EL PERDIDO - ESTACIÓN JOSÉ A. GUISASOLA - PARTIDO DE CORONEL DORREGO - BUENOS AIRES - ARGENTINA

miércoles, 2 de abril de 2014

SI TODOS LOS CAMINOS PERONISTAS CONDUCEN a MASSA o a SCIOLI, VAYAN. Si notan que muchos de nosotros no llegamos a tiempo empiecen su recorrido nomás, no hace falta que les expliquemos las razones de nuestra ausencia... Segunda entrega



El Barrefondo nos ayuda a pensar aportando data dura y de alguna manera responde a la cuestión aumentando exponencialmente mi dosis de desesperanza. (Argentina, si vez al futuro dile que no Venga. Juan José Castelli)







Hugo Bilbao festejó los 50 años y el acontecimiento se transformó en un gran encuentro político. Sciolistas, Macristas, Massistas y Kirchneristas.

Bilbao, es definido por el diario especializado Ámbito Financiero como un gran equilibrista y ratifica sus movimientos de gran armador político. El diario especializado Ámbito Financiero en su edición del fin de semana para la sección “Charlas de Quincho” brinda un panorama con interpretaciones y pormenores políticos de un gran acontecimiento que se llevo a cabo el viernes pasado en uno de los salones de eventos más importante de Latinoamérica.

“Un salón que flota sobre las aguas de Puerto Madero. Ese territorio –digamos neutral- eligió Hugo Bilbao, un multifuncionario experto en el sigilo y el perfil bajo que festejó sus 50 años y logró reunir bajo el mismo techo a sciolistas, macristas, massistas y kirchneristas, un dato poco típico en estos tiempos de brechas e antagonismos.
Bilbao está sentado hace meses sobre la bomba que, como ninguna otra, compromete y unifica a los cuatro sectores que se disputan el 2015: como titular del OPDS, organismo ambiental bonaerense, administra la CEAMSE, entidad encargada de procesar los residuos del área metropolitana cuyo principal reservorio está en el oeste bonaerense, sobre distritos que controlan intendentes massistas. Bilbao, equilibrista, aunque reporta a Scioli tiene que triangular con Sergio Massa –que no llegó a la cena porque estaba en EE.UU.-, negociar con Mauricio Macri, la Casa Rosada y con el mundo empresario que, como los Roggio, están vinculados al negocio de la basura.

Por eso, el viernes a la noche, confluyeron Daniel Scioli con su mujer Karina Rabolini, los tres intendentes bonarenses de mayor cercanía y amistad con Massa –Joaquín De la Torre, de San Miguel, José Eseverri, de Olavarría y Gabriel Katopodis, de San Martín-, el operador macrista Emilio Monzó, el senador Diego Santilli y Edgardo Cenzón, el ministro de Espacio Público y Medio Ambiente porteño, una figura a la que se atribuye alta influencia sobre Macri, una diversidad de sciolistas – de Jorge Telerman a Alberto Pérez–, peronistas naturales como Dámaso Larraburu, Federico Scarabino, Baldomero “Cacho” Alvarez y Carlos Cottini, y otros como Martín Insaurralde que llegó junto a Scioli pero sin Jessica Cirio, y kirchneristas como Juan Pablo De Jesús (intendente del partido de la Costa), el senador Jorge Ruesga, Gustavo Trankels, intendente de Tornquist, el ex ministro de Economía bonaerense Gerardo Otero que ahora le lleva los números a Florencio Randazzo en Transporte, “Pepe” Albistur con su pareja Victoria Tolosa Paz –cuya bella hermana, Justina, ofició de birthday party planner- y Raúl Fernández, jefe de Gabinete de Omar Judis, el chaqueño que Jorge Capitanich puso como secretario de Ambiente.

El peso de Bilbao en el ultra sensible rubro ambiental se mide en que lo eligieron presidente del consejo que reune a los funcionarios del área nacional y de todas las provincias. Como si hubiese hecho un pacto con el clima, el viernes la temperatura fue ideal: hubo jazz sobre una terraza, charlas, y sonrisas de los sciolistas que esa tarde ya tenían el dato de la aceptación general de los docentes al nuevo acuerdo. Además del gobernador, que apuró el partido de futbol para estar ahí, su jefe de Gabinete Alberto Pérez que entró secretamente en la negociación unos días antes para tratar de resolver el conflicto y lo consiguió cuando mejoró una oferta que demandará unos 800 millones adicionales. A Iván Budassi, titular de ARBA, lo cargaban los demás que va a tener que salir a recaudar casa por casa esos fondos.

Scioli, exultante, se quedó un rato largo –cuando es habitual que pase, casi furtivo, por los eventos- y se entretuvo secreteando con todos los que se acercaron.
Un imitador de Joaquín Sabina, estéticamente muy parecido –flaquisimo como el gallego antes de abandonar ciertos vicios- le puso el toque melancólico a la noche y, luego, un carioca con muñecos gigantes entretuvo a los que se animaron al baile, previo paso por las barras de bebidas cargadas y eficaces.

