EL PERDIDO - ESTACIÓN JOSÉ A. GUISASOLA - PARTIDO DE CORONEL DORREGO - BUENOS AIRES - ARGENTINA

lunes, 5 de octubre de 2015

Vos sos muy Ámbito Financiero: salario, asfalto, Puerto Madero, city y dólar blue. Yo soy muy Nos Disparan: cero peso, calle entoscada, gas natural reciente y cordón cuneta



Sebastián Lacunza, periodista, analiza el debate

Fortalezas Del Caño: 

- Fue el que mejor utilizó las preguntas a sus rivales, identificó bien al enemigo. 
- Supo introducir su propia agenda sin saltearse el formato. 

Debilidades Del Caño: 

- Menos preciso cuando debió responder preguntas. 
- Apego exacerbado a clichés de afiches del trotskismo.

Fortalezas del otro ganador, Massa. 

- Minuto de silencio para Scioli. 
- Introdujo su agenda. 
- Alternó amabilidad y rudeza cuando fue necesario. 
- Solvente frente a las cámaras. 

Debilidades de Massa

- Su discurso manodurista quedó expuesto frente cuestionamientos de Del Caño y Stolbizer. 
- Pagó caro el contraste entre su crítica al ausentismo docente y su propio ausentismo en Diputados (cobrado por Del Caño).

Fortalezas Stolbizer, tercera en el podio.

- Definió mejor su perfil progresista.
- Ergo, salió del piantavotos lugar de versión honesta del macrismo. 

Debilidades de Stolbizer

- No lo sostuvo en el segundo tramo y volvió a su eje habitual que la llevó al tres por ciento en las PASO.

PERDEDORES EN ESTE ORDEN

Fortalezas de Mauricio Macri. 

- Casi no tuvo (pero no es del todo grave. No suele brillar en los debates pero sí suele ganar elecciones).
- Fue de menos a más. Empezó mal y se armó un poco al final. 

Debilidades de Mauricio Macri

- Muy libreteado y mal actuado. 
- No respondió estocadas certeras de Del Caño y Stolbizer que lo sacaron del lugar cómodo que le suelen brindar sus entrevistadores. 
- Distraído.

Fortalezas de Adolfo Rodríguez Saá. 

- Salvo la empatía por el lado de la parodia, no tuvo. 

Debilidades de Adolfo Rodríguez Saá

- Se notaron pactos con rivales. 
- Discurso vago, incoherente. 
- Dejó expuesto que San Luis se parece más al feudo democrático que es antes que a la propaganda emite.

Fortalezas de Daniel Scioli. 

- Cero. 


Debilidades de DOS 

- Pésima estrategia de haber comprometido su asistencia y borrarse sin una mínima explicación coherente. 
- Quedó como débil, incapaz de defender lo que define como "un proyecto nacional y popular" y de marcar diferencias con el rival.

Gustavo Marcelo Sala: Más allá de tu análisis (pequeñoburgués) la vida de la gente y la política es otra cosa...........¿Qué me dice don Sala que Scioli no debate? me preguntó el tipo. Mire le respondí. Más allá de todas las políticas inclusivas que motorizó el kirchnersimo y con las cuales la mayoría está de acuerdo, le cuento mi historia personal. ¿Tiene tiempo? Dele, lo escucho, me respondió. Le cuento: En el 2005 logramos junto a mi compañera reincorporarnos al sistema luego que en el 2002 quedamos afuera de todo. Ella como docente en la escuela secundaria que se inauguró en Guisasola y yo me puse una pequeña Ferretería. Pasados los años vendí el negocio y me ofrecieron un puesto como asesor contable y agente de control de gestión en una Pyme local. Sin prisa pero sin pausa hemos mejorado nuestra situación a tal punto que pudimos adquirir un auto modelo 2007, mejorado notablemente la casa y tener una moderada capacidad de ahorro. No pasamos trastornos insalvables y tenemos la posibilidad de salvar cualquier contingencia que se nos presente. ¿A usted le parece que me puede importar si Scioli va o no va a debatir luego de lo que le conté ? Y como nosotros hay millones de familias en la misma situación. Creo que hay que ser muy estúpido para poner el carro delante del caballo ¿no le parece? ¿Sabe qué pasa? Los medios han logrado imponer que el cotillón es más importante que el cumpleañero. Pare don Sala, interrumpió el tipo, no lo entendí. Simple mi amigo, continué. Lo aleatorio sobre lo importante. Y qué es lo importante. Cómo estábamos en el 2003 y cómo estamos ahora. El resto pertenece al manual de zonceras de Jauretche. Ya sé, no me diga nada Sala, otro libro que me recomienda leer.. ¿Qué, todavía no lo leyó? le respondí....

