EL PERDIDO - ESTACIÓN JOSÉ A. GUISASOLA - PARTIDO DE CORONEL DORREGO - BUENOS AIRES - ARGENTINA

miércoles, 10 de febrero de 2016

DESDE EL 10 DE DICIEMBRE DEL 2015 SOMOS TODOS MÁS HONESTOS






Con honestidad te devaluaron tu valor agregado, tu trabajo, y con ello redujeron lo que los honestos llaman el costo laboral para que honestamente se pueda ser competitivo en los honestos mercados internacionales. Con honestidad te sacan los subsidios para que honestamente puedas pagar tarifas que van a impactar directamente en tu consumo en desmedro de tu calidad de vida cosa que influirá directamente en el empleo a escala Pyme y comercio. Con honestidad Argentina regresó a los honestos mercados de crédito, espectros que nos habían costado 12 años licenciar y que gracias a su acción desembocamos en la peor crisis económica y social de la democracia. Nos volvimos a endeudar honestamente. Con honestidad se han transferido 80.000 millones de pesos por decreto a favor de las honestas corporaciones agroexportadoras, con honestidad se ha derogado la ley de medios audiovisuales para que el honesto de Magnetto pueda potenciar sus honestos negocios, con honestidad quedaron más de 60.000 personas sin trabajo, además le pusieron un honesto techo a tu salario por la doble vía, aumento de la honesta desocupación y la honesta criminalización de la protesta social, con la inclusión de honestas detenciones y balas. Con honestidad te sacudieron con más de 50 DNU, dos honestos supremos cuyos pliegos no pasaron por el Senado y a la honesta de Laura Alonso la nombraron sin que medien las exigencias para el honesto cargo que significa estar al frente de la oficina anticorrupción. Se abre la honesta y libre importación de productos con valor agregado sin ningún tipo de arancelamiento lo que traerá como consecuencia el final de la nefasta y corrupta política de sustitución de importaciones que favorecía el empleo nacional, el del negro, el del obrero, el del perverso incluido, el del futuro excluido, ahora si honesto excluido. Al mismo tiempo con la honesta y también libre exportación de comodities cada uno de nosotros pagará honestamente el valor internacional del insumo que determinen los honestos mercados globales más allá de que se consiga tranquera mediante a tiro de brazada.  La honestidad y la transparencia te pisaron las asignaciones, las jubilaciones y las pensiones. Desde el 10 de diciembre del 2015 hay más pobres, más desocupados, mayor precarización, menos consumo, por eso insisto, en política, para hijos del puta: Los honestos…  



Historia real:


El tipo estuvo rodeado durante toda su vida de gente honesta, gente que se decía honesta, gente que predicaba honestidad, personas que se subían al mangrullo del séptimo mandamiento y de allí comenzaban a diseñar sus alegatos y condenas en contra de las corruptelas ajenas. Se cagaban en los nueve mandamientos restantes y en los siete pecados capitales, pero la honestidad constituía el basamento de su estructura ética y política. No les interesaba ser buenas personas y menos aún trataban de mejorar la vida de quienes los rodeaban, ellos exigían honestidad a como de lugar. En un momento el tipo comenzó a percibir que algunos de estos sacerdotes de la decencia lo eran debido a que nunca tuvieron la oportunidad de probarse, de tentarse, y esa frustración, esa ausencia de posibilidad, laboraba como quien detesta lo inaccesible, algo muy similar a la reacción que promueve la envidia. También pudo constatar que muchos otros honestos no sólo eran huérfanos de amigos sino que además solían someter a sus afectos montados en esa suerte de inmunidad que supuestamente les otorgaba la honestidad. “Yo me rompo el culo desde las ocho de la mañana, trabajo honestamente, pago mis impuestos, no es justo que cuando llego a casa vos estés dando vueltas por ahí, mostrando el culo en el gimnasio o boludeando con tus amigas”. Todo un postulado de quién concibe a la honestidad como un estamento superior del ser humano, despótica categoría que lo coloca por encima del mundo, ítem que obliga al resto de la sociedad a rendirles escrupulosas pleitesías. No le importa que dicho postulado lo instale individualmente como un ser excluyente, un perverso antagonista afectivo, su soberbia le impide observar que no siempre la honestidad tiene relación con la moral.



El tipo pudo corroborar sus sospechas cuando por decisión propia decidió tomarle examen a su universo asumiendo el rol de conejillo de indias. En su trabajo, muy buen pago por cierto, plagado de corrupción y vicios de toda clase y tenor, decidió luchar a brazo partido en contra del sistema. La resultante fue su despido muy a pesar de un detallado informe de auditoría y de la contundente documentación aportada. Cada uno de los virtuosos que conformaban su mundo, con la misma soberbia, le reprocharon su actitud entendiendo que dicho compromiso ponía en riesgo el futuro de la familia. De ese modo vio la luz un límite ético, pormenor que lamentablemente los honestos nunca le habían informado de su existencia. Cuestión que finalmente ocurrió debido a la coyuntura. No sólo fue marginado y denostado por su núcleo cercano, ya que él era la única persona que no podía ser engañada por aquella hipócrita construcción dialéctica, además se vio en la obligación de emigrar por ausencia de cobertura solidaria. Varios meses después se encontró de casualidad, caminando por el barrio, con un viejo compañero de piso, integrante activo de aquella gavilla desenmascarada.

