EL PERDIDO - ESTACIÓN JOSÉ A. GUISASOLA - PARTIDO DE CORONEL DORREGO - BUENOS AIRES - ARGENTINA

martes, 4 de agosto de 2015

En Coronel Dorrego 4 + 6 no siempre es igual a 10…







Previamente pongamos atención a lo declarado por la precandidata en primer término a concejal por la lista número 6, Alicia Jalle, representante del denominado sciolismo duro




Editorial del sábado 1 de agosto Testigo de Privilegio



Ahora, dentro de un ratito, a partir de las 12.30, Testigos de Privilegio ingresa en veda. No sus voces por cierto, ellas seguirán desandado durante la semana sus percepciones tratando de deconstruir lo que aparentemente parece taxativo, pero si se silenciará su formato periodístico tradicional durante catorce días. El próximo sábado, acaso con la asistencia de algún poeta, de algún músico, trataremos de seguir buscando esos intersticios por donde filtrar pensamiento crítico sin dejar el lugar político al cual pertenecemos. Dicho esto me atrevo a sentenciar que lo más trascendente que vamos a vivir el próximo domingo a escala local será la interna del FPV. Las demás agrupaciones han resuelto sus dilemas políticos fuera de la reforma que las PASO propone. En algún caso porque no había necesidad ya que el acuerdo sobre las candidaturas nunca fueron puestas en duda. Por su parte el radicalismo prefirió omitir el convite constitucional y se ayudó con un doble sistema de encuestas en el que curiosa y casualmente tuve la oportunidad de participar como simple transeúnte más allá de que jamás optaría a esa fuerza ni para conducir una sociedad de fomentos. Nadie pone en duda que todos alcanzarán la mínima para pasar a los comicios generales, en consecuencia la campaña por los porotos se comenzará a jugar a partir del 10 de agosto.
El FPV presenta dos opciones bien definidas desde la representatividad colectiva, acaso no desde la divergencia política. En estos días hemos podido comprobar una simetría dialéctica que en algún caso puede llegar a confundir tanto al electorado justicialista como a aquel independiente que mira con buenos ojos que el distrito tenga un alineamiento político con el futuro gobierno provincial y nacional.

Por un lado la lista 6, según palabras de sus mentores Ramiro Urristi y Juan Carlos Menéndez y que lleva como candidato a Intendente a Gustavo Brussa, se autodefine como visceralmente sciolista a nivel nacional adhiriendo a la fórmula Domínguez-Espinoza a escala provincial. Según sus propias definiciones no hay nadie dentro de la lista que no adhiera a tales principios de manera que no es necesario escarbar demasiado para entender que su pétrea estructura principista fue fundamental para que un acuerdo de unidad no se pueda llevar a cabo. Qué pasaría entonces con esa estructura pétrea de ganar en Coronel Dorrego si triunfa en la interna provincial Aníbal Fernández para Gobernador. Ni el candidato a Intendente ni sus acompañantes ni sus mentores tienen llegada con el actual ministro, de manera que su argumento sobre un alineamiento positivo expondría un crudo oxímoron de cara al resultado provincial. Qué quiero decir con esto. Que dicho argumento es falaz. No vamos a estar mejor o peor ni vamos a dejar de hacer cosas porque el Intendente luzca una musculosa naranja o se deje crecer el bigote. Algunos parecen que subestiman al vecindario. Vamos a estar mejor con decisiones políticas corajudas fronteras adentro, como el propio candidato de la Lista 4 Osvaldo Barcelona manifestó con relación al frigorífico durante la semana. En ese sentido la lista 4 presenta un menú que está por encima de las candidaturas nacionales y provinciales y le pone de cara a la sociedad dorreguense una plataforma que abraza temas locales desde un prisma ciento por ciento kirchnerista, como nunca ocurrió en estos doce años, que incluye el completo abanico que dicha fuerza política posee. Unidad en la diversidad la llamó Cristina. Llama poderosamente la atención que tras un colectivo horizontal y democrático, como lo es el kirchnerismo, se mimetice una lista encriptada y sesgada a favor de su único paradigma existencial: Scioli. Ni Zannini, ni La Campora, ni Cristina, ni Kolina, ni Unidos y Organizados, ni Nuevo Encuentro, ni la JP entre otros participan del convite, solamente Scioli como condición necesaria e indispensable. Ergo su existencia no está ligada a una convicción política que hace 12 años está transformando el país, sino a una persona. De no existir ese puntual candidato sospecho que algunos de sus mentores seguirían navegando por los mares de Rodriguez Saa, o de Sobisch,  o estarían cortando rutas en contra del proyecto, tal cual ocurrió en el pasado. Llama doblemente la atención cuando todos los que militamos el campo popular sabemos que el peronismo, durante esta última década, fue algo mucho más complejo que la individualidad. Algunos dicen que no hay diferencias entre la lista 4 y la lista 6; según mi percepción política la sumatoria de ambas de ningún modo resulta 10. Yo creo que esas diferencias van más allá de los nombres y sus historias. Esas diferencias, acaso filosóficas, están dadas en la interpretación de la historia reciente y en consecuencia derraman tanto en su dialéctica electoral como en su praxis política futura. El resto son cuestiones menores de carácter individual que muy poco me importa conceptualizar ya que sigo sosteniendo que el candidato sigue siendo el proyecto, frase que por cierto ha quedado fuera de moda muy rápidamente, por lo menos en nuestro Pago. Sin  desmerecer a nadie es muy claro que la lista 4 que lidera Osvaldo Barcelona posee cuadros políticos preparados que no necesitan ensayos ni meses de pasantías rentadas. Militantes experimentados en los barros sociales, en los barros ejecutivos, en los barros judiciales, en los barros mediáticos, en los barros administrativos, en los barros contables, entendiéndose como barros el conocer perfectamente las finas y gruesas letras con las cuales está escrito el vademécum de nuestras ilusiones y frustraciones.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario