EL PERDIDO - ESTACIÓN JOSÉ A. GUISASOLA - PARTIDO DE CORONEL DORREGO - BUENOS AIRES - ARGENTINA

miércoles, 14 de febrero de 2018

Para este gobierno dictatorial el Dr. Zaffaroni es un peligro y debe ser eliminado, no puede ser de otra manera...






El Dr. Eduardo Raúl Zaffaroni, en sus recientes intervenciones públicas,


hace referencia a un gobierno que no es democrático, que es censor, persecutorio, que priva de la libertad sin sentencia, despótico, que es asesino y corrupto en esencia, de manera que de acuerdo al lugar internacional que él y su investidura ocupan son coherentes sus declaraciones. Nos afecta porque está hablando de su país, de nuestro país. Está previniendo a la comunidad, está advirtiendo, desde sus conocimientos del derecho y la política, sobre la aparición de nuevo y maquillado Reich, cuyos mecanismos para disciplinar a la sociedad se encuentran muy alejados de los conceptos republicanos y democráticos con los cuales arribó. La condenable cacería que ha emprendido, mediante un aceitado aparato mediático-judicial, en contra de dirigentes que no se someten a su voluntad solo es posible de observarse y explicarse a partir de la propia naturaleza coercitiva y violenta que posee este modelo excluyente. No hay modo que el Dr. Eduardo Raúl Zaffaroni no lo denuncie y desee fervientemente su pronta finalización. Y esto no es ser golpista ni mucho menos, como afirman los psicópatas e hipócritas oficialistas, que hace poco más de dos años pedían ante cada manifestación literalmente la muerte de Cristina Fernández de Kirchner, cuando se está hablando de un régimen que ha trocado todos los valores humanistas que el sistema posee. La democracia no es solo votar, hay decenas de ejemplos en la historia que le dan marco a la idea, incluso hasta dicha herramienta de acceso al poder ha sido utilizada muy pacientemente por notorios perversos, siempre apuntalados por las elites, desde luego.

“En un país colonial las oligarquías son las dueñas de los diccionarios.” John William Cooke, por eso no nos puede extrañar la siniestra campaña en contra del prestigioso jurista por parte del establishment y sus esbirros. El poder neoliberal se apropió de los significantes “democracia” y “república”, intentando imponer sus significados como si fuesen naturales o necesarios. Periodistas”, políticos y jueces del establishment promueven la caracterización de los populismos como una amenaza para la república y la democracia. El verdadero peligro, afirma la Psicoanalista y Magíster en Ciencias Políticas Nora Merlin, es esta nueva forma del capitalismo, el neoliberalismo, que va erosionando los pilares fundamentales  de la república. La mayoría de los gobiernos en esta etapa neoliberal acceden al manejo del Estado por el voto y, como hemos sostenido en otros artículos, poco va quedando de libertad de elección ya que los medios masivos colonizan la subjetividad, crean la realidad y manipulan las supuestas “elecciones libres” a partir de un totalitarismo comunicacional corporativo. Con voracidad el poder busca consumir al sujeto, producir una nueva subjetividad e imponer opinión pública a través de un discurso único. Si los sentidos o las representaciones no se debaten sino que se cristalizan, se literalizan transformándose en monolíticos, la práctica democrática es interrumpida dando lugar al autoritarismo y, en el caso extremo, al totalitarismo. El poder reprime el antagonismo propio de la política en los cuerpos o en lo simbólico, desconociendo las diferencias, la pluralidad de voces, los desacuerdos, las demandas populares, lo heterogéneo; en definitiva todos los elementos de la construcción populista. La democracia se reduce a un legalismo formal de elección de representantes, un juego de instituciones, donde los Estados resultan manejados por gobiernos que representan el poder: un simulacro de democracia.

Hace más de cuarenta años un tal Rodolfo Walsh, con una modesta carta militante, escrita de su puño y letra, que luego con el correr de los años se convertiría en el ensayo político más rotundo del cual se tenga memoria por estas latitudes, nos advertía con lujos y detalles un devenir inexorable para la Patria y en consecuencia para él, dentro de una coyuntura política en donde la mayor parte de la sociedad creía estar inmersa de una suerte de reestablecimiento del orden institucional. Y fue culpable por escribir sobre una verdad que a nadie interesó y que a muchos molestó, y fue asesinado...

 

Y es el Dr. Rául Ricardo Alfonsín, un 1 de diciembre de 1985, quien mejor defiende y define lo expresado por el Dr. Zaffaroni: "En una sociedad culturalmente desarticulada, que no reconoce la existencia de espacios normativos comunes entre sus grupos componentes, el orden sólo resulta concebible como producto de una acción coercitiva - y por lo tanto básicamente represiva - del grupo dominante. A la luz de esta concepción, las situaciones de conflicto son vistas como una quiebra antinatural del orden, como algo que debe ser suprimido. 


