EL PERDIDO - ESTACIÓN JOSÉ A. GUISASOLA - PARTIDO DE CORONEL DORREGO - BUENOS AIRES - ARGENTINA

sábado, 5 de mayo de 2012




Sobre el Pensamiento Anarquista



Los seguidores de este rincón sabrán de nuestro interés desde lo histórico por los orígenes del movimiento obrero y el pensamiento anarquista. Al igual que Osvaldo Bayer reconocemos a este espacio como el principal motor de la reacción/acción en contra del proceso de explotación industrialista del Estado capitalista burgués bocetado luego de la Revolución Francesa. Pensadores y luchadores que le han puesto el cuerpo a las ideas merecen ser atendidos más allá de sus contradicciones, tratando de entender e interpretar el tiempo que les tocó vivir. Carlos Malato al igual que Rafael Barret, Rudolf Rocker, James Petras, Albert Camus, Darío Fo, William Godwin, el mismo Bayer, Herbert Read entre otros nos presentan textos humanistas, artísticos y políticos que si bien en muchos casos observamos como voluntaristas y utópicos nos ayudan a comprender que si bien la historia suele recorrer cierto determinismo debido a la relación causa/efecto también exhibe la misma dinámica que la sociedad propone a través de su propia evolución. El progreso como factor esencial de esa dinámica social. 
Para los interesados en el tema existe un sitio literario gratuito (no podía ser de otra manera) para ingresar a un mundo generalmente silenciado, minimizado y ciertamente mal interpretado:
 (www.kcibertaria.comyr.com/libros)










ANTES DEL MOMENTO (Fragmentos)
– 1887 - Carlos Malato –



(Francia luego de la caída de la Comuna)


-    La caída de la Comuna y la represión versallesa contribuyeron singularmente a propagar el verbo socialista; los desterrados hicieron prosélitos en el mundo entero. Herida mortalmente, antes de expirar, dejó escapar por vez postrera el grito: «¡Trabajadores de todos los países, únanse!» En efecto, y es esta una cuestión de vida o muerte, la próxima revolución debe ser no nacional, no francesa, sino universal.

-    Un pueblo -como un hombre- medio muerto de hambre, no es consciente: todo le parece preferible a la situación que soporta. Si la opresión capitalista, siguiendo una continua progresión, debe engendrar una miseria creciente, esta miseria engendrará a su vez la ignorancia y la desmoralización: se tendrán rebeldes feroces, pero poco ilustrados, prontos a sacrificar su libertad por un pedazo de pan.

-    Para que el individuo sea enteramente libre, sin ser obstáculo a la libertad general, es menester que la educación moral y filosófica de todos haya concluido. Por otra parte, el comunismo autoritario, que quisiera hacer marchar a los hombres militarmente, a la prusiana, encontrará un obstáculo insuperable en el genio francés y el temperamento latino, enamorado del movimiento y de la libertad.

-   Sea como quiera, el deber de los verdaderos revolucionarios es aceptar la lucha en las condiciones en que se presente y obrar del mejor modo que lo permitan las circunstancias. Si una dictadura se proclama, si una restauración se produce, ¿qué debemos hacer? Levantar inmediatamente al pueblo, no para conservar la república burguesa actual, sino para proclamar la república social, basada en la autonomía y la federación de las comunas y la inmediata socialización de las fuerzas productivas, tierras, minas y máquinas.

-   No es mostrando a la masa únicamente ruinas y sangre como se le conquistará para la causa de la revolución, sino haciéndola palpar el bienestar que le espera, explicándole qué derechos, qué intereses tienen que hacer valer,

-  El movimiento es la ley -o si, por dogmático en extremo, repugna el término éste- la universal manera de ser de las cosas. Nuestros conocimientos acerca de la naturaleza de las fuerzas y sobre la de la sustancia, sin duda única, que constituye los cuerpos, son sumamente vagos todavía; pero la observación nos ha demostrado que la inmovilidad absoluta no existe, ni en el mundo moral ni en el mundo físico. Si esta inmovilidad hubiera existido, nunca nuestro globo, con su estructura y sus habilidades actuales, se habría desprendido de la masa cósmica que, hace algunos miles de millones de siglos, flotaba como una impalpable niebla en el espacio infinito; nunca nuestra humanidad habría llegado a constituirse en el curso de una incesante evolución cuyas huellas materiales se encuentran todavía en las capas de los terrenos prehistóricos y en las transformaciones mismas del feto durante los nueve meses de su vida intrauterina. Progreso o retroceso -tan pronto lo uno como lo otro-; pero movimiento; los mundos siderales se mueven, también se mueven el hombre y la sociedad.

