EL PERDIDO - ESTACIÓN JOSÉ A. GUISASOLA - PARTIDO DE CORONEL DORREGO - BUENOS AIRES - ARGENTINA

miércoles, 4 de febrero de 2015

La Iglesia advierte sobre intenciones destituyentes… Y VAYA QUE LA IGLESIA COMO INSTITUCIÓN POLÍTICA SABE DEL ASUNTO..



Con el objeto de presentar las nuevas autoridades, en diciembre la Comisión Ejecutiva del Episcopado realizó una visita protocolar a la presidente de la Nación, Cristina Fernández; encuentro en el que expresaron su apoyo a las instituciones democráticas.
Ante los acontecimientos acaecidos en torno a la muerte del fiscal Nisman, y probablemente a instancias del Papa Francisco, la Comisión Ejecutiva dio a conocer un comunicado en el que alienta a “mantener serenidad y cautela en los juicios” y la “firmeza y perseverancia en la búsqueda de la verdad”. Según consignó Tiempo Argetnino, hace hincapié también en la necesidad de “superar las sombras de impunidad que dañan la salud de la democracia” y manifiesta que “como Nación soberana necesitamos estar a la altura de las exigencias judiciales e institucionales, para que este doloroso acontecimiento sea esclarecido”, dado que –declaran– “la verdad es la única base de la justicia”.
Conociendo el lenguaje diplomático que suele utilizar la jerarquía católica en estas ocasiones, podemos afirmar que este comunicado episcopal muestra claros signos de preocupación frente a actitudes destituyentes que se vieron en algunos sectores periodísticos y en algunos grupos minoritarios que se volcaron a la plaza a reclamar la renuncia de la presidenta y generaron desmanes y un clima de violencia que podía haber escalado si desde el gobierno no hubiese primado la prudencia. También es una invitación a no sacar conclusiones apresuradas y dejar que la investigación de la justicia sea la encargada de dar su veredicto sobre la verdad de los hechos.
La invitación final “a intensificar la Oración por la Patria” y “a permanecer unidos en la plegaria”, es amplia, va dirigida a “todas las comunidades” católicas pero se hace extensiva “a los hermanos de otras confesiones cristianas y otros credos”, mostrando con esto la magnitud de la preocupación de los obispos.
Los curas se preguntan “si la jueza Fabiana Palmaghini, a cargo de la causa por la muerte del fiscal Nisman no debería excusarse de tomar la causa”.
También los Curas en la Opción por los Pobres tuvieron su expresión pública, pero en este caso, y como es la costumbre de este sector de clérigos, su lenguaje es directo y sin eufemismos. Los curas alertan sobre algunos medios de comunicación que en sus titulares o en el modo de tratar la información en muchos casos buscan generar preocupación y son tendenciosos, ya que “se dan por seguros datos que, al menos todavía, no han sido aclarados; se insinúa y se induce a los lectores o televidentes a sacar conclusiones sin elementos de juicio suficientes”.
Coinciden con los obispos en “reafirmar la legitimidad de nuestras instituciones” y en sostener la democracia alcanzada cuando afirman que “tenemos una democracia y dentro de ella deben resolverse los conflictos que se presentan”. Pero van más allá que los obispos cuando concluyen que defender la democracia es defender el gobierno elegido por el pueblo. Por eso afirman: “No queremos que gobiernen ni las corporaciones multinacionales, ni los medios, ni los mercados, ni las embajadas de otros países, ni los servicios de inteligencia. Queremos y nos merecemos un gobierno soberano surgido del voto popular.”
Los curas advierten que existen intenciones destituyentes en muchas de las intervenciones periodísticas y en operaciones de inteligencia internas y externas por eso llaman a todos aquellos que intentan utilizar esta muerte para operar contra el gobierno en su provecho, a que abandonen tamañas mezquindades y dejen trabajar en paz al poder judicial, tantas veces sospechado.

En ese contexto, se preguntan “si la jueza Fabiana Palmaghini, a cargo de la causa por la muerte del fiscal Nisman no debería excusarse de tomar la causa para agregar mayor transparencia a una causa tan sensible en la que se pretende involucrar al gobierno nacional, ya que son conocidos sus dichos ofensivos contra la presidente de la Nación”.
El párrafo final del comunicado expresa el deseo de estos curas en la opción preferencial por los pobres de “que este año electoral finalice en los plazos previstos y se pueda entregar a un sucesor o sucesora una patria viva y feliz en democracia”.
Terminan como los obispos con un llamado a la oración, pero distinguiendo con su nombre a las tres religiones monoteístas que están involucradas en el conflicto inicial por los atentados a la AMIA y a la Embajada de Israel. En sus palabras: “incluyendo cristianos, judíos, musulmanes, pidamos al Dios de la vida por la paz y la justicia.”


Fuente Infonwes

1 comentario:

  1. Iglesia basura, nido de pederastas y de parásitos, como le hace el caldo gordo a Cristina desde que el viejo vende humo está instalado en Roma y hace fulbito para la gilada, y sobre todo, para el gobierno. Tantos cristianos y tan pocos leones...

    ResponderEliminar