Cuando la democracia se calla, ergo el pueblo, los tiranos le pueden hacer decir cualquier cosa... 

4 comentarios:

  1. Muy bueno entremezclar pensamientos,Zafaroni, Cooke, Don Raul. La raiz del problema consiste en que un gran porcentaje de la gente no entiende esos razonamientos. El gran desafio es si es posible iluminar la oscuridad .

    ResponderEliminar
  2. Lo puse en otro lado, pero en una de ésas, acá también sirva.
    Cuando la mitad - y un poco más - de argentinos eligió votar los globitos amarillos, no fue muy novedoso, era esperable que optara por una opción de derecha, no en vano habían pasado las dictaduras y el neoliberalismo por estas pampas, se confirmaba ese viejo refrán que terminaba en "... y la tonta queda preñada".
    Claro, una cosa es votar una opción de derecha y otra muy distinta es que resulte una porquería como el presente desgobierno que, si lo definimos como de derecha, le hacemos una concesión que le queda grande y no merece; es una banda depredadora al asalto del estado, de sus bienes y por negocios fáciles, chanchullos y los infinitos modos de revolver los ríos para pescar todo lo pescable para sí y su círculo, de amigos, rojo, llamémoslo a gusto, son 4 tipos y el resto, que se pudra. Y en éso estamos.
    Una derecha, medianamente seria, medianamente política no llamaría "pesada herencia" lo recibido del gobierno anterior, había problemas - pero no tantos - y por lo demás, unaa sumatoria de cosas que era una sumatoria de oportunidades, un país desendeudado, con casi pleno empleo, alto consumo (y creciendo), actividad privada con márgenes de ganancia alta (por más que lo habitual sea el lloriqueo - era verso - y si no me creen preguntenle al salamín méndez, el de la UIA, hoy, HOY, fundido, no en la "dictadura" K, pobre, no "sobrevivió" a la porquería que votó (y celebró), sus obreros, obvio, colgados del picel, un éxito rotundo).
    Había pobreza, sí, pero a la baja y compensada con asistencia y subsidios (ya sé que a la derecha no le gusta esa cosa "populista" pero, suele ser mejor que el pobrerío coma y se entretenga, así hay menos quilombo, no? y de yapa, es más justo y cuando come le da de comer al industrial de derecha, o no?).
    Como propina "pesada" quedaron chucherías como los satélites, el INVAP y otras apuestas a un desarrollo tecnológico propio (Río Turbio era un ejemplo clarísimo, una actividad perdida transformada en alternativa energética viable y/o tirable para estos cráneos)... en el mundo, esos países avanzados, al que la amarillez vocifera estar "abiertos", no se tira a la marchanta ninguno de esos logros, ni grandes ni chicos, por la sencillísima razón de que además de valer mucho aquello que los demás países no saben o no pueden producir, éso es influencia, prestigio y, claro, guita, money, biyuya...
    Por supuesto, al mamarrachaje desgobernante esas cosas los aterran, hay que laburar, vió? y les complica el mundo feliz y parásito de firmar pagarés (que pagarán otros), empapelar la galaxia con LEBAC's y tanta delicia de hoy... mejor hacer moco, fundir o regalar al extranjero y si alguno chilla, doctrina chocobar y santo remedio.
    Ahora están como locas por culpa del "golpista" Zaffaroni, que dijo lo que no hay que decir y para colmo lo dijo en palabras simples, entendible para cualquier tonto (si cree que hablo del votante amarillo, adivinó). Y lo dicho es terrible, ¿cómo se atrevió a violar ese supremo derecho virreinal a decir lo que se les canta, cómo y cuando se les canta?, está muy bien tirar a NK del tren, pedir que vengan los marines o colgar a CFK... o sea, matar sí - desear que se vayan y que no hagan más daño no, malísimamente mal... pero bueno, ya lo dijo y lo lindo es que se nota más la desnudez del virrey y lo muy, muy fulero que es.

    ResponderEliminar
  3. Zaffaroni no dijo otra cosa que lo que clama gran parte del planeta, incluso muchos de la derecha. Wall Street Journal, la TV Española.. entre otros..

    ResponderEliminar
  4. ESTOY META BUSCAR UNA VENTANITA QUE ME PERMITA PONERLE "ME GUSTA " al coment de Ram pero no encuentro .Muy bien Felicitado dirian los cuadernos escolares de nuestros tiempos

    ResponderEliminar