la radio oía de los músicos americanos de blues y principalmente del rey del skiffle, Lonnie Donegan. Sin profesor, con la ayuda de algunos libros, Rory Gallagher fue aprendiendo temas de folk, rock´n´roll y sobre todo de blues. A los diez años ya participó en concursos para jóvenes talentos, llegando a salir su fotografía a los doce años en la portada del periódico Evening Echo. A esa edad adquirió su primera guitarra eléctrica y al año siguiente leyó un anuncio en The Cork Examiner en que se buscaba guitarrísta para orquesta, y así comenzó a tocar amenizando pequeñas fiestas por Cork, Kerry y Limerick con The Fontana Showband. A los quince, se compró la Fender Stratocaster machacada con la que lo hemos visto en mil fotos, una Strato del 61, de segunda mano, que le costó 100 libras esterlinas de las de entonces y con 16 años ya tocaba cuatro noches a la semana con Fontana. La formación de Fontana Showband era: Rory Gallagher, guitarra solista; John Lehane, saxo; Eamon O´Sullivan, batería; Declan O´Keeffe, guitarra rítmica; Oliver Tobin, bajo y Bernard Tobin, trombón y más tarde también saxo.
En 1964, Rory vió como los Beatles hacían posible el surgir de bandas que tocaban su propia música con éxito, y el Marquee de Londres abría sus puertas a esos nuevos grupos. Fue a Londres a ver a los Rolling Stones, a los que había visto el año anterior en Cork. Es época de cambios y Rory y el resto de Fontana se plantean un giro en su estilo, rebautizándose con el nombre de Impact. Vienen a la base aérea militar norteamericana de Torrejón y tocan durante varios días, de aquí marchan a Hamburgo y recorren todos los clubs en los que pueden tocar. En aquel tiempo, iban vestidos como los Beatles, e incluso tocaban varios temas de éstos. Hubo cambios en el seno de la banda: Michael Lehane, organo y Johnny Campbell, batería. En su visita a España Rory comenzó a pensar en abandonar la orquesta al ver que los militares les pedían las canciones que de verdad a él le gustaba tocar, pues sólo pedían rock´n´roll y blues.
Comenzaron los experimentos y probó con sus compañeros Johnny Campbell y Oliver Tobin el tocar como trío, fuera de la orquesta, realizando varios shows en Hamburgo. El resto de la orquesta se reorganizaron y volvieron a ponerse el nombre de Fontana.
En 1966, Rory Gallagher decide formar un nuevo trío con Norman Damery a la batería y Eric Kitteringham al bajo ya con el nombre de Taste, tocando temas propios además de versiones personalizadas de clásicos del Blues, sin que éstas fuesen mayoritarias en su repertorio. Días de riesgo, pues tocando temas propios con Taste, se cobraba mucho menos que con versiones en una orquesta. En el inicio de Taste, cobraban 30 libras exterlinas por noche. Actuaron en infinidad de clubs sin que el éxito llamase a su puerta. El bajista de la Dave Glover Showband, George Jones, quien anteriormente había tocado con The Monarchs Showband al lado de Van Morrison, quedó impresionado y habló con ellos recomendándolos ir a Belfast, y en Belfast habló de ellos. Van Morrison y los Them habían convertido al público de Belfast en fanáticos del Rythm´n´Blues. Así Taste apareció en el Maritime Hotel de Belfast, un antiguo salón de baile convertido en un club de Rythm´n´Blues, tocando numerosas noches. Allí es donde los vió Marvyn Solomons, un cazatalentos al que le recomendaron que viese a los Taste, la revelación del momento. Quedó tan gratamente sorprendido, que al día siguiente los ofreció grabar un disco, en Julio de 1967. Este disco promocional, actualmente lo conocemos con el nombre de “En el Principio”, un disco de muy breve duración, pues un técnico despistado borró parte del material por error. Y ahí comenzó todo: conciertos y más conciertos, y en Agosto de 1968, hay cambios en la formación: Richard McCracken, bajo y John Wilson, batería. Fichaje por la Polydor.
Visitan Londres, pero ahí no les hacen mucho caso, pues en ese momento está John Mayall y otros que acaparan el éxito y la atención entre una juventud que descubría el buen blues. Marchan a Hamburgo, donde arrasan para volver de nuevo a Londres, donde esta vez sí, se maravillan con este nuevo y fresco grupo de blues. Realizan una gira por Norteamérica con Blind Faith y luego por Europa con John Mayall. La fama les precede a todos los lugares a los que van, y si bien su verdadero primer LP “Taste” no logra brillar, su segundo “On the boards” deja mudos a los críticos, quienes ya califican a Rory como a uno de los mejores guitarrístas del momento. Pero cuando están ya alzados en el éxito, poco después de brillar con luz propia en el Festival de la isla de Wight, el grupo se desintegra. Por un lado se largan Richard y John para crear Stud, y por otro Rory, que emprende su carrera en solitario.
