EL PERDIDO - ESTACIÓN JOSÉ A. GUISASOLA - PARTIDO DE CORONEL DORREGO - BUENOS AIRES - ARGENTINA

martes, 13 de marzo de 2018

Formación exigente e información certera, puntales para un análisis político honesto




No cabe posibilidad alguna que exista formación política e intelectual sin información fehaciente y certera, del mismo modo es imposible diferenciar la información fehaciente y certera de la que no lo es sin la formación política e intelectual adecuada. Lo que parece un trabalenguas, no lo es, es la necesidad y si se me permite el neologismo es la “necesaridad” que implica comprometerse en la simbiosis que naturalmente perviven en ambas herramientas, de lo contrario el fracaso pensador y crítico será inexorable, pasando a formar parte de un funcional y llano colectivo lobotomizado víctima de la manipulación.
La indudable ausencia de debate político en la que estamos inmersos no sólo es responsabilidad de los partidos y agrupaciones orgánicas, también lo es de la ciudadanía en su conjunto. Me quita el sueño la llamativa conformidad por la cual, como conjunto, solemos rendirnos ante los titulares, los slogans y los clichés. Y cuando digo ciudadanía lo hago sin estigmatizar conjuntos, sin distinción de sospechosas y falsarias jerarquías. Me llama mucho la atención que en el marco de una coyuntura políticamente compleja continuemos simplificando nuestro pensamiento y nuestra verba a favor de un supuesto deber ser social que no siempre se encuentra aliado a los dilemas esenciales. Alguna vez mencionamos sobre lo poco edificante que significa para una sociedad no tolerar como posibilidad tangible al error. La cruel necesidad de colocarnos permanentemente como censores o inquisidores de sucesos, eventos de los cuales en la mayoría de los casos, desconocemos su letra, tanto la chica como la gruesa.
A mi entender existe una marcada banalidad conceptual, cuestión que cruza horizontalmente a todas las temáticas. Esta adhesión a la banalidad exonera al pensamiento crítico dándole sustancia a aquella simplificación antes mencionada. El sujeto crítico, el verbo preciso y el predicado analítico han sido licenciados a favor del sujeto atractivo, el verbo impactante y el predicado conveniente. De modo que todo lo que se percibe como debate supuestamente fundacional resulta un simple conglomerado de operaciones extremadamente rudimentarias, combates literarios que finalizan su derrotero espirando de muerte natural.
Pues aquí, El Mayolero Antonio Diez nos propone un acto de resistencia. Quienes solemos intercambiar subjetividades con el amigo Radical Intransigente sabemos de su lucha constante a favor de viralizar una praxis y una dialéctica crítica y formativa. En más de una ocasión, desde su columna radial del sabatino Voces Cooperativas por  FM Brisas abogó por la formación de cuadros dirigenciales cooperativos en todas sus ramas, de manera tal, no se pierda el concepto y el espíritu de tan logrado formato productivo. Metiendo el dedo en la llaga debida, haciendo doler acaso, exhibiéndonos fraudes y decoros, virtudes y malversaciones.

Antonio Diez, a mi entender, un Jauretchiano que no necesita impostación, y que tranquilamente su voz y sus escritos podrían maridar simétricamente con aquel viejo Forjista sin que nos diéramos cuenta que para nuestra fortuna está allí, a nuestro alcance, aún para los más distraídos, aunque cuatreros de sus párrafos..

«Día por día hemos visto crecer el público alrededor de nuestras tribunas callejeras; sin prensa, porque nos está cerrada la información que no se le niega ni al más insignificante comité de barrio; sin radiotelefonía porque a ningún precio se nos ha permitido el acceso a ella. El idioma que hablamos, que era sólo el de una pequeña minoría y hasta parecía exótico, hoy es el lenguaje del hombre de la calle. Puedo decirles en este aniversario, que estamos celebrando el triunfo de nuestras ideas. Pero estamos constatando, al mismo tiempo, nuestro fracaso como fuerza política: no hemos llegado a lo social: la gente nos comprende y nos apoya, pero no nos sigue. Hemos sembrado para quienes sepan inspirar la fe y la confianza que nosotros no logramos. No importa, con tal que la labor se cumpla”...



No hay comentarios:

Publicar un comentario