EL PERDIDO - ESTACIÓN JOSÉ A. GUISASOLA - PARTIDO DE CORONEL DORREGO - BUENOS AIRES - ARGENTINA

sábado, 28 de diciembre de 2013

GRANDES MUJERES DE LA HISTORIA – VIRGILIA D ´ANDREA



“... todo revolucionario puede ser detenido, pues dado que es revolucionario, es de suponer que prepara la revolución; todo ello significa que se hará un proceso contra las intenciones...”



Virgilia D'Andrea, poeta, periodista, militante anarquista y antifascista, nació en la tranquila Sulmona Abruzzo, en 1890 por una familia rica, pero su paz se interrumpe bruscamente cuando, a la edad de tan sólo seis años, la pérdida de un corto tiempo, hermanos y ambos padres. Un huérfano es recibido por una institución religiosa, que se crió y estudió y donde, tal vez debido a la rigidez de la universidad, comenzará a madurar su inclinación anárquica. Un interés más profundo en la injusticia social sovverrà tras la muerte del rey, Umberto I, que tuvo lugar en 1900 en Monza, a manos de Gaetano Brescia, el personaje que va a ser para ella un modelo de la vida real. Ley Leopardi, Ada Negri, Mario Rapisardi y Carducci, afinando su sensibilidad poética ya prometedor y en 1909 dejó su Sulmona natal y se trasladó a Nápoles, donde completó sus estudios universitarios después de graduarse comenzó a enseñar, pero con la entrada de Italia en la La Primera Guerra Mundial dejó el trabajo, se arrojó de cabeza en el activismo social: primero puesto del lado de la fila anti-intervencionista, sólo entonces aterrizará anarquismo.
El encuentro con su futuro esposo Armando Borghi, el hombre que se convertirá en su compañero inseparable en la vida y en la lucha política, se llevará a cabo durante una de esas reuniones clandestinas de la Confederación Italiana de Sindicatos (USI). Estos son los años en los que colabora con el periódico del partido, "Guerra de Clases", en la que está encarcelado en Bolonia y Milán por conspirar contra los poderes del Estado y en la cárcel, durante el cual, escribió sus primeros poemas. La participación activa en la llamada "revolución social" en Italia tiene lugar después de la reunión con Errico Malatesta en 1919, pero la esperanza de una revolución "desde abajo" D'Andrea abandona tras el asesinato de Karl Liebknecht y Rosa Luxemburg , el fracaso de la insurrección espartaquista en Alemania, con el fracaso de la ocupación de las fábricas y sobre todo y sobre todo debido a la llegada del fascismo, para lo que se verá obligado a abandonar Italia con su compañero Armando. Después de un primer período en Berlín, la pareja se trasladará más tarde a París, donde permanecerá durante tres años, desde 1923 hasta 1926, hasta que la decisión de emigrar de Aldeas sólo en los Estados Unidos (Virgilia llegará sólo en 1928).
En 1922 en Milán, lanzó "Tormento", su primera colección de poemas. Incluso en Francia, la intensa actividad política de los D'Andrea no se detiene: conoce la triste realidad de los refugiados políticos y no ha disminuido para apoyar la causa revolucionaria. En el período 27-28 de publicar la revista "Sleep", el órgano en el que se introduce en la dura polémica surgida a raíz del asesinato "legal" en Estados Unidos de los anarquistas italianos Sacco y Vanzetti.Incluso una vez que se unió a su esposo en Estados Unidos, la "maestra Abruzzo", continuará su caso a favor del anarquismo, la búsqueda de partidarios entusiastas de los inmigrantes italianos más radicales, convirtiendo lo largo y ancho de los Estados Unidos y el hogar acogedor en el anarquista sarda Michele Schirru. Pero en 1932 el estado de su salud se deteriora y muere en su casa de Nueva York de un tumor maligno, poco antes de dar publicó sus últimas "Luces en la Noche" colección de la poesía. Una vida en el nombre de la lucha política en cuando, pero siempre llena de amor y altruismo, se puede ver en sus poemas, llenos de sensibilidad femenina odio puro y la violencia, pero animada por el constante deseo de liberar al hombre Hoy la tragedia de la dictadura para la civilización del mañana va a ser liberada de la opresión.

Fuente: SGUARDI.info




No hay comentarios:

Publicar un comentario