Una terraza, apta para fumadores, se convirtió en el epicentro de la circulación de datos políticos: acuerdos futuros del macrismo, la reactivación de la campaña presidencial de Scioli luego de resuelto el conflicto docente, pistas sobre lo que hará Massa antes del mundial.  Circulaba, por ahí, la pregunta sobre si los candidatos viajarán a Brasil cuando la atención mediática esté en el fúbtol. Nadie adelanta los movimientos pero en general se da por hecho que sí.
 
Comentarios y rumoreos variados entre los ministros de Scioli Martín Ferré, Oscar Cuartango, Alejandro Collia y Eduardo Aparicio, el presidente del Banco Provincia Gustavo Marangoni, el empresario Juan Pablo Peredo, los macristas Fernando “Turco” Elías y Gustavo Veiga, director de CEAMSE por la ciudad, los legisladores Guido Lorenzino –toda una revelación comunicacional sciolista dureante el conflicto docente-, Alberto De Fazio, Martín Cosentino, “Manino” Iriart, el massista Marcelo Di Pasquale, el ex legislador Bruno Screnci ahora número dos de Monzó, los comunicólogos del sciolismo Carlos Gianella y Juan Courel, Soledad Peralta –joven que es la mano derecha de Rabollini-, Julián Colombo que es jefe de la Unidad Gobernador, Emiliano Baloira y Walter Carbone subsecretario administrativo de la Jefatura de Gabinete, los operadores macristas Marcelo Daletto y “Charly” Menafra – que cumplió años el mismo diademas de dos funcionarios hiperactrivos en el esquema de Scioli: Franco Laporta, que juró como secretario de Servicios Públicos y reclamará el derecho de la provincia intervenga y regule el servicio del gas lo que nada le gustará a Julio De Vido, y Mariano Cascallares, del IPS, que celebraba una victoria de pago chico: la Justicia frenó la expropiación de un histórico local del peronismo en Almirante Brown que el ahora massista Darío Giustozzi se resiste a abandonar por lo cual hizo votar una ordenanza para que el municipio compre ese local.

Entre tanto caballero entregado al tráfico de rumores y novedades, deslumbró Mariana Díaz, de la ONG ambientalista R21, ex pareja de Charly Alberti, el baterista de Soda Stereo que suele visitar La Ñata, la quinta sciolista. La interacción de dirigentes y funcionarios, a los que Bilbao conoce de hace años, hacía pensar a algunos que se trataba de un viaje en el tiempo: una especie de foto de lo que puede verse en enero o febrero del 2016 cuando emerja un nuevo presidente y bajo el paraguas del peronismo todos vuelvan a estar juntos”.



7 comentarios:

  1. ¿Se reitera aquella historia? Qué pasa, qué pasa, qué pasa General, que está lleno de gorilas el gobierno popular....

    ResponderEliminar
  2. Si tiene ganás anónimo de las 14.29 vaya unas páginas para atràs de este mismo blog y lease la nota del 18 de abril del 2013. Se titula "Se está llenando de gorilas el Gobierno Popular"...decía el cantito..

    ResponderEliminar
  3. Se me cayó la mandibula. Aunque me parece que Cristina es víctima de las naturales traiciones peronistas cuando de trepar hacia el poder se trata. Cristina sabía que a la corta o a la larga esto iba a suceder.

    ResponderEliminar
  4. Si claro, Cristina es una pichi que no se entera de nada..Me parece escuchar la justificación del "entorno" del general...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Profe, por eso digo que Cristina sabe que eso sucedería. De modo que es víctima y victimaria de la máquina peronista. No hay entorno, hay peronismo, simple.

      Eliminar
  5. Me parece que el autor del blog está sobreestimando el poder de "la máquina peronista" en este contexto del país y no está teniendo en cuenta que han pasado 10 años de kirchnerismo que quebraron precisamente con el viejo paradigma político en el cual se vivía una pobreza de alternativas alarmante que le permitían a esta máquina de poder sobreponerse por sobre las demás escuálidas alternativas. Esto hoy no ocurre. El kirchnerismo ha roto con esta lógica y lo seguirá haciendo, no tenga dudas.

    No hay que dejarse influenciar por la propaganda massista que nos ha estado envenenando desde mediados del año pasado, o por las deliradas de Asís. Esta "tesis" del PJ como una máquina política con una lógica propia en la cual prima el cinismo por sobre cualquier otra consideración, cobró fuerza nuevamente en medio de las PASO 2013 y esto no es casualidad. Dicha lógica le conviene a Massa. Es una clara operación mediática que intenta destrozar lo más valioso que tiene el kirchnerismo: sus ideales, sus convicciones, su mística. Los contreras con esta tesis dicen: eso no existe, lo que existe acá es el cinismo y nada más.

    No se arranque los pelos porque estos 10 años de construcción no fueron al pedo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se preocupe ni se haga los rulos. Mientras exista un atisbo de kirchnerismo, aunque más no sea un último suspiro, el autor de este blog estará allí. Lo que tengo muy en claro es en la cantidad de turros que hicieron su veranito gracias a nuestras convicciones políticas. Entre ellos Massa.

      Eliminar