EL PERDIDO - ESTACIÓN JOSÉ A. GUISASOLA - PARTIDO DE CORONEL DORREGO - BUENOS AIRES - ARGENTINA

sábado, 14 de abril de 2018

Con todo el respeto y la admiración que tengo por Jorge Taiana, con el peronismo no alcanza...



 

 

 

Unidad del peronismo: Sintetizar las diferencias para derrotar a Cambiemos – Por Jorge Taiana


Fuente:



La región observa con preocupación la creciente judicialización de la política, que en estos últimos días tuvo su máxima expresión en el encarcelamiento de Lula da Silva y la intervención arbitraria de la Jueza Servini de Cubría del PJ Nacional. Por eso resulta necesario que el peronismo aglutine al más amplio espectro multisectorial, apoyado en la defensa de los intereses populares, la inclusión y la justicia social para derrotar electoralmente al proyecto neoliberal de “Cambiemos”.

Por Jorge Taiana para La Tecl@ Eñe

En estos últimos meses se han sucedido múltiples encuentros en busca de la unidad del peronismo. Esa unidad ya está planteada en las primeras estrofas de nuestra marcha: “Los muchachos peronistas, todos unidos triunfaremos” y ésa ha sido y es la premisa que debe guiarnos en este año de construcción política, de debate y de necesaria acumulación de poder para lograr una oposición con fuerte apoyo popular capaz de interpretar y responder las demandas sociales.
La región en su conjunto observa con preocupación la creciente judicialización de la política, que en estos últimos días tuvo su máxima expresión en la persecución y encarcelamiento al compañero Lula en Brasil y la intervención arbitraria de la Jueza Servini de Cubría del PJ Nacional sin argumento alguno. Decisiones como éstas siguen degradando la calidad de nuestras instituciones, nuestros órganos de representación política y, en definitiva, nuestras democracias.
Es por eso que resulta necesario que el peronismo aglutine al más amplio espectro multisectorial, apoyado en la defensa de los intereses populares, la inclusión y la justicia social para derrotar electoralmente al proyecto conservador y neoliberal de “Cambiemos”. Con esta premisa como norte, son muchos los desafíos que tenemos por delante los peronistas que nos sentimos parte de un movimiento que, como todo movimiento, tiene distintas corrientes, matices y un gran dinamismo, propio de la cercanía con sus bases sociales.
Cuando hablamos de lograr la unidad del movimiento hablamos de la necesidad y de la conveniencia de converger en una síntesis que nos identifique a todas las expresiones que convivimos dentro del espacio nacional y popular. Para que esto ocurra, la primera clave es coincidir en la voluntad de derrotar electoralmente al gobierno de “Cambiemos”, entendiéndolo como un proyecto de país para una minoría, de especulación financiera, de destrucción de la pequeña y mediana empresa, de apertura comercial indiscriminada, reprimarización de la economía y que sólo basa su modelo en la explotación de recursos extractivos, sin valor agregado como los hidrocarburos, el agro y la minería.  Como sabemos los argentinos, este modelo no tiene nada de moderno ni novedoso. Es un modelo que ya conocemos, al que le “sobran” más de 20 millones de argentinos y que no genera ningún tipo de desarrollo sustentable.
Soy un convencido de que para ganarle al macrismo tenemos que proponer un proyecto alternativo que tenga como base las tres banderas históricas de nuestro movimiento: la justicia social, la independencia económica y la soberanía política; reinterpretadas y actualizadas a la realidad que vivimos hoy. Esto implica consensuar un programa con diez puntos básicos que recoja las nuevas demandas y las necesidades de los distintos sectores. Su eje principal debe ser la defensa del trabajo y la producción nacional con valor agregado, la explotación sustentable y responsable de los recursos naturales, la defensa irrestricta de los derechos humanos, económicos y sociales, el fortalecimiento de la integración regional, políticas públicas destinadas a mejorar la educación y la salud, que incluya a la economía popular y priorice una agenda de género que redunde en una sociedad más igualitaria y justa.
En segundo lugar hay que generar una gran movilización de las bases, en las calles, en las fábricas, en las universidades, en las barriadas. El territorio es nuestro lugar natural, desde allí debemos construir la política junto a los que más necesitan y esperan que seamos capaces de estar a la altura de la responsabilidad que nos demanda la hora. Necesitamos generar encuentros para que los compañeros debatan, se organicen, se preparen, intercambien experiencias sobre las diferentes realidades provinciales y locales.
Desde la dirigencia debemos fomentar que haya cada vez más espacios de discusión donde se puedan expresar todos los sectores, en especial los que han sido perjudicados por este modelo económico de exclusión. Este es un año para debatir con todos y en todos lados, un año para tender los puentes y las redes para construir las bases de la unidad. 
Esta unidad debe ser multisectorial y contener a los más amplios sectores nacionales y populares, al movimiento obrero, a los movimientos sociales, a los sectores de la producción, de las economías regionales, a los científicos, a los docentes, a los representantes de la cultura y los estudiantes. El gobierno, para ganar las elecciones, apuesta a un peronismo dividido y enfrentado, es por eso que debemos ser capaces de superar algunas diferencias y responder con organización, presencia y comunidad política.
En todo este proceso los jóvenes deben jugar un papel importante: El pasado 24 de marzo demostraron, una vez más, su gran capacidad de movilización y la fortaleza de las consignas que los convocan. También se debe atender la agenda de género que día a día se va imponiendo gracias a la inmensa capacidad de lucha y movilización de las mujeres. Tenemos que estar atentos y escuchar las demandas sociales de todos los sectores para contenerlas en un futuro acuerdo programático.
En tercer lugar, y por último (no es azaroso el orden que propongo), debemos pensar en un mecanismo para definir las candidaturas; un mecanismo que tenga un carácter participativo y democrático como puede ser una PASO o una interna partidaria. Para explicarlo de un modo más gráfico: la forma de construir la unidad del peronismo tiene que ser en red y no piramidal, habilitando la participación de distintos actores y fomentando el rol activo de todos los que pretendan participar. Una vez culminado ese proceso, deberemos trabajar en conjunto y apoyar a la fórmula que resulte ganadora. 
Este camino de unidad sólo será posible si buscamos puntos de coincidencia, si somos capaces de sintetizar las diferencias, respetando la diversidad y pluralidad que caracteriza nuestro movimiento, para poder ofrecerle a la sociedad un programa capaz de dar respuestas a las viejas y a las nuevas demandas sociales. Un proyecto que vuelva a enamorar y que recupere la esperanza de una Argentina con Justicia social e inclusión para todos.



