EL PERDIDO - ESTACIÓN JOSÉ A. GUISASOLA - PARTIDO DE CORONEL DORREGO - BUENOS AIRES - ARGENTINA

sábado, 13 de febrero de 2016

El neoliberalismo pervivirá por años si solidifica su alianza con los sectores medios… (Parece obvio, pero no lo es)






Si este gobierno neoliberal logra consolidar con el tiempo una alianza de intereses económicos con los amplios sectores medios que construyó el kirchnerismo en estos 12 años sospecho que tenemos derecha para rato, y no habrá memoria ni conciencia que la pueda limitar. El homo consumidor del deme dos explotará como antaño.  
No son pocos los países en el mundo en los cuales este modelo político ha tenido mucho éxito, siempre en términos de perdurabilidad, perviviendo más allá de sus dirigentes, incluso dentro de sistemas bipartidistas con simples diferencias retóricas pero que para nada ponen en discusión la praxis política y menos el sistema distributivo de sus sociedades.
Invisibilizar al 25% de la población no una teoría original ni mucho menos, estos porcentajes nacen con el capitalismo y los escenarios que va edificando para su cimentación, y cuando digo invisibilizar no me refiero solamente a excluirla, sino hablo del tener bolsones disponibles a requerimiento del sistema sobre los cuales caen tanto los ajustes despiadados como esas breves primaveras que provocan esperanzas, indicios que “deben seguir” existiendo para que el propio sistema no implosione como en el año 2001. Por eso creo que no van a cometer esos mismos errores y horrores depredatorios. Lo que si va a seguir existiendo es ese ocultamiento sobre las necesidades de esos bolsones para eliminar de plano cualquier tipo de concientización sobre el dilema. Aquí los medios juegan un rol fundacional y fundamental. Tranquilamente se puede gobernar un país con un 25% de excluidos, incluso proponer paradigmas filosóficos y políticos en donde se exhiba ese ordenamiento como el más viable y no considero que exagero cuando me atrevo a sentenciar que hasta buena parte de ese 25% está de acuerdo.
En la actualidad los 40 millones de habitantes estadounidenses excluidos de la mayor economía mundial ni siquiera son tema de debate sociológico, ni hablar político. La sociedad más avanzada del planeta acepta, asume y considera lógico tal ordenamiento, la figura se reitera en España, Italia, Francia, México, Brasil, Sudáfrica, India  países entre otros en donde preservar el sistema económico está por encima de los resultados que ese propio sistema le ofrece a la totalidad de la sociedad.

Nunca como ahora hemos visto con marcada encarnadura electoral y su correlato ejecutivo, luego del éxito, la alianza del poder real con el poder político. Esta extrema profundización que hace el nuevo gobierno de las políticas neoliberales ya está despuntando sus primeros indicios excluyentes, esquema que curiosamente los sectores medios aprueban a pesar de sus contraindicaciones: Devaluación intempestiva, espiral inflacionaria, quita de subsidios, despidos, techo paritario, sensación de inseguridad laboral, horizonte recesivo, transferencia de recursos a favor de los sectores concentrados de la economía, una batería de medidas que implican establecer un supuesto orden económico, inciso muy discutible, a favor de que los número cierren. Por lo visto una muy buena parte de nuestra sociedad no está interesada, en el marco de la coyuntura, que dicho concepto contenga, incluya. Estos amplios sectores se han subsumido a la tecnocracia financiera que proponen los Ceos gobernantes entendiendo que ésta merece sacrificios humanos, siempre de otros. Si luego de este exitoso y potente shock paradigmático e ideológico las clases medias logran estabilizar sus intereses prácticos, la alianza antes mencionada se solidificará y durará mínimamente hasta la próxima crisis, coyuntura que existirá en tanto y en cuanto el propio sistema no piense en su superviviencia. Ergo, no llegar a un diciembre del 2001. En el presente observamos a dirigentes políticos, sindicalistas, empresarios, antes oficialistas, hoy también, analizando las recetas del presente como las únicas posibles. Dicho esto la alianza ideológica está en marcha y acomoda los melones a medida que el carro avanza. La ideología ha superado a los partidos políticos, los ha homogeneizado, ahora les toca a los partidos políticos recostarse definitivamente en la ideología para deconstruirla y explicarnos claramente cada uno de sus marcos dialécticos y prácticos. 

