EL PERDIDO - ESTACIÓN JOSÉ A. GUISASOLA - PARTIDO DE CORONEL DORREGO - BUENOS AIRES - ARGENTINA

martes, 3 de mayo de 2016

Biología Política





En Senilia, texto irónico y ciertamente gracioso, compendio de aforismos en donde un anciano Schopenhauer despliega todo su sarcasmo, se puede leer: “Que en breve los gusanos roerán mi cuerpo es un pensamiento que puedo soportar, –¡pero que los profesores de filosofía harán lo propio con mi filosofía! Eso me provoca escalofríos”. Sospecho que la intensidad de esos escalofríos en los cuerpos de Perón, de Yrigoyen, de Alfonsín, del propio Néstor Kirchner, debe ser proporcional a la sentida por el gran filósofo alemán con relación a sus discípulos. Cada uno de ellos tiene decenas de malos lectores y cientos de sofistas que tomaron sus partes por el todo como un todo político conceptual. Sus gusanos han sido meros transeúntes biológicos en comparación al daño que les causaron y nos causaron muchos de los que hoy evocan e invocan sus estatuas a modo de redención. Los gusanos de Perón, de Yrigoyen, de Alfonsín y de Kirchner ya hicieron su tarea y licenciaron sus cuerpos; los perversos interpretadores contemporáneos – los Venegas, los Barrionuevo, los Moyano, los Sanz, los Morales, los Aguad, los Bossio, los Urtubey - todavía no han quedado conformes y van por esos huesos para que de ellos no quede testimonio alguno de su legado político.




1 comentario:

  1. Excelente asociación de ideas! Y le quedó corta la lista de "interpretadores contemporáneos" don Sala!!!

    ResponderEliminar