N de la R: Con todo el respeto y la admiración que tengo por Jorge Taiana, con el peronismo no alcanza... y cuando digo no alcanza me refiero a que se puede ganar una elección pero con el peronismo solo no alcanza para hacer las reformas que nuestra sociedad necesita y que estas se mantengan en el tiempo desarrollando mecanismos de afianzamiento. Con el peronismo solo no alcanza para hacer una reforma judicial, una reforma constitucional, una reforma sindical, una reforma integral del sistema de medios... A este ensayo del Diputado del Mercosur le falta la invitación formal hacia aquellos sectores que aún hoy y ante los desplantes y en algún caso agresiones seguimos entendiendo que la única salida para llegar a una sociedad inclusiva, soberana e igualitaria es a través de una gran frente nacional y popular, abierto y democrático, tomando como borrador el proyecto implementado durante doce años, con su correspondiente deconstrucción y reconstrucción, y al mismo tiempo sostener con amplitud y generosidad a los mejores cuadros representativos territoriales, gente formada e informada, ciudadanos capaces de responder naturalmente, acaso como un sexto sentido, a esa alteridad tan declamada.



7 comentarios:

  1. Desde el vamos que con el peronismo no alcanza, sobre todo si el freno objetivo que implica una capa burocrática del PJ interesada en la " gobernabilidad " con cualquiera y en las condiciones que sea.Un peronismo que en definitiva actua de enterrador del peronismo,si se me permite el juego de palabras.La pàlabra PERONISMO en si,hoy no tienen la significación rebelde que hizo que Cooke hablara del mismo como el Hecho Maldito.. la enorme tarea de Nestor que lo sacó del barro de la crisis de representatividad se está yendo por la canaleta de los acomodaticios,arribistas y mezquinos que rajaron como rata por tirante en el primer combate perdido..Sin embargo está todo ahi.Con el peronismo no alcanza sin el peronismo es impensable

    ResponderEliminar
  2. Para empezar, diría que sí, que con el peronismo no alcanza y, si me apuuran un poco diría que parece que no alcanza con nada porque está a la vista el completo (y tan profundo como poco complejo) proceso de desarticulación nacional que a casi nadie parece importarle que suceda y sea elementalmente obvio en su desarrollo y final), salvo a Cristina (no por casualidad, menos visible que el "crecimiento") y a los cristinistas como Taiana, por ejemplo.... pocos, muy pocos y el paisaje se hace desolador si vemos a tanto generoso dador de gobernabilidad..... ¿darla para qué?, para postergar una inminente ingobernabilidad?, zafamos de una en el 2001, medio de pedo, habrá una nueva chance?.
    Lo de Taiana no está mal pero, ¿es suficiente?, no va siendo hora de tomar esta oportunidad - que es esta farsa "interventora" - y plantear, de una vez y en serio, que acá la única perspectiva NACIONAL es desprenderse del lastre, que se queden con los sellos los coleccionistas de sellos y SER oposición, sin franeleo de candidaturas pegadas con moco, PASO "gigantescas" y la masturbatoria y eterna consulta a las encuestadoras por si la imagen positiva aumenta o disminuye, si el campo popular NO es cliente Ni les paga a las encuestadoras.... ¿que esperar que digan, "Cristina el 65%"? - No lo van a decir, aún si ésa fuera la cifra, sus clientes SON la porquería gobernante, a ellos se deben.
    Poner a alguien, cualquiera sea, será mandarlo al paredón.... sino chorro, será puto o lesbiana servirá igual, o caníbal o dealer, en fin, podemos elegir todas o cualquier variante - sólo hay una que viene siendo "impermeable" a tanta basura, pongamos que por bancarse los archivos pero más por tener ese núcleo duro que nadie más tiene y vamps, que hacer que la odien no fue tan dificil, nunca menos que lo dificil y pesado que hicieron, que hacen, quererla, apreciarla, valorarla y sí, también juzgarla (¿acaso también hay que tragarse el caramelito de que la kirchnerista es un "secta irracional"?, somos grandes....)
    La corrupta ineptitud que está destruyendo el país la percibe como SU enemiga... y tienen razón, hay que darles el gusto de hacerles la oposición que les gustaría?, descafeínada, perdida en puteríos?, deskirchnerizada?. Ahora es la ocasión de definirse por el NO.

