EL PERDIDO - ESTACIÓN JOSÉ A. GUISASOLA - PARTIDO DE CORONEL DORREGO - BUENOS AIRES - ARGENTINA

jueves, 8 de marzo de 2012

Mateando con la Ciencia - Hoy ceba Jan Baptista Van Helmont


Gas

El aire era considerado por los Griegos como uno de los cuatro elementos con los cuales estaba conformada la Tierra. Para ellos, y para quienes les siguieron cualquier vapor era una variedad de aire.
El médico flamenco llamado Jan Baptista Van Helmont investigó los vapores y comprendió con claridad que algunos de ellos tenían propiedades tan diferentes de la de otros y las del aire ordinario, que representaban sustancias distintas. De la misma manera que había diversos líquidos y sólidos, había también diversos aires.
El año 1624 Helmont comprendió que necesitaban una palabra para designar genéricamente esos aires. Le pareció que puesto que los aires carecen de volumen específico pero llenan cualquier recipiente, constituían ejemplos de la materia en completo caos. Les llamó Caos y la pronunciación flamenca de esta palabra es gas. El término no se hizo popular de momento, pero con el tiempo alcanzó la igualdad con respecto a líquido y sólido para designar los tres estados ordinarios de la materia.
En particular Helmont estudió el gas producido por la combustión de la madera. La llamó Gas Silvestre y es lo que hoy conocemos como Dióxido de Carbono. Asimismo llevó a cabo la primera medición cuantitativa importante relativa al problema biológico que el médico Italiano Santorio abordara en el año 1614 sobre el metabolismo de los seres vivos. Para ello plantó un sauce en una cantidad de tierra previamente pesada y demostró que al cabo de cinco años, en cuyo transcurso se limitó a regar el árbol, éste había aumentado casi 75 kilogramos mientras que la tierra sólo había perdido poco más de 50 gramos. De ello dedujo que el árbol convertía el agua en cu propia sustancia. Desgraciadamente para Helmont, no tomó en consideración que el aire estaba en contacto continuo con el árbol. Si el agua era importante para la nutrición, no menos importante era el dióxido de carbono del aire, precisamente el mismo gas que Helmont había estudiado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario