EL PERDIDO - ESTACIÓN JOSÉ A. GUISASOLA - PARTIDO DE CORONEL DORREGO - BUENOS AIRES - ARGENTINA

miércoles, 31 de diciembre de 2014

ETNOCENTRISMO CULTURAL: CRISTINA Y LA LEYENDA DEL LOBIZÓN





 …conoció así el águila imperial del norte la terrible leyenda del perro de un convento de carmelitas, que en las noches de luna llena se convertía en hombre. O también la dolorosa leyenda del séptimo hijo varón de un pastor protestante que en las noches de luna llena se convertía... al budismo  (Les Luthiers)


según The Guardian, The Washington Post y The Independent




The Guardian



No, la  Presidente de Argentina no adoptó un niño judío  por temor a que se transforme en hombre lobo


El encuentro casual de un presidente latinoamericano con un mito es un hecho colorido demasiado bueno para tratar de comprobarlo, cosa que resultó irresistible para muchos. No. La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner no se ha convertido en madrina de un niño judío para que dejara de ser un hombre lobo - a pesar de lo que puede haber leído en varios informes de prensa. En los últimos días, la historia se ha informado sin cuestionamiento a través de la caja de resonancia de la Internet, recogido por las organizaciones de noticias de todo el mundo, incluyendo Haaretz , Buzzfeed , The Independent y The Huffington Post. Como todos los buenos mitos urbanos, los artículos se basaban con cierto grado de verdad: Por tradición, el séptimo hijo (o hija) nacido de una familia argentina es elegible para convertirse en el ahijado (o hija) del Presidente. Hasta este mes, el honor sólo se había concedido a bebés cristianos, pero el miércoles, Jair Tawil - no es un bebé, pero el fornido muchacho de 21 años de edad hijo de un rabino - se convirtió en el primer ahijado presidencial judío del país. En su cuenta de Twitter, Kirchner describió a Tawil, de 21 años, como "completamente dulce "y encendió velas de Hanukkah con su familia. Pero de alguna manera, la historia se enredó con la antigua leyenda del lobizón (equivalente de la Argentina al hombre lobo Europea). De acuerdo con algunas versiones del mito, el séptimo hijo del séptimo hijo es especialmente propenso a ser víctima de la maldición. Evidentemente, el encuentro casual de un presidente latinoamericano con un mito colorido  confirma el estereotipo sobre el comportamiento errático de los líderes nacionales dentro del mundo del realismo mágico.
Pero según el historiador argentino Daniel Balmaceda, no existe un vínculo entre las dos tradiciones. "El mito local del lobizón no está de ninguna manera relacionada con la costumbre que comenzó hace más de 100 años por el que cada séptimo hijo (o séptima hija) nacido en Argentina se convierte en ahijado del presidente ", dijo. Esa costumbre se inició en 1907, cuando Enrique Brost y Apolonia Holmann, alemanes del Volga emigrados desde el sureste de Rusia pidió al entonces presidente José Figueroa Alcorta para que se convierta en el padrino de su séptimo hijo, dijo el historiador. "La pareja quería mantener una costumbre de la Rusia zarista, donde el zar aceptaba convertirse en el padrino de los séptimos hijos, y el presidente de Argentina aceptó." La práctica pronto se convirtió en tradición y se convirtió en ley en 1974 a instancias de Isabel Perón, la viuda del hombre fuerte de la política Argentina, el General Juan Perón, y esto sucedió una vez que arribó a la silla presidencial después la muerte de este. Como primera mujer presidenta de Argentina, la señora Perón amplió la ventaja a séptimo hijas también.  "El mito desconectado del lobizón comenzó en la Argentina de los " gauchos ", vaqueros de vida pampeana Argentina, adaptado de las mayores leyendas de hombres lobo de Europa", dijo Balmaceda.  En la versión argentina, el lobizón se transforma en una mezcla de cerdo y perro todos los martes y viernes - no sólo una vez cada luna llena. Improbables otros hombres lobo de mito, el lobizón transmite su maldición no a través de su picadura, pero lo hace al pasar entre las piernas de sus desafortunadas víctimas. En la católica Argentina no son infrecuentes las familias numerosas: más de 120.000 familias tienen siete o más niños en el último recuento en 2006.  El presidente con la mayoría de los ahijados fue Juan Perón, alcanzando 1.982 durante sus tres períodos al frente del ejecutivo. Es seguido por otro ex presidente peronista Carlos Menem, que tenía 1.136 durante la década de 1990. Fernández se ha convertido en madrina presidencial a unos 700 niños desde que asumió el cargo en 2007. A principios de este año, estableció otro precedente, por lo que la hija de una pareja de lesbianas la primera ahijada presidencial.


The Washington Post agrega su visión con algo de honestidad intelectual

¿Acaso la Presidente de la Argentina adopta un niño judío para salvarlo de que se transforme en 'hombre lobo'?


La semana pasada, la presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner "adoptó" a un niño como su ahijado para evitar que se convierta en un hombre lobo , de acuerdo con la tradición. Esta ceremonia es un gesto simbólico realizado por generaciones de líderes argentinos en los últimos años. Según The Independent , la tradición sostiene que el séptimo hijo de una familia está condenada a convertirse en un hombre lobo - conocido como "el lobizón" en Argentina - después de su cumpleaños número 13 y acechar a la noche en su forma bestial. La leyenda se deriva de folclore indígena y se fundió con las supersticiones de los colonos europeos en el siglo 19. El miedo a este hombre lobo-niño fue tan pronunciada que muchos séptimos hijos murieron después de su nacimiento. Se estima que esta suerte de salvataje simbólico presidencial poniendo a esos niños bajo su ala protectora comenzó en 1907.

Cuentos de demonios que cambian de forma y monstruos salvajes de sacrificio de ganado se pueden encontrar en muchas partes de América Latina. Esta interacción argentina se remonta a una historia local de guaraníes de los siete engendro maldito de Tau, un espíritu mitológico mal, y Kerana, una hermosa mujer que sedujo y secuestrado. El séptimo hijo era "Luison," que aparece a veces en la forma de un perro pequeño y se alimenta de cadáveres.  En las actualizaciones publicadas en sus sitios web, tanto el Independiente y Buzzfeed dicen folklore europeo rodea séptimos hijos incluidos los temores de que el niño se convierta en un monstruo. En cualquier caso, los estadounidenses no deberían ir en contra de la tradición y el abrazo dado por el jefe de Estado de la Argentina, en cualquiera de sus formas. Después de todo, el presidente de Estados Unidos participa en el perdón ritual de un animal esponjoso y presumiblemente desconcertado año tras año…


En sintonía dice The Independent

La Presidente de Argentina adopta un ahijado judío para que no se convierta en hombre lobo


Presidente Cristina Fernández de Kirchner se reunió Yair Tawil y su familia en su oficina la semana pasada con motivo de la ceremonia inusual, que se remonta a más de 100 años. Según el folklore argentino, el séptimo hijo nacido de una familia se convierte en el temido "el lobizón". La criatura-hombre lobo como muestra su verdadera naturaleza en el primer viernes después del 13 cumpleaños del muchacho, dice la leyenda, convirtiendo al niño en un demonio a la medianoche durante cada luna llena, condenado a cazar y matar antes de volver a su forma humana. Así como se alimentan de excrementos, los bebés no bautizados, y la carne de los recién fallecidos, el lobizón se decía que era anormalmente fuerte y capaz de difundir su maldición con una mordida. El miedo al lobizón era muy común en el siglo XIX en Argentina en donde algunas familias abandonaban o incluso asesinaban a sus bebés - una atrocidad que provocó la práctica Presidencial inusual de adopción, destinada a detener el estigma mortal. Además del padrinazgo presidencial el niño o niña obtiene una medalla de oro y una beca educativa completa. Cristina Fernández describió su reunión con él muchacho y su familia como un "momento mágico", en un encuentro con una  "familia maravillosa" y describió a Yair como "una chinita total» elevando a su madre como "la reina Ester." Los padres de la niña, Shlomo y Nehama Tawil, habían escrito al Presidente de entonces, Carlos Menem, una carta en 1993 y recién consiguieron lograr su deseo recién este año.




7 comentarios:

  1. ¡Como teníamos pocos boludos con algunos trolls que andan por los muros y comentando en los blog, ahora tenemos estos boludos de categoría internacional!

    ResponderEliminar
  2. Me hiciste cagar de risa... Pero qué pelotudos. Y estos tipos son los que dominan al mundo..

    ResponderEliminar
  3. En Inglaterra (especialmente esos diarios) tienen la costumbre de publicar articulos amarillos, exagerados y escandalosos "adrede". Es parte de su "humor britanico".
    En Estados Unidos en cambio, la ignorancia anglosajona viene de pura cepa y sin dobles sentidos.

    ResponderEliminar
  4. Feliz Año Gustavo y Kumpas, que por lo visto acá tampoco chocó el barco a pesar de deseos varios, algunos no embarcados, pero otros a bordo y deseando hundirse, si es que se hunden con la ssshegua.
    Nunca menos y abrazos

    ResponderEliminar
  5. Para mí que Cristina aceptó porque es un agente encubierto del sionismo internacional.
    Me lo dijo esta mañana la panadera del barrio, que tiene un conocido que le compró un auto a la señora de un tipo que trabaja en Seprin.
    O en La Política on-Line.
    O algo así ...
    Que en 2015 se nos cumplan todos los deseos !!!
    (Los sueños se los dejamos a los dormidos opo/opas)
    Abrazo patagónico, cumpa !!!
    ...

    ResponderEliminar