17 comentarios:

  1. Es probable y en línea con lo que expresa por estos días Guillermo Moreno. Sin embargo creo que no es posible.
    El 49 % votó contra el fantasma de esto que ya es una realidad.
    Los nuevos traidores no son convocantes de ese espacio.
    Doce años de un modelo que no ha decaido sino en el "nuevo relato" de la crisis han dejado huella.
    En Grecia, por ejemplo, el desencanto ganó dos plebiscitos, solo que fue traicionado por quienes se mostraron impotentes luego de convocarlo.
    No vienen los dólares que iban a llegar en cataratas.
    Podrá intentar ignorar recreando una nueva insensibilidad social a un 25 % gravemente encorsetado pero hay una gran porción de clase media demasiado aburguesada para soportar tanto ajuste en nombre de qué? Si el verso moralista y republicano ya se cayó en pedazos.

    ResponderEliminar
  2. Por eso menciono que la clase media a la sazón de un futuro bienestar no tendrá problemas en no ver ciertas cuestiones porque está asimilando su "necesaridad". El 25% lo considerará un daño colateral, como ocurrió durante la dictadura y durante la segunda década infame. Esta derecha tiene la experiencia de la anterior y no cometerá los mismo desaguisados.

    ResponderEliminar
  3. yo soy k, aunque vengo del trotkysmo (por obvia defección del trotkysmo que está militando para la contrarrevolución) Conservo algunos vicios del t, por ejemplo, hacer análisis internacional antes que nacional. Tu análisis me hace acordar a los de TN, que enfatizaba los errores de la Cris desligándolos de la crisis internacional. Nada de lo que decís tiene posibilidades reales de suceder. El mundo está en crisis terminal y el Neoliberalismo va a explotar, en un mes, en un año, en cinco. De afuera solamente puede entrar un mango si se les da una rentabilidad asesina (asesina de nosotros). Y eso sin hablar de una resistencia interna concientizada y rabiosa (aunque por ahora sin dirección).

    ResponderEliminar
  4. Gracias por lo de análisis TN. Hace años que el mundo está en una crisis terminal por goteo y siempre resuelve por derechas. Es más psicológico y sociológico que político. El feudalismo duró 700 años hasta que en su faz terminal se reconvirtió hacia el capitalismo. No me parece que haya sido una salida incluyente. Jamás se me ocurriría deslindar el contexto global de nuestras limitaciones, acaso por eso no incluyo a Cris en el dilema. Tiene que ver más con nosotros y nuestros "ser" esponja. Hasta qué punto nuestra clase media es "convencible". Convengamos que hasta ahora y a pesar de todo lo nefasto realizado la llevan cómodos.

    ResponderEliminar
  5. estoy en una duda, ¿cual sería la clase media?, la del banco mundial, medidas por ingresos o las de algunas izquierdas medidas en el sector que algo producen, yo me inclino por estas, que como viene la mano bien no la van a pasar, y la otra medida por ingresos no deja de ser clase trabajadora acomodada, alguno la pasaran mal otros peor............

    ResponderEliminar
  6. Seamos realistas y prácticos: Ejemplo clase mierda Promedio: El tipo gana 20 lucas por mes. Con el 25% de paritarias se va a 25000 morlacos mensuales. Tiene una suba de 40% de alquiler por el dos ambientes ,tanto sea en CABA o en suburbano; Se le va a (promedio) 7000 mensuales. Luz y gas a partir de abril unos 1500 más. Escuela para dos purretes maso 3000/4000. Medicina prepaga para todos 3000 ¡y baratita Eh!. Seguro está garpando la cuota del OKM ¡Me pude comprar el cero!¿sabés?, sumale mínimo otra luca de seguro, patente andá a saber cuanto irá a tener que poner ¡Oiga Che! no se olvide de la cochera maestro. De vacacionar como cuando ¡Estaba como el culo con la yegua! OL VI DA TE! ¿de escapadas?...¡MINGA!. Todavía no chamuyamos de comer y empilcharnos Campion!. Me pinta que este chabón del ejemplo debe haber hecho un canuto de algunos mangos ó verdes del blue; Que se irá manducando de a poco, junto con la bronca que juntará también de a poco. Va a estar linda la "revolución de la alegría amarilla"!.
    El del ejemplo y varias decenas de miles como el, encima tendrán que rezar para no PERDER el laburo.
    Los laburantes que no llegan a esa cifra ,si tienen de donde seguir ganándose la vida, seguro no cuentan con los mismos ahorros. Esos son los que saldrán primero a la calle ¡A lo que puedan! o sea: Primero a protestar, después: ¿se acuerdan de los saqueos?. A las manifestaciones, las huelgas, los paros y toda esa "grasa" protestadora...¡LES DARÁN LEÑA! balas de goma y de plomo. Esto no puede terminar bien.