-  Los profetas están bastante pasados de moda en nuestros tiempos; apenas si algunos retrógrados de lo más escéptico tratan de vez en cuando de suscitar un vidente a fin de que, heridos los espíritus, éstos puedan ser preparados para una reacción religiosa. Es cierto que todo se encadena; el determinismo es universal y, si el cerebro humano pudiera abarcar todo el pasado, todo el presente, podría lógicamente deducir el porvenir. Pero este acontecimiento universal de los hombres y de las cosas es imposible: a cada momento, tal hecho no previsto, imperceptible en su origen, viene a modificar los acontecimientos más lógicamente deducidos y a comunicarle un cariz muy diferente del que se esperaba verles tomar. Por consiguiente, sólo en cierta medida y con mucha reserva puede conjeturarse el porvenir. Para hacerlo, ante todo conviene sustituir en lo posible a las fantasías de la imaginación pura el estudio concienzudo de las humanas tendencias.

-   La necesidad de bienestar no puede ser satisfecha sino por una completa revolución económica que, expropiando a los acaparadores del suelo de los principales útiles y de los capitales productivos, haga de ese suelo, de esas herramientas y de esos capitales (sin comprender el dinero, cuyo papel cesaría), una propiedad social, indivisible.

-  Tal sigue siendo el doble objetivo hacia el cual, probada y sangrienta, se dirige nuestra raza, el objetivo que los clarividentes distinguen por encima de las nubes, que los mártires aclaman estoicos, sobre el cadalso o en las profundidades de los calabozos; el objetivo hacia el cual rueda como un trueno la avalancha de las masas, inconscientes, es posible, pero reclamando con grandes gritos la vida, la luz. ¡Ciego el que no lo vea, sordo quien no lo oiga!

Cretinópolis
Carlos Malato

El movimiento obrero, siempre sin recursos y tantas veces sin libertad, se vio forzado a utilizar todos los medios posibles para la difusión de sus ideas emancipadoras. La literatura y el arte, la prensa y el panfleto, la música y el teatro... todo servía para extender y afianzar sus ideas. El teatro, al que tanta afición se tenía en pueblos y ciudades hasta el siglo XX, fue una de las vías más utilizadas: obras populares, no siempre exentas de calidad, representadas por grupos aficionados en teatrillos y locales de sociedades y sindicatos... Autores destacados del anarquismo, como Pietro Gori, decidieron escribir obras de teatro y otros, como Errico Malatesta, optaron por coloquios políticos fácilmente representables.
Ofrecemos el breve sketch titulado Cretinópolis escrito por el anarquista francés Carlos Malato y que fue publicado en La Revista Blanca en su número del 15 de enero de 1901.


Un jardín público, en cuyo centro se levanta una inmensa jaula de espesos barrotes. En ella hay varios hombres y algunas mujeres de melancólico rostro y sencillo vestir. Alrededor de la jaula se pasean libremente algunos monos, cual buenos burgueses, bien vestidos, fumando, charlando. Los hay que leen La Patrie o Petit Journal. Aquí y allá se ven monas ridículamente ataviadas unas; otras, de cuyos peinados penden cintas multicolores, conducen, vigilan o llevan en sus brazos pequeños monos. Henos, pues, en Cretinópolis.

