EL PERDIDO - ESTACIÓN JOSÉ A. GUISASOLA - PARTIDO DE CORONEL DORREGO - BUENOS AIRES - ARGENTINA

jueves, 6 de agosto de 2015

Desde una tribuna reaccionaria el pensamiento progresista de la 6ta sección continúa considerando sin sentido el reconocimiento hacia el Coronel Dorrego





Primero leamos la nota: 


http://ladorrego.com.ar/2015/08/06/dorrego-a-general-para-barda-es-una-medida-sin-sentido/

Desde las ensangrentadas y marciales páginas de La Nueva Provincia el ex profesor de historia en retiro efectivo, Fabián Barda, nos habla de ciertas marcialidades simbólicas que lo incomodan practicando el arte de tomar la parte conveniente por el todo conceptual.
Considerando la refutación que se adjunta en el link, sostener que este reconocimiento que se hace de Dorrego se propone desde un prisma meramente castrense lo observo como simplista y banal.
De todas maneras llama la atención que al ex profesor en retiro efectivo le parezca simpático un Perón “Coronel” y novio de Eva, y no un Perón estadista, ensayista y Presidente constitucional. Cuestión que choca de frente con su propio relato “anticastrense”. Todo esto asumiendo que ese Perón presidente fue proscripto, estigmatizado, falsamente acusado, un Perón al cual se lo intentó asesinar, un Perón-pueblo bombardeado por la marcialidad justamente radical, entre otras..

(La mención de López Rega me obliga a recordarle al ex profesor en retiro efectivo ciertos eventos que en la coyuntura prefiere omitir. “Los setenta de López Rega” dice el tipo. Vaya lectura chata de la historia)
Y vaya que tardó dicho reconocimiento. Si hubiera sido por el ex profesor en retiro efectivo tales honores no hubieran sido necesarios teniendo en cuenta que también el propio General los desechaba y se reía de ellos. Pero la historia está por encima de la voluntad de sus protagonistas y tiene que ver con algo que el protagonista no puede percibir durante su contemporaneidad: La incidencia de su figura en el transcurrir de los tiempos.
En lo personal lamento que a nadie se le haya ocurrido, ni siquiera a los puristas que critican la medida del ejecutivo, agregarle a Manuel Dorrego el término Gobernador. Sospecho que es el cargo que más amó y el más elevado si se me permite debido a que lo logró a través de la voluntad del pueblo. Dorrego fue fusilado por su acción política a favor de los desposeídos, por su representatividad popular, por su adhesión a los paradigmas federales, y no “unitariamente federales”, por incluir a los que hasta ese momento eran marginales, por su enfrentamiento a los poderes fácticos. Vale decir por sus políticas, acciones que vaya guiño del destino se dejan convenientemente de lado…



2 comentarios:

  1. Ya le dije, Gustavo, la solución mas práctica para las mentalidades Dorreguenses, es volver al antiguo toponímico de "Las Mostazas". No le veo otra salida a ese intríngulis.

    ResponderEliminar
  2. Merecido reconocimiento para Don Manuel Críspulo Bernabe Dorrego.....y como no podía ser de otro modo procede de ,si me permite, la más bella morocha Argentina.
    El payador Uruguayo José Curbelo, lo homenajeo con estos versos.
    Argentino, Americano
    en la idea y en los hechos.
    Impulsivo y corajudo
    en los embates guerreros
    Recibió sendas heridas
    en Sansana y Nazareno
    y le pidió a sus soldados
    para seguir combatiendo,
    lo alzaran sobre el caballo;
    Así fue Manuel Dorrego.

    ResponderEliminar