EL PERDIDO - ESTACIÓN JOSÉ A. GUISASOLA - PARTIDO DE CORONEL DORREGO - BUENOS AIRES - ARGENTINA

jueves, 24 de julio de 2014

LA "DIKTABLANDA" K: ENTRE LA CRISIS ECONÓMICA, LA AUSENCIA DE LIBERTADES INDIVIDUALES Y EL CEPO CAMBIARIO



Casi 300 mil hinchas en Brasil


Son datos de la Dirección Nacional de Migraciones. Río de Janeiro, donde la Selección jugó su primer y último partidos, y Porto Alegre, donde jugó el tercero, fueron las ciudades más visitadas por los argentinos que seguían al equipo nacional. El Mundial de Brasil ya comienza a ser recuerdo, pero continúa arrojando números para el asombro. Un total de 288.052 argentinos viajaron a ese país entre el 12 de junio y el 13 de julio pasados, fechas de inicio y finalización del certamen, según datos de la Dirección Nacional de Migraciones. Respecto de la inédita afluencia de argentinos al evento, el embajador argentino allí, Luis María Kreckler, señaló que “tanto en Río de Janeiro como en Porto Alegre, los números estimados fueron 100 mil argentinos” en cada una de ellas. El seleccionado dirigido por Alejandro Sabella jugó el primer partido del Grupo F y la final en la primera de esas ciudades; y el partido de cierre del grupo en la segunda. Después del debut en Río, el segundo encuentro de la zona se realizó en Belo Horizonte, el lugar donde se instaló el plantel para su estadía en Brasil. Kreckler puntualizó que “en San Pablo se estima que arribaron 80 mil argentinos, y en Belo Horizonte y Brasilia se calcula alrededor de 40 mil”, para las fechas en las que el seleccionado argentino disputó encuentros en esas ciudades. Argentina comenzó la segunda etapa del torneo jugando ante Suiza, en San Pablo, donde también enfrentó a Holanda por una de las semifinales. El duelo por los cuartos de final fue en Brasilia, ante Bélgica, y el partido decisivo en Río de Janeiro, ante los alemanes. “Las calles de Brasil –agregó Kreckler– estuvieron teñidas de celeste y blanco, fuimos por lejos el país con más presencia, y esto es algo para destacar, creo que la Argentina puso más que su grano de arena para asegurar la fiesta global que fue la Copa del Mundo.” Los últimos días en Río de Janeiro fueron donde más se notó la presencia de argentinos, cuando el equipo se preparaba para jugar la final. Los barrios de Copacabana, Ipanema y Lapa, principalmente, mostraban a grupos de argentinos en cada esquina. Ellos lucían camisetas de Messi, Di María o Agüero, y siempre estaban entonando algún canto alusivo. Kreckler dijo que con el Mundial 2014 “Brasil demostró al mundo que estaba preparado para ser sede de un evento de esta magnitud. Y a su vez, los miles de argentinos que vinieron a Brasil aportaron la hinchada más animada de la Copa, y mostraron cómo se puede vivir una sana rivalidad deportiva con alegría y mínimos incidentes”.

Fuente: Página 12


13 comentarios:

  1. Decir que 300000 argentinos hayan viajado a Brasil es síntoma de que el país anda bien económicamente es una falacia que cae de madura. Si el Mundial del 94 se hubiera realizado en Brasil y no en USA ( donde también fueron muchos argentinos) probablemente el número de argentinos hubiera pisado el millón. ¿Y eso habría sido síntoma de que el modelo menemista era exitoso y viable? Todos sabemos la respuesta.
    Inflación, recesión, pérdidas de puestos de trabajo, déficit fiscal, infraestructuras obsoletas, crisis energética, déficit habitacional, reservas diezmadas, problemas con los fondos buitres, posibilidad inminente de un default técnico, precarización laboral, despilfarro de recursos públicos, presión fiscal in crescendo, extranjerización de la economía, etc, ¿300000 argentinos en Brasil tapan todo esto?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos de acuerdo. No tapa el primer inciso, pero 300000 argentinos en el exterior tapan el segundo y el tercero. Esperaba una respuesta de este tenor. Tomar la parte que me conviene para explicar el conjunto y no analizar cada parte dentro del conjunto para intentar arribar a la síntesis.