Un Macaco (barrigudo, con gafas de oro, a su pequeñuelo, que conduce del brazo).- Totó, fíjate bien; es la hora en que se trae la comida a esas malas bestias. Verás ¡cuán feroces son!
El Pequeño Macaco.- Puesto que son malas, ¿por qué se les da de comer, en lugar de hacerlas morir de hambre?
El Macaco (con paternal orgullo).- ¡Sublime pensamiento, digno del cerebro de un cuadrumano! En verdad que siendo nuestra especie la reina de la naturaleza –creada a imagen de Dios, no lo olvides nunca, Totó-, tiene un indiscutible derecho de vida y muerte sobre todas las demás. Sin embargo, por repugnante, estúpido y feroces que parezcan esos animales, nos son útiles: les obligamos a trabajar.
Un Viejo Chimpancé (mezclándose familiarmente en la conversación).- ¡Doce horas por día solamente! ¿No os parece, querido congénere, que es muy poco?
El Macaco.- Evidentemente (moviendo la cabeza con petulancia). Nuestro ideal sería hacerles trabajar veinticinco horas diarias, cosa fácilmente realizable, en mi entender, haciéndoles trabajar una hora antes de amanecer.
El Chimpancé.- ¿Y cuándo pararían?
El Macaco (con resolución).- ¡Nunca!
El Chimpancé.- ¡Concepción tan admirable como sencilla! ¿Me permitís ponerla en conocimiento de los lectores de La Patrie?
El Macaco (admirado).- De La Patrie… Ciertamente… ¿Con quién, pues, tengo el honor de hablar?
El Chimpancé (sonriendo).- Con Francisco Coppée.
El Macaco (entusiasmado).- ¡Con Francisco Coppée! (dirigiéndose a su pequeñuelo) Totó, ¿ves ese gran señor que tienes delante, y de cuyo pecho salen sonidos armoniosos como de clarinete constipado?... ¡Es Francisco Coppée! No lo olvides jamás. Que este día sea el más hermoso de tu vida… ¡Francisco Coppée! (Se rasca el fémur de emoción).
Prisionero 1º (dirigiéndose a sus compañeros de prisión).- He ahí, sin embargo, nuestros primos hermanos, la imagen viviente de nuestros groseros ascendientes.
Prisionero 2º.- ¡Y hoy nuestros amos! Nosotros pensamos, nosotros creamos; los más fuertes de entre ellos se apoderan de todo y gozan sin comprender; los demás aplauden (con amargura). ¡Qué proclamen, pues, la soberanía de la razón sobre el instinto!
Prisionero 1º.- No sucederá siempre así. Esos mismos monstruos grotescos que nos esclavizan, porque son la multitud y nosotros no más que una minoría aún de la especie pensadora, constituyen un progreso sobre sus ascendientes, que fueron también los nuestros.
Prisionera 1ª.- ¡Lo dudo! Mirad esa mona joven que hace piruetas ante ese babuino ensotanado.
Prisionero 1º.- ¡Qué son ellos, qué somos nosotros, sino simples átomos –pensando y sufriendo, es cierto- en la marcha universal de los seres y de las cosas! Siempre y por todo, se cumple la incesante ley de la transformación. Más tarde, transcurridos que sean millones de años, la tierra y sus habitantes harán su evolución regresiva. Vendrá el decaimiento, la vejez; después, la muerte en espera de la resurrección, y de nuevas formas de vida en el infinito del tiempo y el espacio. Mas al presente todo demuestra que estamos todavía en la juventud del globo, en la evolución del sentido progresivo.
Totó (acercándose a la jaula y procurando oír).- ¿Qué dicen?
El Macaco.- ¿Lo sé yo acaso? ¡Palabras!
Totó.- Sin embargo, ¿tienen la misma lengua que nosotros los hombres?
El Macaco.- Sí, pero no los mismos pensamientos; no son más que animales.
Prisionero 3º (dirigiéndose a los monos).- ¡Si fuerais capaces de entendernos! Sin embargo, veamos: tenéis un cerebro; ¿no podéis poner algo dentro de él? (Los monos lanzan grandes carcajadas, saltan y hacen cabriolas; un cinocéfalo se busca piojos en la barba y muy amable los ofrece a Francisco Coppée)
El Chimpancé.- Sois demasiado bueno, señor Marc; no acostumbro… Mi salud me lo prohíbe. (Tose y se aleja)