    ResponderEliminar
  7. El clasemediero argento vivió en una burbuja durante 12 años. Me refiero a que estuvo convencido de vivir en una dictadura populista hambreadora mientras en el primer mundo se vivía el paraíso. Muchos creen que el kirchnerismo fue una "oportunidad desaprovechada"; el derroche populista habría conspirado contra el crecimiento y por eso votaron por el "liberalismo racional" que administrará sus recursos de la manera adecuada. El clasemediero protestaba por ganancias de un modo violento mientras el mundo se hundía en la recesión. Pero claro, él no lo sabía y nunca quiso saberlo.

    Muy bien, ahora la realidad le explotará en la cara. Sufrirá en carne propia la recesión. Se olvidará rápidamente de ganancias y empezará a hacer cuentas. Hasta puede que incluso tema por su trabajo. Es un giro de 180 grados en expectativas y en su estilo de vida dado en un par de meses. Un cambio demasiado violento como para que pase desapercibido.

    ResponderEliminar
  8. Hoy justamente Aliverti habló sobre el grueso colchón adquisitivo que dejó el kirchnerismo en estos sectores medios, ingresos susceptibles de ser depurados a pi acere por el neoliberalismo en tanto el discurso se haga carne: No eran derechos era una fiesta del despilfarro. Hay una mecánica comunicacional dominante que habla de despilfarro. El punto de inflexión de la reacción será cuando la clase media se de cuenta que la están esquilmando. Hoy por hoy esa baraja regulatoria la tiene el neoliberalismo. La salida de la segunda década infame se dio cuando les confiscaron los ahorros, diez minutos antes de este evento todo era invisibilizado, incluso el propio penar de su colectivo de clase. Por entonces yo estaba en el Banco Francés. En esos dos últimos años los despidos y los retiros bajo presión eran moneda corriente, Zanola bien gracias, y los laburantes asimilaban el hecho con total subsumisión como algo necesario a pesar de que estábamos en plena fusión con una de las entidades más poderosas del mundo financiero internacional: el BBVA, entidad que no sólo se chupó al Banco de Crédito de Santibañez, al Frances de Otero Montsegur sino también a la Corp Banca cuyana, incluyendo un plan de expansión de sucursales que de a poco fue cerrando. En ese momento ese laburante de clase de media se cagaba en todo, hasta que le tocaron los ahorros que ese perverso y excluyente sistema les proveyó. Ergo, cuando les tocó..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, pero no olvidemos que estos 12 años dejaron huella. No pasaron en vano. Hay cierta naturalización de derechos que no será fácil remover.

      Y no me malinterprete: nadie confía menos que yo en los sectores medios urbanos para sacarse de encima a un gobierno neoliberal. Pero hay una conciencia política que antes no existía.

      Dependerá todo de poder armar una alternativa de centroizquierda dentro del peronismo y los votos llegarán. ¿Qué alternativa electoral hubo en 1995 o en 1999? Ninguna. Y ese fue el problema. Hoy estamos en.una posición más favorable. Pero a esa alternativa hay que armarla.

