EL PERDIDO - ESTACIÓN JOSÉ A. GUISASOLA - PARTIDO DE CORONEL DORREGO - BUENOS AIRES - ARGENTINA

sábado, 8 de septiembre de 2012


Mateando con la ciencia: Hoy ceba Eratóstenes


Desde que se supo que la tierra era esférica se plantaba la cuestión de las dimensiones que podía tener esa esfera. Se sospechaba que era considerable pues ningún viajero había hecho nunca un giro completo: siempre había más tierra desconocida y jamás visitada situada más adelante.
Un erudito griego Eratóstenes, que por entonces trabajaba en Alejandría, en el 240 a J.C. encontró la manera de medir la circunferencia de la Tierra sin abandonar Egipto. Le habían informado que durante el solsticio de verano el sol del mediodía no proyectaba sombra alguna en la ciudad de Siena (actuar Asuán) situada muy al sur de Alejandría.  Esto significaba que en aquella fecha el sol se hallaba exactamente en la vertical de Siena. Coincidiendo con este fenómeno, en Alejandría el sol se encontraba a 7º del cenit; esta diferencia tenía que deberse a la curvatura de la Tierra que existía entre Alejandría y Siena. Conociendo la distancia – norte/sur – que mediaba entre ambas ciudades Eratóstenes pudo recurrir a las matemáticas para calcular la curvatura de la Tierra en esa distancia y de ahí deducir la de la Tierra misma.
El resultado que obtuvo fue una longitud de 40.225 kilómetros para la circunferencia terrestre. Y era correcto. Naturalmente los antiguos consideraron que esa cifra era excesiva, optando por otra inferior.

Fuente: Isaac Asimov – Historia y Cronología de la Ciencia y los Descubrimientos

No hay comentarios:

Publicar un comentario