-          ¡Qué cagada te mandaste Tavo!. Las fuerzas morales de los hipócritas te hicieron creer que la honestidad está por encima de la felicidad de la gente. ¿Sabés cuántas familias viven de aquel sistema que  intentaste cercenar? Poco menos de cien. Casi quinientas personas estaban de acuerdo con un formato laboral que el propio sistema ponderaba como óptimo para su supervivencia. ¿Tenés idea cuántos pueblos existen en nuestro país con 500 habitantes o menos con relaciones semejantes y acuerdos similares? Por eso te rajaron. Cuando se dieron cuenta que modificar la situación era inviable, tanto para el negocio como para el colectivo, decidieron cortarte las piernas. Además le estábamos limando algunos mangos a un Banco, y vos sabés lo que es un Banco. Los honestos de pico te convencieron durante años que la honestidad es una cuestión individual y que los sistemas se pueden modificar a través de una conducta propia. Nada más falso. Para hijos de puta, no hay como los honestos Tavo. Cuando finalmente volcaste a la praxis esos principios adquiridos te dejaron solo como perro malo. El honesto lo único que quiere es enterarse para acusar. Yo lo considero como un ciudadanoimpotente cargado de malevolencia. Como la virilidad le es esquiva no quiere que nadie disfrute del placer. Así funciona su cabeza. Eso sí, cuando eliminan a la competencia ayudan a diseñar otro modelo, tan o más corrupto que el anterior, sobre la base de la experiencia, luego se corren un poco para volver a reiniciar el círculo virtuoso de su magra existencia moral. Si no hay deshonestidad hay que inventarla, el compromiso que los une es ayudar para que exista. Lamento lo que te ocurrió porque sos un buen tipo, en serio te lo digo. Yo creo que por sobre todas la cosas uno tiene la obligación de comprender en qué tipo de sociedad vive y no conspirar en contra de la felicidad de su gente. Allí radica la verdadera honestidad. La vida es muy corta para inmolarnos por los insistentes paradigmas honestistas de los que dicen serlo, pero que en realidad lo son con un ojo tapado. Hay que ser bueno y honesto con las personas, no con las cosas. ¿A quién se le puede ocurrir ser honesto con los bienes? Vos fuiste honesto con los bienes materiales, no con el colectivo, no con tus compañeros, con tu comunidad. En política sucede lo mismo. Fijate la clase de tipos que levantan su voz hablando de honestidad, en contra de la corrupción de la sociedad y principalmente sobre la que supuestamente ejerce el gobierno. Haceme el favor, poneles atención. Son unos terribles hijos de puta. Primero desde dónde hablan y luego lo que dicen. No tienen ningún problema que sus paradigmas honestistas condenen a cientos de miles de compatriotas a la marginalidad. Mirate al espejo y decime si no ves un poco de Carrió, de Lanata, en aquella actitud tuya. Por eso Tavo ¿qué es ser honesto?: Hablar de planes trabajar, de lo nefasto que es el asistencialismo, de lo perverso que es distribuir la riqueza, de lo abyecto que es usar una remera identificatoria mientras se labura por los demás, de que las asignaciones familiares se van por la cloaca de la droga y el juego, que las pibas se embrazan a propósito. No jodamos Tavo. ¿Vos crees qué los grandes cambios sociales, que para bien experimentó la humanidad o las mismas revoluciones populares, se hicieron sobre la base de la honestidad? Lincoln sobornó a doce diputados para que pueda salir la ley en contra de la esclavitud; San Martín, Belgrano y Güemes se cagaron en la propiedad privada, en la seguridad jurídica y en los derechos adquiridos para sobrellevar las luchas independentistas. Es así Tavo, disculpá la crudeza... dejame darte un abrazo, creo que lo necesitás... fue un gusto volver a verte y ojalá tu vida se arregle.

Tavo se quedó mirando como su ex compañero de oficina se alejaba trotando por el sendero de la plaza, lo vio feliz, se quedó tranquilo, en ningún momento aquel sujeto lo había tildado de honesto, acaso por esa razón y a pesar de la cagada cometida no se sentía tan hijo de puta. Aquel joven sudoroso, tipo al cual había perjudicado meses antes, le había otorgado un renovado salvoconducto, cuando mucho menos hipócrita, acaso bastante más racional...



