EL PERDIDO - ESTACIÓN JOSÉ A. GUISASOLA - PARTIDO DE CORONEL DORREGO - BUENOS AIRES - ARGENTINA

sábado, 19 de julio de 2014

AMIA: LEUCO, MENTIROSO Y CARROÑERO. JUSTAMENTE ESTA CLASE DE GENTE NO QUIERE JUSTICIA, QUIERE QUE LA DUDA PERSISTA PARA ESPECULAR POLITICAMENTE SOBRE ELLA



Un humilde llamado de atención para la oposición 
y para la dirigencia judía



En el libro Versos Aparecidos el poeta dorreguense Carlos César Aiub nos decía:
                                                                "Pensaba en la facilidad con la que solemos caer en el olvido, es entonces que reclamo la memoria"...

La historia de nuestra sociedad no es otra cosa que nuestro propio esqueleto ciudadano, testimoniado deliberadamente a través de retazos, en ocasiones desordenados, mecanismos que suelen ocultar las explícitas responsabilidades que imperiosamente sostienen nuestras tragedias cotidianas.
De este modo A.M.I.A sigue siendo una anécdota inconclusa. Un simple acontecimiento vandálico que tuvo a la Argentina como escenario y no como víctima; porque a decir de una mayoría limitada y fronteriza, tal evento apuntó "sólo" a la comunidad judía. Todavía duele recordar aquel sofisma, lamentablemente vigente, que afirmaba ..." y también murieron inocentes ".
Esto último evidencia el grado de compromiso social ante el drama vivido y de modo tangible, el alto rango de discriminación reinante. " Cuando tu dolor es más fuerte que mi dolor me siento un poco egoísta.. decía Antonio Porchia. Nada más inocente...
Nuestros muertos de aquella terrible mañana invernal no comprenden las razones por las cuales hemos elegido – y parece que algunos desean que así continúe - vivir en medio del oprobio y del olvido...
No pueden aceptar, nuestros muertos, que determinados personeros de la impunidad se instalen socialmente, complicidad mediante, cual inocentes fantasmas de un evento que indigna y que subleva... Así, nuestros muertos se ríen de nosotros, de nuestra incapacidad y de los discursos hipócritas de ciertos gestores que se sienten molestos ante posibles e incómodas revelaciones.
Como dijo nuestra Presidenta nuestros muertos nos duelen y nos deben seguir lastimando hasta el día del veredicto final, hasta el día en que se conozca la verdad.
Nuestros muertos nos ven efímeros y desamparados, torpes y acostumbrados, acaso conformes ante la duda políticamente conveniente...
Los muertos de la AMIA, nuestros muertos, seguirán morando en nuestras conciencias hasta el momento que decidan licenciarnos; y eso sucederá cuando liberados, nos indiquen que por fin, habremos hecho lo correcto...
Hasta que eso no ocurra nos seguirán observando, continuarán demandando e indagando, y por sobre todas las cosas, nuestros muertos de la AMIA, nos seguirán teniendo un altruista sentimiento de compasión.

Y todo empeora, y sonríen más aún cuando los miserables y especuladores, abyectos operadores como Leuco, son colocados como maestros de ceremonias, voceros del silencio conveniente en tiempos duhaldistas y su brillante policía bonaerense, siniestra protagonista del atentado en tiempos los cuales el hombre de Banfield manejaba la provincia como coto personal. 

* Texto escrito a pedido de las autoridades educativas del distrito hace tres años a propósito de los actos recordatorios. El último párrafo fue agregado en el día de hoy...

4 comentarios:

  1. No te entiendo. Posteas contradicciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estar en contra de la muerte es mi mayor certeza. Después discutamos todo y ubiquémonos en donde queramos. Pero con relación a la muerte creo no tener contradicciones.

      Eliminar
  2. Los que pusieron a Leuco allí son tan porquerías como él.

    ResponderEliminar
  3. Hay muchos judíos que NO quieren saber la verdad. Y una gran pista está en lo que fue Embajada, hito que suelen pasar de largo donde dibujaron y denunciaron un cráter que nunca existió, por ejemplo.

    ResponderEliminar