EL PERDIDO - ESTACIÓN JOSÉ A. GUISASOLA - PARTIDO DE CORONEL DORREGO - BUENOS AIRES - ARGENTINA

miércoles, 25 de julio de 2012


Maten a Víctor Hugo



De eso se trata la nueva embestida que se está tramando desde el barrio de Constitución contra el notable comunicador Oriental. La cuestión intenta colocarlo como entregador de algunos militantes Tupamaros y a la vez como colaboracionista durante la dictadura uruguaya, datos expuestos por un informante que años atrás acusara al propio Presidente Mujica como traidor a sus compañeros. Curioso sofisma: Los victimarios juzgando los comportamiento de las víctimas en el marco de situaciones límite. La operatoria incluye la edición de un libro que en una primera instancia sería publicado por una editorial asociada a Perfil con la firma de una de sus más “destacadas” plumas, cosa que quedó abortada por el juicio que Morales tiene con dicha empresa por una nota investigación contra su persona publicada meses atrás en donde no menos de veinte burdas mentiras eran exhibidas como “errores involuntarios”.

Magnetto y Fontevecchia como aquellos futbolistas que expulsados del campo de juego tratan de llevarse a un rival para equiparar diferencias, intentan liquidar de una buena vez y para siempre al más acérrimo de sus enemigos. Aquel que nunca pudieron comprar, aquel que siempre mantuvo firmes sus convicciones, aquel que a pesar de las calumnias e injurias supo conservar posturas éticas muy por sobre la media en el ámbito de una actividad bastardeada por propios y extraños.

Quien presentará el caso masivamente, en el prime time dominical, no será otro que nuestro inefable Jorge Lanata, hombre que supo instalarse dentro de la corporación oligopólica como el máximo estandarte del grupo debido a su enorme capacidad de daño. La inconsistencia de sus recientes operaciones domingueras lo dejan muy mal parado dentro del mundo periodístico, pero como él ya no lo es, muy poco le interesa la cuestión y menos aún la valoración de sus propios colegas. Eso sí, luego se muestra muy ofendido cuando no lo invitan a determinados eventos. Cosas del vedetismo. La idea del ex empresario es presentar al Oriental dentro de un mismo rango de miserabilidad que tienen tanto él como sus jefes, de modo igualar hacia abajo sosteniendo que si todos son una mierda nadie está capacitado para esbozar cuestiones que tienen que ver con la ética y la moral.

¿Qué se intenta con esto? A la par de minar la masiva credibilidad que tiene el periodista uruguayo se aspira por añadidura deshilachar la bandera más notoria que tiene la ley de medios audiovisuales. Quién te ha visto y quién te ve Jorge, hasta hace quince minutos mapeabas desmesuras monopólicas, hoy te regodeas en los fondos de sus más lúgubres letrinas.  De todas formas los oyentes, lectores y televidentes de VHM estamos desde hace tiempo preparados para la embestida final. Desde su página personal y debido a la información que le dieran sus amigos orientales en relación con esta movida que parte desde Buenos Aires, Morales nos está advirtiendo con documentación fehaciente su derrotero dentro del ignominioso período dictatorial que vivió Uruguay: el nivel de persecución a la que fue sometido, la escala de prohibiciones sufridas y hasta su período de detención. Cuestiones que Lanata no puede exhibir debido a que durante la dictadura Argentina él estaba dando sus primeros pininos como periodista dentro de la Radio Nacional estatal. Así es, la única vez que la miserable entelequia periodística trabajó para el Estado fue durante la Dictadura Militar. De todas formas no se trata de una pulseada de calidades. Todos sabemos quién es quién. Aquellos televidentes que siguen Periodismo Para Todos es lo que esperan, de modo que el plagiador serial no tendrá reparos en contentar a un público que hasta ahora no se sabe a ciencia cierta si lo ve o lo escucha para interiorizarse sobre cuestiones de actualidad o para estudiar desde la antropología una de las más notorias mutaciones ideológicas y éticas de la contemporaneidad.

Percibo en el horizonte de Lanata un futuro nada promisorio. Estimo no descabellado su sacrificio a favor de la causa clarinista (conciente o inconsciente). ¿Alguien puede suponer qué llegado el momento Magnetto mismo no lo tiraría a los galgos a favor de una operación político/mediática impactante e incendiaria? De paso se sacaría de encima a un tipo que no sólo lo jodió durante un par de décadas sino que además le sacó bastante cantidad de dólares en conceptos de honorarios durante los últimos tiempos. Si se atrevió con los Papaleo y con tantos otros, porqué no con Lanata. ¿Se dará cuenta Jorge qué para Magneto es más útil muerto que vivo, y que tenerlo cerca, contratado en el prime time domimical, resulta una excepcional coartada?  Sospecho que ni lo piensa, su ego lo ha embobado por completo. Para el oficialismo, por el contrario, resulta una bendición un tipo como Lanata en los medios, del mismo modo que lo fue Lila Carrió desde el 2008 en adelante. Es más, le recomiendo fervientemente al Gobierno que se esfuerce por protegerlo.

Este libro será uno de los tantos de reciente edición que serán utilizados para nivelar muebles y cosas así. Desde aquel Amo del Feudo de Gatti, hasta las basuras que nos suelen presentar Majul y Walger, todo ellos expresan más de lo mismo: un odio visceral a un modelo de país inclusivo, un disgusto a todo lo que sea democratizar la palabra, en consonancia con algo que realmente llama mucho la atención: un irrespeto muy marcado a las decisiones de las mayorías mientras exigen desde sus tribunas, mediante insultos, operaciones e improperios respeto por las minorías, intentando colocarse como traductores de una realidad que todavía no han alcanzado a dimensionar y que a la vez les mantiene desde hace 9 años un falo que ha llegado a los 54,11 centímetros de longitud y que evidentemente lacera con su democrático y horizontal populismo el más sensible de sus íntimos recodos (léase intereses corporativos). Espero se entienda como metáfora este último párrafo. Eso sí que jamás se nos ocurra contestar, seremos acusados de intolerantes.

No se preocupe Víctor Hugo; de Néstor, de Cristina, de Moreno y de tantos otros han dicho cosas iguales o peores. El día que alguna persona de su respeto e integridad diga algo que lo afecte póngase en guardia, por ahora son sólo energúmenos que responden a sus desquiciados mandos naturales.



No hay comentarios:

Publicar un comentario