9 comentarios:

  1. Yo te veo virtuoso Gustavo.
    Lo que sigue es la descripción del honesto, por José Ingenieros:
    Las mediocracias de todos los tiempos son enemigas del hombre virtuoso: prefieren al honesto y lo encumbran como ejemplo. Hay en ello implícito un error o mentira que conviene disipar. Honestidad no es virtud.

    El honesto, en cambio es pasivo, circunstancia que le asigna un nivel moral superior al vicioso, aunque permanece por debajo de quien practica activamente alguna virtud y orienta su vida hacia algún ideal.

    La virtud suele ser un gesto audaz, como todo lo original; la honestidad es un uniforme que se endosa resignadamente. El mediocre teme a la opinión publica con la misma obsecuencia con el que el zascandil teme al infierno; nunca tiene la osadía de ponerse en contra de ella, y menos cuando la apariencia del vicio es un peligro insito en toda virtud no comprendida.

    Los espíritus acomodaticios llegan a aborrecer la firmeza y la lealtad a fuerza de medrar con el servilismo y la hipocresía.

    La virtud quiere fe, entusiasmo, pasión, arrojo, de ello vive. Los quiere en la intención y en las obras. No hay virtud cuando los actos desmienten las palabras, ni cabe la nobleza donde la intención de arrastra. Por eso la mediocridad moral es más nociva en los hombres conspicuos y en las clases privilegiadas. Los privilegios de la cultura y del nacimiento imponen al que los disfruta una lealtad ejemplar para consigo mismo

    ResponderEliminar
  2. De eso se trata Moscón. Desmitificar a la honestidad como una virtud. Pasa lo mismo que con la sinceridad, ambas son simples características. El chorro que dice serlo no redime su pecado, ni el honesto que decide hambrear a más de la mitad de su pueblo es virtuoso. Sin embargo ambas son tomadas como valores indiscutibles. Acaso la antítesis sea la mentira y su mala prensa. Una mentira puede salvar vidas y una verdad matar a cientos de miles.

    ResponderEliminar
  3. Yo recuerdo un amigo, el Arq. Carlos Vallari de Neuquen, que en una oportundad dijo "hay tipos que hacen una bandera de su honestidad, porque son tan intrascendentes en su vida que nunca nadie consideró necesario ofertarles una coima"

    ResponderEliminar
  4. "El honesto lo único que quiere es enterarse para acusar. Yo lo veo como un ciudadano impotente cargado de malevolencia. Como la virilidad le es esquiva no quiere que nadie disfrute del placer".

    Excelente.

    ResponderEliminar
  5. El tema es que un enorme y brutal enclave de mafias ramificadas acaba de llegar a gobierno a través de una trabajada telaraña de asociación ilícita, exactamente con este argumento que exponés, Gustavo.
    Con el último votante de Macri que hablé escuché de su boca: -"A mi no me cabe el choreo". -"Y votaste a Macri?!" le dije. - -"Sí, y?", me contestó.

    ResponderEliminar
  6. Y si nos ponemos puntillosos honesto no es aquel que nunca tuvo la oportunidad de tentarse sino aquel que ante la tentación pone en juego valores superiores a favor de su entorno y procede en consecuencia. Siempre pongo de ejemplo a A. Lincoln cuando sin demérito alguno coimeó a 12 legisladores para que se apruebe la abolición de la esclavitud. Pues entonces que vaya algún culosucio republicanista a tildarlo de coimero.

    ResponderEliminar
  7. Los honestos de Morales, Fellner, Aguad y Macri tiene presa a la deshonesta Milagro Sala. La honestidad es un simple estándar coyuntural.

    ResponderEliminar
  8. Mire compañero, que quiere que le diga... de la parva de "honestos" que conozco a cual más aburrido.
    Pero aburridos en serio.
    Gente sin PASIÓN.
    Correctitos, eso sí... pero con menos onda que electrocardiograma de muerto.
    Y el que no alardea de honesto, es un confeso CULO ROTO.
    Porque ellos "se rompen el culo laburando, viste?"
    Yo los prefiero "alla Serrat"... bien escogidos, lo mejor de cada casa.
    Tampoco es cuestión de hacer alarde de tooooodos los pecados capitales, pero con la gula y la lujuria me arreglo bastante bien.
    Como dije más de una vez, frente al soberbio pontificado del Truchúsculo en el blog de Daniel:
    Aburren con su dedito levantado, sin darse cuenta de que se les agujereó el papel y lo que hacen es esparcir su olor a mierda.
    Abrazo patagónico !!!
    ...

    ResponderEliminar
  9. Muy bonito, ese tal colorado, afanándome el calificativo de "truchúsculo" para el camarada combatiente de la revolución de la alegría amarga trosko macrista.... ésa debe ser la "honestidad" K, ésa. Cuánta razón tenía la abnegada nunca una propina (mejor dos), lady colesterol carrió...
    Habría que hacer, ya en serio, un par de tratados sobre la "Honestidad" como etapa superior de la indecencia, o la pura maldad (no seamos sectarios).

    ResponderEliminar