EL PERDIDO - ESTACIÓN JOSÉ A. GUISASOLA - PARTIDO DE CORONEL DORREGO - BUENOS AIRES - ARGENTINA

jueves, 12 de octubre de 2017

Como dijo Susana: "Hoy es 12 de octubre, Día de la Raza. Ahora le pusieron una cosa tan complicada que no me acuerdo... Día del Respeto a la Diversidad Cultural. Mejor leamos que nos dice Fernando de Savater al respecto y dejemos por un rato los cuadros culturales de Cambiemos






Hoy es el Día del Respeto a la Diversidad Cultural. Yo no me acuerdo eso. Es mejor decir 'feliz Día de la Raza'. ¿Quién puede perder tiempo diciendo esto? 'el Día de la Raza está mal hay que ponerle Respeto a la Diversidad de la Cultura'... no sé, no me acuerdo", agregó la conductora.



En el breve texto que a continuación leeremos Fernando de Savater nos ayudará a comprender el tema desde el humanismo, entendiendo el dilema ético que constituye la diversidad del otro como construcción de mi propia particularidad, escrutando y sometiendo a revisión todos aquellos preconceptos y prejuicios que portamos culturalmente.

Sobre la problemática en cuestión nos dice... “Para entender sobre el dilema ético de la diversidad cultural se hace necesario comprender, en primera instancia, que el hombre, para poder vivir, puede aprender ciertas cuestiones y otras no. De modo que como no se puede ser capaz de un saber absoluto, uno determina elegir y aceptar con humildad un inevitable espectro ignorado.
Ahora bien... hay determinadas cosas que es necesario saberlas porque con ello nos va la vida, vale decir, situaciones convenientes si deseamos seguir viviendo y situaciones inconvenientes para tales fines. Lo bueno y lo malo para expresarlo más sencillamente. Vaya problema entonces, cuando en la práctica de todos los días, empezamos a constatar que en oportunidades diversos criterios opuestos nos muestran que tanto lo bueno como lo malo aparentan no serlo tanto. Las opiniones sobre el vivir distan de ser unánimes al respecto. 
Al menos entonces, y en parte, podemos destacar que la vida es el resultado de lo que quiere y desea cada cual. El hombre siempre tiene la posibilidad de elegir, hasta para ser intelectualmente o en la práctica misma sumiso, colonizado o esclavo, y es aquí en donde encontramos la fundamental diferencia que tenemos con los demás seres de la tierra: El Concepto de Libertad.
Los animales, las plantas no pueden comportarse de otro modo; sus acciones están programadas. El hombre, aún ante instancias extremas siempre tiene la posibilidad de opción. Podemos inventar, elegir y acaso equivocarnos, de forma que sería prudente fijarnos bien en lo que hacemos procurando adquirir el sentido del saber vivir, ese arte de vivir que nos permita no fallar.
El nudo determinante entonces es la libertad. Pero libertad no sólo es decidir, es darse cuenta también que se está decidiendo. No existe humanidad sin el aprendizaje cultural de su fundamento: El lenguaje y su significación, estilos de respeto, relaciones humanizadoras, y todo aquello que contribuye a un proceso recíproco para lograr humanizar y ser humanizado.
Nadie es capaz de dar lo que no tiene, ni mucho menos nadie puede dar más de lo que es, partiendo entonces de no convertir a los demás en cosas, defendamos nuestro derecho a no ser considerados como tal. A las cosas hay que manejarlas como cosas, a las personas como personas, de ese modo las cosas tienen utilidad específica y serán de mucha ayuda para puntuales aspectos, mientras que las personas nos ayudarán en algo fundamental: el de ser humanos.
Lo que hace humana a la vida es que transcurre relacionada con la diversidad de otros humanos: hablando, intercambiando experiencias, debatiendo, comprendiendo sus elecciones, entendiendo otras culturas, amando, recordando...
¿En qué consiste entonces tratar a las personas humanamente?
Simple... Ponerse en el lugar del otro, ingresar en el otro, comprender el asunto desde su adentro, adoptando su punto de vista. Esta tarea nos completa como individuos y como grupo. Tener conciencia que mi humanidad es estar inmerso en la humana diversidad de mis semejantes, ser conscientes de sus derechos, comprender sus razones y su historia, experimentar espontáneamente con el otro, es decir, tomarlo en serio, relativizando intereses tanto propios como ajenos, ya que todos los intereses particulares deben dejar paso a un interés absoluto: Ser humanos entre humanos.
Por eso y para finalizar podemos afirmar que el odio envilece y que el miedo paraliza. Ambos elementos conspiran contra la comprensión y la natural asimilación de la diversidad, factor fundacional de la ética. La humanidad del otro siempre compromete mi propia humanidad; ser humano es entenderse con uno mismo sin desentenderse del resto de nuestros semejantes.





No hay comentarios:

Publicar un comentario