      Con relación al análisis que hace del inciso económico no me parece que esté describiendo la realidad. Vayamos por partes: Vamos al caso de la inflación: el índice muestra una notable desaceleración, sólo hay que ver los últimos números desde que se implementó el nuevo modelo de muestra a instancias del FMI.
      No existe tal recesión que menciona. Si bien en algunas actividades ha mermado el volumen de operaciones los niveles generales de consumo han seguido manteniéndose. Así lo marca la recaudación impositiva. (Única manera de evaluarlo a escala global)
      Los 12.000 puestos de trabajo perdidos contra los 5 millones creados desde 2005 a la fecha por este gobierno tienen que ver con la industria automotriz y el problema de las exportaciones a Brasil.
      No hay crisis energética. Hay mayor consumo que es otra cosa, en consecuencia es necesario importar más. De todas maneras se está trabajando al respecto.
      ¿Cuáles infraestructuras nacionales son obsoletas más allá de todas las que se hicieron y reformaron en estos 11 años? Vea los avances en ferrocarriles si ir más lejos. Las provincias y los municipios también deben aportar lo suyo.
      Déficit habitacional: Pues para eso nació y se está desarrollando el PROCREAR.
      Existen más del doble de las reservas que había cuando este gobierno llegó a Balcarce 50. Este fue el Gobierno que las llevó a 54 mil millones. ¿Pero sabe qué pasa?, hay que gobernar y pagar las deudas que otros contrajeron.
      El Problema con los fondos buitre no fueron creados por este gobierno y es algo más de lo que se hace cargo. No se preocupe, el tema va a solucionarse, el sistema no acostumbra a pegarse tiros en los pies.
      A instancias del ejecutivo ya salió la ley en contra del trabajo en negro y desde ya le cuento que las obligaciones impositivas son menores a las de cualquier país desarrollado.
      En lo único que podemos estar de acuerdo es en la extranjerización y la concentración de la economía. Para eso es necesario trabajar en el parlamento. Pero pongámonos de acuerdo entonces cuando afirman ¿queremos que vengan inversiones? Por un lado queremos que vengan y por el otro puteamos por la extranjerización.

      Eliminar
  2. Hace un par de años muchos decían "estamos bien pero vamos mal", ahora muchos debemos estar diciendo " estamos mal pero vamos peor". No hay que hacerse el sota y no mencionar que las buenas cuestiones del modelo kirchnerista ( como los superávits gemelos y el crecimiento económico a tasas "chinas") han pasado a la historia y las malas cuestiones (inflación, narcotráfico, inversión, competitividad) han empeorado aún más. No voy a desvalorizar su trabajo de deconstrucción sobre cada ítem a los que aludí previamente, y por supuesto, espero que usted no desvalorice mi análisis punto por punto:
    La mayoría de las estimaciones sobre la inflación de este año están situadas entre el 35 y el 40%, pero el hecho está en que hace varios años que venimos sufriendo este problema. La recesión, si bien no es tan drástica como la que sobrevino en los años finales del menemato, es recesión al fin, y los pequeños comerciantes la están sufriendo y mucho.
    Si la recaudación impositiva sube un 30% anual es por la suba de precios que incide en un aumento nominal del IVA y a una implacable y creciente presión fiscal, que cada vez abruma a más gente ( de ahí la cuestión del impuesto a las ganancias que afecta a los asalariados).
    No puede obviar el hecho de que hay una crisis energética que se manifestó cruentamente el verano pasado en muchos lugares del país, y recién ahora se está empezando a invertir en los yacimientos de Vaca Muerta, pero tendrán que pasar muchos años para que se vean los efectos positivos ( y los negativos derivado del "progreso petrolífero") de tamañas inversiones, muchas de las cuales están en stand-by por la cuestión de los fondos buitres.
    Las infraestructuras viales no se corresponden con el pretendido crecimiento económico e industrial que este gobierno impulsa o dice impulsar. Se ve claramente en las principales rutas nacionales ( e.g. Ruta 3, tan cercana a nosotros), afectadas y en estado calamitoso debido al ingente crecimiento del parque automotor y al excesivo e ineficiente número de camiones de carga. Respecto de los trenes, las más importantes inversiones se vienen realizando en el transporte urbano de CABA( más precisamente en el tristemente famoso Sarmiento) con el afán de olvidar mal y pronto los accidentes calamitosos y fogonear la candidatura de Randazzo a la Presidencia( el más potable de los candidatos kirchneristas, by the way). Respecto del resto del país, poco y nada se ha hecho para recuperar un poco de aquel sistema ferroviario que alguna vez fue el más importante de Sudamérica, por lejos. Aunque hay que admitir que buena parte de la responsabilidad ferroviaria pertenece a las provincias, como el caso del FERROBAIRES y el Tren Patagónico. Pero se perdió mucho tiempo y la falta de inversiones en ferrocarriles de carga y de pasajeros merman la poca competitividad que tenemos, encareciendo inútilmente el transporte de productos y de personas. Continúa abajo...

    ResponderEliminar
  3. ...continuación...El Procrear representa eso que la presidenta le achacó a otros, el "hacer socialismo con plata ajena". Si usar fondos del ANSES para prestarlos a tasas del 2 al 5% y a 20 años, con una inflación anual que no baja de los 30 puntos no es hacer "mal socialismo con plata ajena", no sé que lo es. En lo personal, y como libertario con influencias del neomutualismo de Kevin Carson, estoy en profundo desacuerdo con la intervención del estado en la construcción de viviendas, ya que el mismo es un pésimo acreedor y la calidad de las construcciones, en la mayoría de los casos, es muy baja ( e.g. Plan Federal) sin dejar de mencionar los importantes "chanchuyos" que se generan con la obra pública.
    Concuerdo con usted que las reservas crecieron con el gobierno de Néstor Kirchner, pero no deja de ser un hecho tangible que esa época "dorada" terminó hace rato y ahora apremian los pagos de deuda en moneda extranjera, y pocas expectativas hay para ser un poco más optimistas respecto de la cuestión. Los fondos buitres generan un inconveniente importante, no tanto por el monto en sí de lo que piden sino por la cláusula RUFFO. La posibilidad del default técnico, si se puede llamar así, existe y puede generar más problemas de los que tenemos. No soy un amante de los mercados financieros internacionales, pero no me hago el sonso con su poder de fuego. No soy tan optimista respecto de esta cuestión. Continúa abajo....

    ResponderEliminar
  4. ...continuación...El trabajo en negro es una realidad que tanto el gobierno como los sindicatos no quieren combatir, estando el mismo en un 30%, y el desempleo camuflado en planes sociales y otras yerbas muestra una realidad laboral apremiante a corto, mediano y a largo plazo, es una bomba que un día va a explotar y el famoso 7% de desocupación de hoy en día, del cual hacen un alarde inmenso, va a ser un chiste de mal gusto.
    La presión impositiva es creciente, y se nota más cuando la contraprestación por parte de los entes estatales no se corresponde con las expectativas de los contribuyentes. En Suecia, Noruega o Dinamarca los impuestos pueden alcanzar al 65% de las ganancias anuales de la gran mayoría de los contribuyentes, pero las contraprestaciones morigeran con creces el impacto impositivo en los bolsillos de los nórdicos. Sin embargo, no soy tan necio como para no admitir que las realidades geográficas, sociales, culturales y económicas de aquellos países difieren mucho de nuestras realidades. Posiblemente sólo los países escandinavos pueden presumir de tal situación, sin obviar algunos problemas derivados de la misma. La cuantía de los impuestos en Argentina no alcanzan a generar la percepción de utilidad en gran parte de la sociedad, por lo tanto cualquier incremento en la presión fiscal sin una mejora de las contraprestaciones por parte del estado en el menor lapso posible genera toda una percepción de estafa por parte de los ciudadanos.
    La extranjerización y concentración de la economía no se generaron con este gobierno, pero poco ha hecho este gobierno para contrarrestar esa situación. Más bien, han hecho lo posible para que se agrave aún más. Las excesivas y usurarias tasas de interés a los simples mortales que aspiramos a generar un emprendimiento productivo, los subsidios a los grandes grupos económicos y la cópula que se da entre la clase política y los grandes empresarios de este país y de otros no facilitan que se generen otras instancias productivas a escala humana que podrían bajar costos, generar empleos y dar lugar a nuevos actores que compitan en la mejores condiciones de mercado.
    En fin, espero poder haber expresado con claridad mi pensamiento sobre los defectos del modelo kirchnerista, defectos que pertenecen a casi toda la clase política nacional, la cual me inspira poca confianza. Si necesita para algún fin saber mis influencias políticas, sociales y económicas, le recomiendo que lea los artículos de esta página, www.mutualismo.org, y en especial la obra de Kevin Carson ( mucha de la cual está en inglés pero hay un libro en español, El Puño de Hierro, que puede descargar en la misma página) y la de un argentino llamado Horacio Langlois, cuya obra también puede ser descargada de la misma página.

    ResponderEliminar
  5. Coincido con muchos puntos de su análisis. Pero me parece que usted parte de un lugar político muy distinto al mío, por lo tanto la percepción crítica se tabula de distinta manera. Acaso algunos creen que lo que se destruyó en 40 años se puede recomponer en 10. Rara ecuación si de política económica se trata y más cuando se toma una gestión en default con un 22% de legitimidad política, un 25% de desocupación, un 53% entre indigencia y pobreza y un descreimiento absoluto por la política como herramienta resolutiva. De todas maneras es curioso que en su análisis no incluya para nada el comportamiento especulativo del empresariado y las corporaciones. Por ejemplo cuando habla del trabajo no registrado les licencia todo tipo de responsabilidad en el asunto al igual que no hace mención sobre la enorme evasión existente a la par que nos habla de déficit fiscal. No coincido para nada de cómo evalúa el plan Procrear. Nos sólo es una posibilidad de acceso a la vivienda sino que además mueve una de las actividades que se encontraba en crisis de inversión. Actividad muy diversificada que genera mucho empleo horizontal y por ende una buena recaudación tributaria. De modo que esos porcentuales exiguos que usted manifiesta los deberían ponderar integralmente. Vale decir, si yo tomo la parte que me beneficia en lugar del todo real me estoy perdiendo la posibilidad de analizar el impacto real que tiene el plan en la economía.
    No necesito saber sus influencias políticas ni nada por el estilo. Usted expone ideas y eso me debe alcanzar para tomar el guante. Además lo hace muy claramente. Por ejemplo usted tiene una visión negativa y pesimista sobre las políticas inclusivas del gobierno y teme que eso se transforma en una bomba de tiempo en el mediano plazo. Pues dependerá de las decisiones políticas que se tomen al respecto. Por supuesto que esa bomba explotará si esas políticas se desactivan sin haber completado el proceso de inclusión (industrialización-valor agregado).

    La percepción negativa que se tiene sobre el Estado está bastante motorizada por aquellos que desean que el Estado no forme parte de las actividades productivas como ente regulador. Sin embargo le recomiendo que tome las 100 empresas nacionales más importante del país, desde Molinos Río de la Plata hasta Clarín y verá que el estado Argentino tiene participación en todas, con porcentajes variados. Y esto se debe a la necesidad coyuntural que tuvieron esas empresas durante las sucesivas crisis de venderle acciones al estado para salvatajes varios y sobre todo para no producir despidos. El tema de Clarín con el juego de las acciones de las AFJP es archiconocido. Allí el estado tiene un 9% y encima se nos dice que nosotros no pagamos los sueldos de sus periodistas. En todos los casos es socio minorista por eso muchas veces ni siquiera le permiten al Estado presenciar las asambleas. Eso es socialismo bobo.
    Tampoco estoy de acuerdo con el tema de la infraestructura. Le pido precisiones y me sale con la Ruta 3. Este Gobierno fue el que le hizo los 110 km de autovía desde Bs As. hasta el cruce con la 41. Viajo muy seguido y observo que desde el momento que fue tomada nuevamente por el estado, en cuanto a obras y mantenimiento, se está trabajando. Nada que ver con relación a los tiempos en los cuales los encargados del peaje tenían la responsabilidad. Por supuesto que por su constante tránsito pesado siempre habrá porciones a reparar, pero es una ruta que no me parece estar en malas condiciones. Después le reitero lo dicho, las provincias y los municipios tiene enorme responsabilidad en el tema. Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Gustavo. Hay que reconocer que por lo menos Miquele elabora crítica y pensamiento. No se escuda en el honestismo y en la corrupción, en que esto es una dictadura y las pelotudeses que la opo nos tiene aconstumbrados

    ResponderEliminar
  7. Le agradezco la seriedad y la profundidad que le está dando al debate Gustavo, aunque creo que ambos, a pesar de nuestra formación y de la solidez de nuestros argumentos, no pinchamos ni cortamos en el gran banquete de la política nacional. Dudo seriamente de que alguna vez 4 o 5 propuestas económicas o políticas que sostengo se materialicen en este país en los próximos 50 años. Sin embargo, soy consciente de que el mundo está cambiando a pasos agigantados y que la dinámica de las relaciones económicas y de los procesos productivos nos impelan a desarrollar nuevos conceptos y nuevas posibilidades de organización social, alejadas tanto del pensamiento elitista y pernicioso del neoliberalismo como del ineficiente y despilfarrador neo-keynesianismo que creo que este gobierno aplica.
    No desconozco la capacidad de daño que tiene el gran capital a la hora de especular con el destino macroeconómico de los países, aunque no hay que obviar la realidad de que las grandes corporaciones han crecido bajo el ala del estado tanto en sus vertientes derechosas como izquierdistas. No hay que hacerse el distraído respecto de como este gobierno, en los últimos meses, ha salido a socializar las pérdidas empresariales producidas por las caídas en los niveles de venta de la industria automotriz, a través de un plan llamado PROCREAUTO o algo así. Ejemplos sobran a la hora de mencionar como el estado nacional subsidia a la gran industria, sin olvidarse de dejar satisfechos a los sindicatos que le responden. Así que mi planteo sobre la participación estatal en la economía no está motorizada por los planteos neoliberales, cuando sabemos bien que el neoliberalismo es una falacia ideológica que oculta el hecho de que el estado sale a socializar las pérdidas de las grandes corporaciones (bien mencionó el caso Clarín y otros) y privatiza las ganancias de las mismas. Algo parecido hace este gobierno, de modos más sutiles en algunos casos pero sigue siendo la principal palanca que apuntala el desorbitado crecimiento de las grandes empresas.
    Respecto de la infraestructura vial, soy un firme defensor del transporte público, y si bien tengo una posición crítica sobre la intervención estatal en gran parte de la economía, no soy necio como para admitir que es necesaria su intervención eficaz y eficiente en materia de transporte de larga distancia, con preferencia abrumadora sobre los trenes. No celebro para nada el incremento del parque automotor, menos con el estado y capacidad de la gran mayoría de las rutas. No somos, en términos geográficos, un país como Holanda como para pretender que andemos todos en bicicleta o en tranvía de un pueblo a otro pero si soy lo suficientemente perspicaz como para observar la degradación ambiental, social y sanitaria que implica el uso excesivo del auto. (Continúa abajo)

    ResponderEliminar
  8. (continúa de arriba)
    Habla de los 110 kms de autovía de Buenos Aires hasta la 41 como si fuera la Interstate Highway System de Eisenhower, y le menciono la ruta 3 como ejemplo porque es el más cercano a mi realidad, pero también podría mencionar la 22 y la 9, rutas nacionales ambas, sin refutar mis argumentos. La infraestructura vial de este país es calamitosa, y si bien existen algunos "parches" para solucionar este problema de décadas, poco vamos a hacer si cada año se incrementa gigantescamente el parque automotor, sin olvidarme de esos camiones de tamaño jurásico que presentó la señora presidenta hace poco. Poco nos va a durar la mejora en las rutas si dejamos de lado la inversión en ferrocarriles, tanto de carga como de pasajeros. Un país como la India, que tiene casi la misma extensión que el nuestro, sería inviable sin esas maravillosas "venas" que permiten que circulen las mercancías y cientos de millones de personas por día, desde Nueva Delhi hasta el estado de Kerala. Rusia también tiene bien desarrollada su estructura ferroviaria, heredada del comunismo soviético, mientras que Brasil sufre la carencia de un desarrollo vial acorde a sus pretensiones económicas e industriales. Argentina tiene esa inmensa oportunidad de volver a poseer trenes que abaraten costos de transporte de mercancías y de personas, solo falta voluntad política y direccionar bien sus recursos.
    Agradezco nuevamente la profundidad del debate Gustavo, lo respeto mucho como interlocutor "virtual" y si bien discrepo con usted respecto de sus lineamientos en materia de economía, no es mucho el abismo que nos separa en materia ideológica, cultural y filosófica. Un abrazo grande, Miquele

    ResponderEliminar
  9. Una sola cosa me preocupa grandemente de sus afirmaciones: El sostener que es el Gobierno como política de estado, por acción u omisión, el que ha incrementado el narcotráfico. Considero que si tal fenómeno se incrementó es por la acción de los cárteles importadores con bandas locales distribuidas a lo largo y a lo ancho del país con la debida anuencia policial. Bandas que pueden a la par "trabajar" en piratería, desarmaderos y demás ramificaciones que tiene el delito. Me parece que responsabilizar al Gobierno entra dentro de una lógica Carriotista que no es diga de usted. No le niego que haya funcionarios en las distintas esferas haciendo pingües negocios con el tema, y que deben ser encarcelados, pero de allí a soslayar que el Gobierno es quién fomenta el delito hay un campo.

    ResponderEliminar
  10. El narcotráfico es un tema que debe, como casi todos los fenómenos de la vida política y económica de un país o territorio, abordado desde múltiples aristas. No soy partidario de la gran parte de las solicitudes de la derecha clásica de aniquilar a cualquiera que cometa un crimen contra la integridad física o un delito contra la propiedad, pero no desestimo la posibilidad de endurecer algunas penas en delitos complejos que impliquen un perjuicio contra la integridad neuronal de los jóvenes más desprotegidos, como también, por supuesto, de los que están supuestamente en mejor situación socioeconómica. Tal vez el gobierno, por convicción ideológica (e.g. Zaffaroni) por complicidad manifiesta o por ineptitud política no ha sabido ejecutar pequeñas, si se puede decir así, políticas de "derecha" contra el narcotráfico y la inseguridad en general con el fin de evitar que otro gobierno de signo distinto establezca una gran política de derecha que implique una reducción en las libertades civiles de los ciudadanos y una exacerbación del aparato estatal. Ambos conocemos la gigantesca "industria" de la seguridad que ha tendido sus tentáculos en casi todo el mundo, siendo el principal síntoma de la sociedad de control que alguna vez Michel Foucault explicó como sucesora de la sociedad disciplinaria. El aparato represivo, en especial la policía, es responsabilidad de los gobiernos de turno, y si bien es sabido que la policía se maneja como si fuera una mafia (a grosso modo, lo es y con creces) se vio a lo largo de décadas que el poder político, los carteles de la droga, el aparato judicial y las fuerzas de seguridad han gozado de una orgía de poder desmedido e impunidad. Viene al caso el procesamiento del ex-jefe de la SEDRONAR durante el período de Néstor Kirchner por estar involucrado en el tráfico ilegal de efedrina.
    En mi opinión, buena parte de la solución al problema del narcotráfico está en dilucidar las causas sociales que permiten que una buena parte de la población desarrolle diversos tipos de personalidades adictivas. La prevención bien entendida permitiría alejar a miles de flagelos como el alcohol y el tabaco (legales ambas, pero no por eso menos peligrosas), las drogas blandas y duras. También ayudaría, a priori, despenalizar en serio la marihuana y otras drogas de bajo riesgo, para quitarles participación a las mafias. No obstante, no hago de la despenalización de la marihuana el símbolo de la lucha por las libertades civiles, como nos hacen ver varios comunicadores mediáticos. Prohibir una planta es ridículo, pero convertirla en fetiche cultural de jóvenes disolutos o desorientados es poco serio.

    ResponderEliminar
  11. No me cierra cuánta relación tiene el garantismo con respecto al tema. Digamos que la sociedad que mayores instancias represivas internas tiene es EE.UU, sociedad está en donde tanto tráfico como consumo son exponenciales. Coincido con usted que en algún caso se hace cierta apología libertaria con relación a las drogas, incluso algunos se presentan como combativos antisistema tomando posiciones a favor de la falopa. Enanismo se llama.

    ResponderEliminar
  12. El garantismo es un concepto que está bastante bastardeado, a pesar de que ambos suponemos que deben existir ciertas garantías constitucionales para todos, especialmente la presunción de inocencia y de debido proceso. Igualmente, considero que delitos aberrantes como violación, abuso deshonesto, asesinatos, trata de personas deben ser merecedores de una sanción dura. Por lo tanto, no confundamos garantismo con abolicionismo, por favor. Verá que una buena parte de los crímenes aberrantes que cité son cometidos por personas que gozan, en principio, de una buena posición económica y sociocultural, aunque eso no debería ser criterio para juzgar con más dureza a unos y con más laxitud a otros.
    Sobre lo último no puedo estar más que de acuerdo con usted, y reitero que hacer de la despenalización de las drogas la madre de todas las batallas civiles es muy tonto e infructífero. Desde mi punto de vista, estoico se podría decir, y por mi experiencia, no hay sujeto más libre que aquel qué no es esclavo de sus apetitos.

    ResponderEliminar