EL PERDIDO - ESTACIÓN JOSÉ A. GUISASOLA - PARTIDO DE CORONEL DORREGO - BUENOS AIRES - ARGENTINA

domingo, 14 de diciembre de 2014

LA GULA NO SÓLO ES UN PECADO CAPITAL QUE IMPACTA EN UNO, TAMBIÉN ES UN PECADO POLÍTICO QUE PERJUDICA AL CONJUNTO





"EL AGRO PERDIÓ FORTUNAS ESPERANDO UN AJUSTE QUE NO LLEGÓ"

El titular del MATba señala que 2014 ha sido un año particularmente difícil para la entidad que representa por la Ley de Mercado, pero que en los últimos meses todo cambió a nivel institucional. Prevé un 2015 con precios bajos y dice que los productores tienen que pensar en "cubrirse"
Cierra el año y si bien es renuente a trazar un balance no le gusta hacerlos según manda el calendario tampoco opone resistencia a diagnosticar pasado inmediato y presente de los sectores con los que permanentemente está en contacto: el agro y las finanzas. Para Ricardo Valderrama, el experimentado presidente del Mercado a Término de Buenos Aires (MATba), el saldo es positivo, después de haber atravesado una primera parte del año bajo fuertes condicionantes. Uno de los principales fue la ley de mercado de Capitales, que los "desafió" como entidad a adaptarse rápido a los nuevos estándares y clasificaciones para no sufrir la migración de sus miembros. Y lo logró.
Tuvimos un año duro. Pero estamos cerrándolo de la mejor manera como entidad. En mi visión, se viene un fortalecimiento del papel que tendrán los contratos a futuro, las coberturas para el hombre de negocios, para el productor, que necesita fijar un precio para no perder dinero en un mercado con los precios internacionales en baja. 

La Ley de Mercado de Capitales los puso en una situación compleja...
Fue muy complicado porque temíamos que una parte del mercado no pudiera adaptarse a los nuevos requerimientos. Nos costó muchísimo buscarle soluciones. Recién en septiembre empezamos a recuperar los volúmenes de negocios que teníamos el año pasado. Por algunos meses, pensamos que íbamos a tener una caída del cuarenta por ciento en el monto negociado pero finalmente vamos a salir empatados con respecto el año previo. En nuestra visión es un éxito. Encontramos una figura que prevé la nueva ley, el Agente de Liquidación y Compensación, y esa fue la salida, una categoría que se adaptaba bien a la situación de numerosos agentes.

A comienzos de año habían anunciado nuevos lanzamientos de contratos financieros.

¿Cómo resultó el contrato de dólar futuro?

Está funcionando muy bien. Lo que ocurre es que no es fácil armar un mercado desde cero, hay competidores que hace años que están con esos contratos. Pero ya estamos en marcha, y nuestra plaza va a escalar muy pronto. Es el proyecto que tenemos y ya está en movimiento. A ello hay que sumarle un factor que por ahora lo evaluamos con cuidado y es que se creó una categoría que para hacer negocios de corredores de cereales, pero que no pueden hacer contratos financieros.

También pensaban en lanzar nuevos contratos, algunos que ya fueron enviados a la CNV... 

Abrimos una veintena de lugares distintos de entrega con bases de mercado donde hay molinos. Que es lo mismo que habíamos hecho el año pasado con las granjas y las bases ubicadas en Entre Ríos para los productos tradicionales. A eso hay que sumarle los futuros de acciones de empresas argentinas cotizantes. Son índices que no tienen entrega de papeles. Por ejemplo Tomás Tenaris, hoy vale $ 10 y hacés un futuro que va a ajustar con lo que va valer a fines de marzo. Lo tenemos presentado hace un año en la Comisión Nacional de Valores. Está en trámite y pensamos que va a salir en breve. Seguimos trabajando en este sentido.

Antes de la Ley ustedes ya tenían un convenio firmado con el MAE. ¿Sigue vigente?

-Sí, claro. Tenemos un convenio firmado que viene de antes de la Ley, pero lo adaptamos a la nueva Ley. Nos entendemos muy bien con la gente del Mercado Abierto Electrónico. Y el año próximo vamos a estar interconectados para que puedan realizarse cotizaciones cruzadas. Esto va a favorecer la operatoria.  Estamos en un momento con fuerte caída en el precio de las commodities.

