EL PERDIDO - ESTACIÓN JOSÉ A. GUISASOLA - PARTIDO DE CORONEL DORREGO - BUENOS AIRES - ARGENTINA

sábado, 21 de abril de 2012

Mateando con la Ciencia - Hoy ceban Los Hititas

El hierro y la historia


El hierro es el segundo metal más común en la corteza terrestre, sólo el aluminio lo supera, pero siempre se presenta combinado con otras sustancias. No se halla en forma metálica libre, salvo en algunos meteoritos que no pertenecen a la Tierra sino que caen desde el firmamento. Algunos de estos meteoritos fueron encontrados ocasionalmente por los antiguos y utilizados desde los albores de la civilización. Comparado con el oro, la plata, el cobre el aspecto del hierro es feo y rústico pero el de origen meteórico se relevaba más duro y resistente que el bronce. Como se conservaba afilado más tiempo que ese metal comenzó a ser muy apreciado para manufacturar las partes cortantes de las herramientas. El resultado es que no se ha encontrado hierro meteórico en lugares donde florecieron las civilizaciones primitivas pues los antiguos lo acapararon para luego utilizarlo. Tampoco había minas de hierro. El oro, la plata, el cobre, el plomo, el estaño y con el tiempo el mercurio se obtenía con facilidad mediante hogueras, pero de ellas nunca salía hierro. Éste se encontraba en otras sustancias en proporción más escasa que otros metales y se precisaba mayor temperatura.
A la larga, sin embargo, se obtuvo carbón vegetal quemando madera con un suministro insuficiente de aire, de modo que entre otras sustancias quemadas quedaba carbono más o menos puro. El carbón vegetal arde sin llama pero alcanza temperaturas más elevadas que la leña.
Alrededor del 1.500 a J.C. los Hititas de Asia Menor descubrieron que podían obtener hierro de ciertos minerales sometiéndolos al calor del carbón vegetal. Al principio ese material fue decepcionante, ya que en forma pura era resistente pero no tanto como el mejor bronce. Hay que tener en cuenta que el hierro meteórico no es puro sino una mezcla en proporción de 9 a 1 de hierro y níquel algo que los antiguos no podían reproducir porque desconocían el níquel.
Hacia el 1.200 a J.C. sin duda que por casualidad se había descubierto que ese hierro, debidamente fundido, podía presentarse en una forma más dura. Esto sucedía cuando una parte del carbono contenido en el carbón vegetal se mezclaba con hierro para formar una aleación de hierro y carbono que llamamos Acero.
Hacia el 1.000 a J.C. estas formas carbonadas de hierro podían producirse en gran cantidad periodo histórico que se denominó la Edad de Hierro debido a la importancia determinante que tuvo este metal en la fabricación de armas y herramientas ya que con el advenimiento del hierro se modificó notablemente el equilibrio bélico. Los Micenios, por ejemplo, provistos de armas de bronce se enfrentaron a una invasión Doria, griegos semibárbaros procedente del norte, provistos en este caso con armas de hierro. La resultante de tal enfrentamiento fue la devastación total de la civilización micénica seguida de un oscurantismo que duró doscientos años. Por esa época los Israelitas también equipados con armas de hierro derrotaron a los filisteos y bajo el Rey David crearon un imperio propio que cubría toda la costa oriental del Mediterráneo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario