EL PERDIDO - ESTACIÓN JOSÉ A. GUISASOLA - PARTIDO DE CORONEL DORREGO - BUENOS AIRES - ARGENTINA

miércoles, 10 de septiembre de 2014

11 DE SEPTIEMBRE ...mi único anhelo es ser para ustedes el compañero Presidente... SALVADOR ALLENDE





Salvador Allende: Un luchador de toda la vida

por Sergio Ramírez 


"Soy un luchador de toda mi vida. He dedicado mi esfuerzo y capacidad a hacer posible el camino al socialismo".


Rendir homenaje a Salvador Allende, exaltar su vida y obra, actualizar su pensamiento político-social y deducir su vigencia para proyectar su ideario en las luchas de hoy y del futuro, conforman un deber ineludible de justicia, un imperativo político y la ratificación de un compromiso militante con las luchas del pueblo, en la misma dimensión, consecuencia y entrega que él expresara.
El derrocamiento del gobierno de la Unidad Popular en 1973 y la muerte violenta de Allende estuvieron rodeadas de una gran falsa, de cínicas mentiras, de infames calumnias y tergiversaciones, referidas a una imaginaria guerra civil y una falsa violación de la institucionalidad. Montaje necesario para ocultar la verdad: un golpe militar enfilado a paralizar el desarrollo social de un pueblo, destruir a sangre y fuego sus conquistas sociales y el proceso revolucionario y, sobre la sangre, lágrimas, dolor, miseria y explotación, refundar un desenfrenado capitalismo salvaje, que se proyecta hasta el presente con su nuevo ropaje de neoliberalismo.

Sobre falacias, el fascismo y la reacción chilena, con el silencio cómplice de tránsfugas del movimiento popular, montaron una historia oficial. Pero la verdad desde la memoria histórica del pueblo, ha comenzado a abrirse paso: Un poeta anónimo español escribió: "El fascismo no entierra cadáveres, sino simientes". Allende está presente en las luchas de hoy. No murió enfrentando al fascismo. Su simiente germina en cada revolucionario consecuente que intenta asaltar las trincheras económicas, ideológicas y políticas del sistema dominante para hacer posible el "camino al socialismo" por el que Allende tanto luchara.


Allende-simiente germina en el corazón del pueblo y se hará flor y fruto para engalanar las esperanzas del pueblo convertidas en realidad. La tierra recogió en su seno la semilla. La verdad se reconstruye. Se reivindica la personalidad de Allende tan injuriada por la tiranía del ayer y por la inconsecuencia y traición de algunos sectores políticos que integraron el gobierno de la UP. Las falacias dictatoriales y el muro de silencio que levantara la inconsecuencia "renovada" y "postmodernista" comienzan a desmoronarse. La vigencia de su pensamiento se convierte en banderas de combate que el pueblo nuevamente enarbola en su caminar hacia el horizonte de una sociedad superior.
El intento de "la vía chilena al socialismo" fue objeto de un complot interno y externo que no logró opacar un ápice la vigencia del pensamiento de su principal ideólogo y guía: "El nuevo orden institucional, responderá al postulado que legitima y orienta nuestra acción: transferir a los trabajadores, y al pueblo en su conjunto, el poder político y económico. Para hacerlo posible es prioritaria la propiedad social de los medios de producción".


Lo que el pueblo admira en Allende es tanto su generosa lucha como su consecuencia y las ideas socialistas que animaron su proyección revolucionaria durante 40 años de entrega a la lucha social.

"Dije reiteradamente a lo largo de mi carrera política, que no era un caudillo, ni menos un hombre providencial".


"Yo sostuve también que tenía el sentido de la responsabilidad y dignidad de los cargos que el pueblo me ha entregado, y ahora quiero recalcar que esa responsabilidad la siento plenamente, porque representó el centro del poder del gobierno y de las instituciones fundamentales de mi Patria"
Todos los actos de la vida de Allende estaban inspirados por un amor y respeto muy grande por el pueblo y sus trabajadores: "El compromiso que yo contraigo ante mi conciencia y ante el pueblo -actor fundamental de la victoria- es ser auténticamente leal en la gran tarea común y colectiva. Lo he dicho: mi único anhelo es ser para ustedes el compañero Presidente".