¿Cómo afecta a los productores?

Ha sido y es un momento duro para el sector. Principalmente por los precios internacionales que hay. Por la caída en las principales materias primas que trae el fortalecimiento del dólar en el mundo pero sobre todo porque los productores no toman las coberturas financieras necesarias para que este recorte en los valores no se traduzca en una pérdida de su rentabilidad. Estábamos mal acostumbrados. Veníamos en un mercado alcista y si en algún momento un productor decidía ponerle un precio a su cosecha, generalmente perdía dinero porque la suba en el precio no la podía capitalizar. Pero ahora es al revés. Y nadie se preocupó por tomar una cobertura. Yo creo que el año que viene va a ser distinto.

¿Los precios seguirán bajos en 2015?

-Sí. Y los productores van a volver a los mercados porque necesitan cubrirse de las caídas en las commodities. Se perdió una fortuna. A muchos hombres del campo no le importa, no están especulando todo el tiempo sino que piensan en cómo ser más productivos para depender menos de los precios del mercado. El año pasado habían vendido su cosecha y después les llegó la devaluación de enero. En ese momento tampoco les importó. Ahora están esperando un ajuste del tipo de cambio y no llega. Hay mucho cheque dando vuelta. Mucha financiación hacia adelante porque se espera que haya una corrección cambiaria. Algunos señalan que si no se devalúa, el sector va a estar más complicado.

El Gobierno exigía que los productores vendieran para liquidar los dólares...
Fue un año atípico. No se aprovecharon los precios que se dan al final de una cosecha. El empalme de la cosecha vieja con la cosecha nueva. Para la soja fue desde septiembre en adelante. Los picos no se aprovecharon porque estaban esperando una mejora en el tipo de cambio y la segunda que el mercado iba a ser alcista. Está jugando en contra. El sector se arriesgó demasiado. De todas formas cada productor tiene el derecho a decidir qué hacer con su mercadería. No tengo dudas al respecto. Pero en esa toma de decisión, muchos pensaron que los silosbolsa era la respuesta natural a la pulseada con quienes en el Gobierno les exigían que vendieran la mercadería. Hoy muchos están perdiendo dinero porque los precios internacionales caen. Y es una lástima que al menos no tomarán una cobertura.


Por Julián Guarino - El Cronista - 12-12-2014
Fuente: Antonio Diez “El Mayolero”

5 comentarios:

  1. ¡Como si los pocos pequeños y medianos chacareros tuvieran acceso a ese garito de lujo que es el MAT! Los que no tienen capacidad de aguantar mas que unas pocas toneladas de su producción y son usados como carne de cañón por los grandes jugadores, vinculados todos a pooles y fondos de inversión.

    ResponderEliminar
  2. La mejor apuesta era vender a futuro en MATBA o BCR y quedarse con el físico por las dudas.
    De todos modos, es claro que la comercialización de cereales es un tema complejo, y vender bien es tan importante como producir bien.
    El productor es alcista por naturaleza. Si fuera bajista no sembraría. También píensa que siempre el clima va a ser mejor que la media, y no peor, que también es una posibilidad. De los últimos 8 años, en 6 ganaron los alcistas, y perdieron los que se apuraron en vender.

    ResponderEliminar
  3. Empezó la cosecha de cebada. Se envía poco y nada. Lo bueno nuevo va al silobolsa.
    No son los procutores. Es Cargill

    ResponderEliminar
  4. Cargill y otros exportadores no reciben todavía, incluso con contrato previo, hay que esperar los barcos. Las malterías van a recibir escalonado.
    De todos modos, para fin de Enero va a estar todo cobrado, a lo sumo quedará algo de forrajera, lo que las malterías quieran recibir mas adelante, y alguno que quiera esperar para vender.
    En cambio al boludo que sembro trigo se lo estan violando, gracias al gobierno. Otra vez vale menos el trigo que la cebada forrajera, y hasta menos que el sorgo, si se consigue comprador.

    ResponderEliminar
  5. 8.49. Puede ser que si puede ser que no. Eso forma parte del negocio grande del cual no formamos parte. Lo único que digo es que si no se envía a puerto o no se vende y queda almacenado o se especula, no somos nosotros. Hasta ahora la cosa es así. Acá manda Cargill.

    ResponderEliminar