Sebastián Lacunza: Lo que no entiendo es por qué algo debería dejar de hacerse porque no es fundamental o no cambie un resultado electoral, o sea menos importante que otras cosas. No es un argumento aceptable.

Gustavo Marcelo Sala: Porque terminas poniendo el carro por delante del caballo. Lo aleatorio sobre lo importante, la forma por sobre el fondo. Hoy el tema es que no fue Scioli y una pseudocalificación antojadiza de los actores (no fueron más que eso en esta puesta en escena) y no las políticas implementadas por el proyecto vigente en confrontación con las políticas que pretende desarrollar la oposición. Es cotillón mediático que se hace exclusivamente para un mediopelo que en su puta vida sufrió lo que es la exclusión. Preguntás: ¿por qué algo debería dejar de hacerse porque no es fundamental? Justamente por eso. No sólo no es fundamental sino que hacés un análisis como si lo fuera.

Sebastián Lacunza: Más importante que el partido de fútbol en La Ñata o acudir a la enésima entrevista siempre con los mismos me parece.

Gustavo Marcelo Sala: Yo me referí a lo que vos redactaste. Si querés cambiamos de tema y hablamos puntualamente de Scioli. Pero me parece que tu último comentario es no ha lugar. ¿Hablamos de la importancia de un debate o del color de los calzoncillos de Scioli? Lo que dije con relación a la ausencia de Scioli lo hubiera dicho con relación a la ausencia de cualquiera. Para mí la escena debe ser política, no mediática. Disculpá que te haya cagado la tarde.



Conclusión de la charla: Me resulta muy divertido hacer saltar la térmica opositora a los periodistas independientes…


5 comentarios:

  1. Desde aquél pretérito debate televisivo entre Kennedy y Nixon (recordemos que Kennedy fue asesinado en 1963, o sea que hace una ponchada de años) en que se dice que fue definitorio para el resultado de las elecciones en los EEUU, fue creciendo una especie de mitología del "debate" entre los distintos candidatos como paradigma de las virtudes republicanas. Estoy convencido de que tal metodología es absolutamente inconducente para que el votante decida algo. Es una especie de River-Boca, o Ford-Chevrolet donde quienes realmente ganan algo son los canales promotores del debate (en facturación) y algunos periodistas intelectualosos que los utilizan para su propio ombligo. Lo demás, como decía el finado Saadi, "cháchara"....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es más, un embustero, un sofista de buena labia te puede hacer tomar Cicuta. Sino que lo diga el bueno de Sócrates

      Eliminar
  2. Jaja, muy bueno, Gustavo…

    Me resultó interesante este razonamiento de Lacunza:

    «Lo que no entiendo es por qué algo debería dejar de hacerse porque no es fundamental o no cambie un resultado electoral, o sea menos importante que otras cosas. No es un argumento aceptable».

    Con ese razonamiento podríamos organizar un partido de bochas entre los candidatos: no es fundamental, no cambia el resultado electoral y es menos importante que otras cosas (ay, qué categoría tan general “menos importante que”). Y no debería dejar de hacerse.
    El argumento de Lacunza es el que no es aceptable, me parece.

    Acuerdo con Antonio en que existe una especie de mito republicano con respecto a los debates presidenciales. No me parece mal que se den, pero de ahí a creerlos importantísimos… Quizás les funcionen a los electores en USA, pero por acá, ¿por qué otorgarle tanta centralidad, si estamos hasta la coronilla de discursos, presentaciones en medios periodísticos, actos y demases? (Esto, suponiendo que los candidatos hubieran llegado de Marte y no existieran experiencias directas para valorar quiénes son y a qué representan).

    Como decís, lo importante son las políticas y el resultado de esas políticas.

    Un abrazo,
    Esther

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y vos Esther seguramente debés conocer que este chico Lacunza (le digo chico porque es del 72) es uno de los más respetados analistas del progresismo, incluso fue autor del libro WikiMediaLeaks junto a Becerra, texto de amplia publicidad y difusión. Me llamó la atención su simpleza, su sentido común y más su vulgar reacción. Uno de estos tipos aspira a un poco más. Digo, para pensar tonteras está uno... encima tal cosa no le trae un gasto a nadie.. Saludos

      Eliminar
  3. Uff, no, no conocía tanto de Lancuza, Gustavo; siendo así es realmente sorprendente,como decís, que exhiba tanta simpleza de análisis.

    Un abrazo,
    Esther

    ResponderEliminar