Su deseo que los humildes, los desamparados, los humillados, los explotados pudiesen lleva una vida digna, guió cada uno de sus pasos y acciones políticas: "Esto que hoy germina es una larga jornada. Yo sólo tomo en mis manos la antorcha que encendieron los que antes que nosotros lucharon junto al pueblo y para el pueblo" .


Su cariño por el pueblo es la motivación de sus luchas. Su respeto por él es la base de su conducta ética y política. Los trabajadores son el actor decisivo de los cambios sociales: "Este triunfo debemos tributarlo en homenaje a los que cayeron en las luchas sociales y regaron con su sangre la fértil semilla de la revolución chilena que vamos a realizar".

"De los trabajadores es la victoria. Del pueblo sufrido, que soportó, por siglo y medio, bajo el nombre de independencia, la explotación de una clase dominante incapaz de asegurar el progreso, y de hecho, desentendida de él".


Todos sus sentimiento de respeto por el pueblo y, por qué no decirlo, su sentido de la historia y de su papel en ella, eran sentimientos tan fuertes que le daban capacidad y fuerza para pasar por sobre cualquier concepción idealista y lo impulsaban a la acción de llevar la revolución hasta el fin: "Pero ha llegado por fin el día de decir ¡basta! ¡Basta a la explotación económica! ¡Basta a la desigualdad social! ¡Basta a la opresión política!"


Fue un conducto del pueblo siempre dispuesto a luchar para que éste alcanzara posiciones de poder para crear una sociedad nueva, que él diseñara con apasionamiento revolucionario. Al respecto dirá: "Crear una sociedad nueva en que los hombres puedan satisfacer sus necesidades materiales y espirituales, sin que ello signifique la explotación de otros hombres".
"Crear una sociedad humana que asegure a cada familia, a cada hombre o mujer, a cada joven y a cada niño: derechos, seguridades, libertades y esperanzas. Que a todos infunda un hondo sentimiento de que están siendo llamados a construir la nueva patria, que será también la construcción de vidas más bellas, más prósperas, más dignas, más seguras y más libres para ellos mismos" .

"Crear una nueva sociedad capaz de progreso continuado en lo material, en lo técnico y en lo científico. Y también capaz de asegurar a sus intelectuales y a sus artistas las condiciones para expresar en sus obras un verdadero renacer cultural".

"Crear una sociedad capaz de convivir con todos los pueblos: de convivir con las naciones avanzadas, cuya experiencia puede ser de gran utilidad en nuestro esfuerzo de autosuperación. Crear, en fin, una nueva sociedad capaz de convivir con las naciones dependientes de todas las latitudes, hacia las cuales queremos volcar nuestra solidaridad fraterna"
Durante toda su vida sembró las semillas de los grandes cambios que necesitaba el país. Nadie después de Recabarren ha sido tan grande y consecuente educador revolucionario del pueblo en pos del poder.
"Pero ¿qué es el Poder Popular?

- Poder Popular significa que acabemos con los pilares donde se afianzan las minorías que, desde siempre, condenaron a nuestro país al subdesarrollo.

- Acabaremos con los monopolios, que entregaron a unas pocas familias el control de la economía.

- Acabaremos con un sistema fiscal al servicio del lucro y que siempre ha gravado más a los pobres que a los ricos; que ha concentrado el ahorro nacional en manos de los banqueros y su apetito de enriquecimiento.

- Vamos a nacionalizar el crédito para ponerlo al servicio de la prosperidad nacional y popular.

- Terminaremos con el proceso de desnacionalización, cada vez mayor, de nuestras industrias y fuentes de trabajo, que nos somete la explotación foránea.

- Recuperaremos para Chile sus riquezas fundamentales. Vamos a devolverle a nuestro pueblo las grandes minas de cobre, de carbón, de hierro, de salitre.

Conseguirlo todo está en nuestras manos" Su internacionalismo fue expresión concreta, que ninguna campaña de injurias y calumnias pudo acallar. Siendo presidente del Senado, se preocupó por la suerte de los sobrevivientes de la guerrilla del Che en Bolivia. Asegura su protección y los acompaña en el viaje aéreo, vía Pascua-Tahiti, a fin de que puedan viajar seguros a Cuba. Para Allende, la solidaridad internacional no era pretexto para juzgar, censurar o esgrimir discrepancias, ni menos para buscar aprobación de los sectores dominantes. Dirá a su regreso de Tahiti: "En esencia, para un militante de la revolución latinoamericana es un deber legítimo y honroso prestar su solidaridad -humana e ideológica- con los compañeros militantes de la misma revolución".

Sin alardes retóricos, Allende rescató la visión continental de Bolívar, agregándole una concepción Tercermundista, que mantiene vigencia: "Hay que entender que la lucha es solidaria en escala mundial; que frente a la insolencia imperialista sólo cabe la respuesta agresiva de los explotados"
Su visión de América Latina, África y Asia era de continentes rectores de sus destinos, liberados de las cadenas del subdesarrollo: "Existe el subdesarrollo, porque existe el imperialismo: existe el imperialismo porque existe el subdesarrollo Contradicción antagónica a resolver y que, según Allende, era tarea "inseparable del proceso que debía vivir Chile para caminar por la vía democrática hacia el socialismo".


Significado y símbolo. El 4 de septiembre de 1970, cuando gana la elección presidencial, Allende desde el balcón de la Federación de Estudiantes de Chile señala el significado del triunfo del pueblo: "Hemos triunfado para derrotar definitivamente la explotación imperialista, para terminar con los monopolios, para hacer una seria y profunda reforma agraria, para controlar el comercio de importación y exportación, pilares todos que harán posible el progreso de Chile, creando el capital social que impulsará el nuevo progreso".
 

Ante esta determinación programática, su compromiso: "Desde aquí declaro, solemnemente, que respetaré los derechos de todos los chilenos"
La expresión real del compromiso está en su discurso en el 1o Aniversario del Gobierno Popular. Dirá: "Aquí no hay un sólo preso político, ni estudiante detenido".

"Pero también declaro, y quiero que lo sepan definitivamente, que al llegar a La Moneda, y siendo el pueblo gobierno, cumpliremos el compromiso histórico que hemos contraído, de convertir en realidad el Programa de la Unidad Popular".

Tras la derrota del proceso revolucionario chileno, se instauró una dictadura militar. Se produjo un corte profundo y prolongado en la historia del país. Esa tragedia ilustra acertadamente hasta dónde son capaces de llegar el imperialismo y la reacción con tal de asegurar su dominio sobre la sociedad.
Ante el crimen y la opresión del ayer dictatorial y la inconsecuencia de los gobiernos civiles posteriores, se alza la figura de Allende, en el interior del Palacio de La Moneda en llamas, empuñando una metralleta para defender sus ideas y realizaciones. Se ha convertido así en símbolo del pueblo chileno y en imagen mundial representativa de la consecuencia y fidelidad a la patria, a la revolución y a su pueblo. Cumplió con su promesa de comprometer hasta con su vida la defensa del programa que su pueblo le había encomendado ejecutar: "Yo no voy a renunciar. Colocado en un trance histórico, pagaré con mi vida la lealtad del pueblo y les digo que tengo la certeza de que la semilla que entregamos a la conciencia digna de miles y miles de chilenos no podrá ser segada definitivamente".


"Tienen la fuerza, podrán avasallarnos, pero no se detienen los procesos sociales ni con el crimen ni con la fuerza".

3 comentarios:

  1. Nixon estaba obsesionado, empeñado en borrarlo del mapa. Y lo llamaba "fascista" a Allende.
    Para instigar el golpe acudió a un premio Nobel, su secretario de Estado. Y a un demócrata republicano, el generalísimo Pinochet.

    Recuerdo perfectamente aquel 11 de setiembre. Estaba en el aula y mi preceptor, Norberto Siciliani (quien influyó notoriamente en mi formación ideológica) ingresó a la misma, nos anotició y nos explicó la canallada, poniendo en perspectiva la barbarie que se avecinaba.

    ResponderEliminar
  2. Aparentemente hay un idiota en Chile que quuiere remover una estatua de Allende y reemplazarla por uno de los ultimos presidentes , Que verguenza!!

    ResponderEliminar
  3. aqui un homenaje de los Quilapayun https://www.youtube.com/watch?time_continue=10&v=pt9xX0LfuwA

    ResponderEliminar