Prisionero 2º.- No hay que hablarles en razón a esos brutos.
Una Mona (a otra).- ¿Habéis visto el traje de la señora Monkey en el baile del Ayuntamiento? ¡Tres hileras de perlas azules sobre fondo encarnado!
Mona 2ª.- ¡Y las plumas de su sombrero, querida mía! ¡No hay idea de cosa semejante!
(Un sapajú pasa saltiqueando, vestido con uniforme de teniente de húsares.)
Voces de Monos y (sobre todo) de  Monas.- ¡Viva el ejército!
El Babuino (con sotana).- ¡Dominus vobiscum! (Algunos monos y monas se santiguan)
Prisionera 1ª.- ¡Tener hijos, alimentarlos, amarlos, para después entregarlos a la discreción de esos brutos; hacer de ellos esclavos, carne de taller, carne de cañón, si son hijos; carne de lupanar, si son hijas!
Prisionero 3º.- ¿Qué quieres, hermana mía? Nosotros tenemos sobre esos seres el privilegio del pensamiento. Sufriendo más por ellos los rescataremos. Consolémonos viviendo con el cerebro y el corazón, la vida de la idea.
Prisionero 1º.- ¡Siempre la ilusión!
Prisionero 3º.- ¿Es un sueño? La evolución del feto, pasando en nueve meses por todas las formas animales, ¿no nos recuerda la inmensa serie de transformaciones físicas y morales cumplidas por nuestra especie? El camino recorrido en el pasado, ¿no indica el que se extiende en el porvenir hasta más allá de toda conjetura? Cuando Nietzsche evocaba para lo futuro la aparición del Superhombre, ¿hacía otra cosa más que anunciar en términos sublimes una conclusión que todos los pensadores habían ya formulado?
Un Orangután (con rostro casi humano, vestido de obrero).- Es singular; me parece que comprendo algo.
Los demás Monos (con indignación).- ¡Comprende! ¡Nos deshonra! Es un falso mono.
El Babuino (con severidad).- Eso no es un mono; es un hombre.
Voces de Monos.- ¡Encerrémosle! (Se apoderan del orangután, el cual resiste. Un carcelero abre la puerta de la jaula y arrojan en la al mono demasiado humano)
El Cinocéfalo.- ¡Indulgencia muy peligrosa, hermanos míos! ¿No os parece que una camisa azufrada?... (Se interrumpe para rascarse. En la jaula los prisioneros examinan, no sin desconfianza, a su nuevo compañero)
Prisionero 1º.- ¿Eres hombre?
Orangután.- No sé; a veces me parece que sí; a veces que no.
Prisionera 1ª.- ¡Por lo menos, te gustaría llegar a serlo!
El Orangután.- Sí; querría poder pensar como vosotros; pero a condición de ser libre.
Prisionero 2º.- ¡Ser libres! No buscamos más que eso.
El Orangután.- ¿Y no habéis encontrado el medio? ¿De qué os sirve vuestra superior inteligencia?
Prisionero 4º (con desaliento).- ¡Somos muy pocos!
El Orangután.- ¡Muy pocos! Un inmenso número de monos desearían como yo llegar a ser hombres. Escuchadme, por extraño que os parezca, yo os diré cómo habéis de tomarla. (Habla a los cautivos al oído)
El Babuino (a Totó).- Respóndeme, amiguito mío: ¿cuántos dioses hay?
Totó.- No sé, señor Abate.
El Babuino.- ¡Cómo! ¿No lo sabes? Veamos, cuenta conmigo: el Padre…
Totó.- ¡Ah, sí, el padre! Uno. (Durante este tiempo los carceleros que traen la comida de los hombres abren la puerta de la jaula; las mujeres les entretienen; los hombres se acercan con cautela rodeándoles)
El Babuino.- Después… el hijo.
Totó.- El hijo, dos.
El Babuino (con impaciencia).- Bien, después.
Totó (con timidez).- ¿El… Nieto?
El Babuino (gruñendo).- Vamos, el Espíritu Santo.
Totó.- ¡Ah, sí, el Espíritu Santo! Pues, bien; con éste son tres.
El Babuino (rojo de cólera).- No, desgraciadillo, con ese no son más que UNO. ¡Ah, ya! ¿Es que tú también querías llegar a ser hombre? ¡Ten cuidado! (Prisioneros y prisioneras se precipitan sobre sus carceleros, les quitan las llaves y huyen)
Voces Desoladas de Monos.- ¡Los hombres se han escapado!
El Sapajú (sacando el sable).- ¡Sálvese quien pueda!
El Babuino (huyendo).- ¡Se acabó Cretinópolis!


No hay comentarios:

Publicar un comentario