      Eliminar
  9. Resalto la pregunta de Marioaya: de qué clase media hablamos? Porque en nuestro país casi todos solemos etiquetarnos como clase media,salvo los muy ricos.
    Y eso es un problema, porque podríamos llegar a creer que tenemos los mismos intereses, y resultar siendo que no.
    Por ejemplo: mi tío materno se ajusta a los ingresos citados por el cacho, mandó a sus hijas a escuelas privadas, viajó a Egipto,México, Brasil,compró dólares, siempre puteando a Cristina. Votó a Macri,por ahora sigue igual, incluso viajó otra vez a México en verano.
    Padre es jubilado provincial, nunca pagó ganancias. El verano lo pasó en la pileta municipal. Votó a Macri,y habla pestes de Cristina y Milagro... Este año no sabe si tendrá aumento, pero tiembla cuando va al súper porque los precios aumentaron todos.
    Hermana mayor :cobra la pensión por siete hijos,su marido está desempleado cada dos por tres,pero por suerte tiene una pensión por lo de Malvinas (no sé bien como es el asunto) . Este año se le quedaron desempleados los hijos mayores. Igual ella se cree Lita de Lazzari y proclama caminar en busca de precios. En esa caso todos votaron a Macri.
    Y todos ellos se catalogan a sí mismos como clase media.A mí también me catalogan como clase media,pero los dólares los veo en fotos, jamás tuve pasaporte, no tengo ingresos fijos y alquilo un lugar sin contrato ni reaseguro alguno.Si me quieren echar lo hacen cualquier día de estos.
    Pero somos todos clase media,realmente? Tenemos realmente los mismos intereses? Porque podría ocurrir que los viajes del tío con dólar dulce,le cuesten caros a mis sobrinitos...por poner un ejemplo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y ni decirte el material que podés extraer de los que se asumen como clase media rural. La clase media en términos económicos es una entelequia que ayuda a la confusión a favor del sistema. Con 20 lucas al mes en mi pueblo sos Gardel, en Buenos Aires no llegás ni a coreuta. La clase media se relaciona y se entiende a sí misma por comparativa con sus iguales, el problema radica en la subjetividad de dicho análisis. Dentro de la clase media podemos establecer no menos de 4 rangos muy disimiles, cosa que no sucede ni en las clases altas ni en las bajas. El tema no pasa por los ingresos, ni siquiera por la calidad de vida, el tema pasa por un sentido de pertenencia colectivo que dicha clase no siente no más que para victimizarse.

      Eliminar
  10. De alguna manera podria decirce que lo que decidira el exito y duracion de un paradigma liberal falaz radica en la falta de capacidad de analisis o superficialidad del analisis por parte de esa clase media.Una gran parte del % de la clase media estara peor porque vivia del consumo de aquel 25% hoy marginado.El comentario de Iris es muy Bueno y agudo ,Argentina tipico es un pais donde mucha gente que no llega a fin de mes, o tiene carencias basicas y no tiene posibilidades de progreso o cambio de esa situacion aun se consideran y se comportan (politicamente ,sociologicamente,) como clase media .En el analisis de Iris solo el primero de la familia , el que viaja y tiene buen estandar aun con este gobierno es clase media.

    ResponderEliminar
  11. Aquí la hipótesis que planteo no es precisamente una definición sobre lo qué es la clase media, conjunto tan heterogéneo como de compleja síntesis. Lo que me prepuse es tratar de racionalizar su histórico y global comportamiento cuando estuvo de cara a gobiernos, democráticos, de facto o proscriptores, que sin pudores proponían la exclusión de una parte de la población y cómo esos gobiernos limitaron su accionar ante sus demandas. Por eso afirmo que del neoliberalismo en ejercicio dependerá la superviviencia de su modelo. En otras latitudes tristemente "funciona". Es la pregunta del millón, ¿Tenemos que esperar que la injusticia nos toque?. Por eso considero que el mayor factor limitante que tendrá el neoliberalismo para plasmar su programa regresivo y de ajuste es su inteligencia en cuanto a su relación con ese mayoritario sector social.

    ResponderEliminar
  12. Muy buen disparador para el debate.
    Como este modelo ya tiene antecedentes es saludable hacer historia, ¿no?. Por lo menos historia reciente. No necesitamos llegar a Yrigoyen. Alcanza con dos momentos: el Proceso y el menemato.

    1) Proceso o dictadura, como gustéis. Llegamos al 24/03/76 con hiperinflación, con una presidente incapaz, violencia política. Los milicos aseguraron, en primer lugar, orden (sabemos cómo, pero de eso la mayoría se enteró después), un proceso de baja de inflación y un sensación de prosperidad basada en el endeudamiento que permitió la plata dulce, el deme dos.

    2) Menemismo: Arrancó con la hiper de Alfonsin que tuvo que adelantar la entrega del poder. Tuvo un período de un año y medio de subes y bajas hasta la aparición de la milagrosa convertibilidad que permitió otra plata dulce, con invasión de productos importados y estabilidad de precios
    En esos dos modelos, se dio ese proceso de 25% de “desaparecidos” en la fiesta. Quizás más. Pero la clase media percibió una situación mejor a la precedente, como bien expresa la nota. Tuvo la posibilidad de viajar al exterior, acceder a productos importados y una mayor estabilidad en los precios, ante todo por un dólar clavado y una economía abierta.