En 1971 graba su primer LP “Rory Gallagher” con Gerry McAvoy al bajo, Wilgar Campbell batería y Vincent Crane piano. Colabora en los discos de Muddy Watters “London Sessions” y Mike Vernon “Bring It Back Home” y saca un nuevo disco “Deuce”. De la gira de este último LP se extrae el material para el tercero, “Live in Europe”, que lo pone en lo más alto de las listas de ventas y popularidad. En el Melody Maker es el guitarrísta elegido como número uno entre sus lectores por delante de Eric Clapton y Alvin Lee durante 1971 y 1972. Miles de entrevistas, apariciones en TV y una interminable lista de conciertos en gira mundial, preceden a las nuevas sesiones en estudio, gestando y sacando al mercado el aplaudido álbum “Blueprint”, con nuevos miembros: se va Wilgar para entrar Rod DeAth a la batería, y el genial Lou Martin a partir de entonces tendrá un puesto fijo en el grupo por su increíble dominio de todo tipo de teclados. Este mismo año, 1973, además de no parar de tocar por todo el globo, colabora con Jerry Lee Lewis en su “London Sessions”, arrasa en el Festival de Reading y engendra otro Top Ten: “Tatoo”. 1974 es otro año de interminable trabajo para Rory, al frenético ritmo de conciertos, de los que sale el doble LP y película “Irish Tour ´74″, magistral obra, disco imprescindible para cualquier aficionado al blues-rock, hay que añadir su colaboración en el disco de Chris Barber y la nueva petición de ayuda de Muddy Watters para engendrar su “London Revisited”.
Más y más conciertos, más y más apariciones en televisión preceden a la grabación de “Against the Grain” (1975), no tan galardonado como los que le preceden, seguido en 1976 por la edición de “Calling Card”, vinilo producido por el bajista de Deep Purple, Roger Glover, en el que hay un acercamiento al sonido del hard rock, que le inicia en otra nueva gira, durante la cual colabora con Lonnie Donegan en “Puttin´ On The Style” y con Joe O’Donnell en “Gaodhal’s Vision”. Se encuentra en el Festival de Jazz de Montreux con Albert King, el cual le invita a tocar con él en su show en el Gran Casino de Montreux, concierto que fue publicado como “Albert King Live”. Y siguen las exitosas giras mundiales y las colaboraciones, pues en 1978 también aportó su granito de arena arreglística en la obra de Mike Batt (“Tarot Suite”). Ese mismo año, en Mayo, vuelve a haber cambios en la banda, entrando a la bateria Ted Mckenna al salir Rod DeAth. También Rory prescinde de los servicios de Lou Martin, al componer material de hard rock en el que no había cabida para teclados. Corren los tiempos de “Photo Finish”, un álbum crudo, fuerte, lleno de garra, al que sigue “Top Priority” y otro LP en directo en 1980, “Stage Struck” en el que se resume lo que han sido los shows anteriores, rock en estado sólido, sólo rock.
En Marzo de 1981, Ted Mckenna abandona la banda para ponerse a órdenes de otro héroe de la guitarra, Michael Schenker, y es sustituído por Brendan O’Neill. Con él graba “Jinx”, un disco que, sin dejar de ser hard rock, rezuma efluvios de sus viejas raíces por todas partes.
Las ventas de discos ya no son tan numerosas como antaño, pero en contra de lo que se pueda pensar, los recitales de Rory siempre estuvieron llenos a rebosar. Había salido de las listas de los más vendidos, pero aún seguía inalterable su fama de ser fabulosos sus conciertos. Su reputación como guitarrísta nunca dejó de considerarse como “más que excelente”. La prueba está en que todos los artístas querían su colaboración (Box of Frogs, The Fureys & Davey Arthur, Davy Spillane Band, Phil Coulter, Gary Brooker, etc.) realizando en todos sus discos arreglos, lo mismo con guitarra eléctrica que acústica.
Edita un nuevo LP ya en 1987, en el que se vuelve a defender el blues con “Defender”, acompañado de un video, “Messin´with the Kid”, en el que se resume el recital que dió en el Cork City Hall, ante sus paisanos, aunque éste no vió la luz hasta 1990, año en el que publica su último vinilo “Fresh Evidence”. Atravesando graves problemas con el alcohol, la banda le abandona, y alista nuevos miembros: Jim Levaton, teclados; David Levy, bajo; Richard Neuman, bateria. Dedicado en exclusiva a los shows en directo, intervenciones en televisión, a colaborar en los álbumes de sus amigos (Samuel Eddy, Energy Orchard, Dubliners, etc.), Rory Gallagher llega enfermo a 1995. Sus excesos con el alcohol han hecho mella en su hígado, de tal forma que le es transplantado uno nuevo con éxito pero, complicaciones posteriores, hacen que Rory muera el 14 de Junio de 1995.
Multitud de homenajes en su honor se han realizado por todo el mundo, se ha puesto su nombre a calles, bibliotecas, colegios, y artístas de fama internacional han reconocido su mérito e influencia, lamentando enormemente su pérdida. Rory Gallagher ha sido uno de los pocos artistas de blues-rock, que nunca se retiraron, que nunca descansaron en toda su carrera, habiendo actuado en todos los rincones de este mundo.
Todos los que presenciamos alguno de sus conciertos no le olvidamos, y los que no tuvieron esa suerte, al menos podrán disfrutar con su legado de grandes canciones y de innumerables grabaciones que se hicieron a lo largo de toda su carrera, pudiendo afirmar que Rory Gallagher nos dejó, pero sigue y seguirá presente en nuestro recuerdo.
Recomendaciones:




Fuente: http://www.rorygallagher.es/


1 comentario: