EL PERDIDO - ESTACIÓN JOSÉ A. GUISASOLA - PARTIDO DE CORONEL DORREGO - BUENOS AIRES - ARGENTINA

lunes, 26 de enero de 2015

"No se puede dejar en manos de los privados una necesidad tan vital y costosa como la vivienda"




LO MÁS IMPORTANTE ES EL SUELO

Entrevista de Graciela Perez al Arquitecto Rodolfo Livingston para Miradas al Sur

No se puede dejar en manos de los privados una necesidad tan vital y costosa como la vivienda”, manifestó el reconocido arquitecto Rodolfo Livingston, para quien el rol del Estado es crucial para regular el mercado inmobiliario. Además, interpela la planificación urbana, su relación con el medio ambiente y el interés comercial por sobre el social.


¿Es posible planificar ciudades para quienes pueden pagar muy poco o nada sus viviendas?


Es posible planificar barrios integrados a la vida de la ciudad. Tiene que intervenir el Estado, porque todo lo que no hace el sector privado debe suplirlo la administración nacional. La vivienda es un derecho y una necesidad que no puede satisfacerse en el mercado. No sólo ocurre con los pobres sino que también con la clase media. El mercado pone precios altos no solo a las viviendas, también a los suelos y la gente no puede acceder. 



¿Qué opina del Plan Procrear implementado por el Gobierno?


Es un plan de créditos muy sano, pero no alcanza. Pensemos en la salud, donde el hospital es el suelo y uno tiene que internarse para operarse. La internación es muy cara y hay algunos créditos que financian la operación, pero los remedios y los honorarios de los médicos son inalcanzables. Como hay muchas personas que no pueden pagar, el Estado interviene y crea hospitales públicos para que la gente sea atendida. En Inglaterra, por ejemplo, no hay villas miseria. El Estado se reserva bancos de terrenos y casas para la gente que no puede acceder al mercado inmobiliario privado. No se puede dejar en manos de los privados una necesidad tan vital y costosa como la vivienda. 


En Argentina, ¿el mercado sólo construye viviendas para los sectores medios altos y altos?


Exactamente. Lo más importante acá es el piso o el suelo, que para las culturas primitivas era Dios. Nosotros somos parte del suelo y éste se ha convertido en parte del mercado. En la Torre Alvear, en Puerto Madero, un departamento cuesta 1.300.000 dólares. Es un departamento común que sale caro porque se ve de un lado la ciudad y desde otro el río, a 250 metros de altura. Esa gente, a la que el terreno le costó 40 millones de dólares, vende la vista. Los servicios de cloacas, luz, gas los pone el Estado, es decir toda la sociedad. Están vendiendo algo que no les pertenece. Es una situación que ha obtenido un orden jurídico, pero desde el punto de vista ético es inaceptable. Hay que cambiar paradigmas. 


A nivel nacional, ¿existe la planificación urbana con toma de conciencia para con el medio ambiente?


La arquitectura y su extensión en el urbanismo son disciplinas que organizan el hábitat humano; sin embargo, el urbanismo no tiene un lugar importante en los estudios académicos. El ex intendente, Sergio Massa, hizo loteos en Tigre atentando contra el flujo del agua, porque prevalece el interés comercial por sobre el social. Argentina es uno de los países donde menos se planifica. No se toma en cuenta, a la hora de construir, la huella en el ecosistema. Todas las medidas económicas y administrativas que regulan la vida urbana tienen su correlato en el espacio. En el idioma inglés “to be” significa el donde y el ser. No se puede ser sin estar en algún lugar. La ciudad debería tener líneas previstas, cómo será este sector en el futuro. ¿Campo de Mayo dejará de ser un criadero de caballos, para convertirse en un campo rodeado de viviendas? Decisiones importantes que se deben tomar globalmente. Ríos que no se techen y circulen libremente como en otras ciudades, como sucede con el Támesis o el Sena, o en la ciudad de Córdoba. Un informe de impacto ambiental no debe ser un sello en un trámite. Así triunfan los intereses de unos pocos y crecen enormes barrios contrarios al interés social y al flujo del agua, como es el caso de los barrios cerrados en Tigre. 


¿El aumento de las poblaciones en las villas miseria tiene que ver con procesos migratorios externos?


América latina no es externa a nosotros. Somos un grupo de países unidos por nuestras tradiciones y no pequeñas islas dominadas por el FMI. ¿Quiénes hacen las ciudades? Si me asomo del piso 13 y veo el río, me pregunto quién construyó todos los edificios hasta donde me alcanza la vista. Según los diarios, los arquitectos, los ingenieros, pero son los paraguayos. Esos inmigrantes son los que construyen la ciudad.


¿A qué obedece la ocupación de tierras para acceder a la ciudad?


Es lo que pasa con el agua. Cuando la tiro en el piso, se desparrama. Busca por dónde pasar. Eso mismo sucede con la gente. Los terrenos son caros y por eso se ocupan sitios inundables o de dudosa posesión. Es natural, producto de una necesidad no satisfecha y de terrenos inalcanzables. La soberanía nacional también son las calles y los terrenos.


¿Es un problema de falta de viviendas en la ciudad?


Hay una cantidad enorme de viviendas ociosas en Buenos Aires. La vivienda es una caja de seguridad para el que tiene plata, porque no se desvaloriza. A veces ni siquiera se alquilan, porque no están pensadas para la vida de una familia. 


¿Cómo incluir, dentro de la planificación urbana, la autourbanización informal?



La gente precisa el terreno, una red de servicios y un trabajo. La Villa 31 tiene un volumen gigantesco, que la gente hace por su cuenta y mal; y se podría haber hecho un barrio con todo ese dinero. La gente necesita el suelo, la red y el acompañamiento técnico que los ayude a construir y, por sobre todo, trabajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario