EL PERDIDO - ESTACIÓN JOSÉ A. GUISASOLA - PARTIDO DE CORONEL DORREGO - BUENOS AIRES - ARGENTINA

sábado, 7 de julio de 2018

Para el sistema excluyente el problema sigue siendo la gente porque el sistema excluyente, para sobrevivir, necesita que buena parte de la población considere a la gente como un problema....






Cómo será la cañada que en el presente no se pide la reincorporación de los cesanteados ni la reactivación de la industria nacional,  sino basta de despidos.. (los que fueron, fueron.....)


Según la UIA, las fábricas despidieron 2.400 trabajadores por mes en la era Macri

Lo asegura un informe de la Unión Industrial que hace un raconto de lo sucedido desde diciembre de 2015. En total, en la era macrista se perdieron más de 71 mil puestos de trabajo fabriles.


Fuente: Agencia Paco Urondo



En el marco de la fuerte caída que muestran los sectores industriales, fruto de la suba de los costos, tarifazos, caída de ventas en el mercado interno e ingreso irrestricto de exportaciones, la Unión Industrial Argentina (UIA) dejó trascender una cifra preocupante: desde diciembre de 2015 y hasta abril de 2018, se destruyeron 71.200 puestos de trabajo fabriles.
La cifra, revelada por el el portal Letra P, expresa un proceso de 2.436 empleos perdidos por mes desde la llegada de Mauricio Macri y su gabinete económico, a la Casa Rosada.
Aunque el informe muestra que la industria ya tenía algunos problemas durante el último tramo de la gestión de Cristina Fernández de Kirchner, la situación se agudizó con Cambiemos en el poder.
Entre los rubros en los que se notó más fuerte este derrotero se encuentran: Alimentación, Producción de Petroleo, Laboratorios, Maquinaria de Oficina, Cuero y Calzado, Edición y Reciclado de Desechos, entre otros.
En paralelo, se conoció que en junio se empezó a derrumbar fuerte también la industria automotriz, hasta ahora uno de los pocos brotes verdes que le quedaba como sobrevida a Cambiemos. 
¿Se vienen miles de despidos en la industria automotriz?
La producción de autos en junio retrocedió 13,4% por la caída de ventas al mercado interno. Smata había advertido que vienen miles de suspensiones y despidos en la industria.
Junio resultó un mes atípico para el conjunto de las terminales automotrices radicadas en la Argentina porque se conjugaron la continuidad del “paro de camioneros en Brasil a comienzos del mes, junto al paro de la CGT y Aduana que afectaron el normal funcionamiento de la industria y llevó a contabilizar sólo 17 días hábiles de actividad; la persistencia de la volatilidad cambiaria, y la suba de las tasas de interés”, sintetizó el informe mensual de la Asociación de Fábricas de Automotores.
El resultado de esos factores fue que las terminales produjeron 39.420 vehículos (automóviles y utilitarios), un 13,4% menos que en junio de 2017; las ventas a concesionarios del total de unidades nacionales e importadas bajó a 55.358 unidades, un 31%; y las exportaciones sumaron 22.894 vehículos, 16,2% más que un año atrás.
El presidente de Adefa, Luis Fernando Peláez Gamboa, destacó a Infobae que “además de la incidencia de los paros en la actividad del sector, tanto en Brasil, como en el mercado local, que afectaron la producción, se está frente a una nueva coyuntura económica, que hay que analizarla en dos planos, el externo y el interno”.
El gremio de mecánicos aseguró que “se pretende que la actividad sea el estandarte de crecimiento de una política económica que poco entiende lo industrial”.
Aunque reconoció que este año se venderán entre 850 y 900.000 unidades, la organización sindical señaló en una solicitada que “el 75 u 80 por ciento de esos vehículos son importados y las pretendidas y anunciadas millonarias inversiones de las terminales se postergaron hasta 2021”.
“Se lee a diario sobre las importantes inversiones que anunció la industria automotriz, cómo las ventas de automóviles crecen respecto de períodos anteriores y que cada vez está más cerca el objetivo de vender un millón de unidades. Lo más pomposo es que se anuncia una gran mesa conducida por el gobierno para fabricarlas en 2021”, puntualizó.
El sindicato que conduce Ricardo Pignanelli indicó que “los titulares periodísticos y los anuncios se contradicen con la realidad”, y explicó que “la liberación de importaciones, el incumplimiento del intercambio comercial automotriz con Brasil (Flex), que impone que por cada dólar exportado se importe uno y medio, sin penalidades económicas a las empresas que lo incumplen, y una política monetaria con intereses desorbitantes y mercado cambiario liberado, jaquea a la carrocera Metalpar, que podría cerrar su planta”.
“Faurecia, Brembo, Deutz, Fran, Honda y Yamaha plantean suspensiones y despidos al no poder competir con la importación. Mercedez Benz, General Motors y Ford a partir de la reducción de la producción. No es posible el diálogo con quien no sabe escuchar. Estos problemas fueron denunciados ante Trabajo, Industria, Transporte y Comercio. El gremio siempre fue bien recibido y escuchado, pero nunca comprendido. El caso más emblemático de esa situación lo protagoniza la compañía Metalpar”, afirmó el documento.


No hay comentarios:

Publicar un comentario