EL PERDIDO - ESTACIÓN JOSÉ A. GUISASOLA - PARTIDO DE CORONEL DORREGO - BUENOS AIRES - ARGENTINA

lunes, 27 de abril de 2015

Análisis de las elecciones en C.A.B.A por Eduardo Molini






El principal pacto civilizatorio que tenemos los argentinos es el de la voluntad popular expresada en el voto, el resultado de ayer no ha sido favorable para la tradición nacional y popular que gobierna el país. No caer en las malas prácticas que los que ayer ganaron tienen cuando les toca perder es la primera obligación que surge, me refiero al menosprecio que hicieron en cada triunfo de CFK exigiendo poco menos que el sufragio calificado. 
A propósito de los comicios sus complejidades, el 47 x ciento de la CABA ha bendecido a una fuerza política, que promete vender dólares en forma irrestricta a precio acomodado en detrimento del funcionamiento de la economía en general. Otra particularidad del gran triunfador de ayer es que considera a la lucha llevada a cabo para enjuiciar a genocidas y cómplices civiles como un curro, el hombre es agradecido , esos condenados le permitieron a la pseudoburguesía nacional de la que es casi un símbolo, tomar enorme deuda en el exterior y NO PAGARLA, por lo tanto algunos de los compatriotas que ayer sintieron alegría, sería bueno que revisaran aquello del clientelismo y los planes, porque nadie más que el alcalde de la CABA ha recibido del estado y no precisamente para gastarlo en los almacenes de extramuros. Dicho esto la derecha se ha impuesto claramente, la gestión local debe tener meritos que cuentan, pero a pocos meses de la elección nacional, el posterior mensaje del líder capitalino tuvo un gran componente en el sentido de reforzar su candidatura a presidente. Se avecina, dicen los que saben, una gran polarización para Agosto y Octubre, en la medida que se entiendan fortalezas y debilidades sin dramatizar, el consolidado pacto civilizatorio, sigue ofreciendo posibilidades de retener la conducción del estado. Lo que se va acotando es el margen de error para atraer a los no convencidos por el proyecto nacional. Y ya no será con medidas ( por qué queda poco tiempo) sino desde una gestualidad amable para explicar las distintas opciones que el país tiene sin cancherear nada, sin caer en provocaciones y poniendo las acción a la altura del conflicto ,sabiendo de antemano que cada medida de un estado presente actúa sobre un sistema, que es esencialmente injusto y no siempre se puede subsidiar a alguien sin generar disconformidad en otro no alcanzado por el beneficio , ahí los medios hegemónicos sacan ,con malicia, ventajas importantes. Sintonía fina se llamaba el procedimiento.

2 comentarios:

  1. Esto publicó el negro Fontova en su blog:

    http://comandoamelia.blogspot.com.ar/2015/04/el-pro-villero.html

    El último párrafo echa luz sobre algunos porqués.

    ResponderEliminar