    En resumen: Los dos antecedentes marcan algo en común. Partieron de una situación de hiperinflación, violencia, saqueos, gobiernos totalmente deteriorados. Y la clase media percibió una mejora, se le ordenaron las cuentas. Pudo perder poder adquisitivo pero lo compensó con la baja de inflación, dólar barato, etc.

    Ahora, la situación es bastante distinta. A diferencia de Isabel y Alfonsín, CFK se fue del poder con un acto donde llenaron la Plaza de Mayo y varias calles aledañas. La desocupación es record a favor, la deuda es la más baja en años y la inflación estaba dentro de márgenes normales para la historia argentina. Y en baja. Los salarios estaban en los mejores valores desde la década del 50.

    ¿Qué puede ofrecer Macri? ¿Qué expectativa puede satisfacer?. Los argentinos ya tuvieron su “plata dulce” durante la “dekada robada”. Viajaron al exterior como nunca, se batieron records de venta de 0Km, el turismo local fue guinness. No tienen nada para ofrecer y por eso la van a tener complicada, porque, aparte, a diferencia de los antecedentes el escenario internaciones es espantoso. Todos los análisis prevén una caída fuerte de la actividad y del salario y un aumento de la desocupación y de la deuda externa.

    El éxito del macrismo estará más vinculado a la poderosa maquinaria publicitaria que a lo que realmente logre provocar. Va a ser muy difícil que puede conformar a sus votantes, que más de la mitad, se le sumaron después de las PASO. Y hay un 49% más homogéneo en su contra.

    El ejemplo más cercano es el de Piñera, en un escenario muchísimo más favorable, terminó su gestión sin pena ni gloria, dejando el poder a la oposición.

    ResponderEliminar
  13. El éxito o el fracaso de las políticas neoliberales siempre están atadas a lo mediático y a algún regalo que se le haga a esa entelequia que damos en llamar clase media. El deme dos de los milicos y el uno a uno de Menem fueron los regalos o mejor dicho, y utilizando la terminología biempensante, prebendas de comité que logro darles a esos gobiernos el apoyo mayoritario con que contaron en determinados momentos.

    ¿Cuál será el regalo de Macri a esa entelequia? No tendrá que olvidarse que deberá ser algo que les mejore la vida a niveles superior que lo que se las mejoró el kirchnerismo.

    Que están llevando a cabo un ajuste, no cabe ninguna duda, incluso la Vice Presidenta lo reconoció en lo de Mirta, ¿pero se animarán a llevarlo hasta las últimas consecuencias? Es decir, ¿hasta llegar a los 5 o 6 millones de desocupados?

    Habrá que verlo, ya que la economía mundial está en retroceso, y una cantidad semejante de desempleados puede provocar un efecto dominó que lleve la desocupación a mas de 10 millones, ya que los precios de los comodities están bajando lo mismo que la capacidad de compra de los países del primer mundo.

    ¿Qué suculento regalo le podrán hacer a esa clase media en medio de semejante panorama?

    Hay momentos en que me parece que el macrismo, que empezó a gobernar con todas las ínfulas ajustistas, se encuentra realmente asustado, ya que cada día que pasa les será más difícil echarle la culpa de la desocupación que provocaran sus medidas a "la pesada herencia".

    Y para lo último dejé al 25 %, que en caso de llevar el ajuste al máximo serán los caídos, porque también de ellos depende la continuidad del modelo neoliberal. De su reacción digo. ¿Se retiraran a sus casas o villas a morirse de hambre en aras de la concordia y el cierre de la grieta?

    En ese 25 % hay unos 5 o 6 millones de votos. Y tal ves conciencia de que se puede estar mejor, que para la vida no es un buen sentido vivirla en un permanente ajuste económico.

    No se, pero creo que en realidad todavía es muy pronto para que se pueda ver claramente el futuro.

    ResponderEliminar
  14. por los sueldos que manejan uds, hablan de Finlandia, sino aca todos somos indigentes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Preguntale a tus sindicalistas en donde toda la queja pasaba por ganancias.

      Eliminar