    ResponderEliminar
  3. Compañeros José, Nando, Ram (con respeto y con cariño):
    El ¿documento? de Taiana en "La tecla ñ" no deja de ser un compendio de buenas intenciones, lugares comunes etc, tan agradables a los oídos de "nuestra" dirigencia.
    Creo haber citado aquí mismo, por otro tema, que "el arte de la guerra es el engaño".
    Jorge Taiana no es lo que se dice un pelotudo (se hace).
    Entre otras cosas es un presidenciable (nada menos) . No creo que podamos darle lecciones.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me releo y, la verdad, no pongo a Taiana como pelotudo ni, tampoco, dejo de suponer que sea presidenciable (quizás de lo mejorcito) o que "la jefa" no esté detrás, al costado o por delante.
      Lo que sí está puesto, palabra más, palabra menos es que ya basta de hacerse los pelotudos, ya basta de franela, acá se está frente a una ofensiva generalizada que no se priva de ninguna fulería y hay una oposición, que va desde la que no se opone nada y retrasa cualquier oposición en desarrollo a la que, entre reunión y reunión pierde un tiempo que no tiene para perder..... si la milonga viene para el lado anti K únicamente. ¿Qué hay que hacer?, renegás o te definís de una vez?, o mejor esperar hasta que sea demasiado tarde?. Si se pudre todo, se sabe dónde se empieza pero nunca se sabe dónde se termina.... hoy bien puede ser que hayan hecho la jugarreta de más, el colmo... ¿te distraés con luisito, el cabezón y demases vírgenes o se arma lo que hay que armar, con quienes hay que armar?, la mierda, se va depurando sola... Hay una oportunidad, vale dejarla pasar?.

      Eliminar
    2. No Ram, no sugiero distraerme con luisito ni con el cabezón.
      Tampoco dije que pongas a Taiana como pelotudo, y a la jefa no la puse ni al costado ni por delante.
      Ya que estamos con el lenguaje bélico: "el arte de la guerra es el engaño" (yo?) o " acá se está frente a una ofensiva generalizada" (vos), dijo Nietzsche "la mejor arma contra un enemigo es otro enemigo".

      Ram, de onda, no abandones tu estilo porque reconforta.

      Un abrazo.

      Eliminar
    3. Ay, "lenguaje bélico".....a ver, en qué manual, artículo o folleto "táctico-estratégico" recomiendan no usar, digamos, los tanques y dedicarse a la ofensiva con bicicleta? - El lenguaje bélico, si algo desnuda en estos tiempos de virreinato, es lo inofensivo del actual modelito "opositor", ya sea por colaboracionismo "responsable" o por ese que renuncia "responsablemente" a usar la mejor "arma" que tiene, que es el kirchnerismo y no otra cosa. Hay que ser sinceros, con el peronismo solo no alcanza y SIN el kirchnerismo, el peronismo solo se va a la mierda.... para solaz amarillo, claro.
      Fuera del peronismo, el kirchnerismo cosecha y cosecha bien, a pesar de las evidentes dificultades para apenas, sugerir que "antes" no estábamos tan mal, nada, demonización, pura, dura y eterna, y ahora que te injerten una porquería como barrionuevo y su tren fantasma de impresentables (huérfanos de votos, de yapa) y, ¿hay que dejar de pasar la oportunnidad de la mierda deschavándose sola?.
      Acá la joda no pasa por "dirigentes" y sus gustos, hay una sociedad que mira, que espera algo que pueda significar salir de esta porquería.... y ahí incluílo al kirchnerista duro y convencido como al hipócrita que está valorando por qué clase de pelotudo lo tomaron, no lo va admitir nunca, pero lo lleva puesto... al pelotudo, claro.

      Eliminar