EL PERDIDO - ESTACIÓN JOSÉ A. GUISASOLA - PARTIDO DE CORONEL DORREGO - BUENOS AIRES - ARGENTINA

viernes, 13 de febrero de 2015

LOS FIERROS DEL PODER JUDICIAL




Y están allí, aguardando por los disparos finales. Los fierros están cargados, lustrados, aceitados con denuncias de toda clase y tenor. Las hay armadas por sus socios de los servicios, las hay ciertas y que por supuesto es necesario investigar, las hay aquellas que pertenecen al ámbito personal, las que constituyen delito, las que no constituyen delito, y están las más importantes, aquellas que devienen de ciertas decisiones políticas distributivas, medidas que no agradan a las corporaciones dominantes, sean incisos impositivos o directamente propuestas oficializadas dentro del presupuesto o aquellas que provienen de leyes que rompen con determinadas estructuras dominantes y anquilosadas. Para estas últimas la estrategia opositora en pos de judicializar la política mediatizándola con la táctica del denuncismo ha sido fundamental. Y es aquí en donde se está jugando la puja real, la lucha por el poder. La Voluntad Popular en crudo conflicto con la Voluntad Corporativa. Las demás se mueven como satélites alrededor de ella. Los blancos fundamentales en disputa son el exponencial crecimiento del PBI, la tangible capacidad que tiene el país para volver a endeudarse escogiendo geopolíticamente determinados mercados luego de haber llevado a cabo con éxito el proceso inverso, el fondo de sustentabilidad y los hallazgos en materia energética son los principales puntos en conflicto. De antaño los fierros judiciales interactuaban con los fierros castrenses (Yrigoyen, Perón), en algunos períodos de nuestra historia ni siquiera tuvieron la necesidad de desenfundar (Frondizi, Illia). En la actualidad y aparentemente sin la colaboración de los militares se han visto en la imperiosa necesidad de exponerse en soledad, casi descarnadamente, debido a que se enfrentan contra un gobierno nacional y popular cuyos paradigmas aún perviven en buena parte de la sociedad, cuestión que pone en duda el regreso a su tan soñado neoliberalismo. Jueces, fiscales y hombres del Poder Judicial han decidido pintar y camuflar sus rostros y se han levantado contra la democracia utilizando esos fierros que disponen discrecionalmente. Caños que no pagan impuestos, que no tienen obligación de declarar, caños que pueden exhibir libremente sin que nadie tenga el derecho de pedirles ninguna explicación. Caños que en realidad son nuestros, para nuestra defensa, pero que ellos utilizan cargados con municiones de coerción fáctica, inhibidores políticos y sociales que coloca al “Suprapoder” Judicial dentro de un plano de impunidad extremadamente peligroso. La ley y su interpretación como acción política en manos de los extorsionadores, abyectos que firman sus sentencias con tinta color sangre.





9 comentarios:

  1. Colorado del Monte13 de febrero de 2015, 8:24

    Estos turros del Poder Judicial funcionan bien en las sombras de los despachos.
    Con cortinados espesos.
    Con paredes cubiertas de libros de lomos negros que absorben la luz.
    Con muebles de maderas oscuras.
    Como buenos Dráculas.
    Son de la estirpe del chupasangre.
    Y ya sabemos, cuando les da el Sol ... más tarde o más temprano ...
    CREPAN.
    Y ahora están en bolas, al mediodía, en el Sahara y a los gritos ...
    (Ahh ... no. Perdón. Cierto que estos mamertos "marchan en silencio")
    Abrazo patagónico !!!
    ...

    ResponderEliminar
  2. Buen artículo de Artemio

    http://rambletamble.blogspot.com.ar/2015/02/la-imputacion-cristina-cuando-no.html

    ResponderEliminar
  3. "Estos turros del Poder Judicial funcionan bien en las sombras de los despachos."

    Es cierto, se vio clarísimo cuando le resolvieron ese temita de enriquecimiento ilícito a Néstor. Flor de hijos de puta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A vos no te importa que se robe, a vos te importa quien roba. Si es un adversario es un hijo de puta, si es uno tuyo que piensa como vos que pase de largo. Lo tuyo no es ético, es ideológico. Sos tan hijo de puta como los K.

      Eliminar
    2. ¿Vos cómo sabés qué me importa a mí?

      Eliminar
  4. Señores: Si es posible menos insultos y más argumentos. Gracias

    ResponderEliminar
  5. Se te coló en el blog el que pretende argumentos y postea chicanas, puteadas y sofismas, Gustavo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te faltó decir que es un complot de la CIA.

      Eliminar
  6. La verdad de la milanesa puede leerse en una muy buena nota de Irina Hauser en PAGINA 12 publicada el 17 de agosto de 2014

    http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-253173-2014-08-17.html

    ahi se explica la accion de democratizar la justicia y evitar los nepotismos judiciales. La reaccion es acusar al poder ejecutivo aunque sin fuertes asideros igual se perjudica al gobierno


    PACO MIRO

    ResponderEliminar