EL PERDIDO - ESTACIÓN JOSÉ A. GUISASOLA - PARTIDO DE CORONEL DORREGO - BUENOS AIRES - ARGENTINA

miércoles, 8 de abril de 2015

Daniel Scioli lo dijo con orgullo: "Soy el candidato del sentido común"... infiero entonces que no lo será del FPV








“El gobernador de Buenos Aires y precandidato presidencial del Frente para la Victoria, Daniel Scioli, aseguró hoy que es el postulante del "sentido común" y dijo que con su candidatura la ciudadanía "no va a tener sorpresas", con vistas a las elecciones de este año. "Soy el candidato del sentido común, de los trabajadores, de la industria nacional, de la clase media y de estas políticas proyectadas hacia el futuro", dijo el mandatario bonaerense en declaraciones a radio La Red. "Conmigo la gente sabe con qué se va a encontrar, no va a tener sorpresas y eso le está dando un gran respaldo a mi candidatura dentro de este espacio. Lo mío es la coherencia, lo previsible", añadió, y consideró que "la gente no quiere una vuelta al pasado ni volver a empezar".


Comentario

Ni siquiera es demagogia por parte del candidato Daniel Scioli, acaso torpeza y algo de subestimación. Si yo quisiera sentido común no votaría la sana complejidad política que propone el proyecto del Frente por la Victoria. En nuestra Argentina jamás el sentido común hubiera abierto las causas por el genocidio de la dictadura cívico/militar, ni se hubiera enfrentado a los buitres financieros internos y externos, ni se hubieran recuperado YPF, los fondos de pensión, Aerolíneas, ferrocarriles, y cientos de medidas que justamente escapan de esa lógica biempensante y facilista mediopelo, sembrada por un discurso en donde la palabra imposible es lo que acota toda posibilidad de acción. Para sentido común están Macri, Massa, Sanz, Stolbizer, recursos corporativos que obedecen a rajatabla los parámetros del establishment dominante. La reciente reunión de cinco horas del candidato Sergio Massa con Magnetto con el objeto de que le sea levantado el cepo mediático habla por sí de que esta gente respira, come, digiere, y defeca sentido común. Ni que hablar de la cena de campaña a 50 lucas el cubierto para apoyar la candidatura del “elegido”.
No Compañero Scioli. Y observe que lo incluyo buenamente. Si usted pretende ser un espejo del Proyecto debe cuando menos diferenciarse de ese sentido común que corrientemente nos exhiben los nombrados, pero no solamente desde la dialéctica sino también desde la praxis política. Menem gobernó con sentido común, obedeciendo y haciendo la plancha ante las exigencias globales. Lo mismo le ocurrió a la Alianza, sucedió que no se dio cuenta a tiempo a dónde te lleva no pensar. Macri gobierna C.A.B.A con sentido común: se adeuda, hace bicisendas obsoletas, pinta boludeses de amarillo y acuerda con los medios de comunicación corporativos protección por si algún incendio intencional conspiran contra su gestión. Cuando a Massa se le pidió que aplicase sentido inteligente no alcanzó el piné, y se tuvo que ir del Anses porque no percibió el descomunal cambio que significaba para el pueblo que los fondos de pensión sean administrados por el Estado. 






Ciertamente me perturba que el postkirchnerismo, sin kirchnerismo, me ubique, nos reubique, en un NO lugar político, como en los noventa. Éramos los invisibles, los indeseables, los que hablábamos del Estado como el primer emprendedor, los que ponderábamos al cooperativismo, los que percibíamos que el conflicto económico y político provocado en aquellos años por el neoliberalismo no podía resolverse de espaldas al pueblo y de la mano de los Organismos Internacionales de Crédito.  



Lamentablemente tengo demasiada memoria para confiar en algo que no sea Kichnerismo. Que va, en el fondo y a pesar de la enorme tarea constructiva de Néstor y Cristina sabemos que nada dura demasiado y uno tiene la humana obligación de no abandonar el esceptismo; acaso para que no nos vuelvan a embaucar, acaso para tener siempre presente aquellos años en donde fuimos felices...



4 comentarios:

  1. Y además:

    http://rambletamble.blogspot.com.ar/2015/04/agenda-naranja-bein-y-la-restriccion-de.html

    ResponderEliminar
  2. Nada que agregar, Gustavo: clarísimo tu comentario.

    Abrazo,
    Esther

    ResponderEliminar
  3. No confundir Sentido comun con tilingueria, prejuicio ,pacateria basados en la ignorancia tipo Dona Rosa, el sentido común ha de basarse en experiencias previas por ejemplo :no internarse a nadar mar adentro ,por decir algo. Ojo que el sentido común cambia su basamento puede ser tan débil, tan delgado, que basta una simple situación para volverlo obsoleto. Por ejemplo por un avance tecnológico la locura de volar se convierte en un hecho común.

    Paco Miró

    ResponderEliminar
  4. Algunos dicen que quiso decir : soy el candidato del día menos pensado o del más sentido pésame jaja
    Este análisis lo vi expuesto antes en este blog lamento un poco en disentir pero no del lado político de la intención de la nota, Scioli como vemos trata de apoderarse de una condición obviamente deseable “el sentido común” si bien nadie puede monopolizar su utilización. Empíricamente está diciendo que los demás están locos .
    No señores el sentido común si hubiera abierto las causas por el genocidio de la dictadura cívico/militar, si se hubiera enfrentado a los buitres financieros internos y externos, si hubiera recuperado YPF, los fondos de pensión, Aerolíneas, ferrocarriles.
    Siendo por definición la capacidad natural de juzgar los acontecimientos y eventos de forma razonable es razonable juzgar a un asesino, vista o no uniforme la razón por la cual las sociedades eligieron esto hace mucho tiempo atrás es de que si lo dejamos suelto invariablemente volverá a asesinar y por supuesto nadie quiere ser la siguiente víctima.
    Lo que corrobora que en esos años lo que vivimos fue una locura. Similar argumento se puede utilizar para poner la convertibilidad o la privatización de un bien escaso y muy apreciado como el petróleo en manos de empresas extranjeras. Mi punto no es político solo quiere revalorizar el termino”sentido común”.

    PACO MIRO

    ResponderEliminar